Ilustración de mentes realizando ejercicios con pesas

Vivir pensando, cualidad de una mente óptima

Vivir pensando, cualidad de una mente óptima

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

Las habilidades mentales son todos aquellos procesos que  se dan por medio del pensamiento, tales como: la concentración, la imaginación y el entendimiento, entre otros.

La mente tiene la facultad de usar toda la información que a lo largo de la vida le han suministrado, esto es la memoria que ha su vez agrupa, analiza y extrae la información, para dar respuestas mediante habilidades cognitivas.

Dicho lo anterior, es necesario establecer la diferencia entre mente y cerebro. Este último es el órgano que se encuentra en la cavidad craneal, formado por el conjunto de neuronas y demás células del sistema nervioso, que permite los procesos mentales y demás funciones vitales y psicomotoras  del organismo.

Para mantener una mente proactiva y dispuesta a cooperar, hay que enfocarse en cómo se vive, cómo es la alimentación y si hay ejercicios, tanto físicos como intelectuales y emocionales.

Es menester promover actividades creativas que formen un carácter alegre. Cuando la mente está en paz, tranquila, aumentan los niveles de la hormona de la felicidad; ésta ayuda en todos los procesos cotidianos para tener una mejor calidad de vida.

Dentro de los hábitos para mantener una mente sana está el hacer deporte. La práctica de algún tipo de ejercicio que ponga en movimiento el cuerpo, fortalece no sólo los músculos y huesos sino también la mente.

Ampliar la experiencia y conocimiento, curiosear, buscar información de lo que aún no se sabe o entiende, da la capacidad de mantener la mente activa y renovada. Hay innumerables juegos didácticos de investigación y aprendizaje  que preparan la mente.

Ilustración de mentes realizando ejercicios con pesas

Hacer memoria requiere concentración

Incorporar la creatividad a la formación hace que las personas se abran a lo desconocido, exploren ideas innovadoras y que la capacidad de adaptación aumente.

Si la mente funciona correctamente, desarrollará las cualidades inherente a ella como son: la memoria y la concentración.

La memoria es un proceso mental donde convergen múltiples factores, bien sean de tipo biológico, ambiental y/o social.

El proceso de memorización tiene tres fases: codificación, almacenamiento y recuperación. Estos  son procesos cognitivos del pensamiento que trabajan en conjunto para mejorar la salud mental.

La codificación es la capacidad mental que habilita al ser humano a registrar, mantener y recordar informaciones guardadas en la memoria que pueden ser imágenes, rostros, palabras, números, códigos, etc.

El almacenamiento es el registro de toda la información guardada que está alojada en la memoria. Es una de las más importantes potencialidades de la mente.

La recuperación de la información forma parte de las fases esenciales de la mente, y es un proceso de evocar o recordar la información guardada en la memoria.

Por otro lado, la concentración es la capacidad cognitiva de centrar la atención en algo.

Hay que diferenciar estar concentrado de estar atento. Lo primero implica estar enfocados directamente en algo, sin incluir lo demás, mientras que la atención, sí incluye lo que ocurre en derredor: detalles o cosas que suceden.

La falta de atención, la hiperactividad o impulsividad pueden dificultar la productividad y mantener la concentración. El secreto es manejar estos factores disturbantes sin luchar contra ellos.

Ilustración de las cosas que quedan guardadas en la memoria

La memoria: Al César lo que es del César

Obtener una buena memoria, significa que se debe trabajar en ello de manera tal que sea tan importante como atender otros órganos vitales del cuerpo.

Conocer la capacidad de la memoria es primordial, porque  tener el talento de memorizar, de registrar datos en la mente y luego evocarlos no es sencillo, pero tampoco imposible.

Los tipos de memoria que se conocen son: la sensorial, o memoria a corto plazo que registra datos a través de los sentidos, y se mide en términos de segundos y minutos.

Y, por otro lado, la memoria a largo plazo, que mantiene la información registrada por largo tiempo. Esta memoria es la que contiene datos que sirven para la formación, en el transcurso del tiempo se acomoda y reacomoda a medida que hay nuevos conocimientos.

La memoria es un proceso fundamental de la mente que ayuda a organizar la forma de vivir, aprendiendo de las vivencias propias y de las ajenas.

Los registros que llevamos en la memoria promueven las mejoras de la calidad de vida, por ello es muy importante contar con una buena salud mental.

Las vivencias y eventos más importantes de la existencia  son registrados en la memoria. Estas vivencias son aprendizajes que se acumulan y se mantienen en el tiempo si la mente funciona correctamente.

Por esto, debemos mantener la mente alerta a cambios significativos que no ayuden a alcanzar los propósitos y metas propuestas.

Para mejorar la calidad mental, que se puede deteriorar bien sea por los años o por no tener una buena salud, se puede recurrir a actividades que promuevan una mejor memoria, entre las que se tienen:

  • Dormir las horas necesarias, que van desde seis horas como mínimo, a ocho horas. El descanso mejora la calidad de la memoria.
  • Realizar ejercicios. Estudios realizados han arrojado que el hacer ejercicios físicos, incrementa la capacidad del hipocampo, una estructura del cerebro cuya labor tiene que ver con la memoria.
  • Realizar juegos y aprendizajes mnemotécnicos, es decir que relacionan imágenes al aprendizaje, ayudando a retener lo estudiado.
  • Recurrir a la habilidad de realizar mapas mentales y fotografías  es una buena manera de recordar imágenes e información.
  • Comer adecuadamente es muy importante para mantener una buena memoria. Es preciso consumir una dieta que contenga alimentos ricos en omega 3 y vitaminas del grupo B.

Al que se concentra la memoria lo ayuda

La concentración es uno de los procesos mentales de mayor importancia para mantener la memoria. Por medio de la concentración, las personas pueden desarrollar habilidades mentales para enfocarse en un dato, información o aprendizaje,

En este proceso, la atención juega un papel primordial, ya que el enfocarse atentamente en lo que se está haciendo hace que la memoria registre la información y que pueda evocarse al momento en que sea requerida.

La concentración precisa que el cuerpo y la mente aprendan a trabajar juntos. Cuando  se logra el acuerdo mente-cuerpo, se ahorra energía, se erradica el cansancio mental y la persona es más productiva.

Conectarse consigo mismo es una buena forma de mejorar la concentración; esto se realiza a través de una caminata o de realizar un deporte como la natación, por ejemplo.

Así mismo, desarrollar la creatividad a través de la escritura, lectura o pintura, hará que exista un enfoque directo sobre lo que se persigue, colocando la mayor atención sobre el objeto.

Meditar como forma de ejercicio para fomentar y desarrollar la concentración, es una práctica ancestral. Visualizar formas y mantenerlas en la memoria hace que se ejercite la mente usando la concentración.

La ingesta de productos complementarios, como  MetaMente, redunda en beneficios al colaborar aportando nutrientes mientras la mente se ejercita de manera natural.

Hacer de la memoria un hábito

Para iniciar el entrenamiento de la memoria, primero hay que conocer cómo está formado el cerebro y las funciones que desarrolla. Este conocimiento ayudará a mejorar definitivamente la mente.

Sin embargo, no son imprescindibles clases de anatomía o fisiología para obtener dicho conocimiento e iniciar el entrenamiento.

Ejercitar la memoria es realizar una serie de rutinas mentales que se repiten una y otra vez, como en un gym,  hasta conseguir que se arraiguen en la memoria. Estos ejercicios se pueden realizar de manera personal u obtener algo que ya esté diseñado para tal fin, en las librerías o tiendas de juguetes.

Dicho esto, la estimulación cognitiva y las técnicas o juegos mnemotécnicos son buenas herramientas para memorizar. Se refieren a técnicas de aprendizaje que aceleran la concentración y la retención de información.

Entre los juegos más sencillos destacan:

  • Los juegos de memoria,
  • rompecabezas,
  • crucigramas y sudokus,
  • y los juegos online.

Todos estos juegos y algunos otros, desarrollan la atención y la concentración mejorando la capacidad memorística.

Por otro lado, las actividades como viajar y conocer nuevos sitios, permiten que la memoria se ejercite, estimulando el cerebro y favoreciendo, por la profusión de imágenes bienhechoras,  un mejor funcionamiento de la misma.

Practicar yoga, aprender nuevas canciones y aprender un idioma nuevo, también ayudan a mantener y mejorar esta capacidad de recordar.

De la misma forma, realizar ejercicios de relajación y respiración mejoran notablemente los procesos mentales de memorización y concentración.

Es preciso destacar el tema de la alimentación, pues es fundamental ingerir una dieta rica en vitaminas y minerales para obtener una mente sana.

Hay que tomar en cuenta que el consumo de alcohol, drogas, alimentos llamados ‘chatarra’, y los enlatados, no ayudará en absoluto a tener mejor salud mental.

Al final, es preciso acudir al médico cuando se observa un déficit en la memoria como prevención. Aunque la falta de memoria en un determinado momento no quiere decir que haya una enfermedad mental, nunca está de más un chequeo del facultativo.

Una buena opción para el mantenimiento de la sanidad mental es el consumo controlado de complementos como MetaMente que colabora en la adquisición de aquellos elementos que propician la salud mental.

En el edificio de la memoria, la salud mental es la base

Son muchas las características de una persona  con buena salud mental. Entre ellas está la satisfacción y el bienestar que se siente y que se manifiesta en la calidad de vida propia y en derredor.

Esta satisfacción se manifiesta en la mejora de las relaciones interpersonales, que suelen ser duraderas, y en la no existencia de temor a los cambios, pues se toman como retos para crecer.

Las personas sanas mentalmente se colocan en el sitio que les corresponde en cuanto a las relaciones, estableciendo parámetros convenientes a todos; no saltan las reglas ni juzgan los errores de las demás personas.

En el mismo sentido, fijan metas realizables a corto y largo plazo de acuerdo a sus aspiraciones; planifican a tiempo sus actividades y las realizan, además de  desarrollar habilidades mentales y personales.

Aceptan los  defectos e impedimentos propios, por lo que estos no son limitantes para llevar a cabo sus metas. Los aceptan y buscan solución a los problemas.

Las personas que poseen una mente sana, al ser  conscientes de sus propias capacidades, pueden afrontar  las crisis manteniendo la estabilidad emocional, mental y social.

Ejercicios físicos y mentales: una dupla de excelencia

Las actividades físicas como el deporte, bailar o caminar, reducen el estrés y mejoran la memoria, activando las endorfinas (hormonas) que ayudan a calmar la ansiedad y a mejorar el ánimo.

Estos ejercicios físicos proporcionan pensamientos más claros, .ayudando a la resolución de problemas y a tener mayor capacidad de concentración. Aumentan la autoestima y las personas saludables mentalmente se sienten fuertes, atractivas y capaces de generar pensamientos positivos.

Las mayoría de las prácticas físicas contribuyen a que las personas tengan menos riesgo de depresión y ansiedad.

Lo antes dicho sugiere que la práctica de retención plena, requiere poner una considerable cuota de atención y esfuerzo a la actividad que se está realizando; ésta aumenta la conciencia de los pensamientos y sentimientos.

El control de los pensamientos negativos y desarrollo de reacciones positivas ante sentimientos y situaciones difíciles, capacita a la persona para tener control mental y físico sobre las tareas que realiza.

Como todo, también la mente necesita higiene

Una buena higiene mental aporta a la memoria  importantes beneficios. La higiene mental es la actitud de limpiar o deshacerse de todos aquellos pensamientos frustrantes que aparecen ante una situación problemática.

En este sentido, son todas aquellas actividades físicas y mentales que permiten tener un buen equilibrio, proporcionando salud mental.

Una de las prácticas que disponen para una buena salud de la mente es la de tener recuerdos positivos: recordar sólo lo que hace feliz y erradicar los momentos que han tenido un impacto negativos en la vida.

Si no se presenta sencillo este recurso, se debe recurrir a profesionales y terapias que suministren herramientas para mejorar los recuerdos dolorosos y sanar, de la mejor manera, los pensamientos.

Una herramienta eficaz consiste en dosificar las fuerzas por medio de la paciencia, no dejarse arrebatar o agobiar por algo que no es difícil o imposible de alcanzar, hacer o terminar.

En la misma línea, se debe de pensar menos, no dejarse llevar por inferencias o dudas, no maximizar los problemas, sino por el contrario buscar apoyo si no es posible resolver los conflictos solos. El ser humano es un ente social, y esto se debe mantener presente a la hora de ejecutar una actividad.

El conocimiento de sí mismo y  medir las capacidades tanto mentales como físicas, es de suma importancia para no sobrepasar las fuerzas y sentir frustración, cuando se requieran esfuerzos superiores a los propios.

Es aconsejable realizar actividades estimulantes cuando el estado de ánimo se encuentra bajo. Hacer algo que agrade, ayuda a mantener los procesos mentales en sanidad.

Por otro lado, las vitaminas son sustancias que tienen la capacidad de restablecer y potenciar la salud. Si se busca mantener un cerebro sano, es importante mantener una adecuada nutrición a todo nivel.

De una mente sana depende de que todas las demás funciones del organismo estén en óptimas condiciones. Para que esto sea posible, el cerebro, como todo el cuerpo, precisa de nutrientes esenciales. MetaMente es un complemento que ayuda  a mantener la mente sana, por su gran cantidad de compuestos beneficiosos.  

MetaMente favorece y potencia  las funciones del cerebro a través de una serie de componentes naturales que estimulan la actividad de este órgano de manera espontánea, potenciando la memoria y facilitando la concentración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *