Yodo, mineral esencial para la buena función tiroidea

Yodo, mineral esencial para la buena función tiroidea

Última actualización: 24-03-2019. Equipo Nutricioni

El yodo es un elemento químico no metálico que se encuentra principalmente en el mar y en las algas marinas. Se evapora hacia la atmósfera, de allí va al suelo, a través de la lluvia. Este es el ciclo natural del yodo en zonas costeras.

Superalimento De Kelp Con Sésamo Y Limón. comida japonesa

En regiones de montaña y otras que no tienen cerca el mar, el ciclo no se cumple de la misma manera, por lo que el suelo tiende a ser pobre de este elemento.

El yodo fue descubierto por un químico francés de nombre Bernard Courtois, en el año 1811.

Courtois ubicó yodo entre las algas marinas. Sin embargo, fue el químico Gay Lussac, en 1814, quien lo bautizó como “iodo” o “yodo” por su tonalidad violeta al entrar en calor. Otros escritos señalan que la palabra “iodo” proviene del griego “iodes” (morado), por su color.

Por su importante función sobre la tiroides, el yodo es ampliamente utilizado en la medicina. No obstante, también se aprovecha como colorante. En la fotografía también se utiliza este oligoelemento.

El yodo es un complejo mineral soluble en agua considerado un oligoelemento esencial para el organismo. Cuando se consume, es absorbido por el tracto intestinal, de ahí se envía a través del torrente sanguíneo hasta llegar a su fuente de almacenaje: la glándula tiroides.

Causas del déficit de yodo en las personas

El yodo no es de los minerales que el cuerpo logra sintetizar, por lo que solo se obtiene ingiriendo alimentos y suplementos que lo contengan.

Algunos productos han añadido yodo en su preparación, como es el caso de la sal de mesa o sal yodada.

Aunque las algas marinas y pescados son las mejores fuentes de yodo, también existe otro grupo de alimentos que lo posee en menor cantidad en su composición.

  1. La deficiencia de yodo en el organismo viene dada principalmente por una alimentación carente de fuentes de este mineral.
  2. El embarazo también es un factor que incide en la reducción de los niveles de yodo.
  3. Si ha estado expuesto o ha consumido agua clorada.
  4. También por el humo del cigarrillo.
  5. Estudios también han reportado que el consumo de ciertas verduras crudas del grupo de las Brassica, puede promover una reducción de los niveles de yodo en el organismo, en ellas se incluyen la coliflor, col de Bruselas, brócoli, col china, espinaca mostaza, repollo mediterráneo, entre otras especies.
  6. Un carente consumo de vegetales y pescado, reemplazados en la mayoría de los casos por alimentos procesados y por la popular comida “chatarra”, también es una causa fuerte de bajos niveles de yodo en el organismo.

Relación del yodo con la glándula tiroides

La tiroides es un órgano endocrino que requiere del yodo para poder producir hormonas: 2 de las más importantes son la triyodotironina o T3 y la tiroxina o T4.

Todas estas hormonas se encargan de funciones vitales del organismo, como la distribución de oxígeno en las células, por ejemplo.

También intervienen en el correcto aprovechamiento del azúcar que se ingiere en los alimentos, además de la síntesis de energía. La tiroides es pieza clave para los procesos de crecimiento y desarrollo. Interviene en el metabolismo.

Otra de las funciones cruciales de estas hormonas tiroideas se relaciona con el correcto desarrollo del cerebro y el sistema nervioso. Por lo que en las embarazadas es importante que tengan buenos niveles de yodo, porque esto incide directamente en el desarrollo normal del feto.

La tiroides es una de las glándulas de mayor tamaño en el organismo, produce proteínas, prepara al organismo para todo el conjunto de hormonas que se dan dentro del cuerpo.

En fin, cumple muchos y muy complejos procesos corporales. La tiroides no puede actuar en todos ellos sin antes producir la T3 y la T4.

De acuerdo a diversas investigaciones para que exista la T3 y la T4 es imprescindible que la tiroides cuente con el yodo en una proporción de al menos 3 o 4 moléculas. Un aproximado de 70mg (microgramos) de yodo.

La tiroides almacena el yodo cuando lo recibe desde el torrente sanguíneo. Sin la T3 y la T4, la glándula no puede regular las funciones del cuerpo relacionadas con el metabolismo, el crecimiento y la correcta función de los otros órganos que dependen de ella.

Lo anterior evidencia la importante relación del yodo con la glándula tiroides y la relevancia de tener buenos niveles de este mineral en el organismo. Por lo tanto, el yodo es un oligoelemento imprescindible para la adecuada síntesis de las hormonas tiroideas.

De lo contrario, se corre el riesgo de un desequilibrio hormonal con repercusiones negativas que pueden provocar desórdenes y trastornar en su estado físico y también emocional.

Consecuencias del déficit de yodo en el organismo

Uno de los trastornos más comunes producidos por el déficit de yodo lo constituye el agrandamiento de la tiroides, un trastorno conocido como bocio, que se aprecia en el abultamiento a nivel del cuello donde se ubica esta glándula.

Cuando la tiroides no cuenta con suficiente yodo para producir hormonas T3 y T4, se origina 2 trastornos comunes como lo son: el hipo e hipertiroidismo.

El hipotiroidismo tiene que ver con una baja actividad de la tiroides.

En cambio, el hipertiroidismo está condicionado por la segregación en exceso de hormonas por parte de la tiroides. Es menos frecuente que el hipotiroidismo y es más común en las mujeres.

Todos estos trastornos traen consigo una serie de síntomas que influyen en una vida normal y tranquila.

Alguno de estos síntomas incluyen: problemas mentales que incluyen depresión, ansiedad, incluso autismo. La memoria y concentración se ven afectados.

Además del hipotiroidismo y el hipertiroidismo, el organismo sufre una serie de malestares producto de la ausencia de hormonas que participan en diversas funciones del cuerpo humano.

Por ejemplo, el metabolismo pierde su equilibrio produciendo aumento desmedido de peso, niveles altos de colesterol y triglicéridos. Esto también puede derivar en problemas cardíacos.

Sin contar problemas de digestión, dolores estomacales y hasta estreñimiento.

También el desorden hormonal que se produce en el organismo da paso a varios síntomas molestos en especial para la mujer, la menstruación es irregular y dolorosa. Además de influir negativamente en su estado de ánimo, llegando incluso a causar depresión.

Al verse afectado también el sistema inmune, se puede presentar fiebre y tos. Además de una marcada intolerancia al frío. La piel se torna reseca; las uñas y el cabello, quebradizos.

Se puede padecer de insomnio, dolores en las articulaciones, fatiga crónica y cansancio.

Cretinismo, consecuencia de la falta de yodo

En niños, al verse aquejado el proceso normal de desarrollo y crecimiento, puede provocar una enfermedad conocida como cretinismo, que representa un notable retraso desde el aspecto corporal y mental en los infantes.

El cretinismo puede mostrarse como rigidez en los músculos y trastornos como enanismo y hasta problemas de audición. Esta condición ha afectado a muchos niños en África.

Al no segregarse suficientes hormonas, no se efectúa adecuadamente el proceso de desarrollo, afectando los principales órganos como el corazón, los músculos, el cerebro y el hígado. Llegando incluso a ser causa de mortalidad infantil. En otros casos más aislados puede provocar cáncer.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó a la población sobre las estadísticas que hablan de una tasa de casi un billón de personas que tienen problemas de salud justo por déficit de yodo.

En países de Latinoamérica, la deficiencia de yodo representa un grave indicador de salud pública, y se estima que al menos una cuarta parte de la población corre el riesgo de padecer de bocio y otros trastornos asociados al déficit de este importante oligoelemento.

Beneficios del yodo para la salud

El yodo da múltiples beneficios para la buena función del organismo y debido a que el cuerpo no cuenta con una suficiente cantidad de este mineral, es importante que se procuren niveles adecuados a través de la alimentación.

Entre los beneficios que ofrece el yodo están:

Control del metabolismo:  por medio de la acción del yodo se regula la función metabólica del organismo. Recordemos este oligoelemento es el responsable de que se produzca la síntesis de hormonas que tienen fuerte influencia en este proceso.

El yodo permite una mejor absorción de los alimentos. Además contribuye en su transformación en energía.

Cuando el cuerpo quema calorías, se genera energía que tiene repercusión en la pérdida de peso. Este proceso es continuo durante todo el día, procurando un sueño reparador durante la noche. Es lo normal.

Cuando pasa lo contrario, se producen depósitos anormales de grasa. Esto produce sobrepeso y además la manifestación de cansancio y fatiga. Trastornos del sueño que pueden conllevar a dolencias emocionales como la depresión.

Si quiere perder peso de forma natural, su mejor opción es Pirigrás, un suplemento que además de yodo, está combinado con ingredientes que brindan otros beneficios más allá de activar el metabolismo.

Pirigrás contiene pomelo y té verde, antioxidantes que mejoran la respuesta inmune del organismo, previniendo el padecimiento de enfermedades graves, incluida el cáncer. Con este suplemento puede aprovechar los beneficios del yodo en tan solo una cápsula.

Previene enfermedades cardiovasculares y mejora la libido sexual

amor en intimidad, Hermosa joven pareja tendido en la cama, abrazando

Una función metabólica normal, por niveles adecuados de yodo, protege al organismo de acumulaciones de grasa en las arterias por tener el colesterol y triglicéridos altos.

Cuando sus niveles de lípidos en sangre son estables y normales, cuenta con un colesterol bueno que regula adecuadamente ciertas funciones. Además de reducir el riesgo de padecer de enfermedades cardíacas.

Esto también permite una buena circulación sanguínea, por lo tanto el sistema arterial se ve beneficiado. Además que el yodo participa en la síntesis de hormonas que regulan la tensión arterial. Es un doble aporte contra la hipertensión.

  • Permite una buena función tiroidea: el yodo es un mineral vital para la producción de hormonas por parte de la glándula tiroidea. Entre las más importantes están la triyodotironina y la tiroxina. Que participan activamente en varias funciones de relevancia en el organismo.

La tiroides requiere de varios nutrientes que permiten una adecuada función de esta glándula. Sin embargo el nutriente de mayor valor para la tiroides es el yodo. La ausencia de yodo produce en la tiroides una disfunción que produce enfermedades crónicas.

  • Sistema reproductor y libido sexual: por intervención del yodo todo el sistema reproductor, especialmente el de la mujer se desarrolla de manera óptima. Con consecuencias favorables en virtud de embarazos saludables hasta su término, con el nacimiento de un bebé perfectamente sano.

Con niveles adecuados de yodo, la mujer durante el embarazo, puede estar tranquila ya que su bebé está protegido gracias a este mineral. Permitiendo un adecuado desarrollo físico y mental. Además con un peso saludable y sus órganos perfectamente formados.

Además, diversos estudios han demostrado la propiedad afrodisíaca que el yodo produce en las personas. Aumentando la libido sexual y permitiendo una relación íntima más satisfactoria y placentera.

  • Mantiene fuerte el sistema inmune: el yodo, en rangos aceptables protege al organismo de padecer enfermedades. Debido a que es fuente de antioxidantes, sirve como barrera defensiva contra bacterias y virus. Fortaleciendo el sistema inmune y previniendo enfermedades.

Otras bondades del yodo

  • Durante el embarazo, es esencial que la mujer incorpore suficiente yodo por medio de su dieta, ya que fomenta un adecuado desarrollo cerebral del bebé, previniendo retrasos mentales y otras consecuencias por problemas durante el crecimiento.
  • El yodo va de la mano con un peso saludable. La influencia que tiene sobre la tiroides, permite una síntesis adecuada de hormonas que regulan el metabolismo. Cuando esto no se cumple, puede incidir en mucho aumento o por el contrario mucha pérdida, de peso.
  • Piel, cabello y uñas saludables: este mineral protege el cuero cabelludo y nutre el cabello. En casos de personas con uñas y pelo quebradizo le ofrece mayor resistencia. Previene de infecciones y hongos en las uñas. Además, el yodo contribuye con una piel más sana y con brillo.

En zonas de costa, le brinda la humedad que la piel suele perder por el clima propio de estas regiones.

Facilita la cicatrización por heridas y quemaduras. Además, previene y reduce el acné ya que regula las hormonas que pueden provocarlo.

El yodo es un reparador natural del cabello, aumenta su grosor y crecimiento. Tiene propiedades antisépticas que protegen y mantienen saneado el cuero cabelludo. Previniendo infecciones y otros trastornos que suelen producirse en esta zona.

Las personas que sufren de alopecia, generalmente tienen deficiencia de yodo. Además, el yodo por ser fuente de antioxidantes no solo mantiene la piel sana, sino que previene el envejecimiento prematuro. Reduce la formación de arrugas y líneas de expresión.  

  • Depurador natural: este oligoelemento contribuye a que el organismo excrete por la orina e incluso por las heces, todos aquellos compuestos químicos que resultan tóxicos para el cuerpo.

De esta forma, elementos pesados tales como el plomo, mercurio y compuestos como el flúor se eliminan.

  • Uso del yodo en casos de radiación: dentro de su propiedad depurativa, el yodo previene la absorción por parte de la tiroides de agentes radioactivos. También se usa para tratar casos de contaminación por radiación, que pueden originarse de un accidente laboral en una planta nuclear o similar.

Yodo contra el cáncer, las infecciones y la fibrosis

El yodo fomenta un proceso llamado apoptosis, en el cual las células que resultan dañinas por ser cancerígenas se autodestruyen, dejando en el organismo únicamente las células buenas o sanas.

De ahí que el yodo se asocia a la prevención de tumores cancerígenos en tiroides y próstata. Previene además del cáncer de mama y el cáncer gástrico.

  • Energía y concentración: el yodo actúa en el manejo de las calorías, procurando niveles óptimos de energía, lo que permite desarrollar sus actividades diarias sin entorpecer su rendimiento y evitando la fatiga crónica, el letargo y el cansancio extremo.

Investigaciones han determinado que con buen consumo de yodo mejora la capacidad cognitiva. Mantener la mente clara, concentrarse adecuadamente en el trabajo, es gracias al yodo presente en su organismo.

  • Trata infecciones sin efectos secundarios: los antibióticos, en su proceso de acción contra las bacterias, eliminan a su paso tanto las bacterias dañinas como las bacterias saludables. Además, de producir efectos secundarios como somnolencia, diarrea y vómitos por residuos que quedan en el organismo.

El yodo, por su parte, protege al sistema inmune de agentes patógenos causantes de infecciones, sin afectar las bacterias buenas que brindan beneficios al cuerpo.

Tiene propiedades antibacterianas que contribuyen a combatir infecciones de todo tipo. El yodo le brinda fortaleza a los dientes, protege de bacterias que causan halitosis y otros trastornos bucales, como caries y gingivitis.

  • Tratamiento terapéutico contra la fibrosis: es un soporte de gran ayuda para las mujeres que padecen de trastornos fibroquísticos en mamas. Una condición que se manifiesta por la aparición de masas o bultos en los senos, que produce diversos malestares e intenso dolor.

Este mineral se utiliza en terapias para minimizar y en algunos casos curar la fibrosis. Con esto merman progresivamente los dolores y otros síntomas asociados.

Esto se debe a que el yodo contribuye a la síntesis de estrógeno sano que mantiene sana la estructura interna de los senos. Previniendo la formación de quistes en los senos y a largo plazo la posibilidad de padecer de cáncer de mama.

Fuentes alimentarias de yodo

Sin lugar a dudas la mayor fuente de yodo se obtiene del mar, mediante pescados, mariscos y sobre todo, las algas marinas de consumo humano.

Se recomienda su consumo 3 veces por semana. De ahí se obtiene además de yodo, vitaminas del complejo B, vitamina D, A y E. También le proporciona ácidos grasos Omega 3, que son esenciales para la buena salud cardiovascular.

Entre los pescados están el salmón y el bacalao. De los mariscos se mencionan los camarones o gambas; de las algas, la espirulina, kombu, agar-agar y dulse, por mencionar algunas.

Pero, además el yodo se obtiene de la remolacha, cebolla, setas y el ajo. Vegetales y verduras de hoja verde como las espinacas, acelgas, berro, coles y el rábano. Cereales como el centeno, el trigo y el arroz, son abundantes en yodo.

El pepino y las judías verdes también son fuente de yodo. Los plátanos, los arándanos y las nueces también le brindan este gran nutrimento.

Las patatas, especialmente cuando son preparadas al horno, potencian aún más su aporte de yodo. El consumo de una patata, garantiza un consumo de yodo de hasta 60 mcg.

La sal yodada es por excelencia la forma más sencilla y eficiente de consumir yodo. Al punto que con solo un gramo de sal puede obtener hasta 77 mcg de yodo.

Lácteos y suplementos para consumir yodo

Mujer atletica preparando suplemento deportivo

Un vaso de leche aporta 56 microgramos de yodo. Al igual que algunos quesos, como el queso cheddar y el manchego. Solo 100g le garantizan hasta 34mcg de yodo. El yogur bajo en grasas también.

El huevo también representa una fuente de yodo, así como algunas legumbres como las lentejas y la mostaza.

En cualquier caso, las dosis diaria recomendada de yodo es: en niños de1 a 8 años, 90 microgramos. De 9 a los 13 años, 120 microgramos.

En hembras y varones a partir de los 14 años hasta la adultez es de 150 microgramos. En mujeres embarazadas y en etapa de lactancia se recomienda una ingesta diaria de 290 microgramos al día.

Prevenga el déficit de yodo, tanto por alimentos que sean su fuente natural o también a través de suplementos a base de este mineral no metálico, como un complemento que apoye niveles óptimos para su cuerpo.

Pirigrás le brinda este soporte; es un suplemento que además de yodo de algas marinas, contiene cromo y otros nutrientes que garantizan una adecuada función tiroidea. El yodo, junto a otros antioxidantes como el té verde, fortalece el sistema inmune.

Gracias a Pirigrás puede obtener yodo de forma natural, para mantener un peso saludable y evitar la fatiga. Previene enfermedades y dolores articulares por su acción en el sistema inmune

Este suplemento contiene otros nutrientes que junto con el yodo garantizan un soporte de salud que previene la acumulación de grasas y glucosa en la sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *