Todas las vitaminas y minerales para la salud humana. Micro y macro elementos y vitaminas en un esquema circular.

Vitaminas y minerales: ¿qué tan importantes son?

Vitaminas y minerales: ¿qué tan importantes son?

Última actualización: 08-05-2019. Equipo Nutricioni

Para poder comprender qué son las vitaminas y minerales, como elementos nutricionales, debemos abordar lo referente a la esencia de los mismos. Así tenemos que hoy la ciencia les clasifica a ambos como nutrientes esenciales que, además, son definidos como micronutrientes.

Este último concepto para calificarlos tiene su razón de ser en un hecho concreto. Se trata de que les necesitamos en pequeñas cantidades representadas en miligramos o microgramos, pero que no por ello dejan ser indispensables para la salud y vida humanas.

Los mismos, en su conjunto, actúan de manera coordinada en asuntos de la más variada naturaleza e importancia para el organismo. Entre ellos tenemos que contribuyen en la reparación de tejidos, en el crecimiento y desarrollo físico, y en función del sistema inmune defensivo.

Los minerales y las vitaminas  siempre son vitales para el ser humano, pero lo son especialmente para la infancia y la adolescencia. Se constituyen estos en periodos que ameritan mayor presencia de los mismos para poder invertirlos en el proceso de desarrollo físico de  los individuos.

Por lo general, por medio de la práctica de una dieta balanceada y equilibrada resulta suficiente para obtener todos estos nutrientes. Sin embargo, en casos excepcionales no resulta de esta manera, motivo por el cual es tan importante realizar actos alternativos para obtenerlos.

Entre estos procesos destacables tenemos que se encuentran las dietas vegetarianas, y el desarrollo de los niños y adolescentes. También cuentan así el padecimiento de enfermedades crónicas, periodos de embarazo y lactancia que ameritan un aporte extra de los mismos al organismo.

En el asunto resulta de vital importancia saber cómo le consumimos por medio de nuestra alimentación. Pues tales nutrientes están presentes en lo que comemos, pero para ingerirles adecuadamente debemos saber clasificar los alimentos de manera consciente con este fin.

En tal sentido conviene destacar que las vitaminas se dividen en hidrosolubles y liposolubles, mientras que los minerales lo hacen en macrominerales y oligoelementos.

Cada uno de ellos será abordado por separado para ahondar en detalles al respecto de su respectiva importancia para la salud humana.

Todas las vitaminas y minerales para la salud humana. Micro y macro elementos y vitaminas en un esquema circular.

Vitaminas hidrosolubles

Se trata de las vitaminas que logran ser disueltas en el agua, y entre ellas encontramos las Vitaminas C, B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y B12. En cuanto al almacenamiento de las mismas resulta darse de forma mínima, motivo por el cual  nuestra dieta diaria debe contar con la posibilidad de aportarnos tales sustancias.

Además de ello debemos tener en cuenta que para cuando el ser humano se somete a actividades físicas extraordinarias, tales como el deporte, esto puede repercutir considerablemente. Pues implica ciertas reacciones metabólicas que les consumen a mayor velocidad, por lo que debemos obtener suplementos al respecto.

El grupo de vitaminas que se encuentra presente acá son 9, cada una de ellas con propiedades muy precisas, como veremos.

Vitamina C o ácido ascórbico: Es imprescindible para el desarrollo y crecimiento, para la reparación de tejidos, contra resfriados y gripes, y como antioxidante.

Vitaminas del grupo B: Se trata de 8 vitaminas que ayudan al cuerpo en la obtención de energía, y formación glóbulos rojos. Son estas la B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y B12.

Vitamina B1: Que ayuda a la células a transformar en energía a los azúcares obtenidos en la alimentación. Además ayuda en la función muscular cardíaca y nerviosa.

Vitamina B2: Es muy destacable en lo referente al crecimiento físico, en la producción tanto de energía como de glóbulos rojos.

Vitamina B3: Contribuye con las funciones del aparato digestivo, así como con la piel y los nervios del cuerpo, y en la obtención de energía.

Vitamina B5: Contribuye en las asimilación de proteínas y grasas, y en la síntesis de  hierro, además de fortalecer al metabolismo.

Vitaminas B6: Juega un gran papel en la producción de anticuerpos, en las funciones neuronales, en la producción de hemoglobina, en el mantenimiento de los niveles de azúcar en el cuerpo, y en la descomposición de la proteína.

Vitamina B9: contribuye en la producción de glóbulos rojos, en la síntesis del ADN, el crecimiento del tejido y funcionamiento celular, entre otros.

Vitamina B12: Resulta de vital importancia para el proceso metabólico de proteínas, contribuye en la producción de glóbulos rojos, y además en el mantenimiento del sistema central nervioso.

Vitaminas liposolubles

Estas son las vitaminas que el organismo logra almacenar en los tejidos del cuerpo, el hígado y la grasa. Entre ellas encontramos las vitaminas A, E, D y K. Todas son, definitivamente, de gran importancia para el buen funcionamiento del cuerpo, y por ende para la salud y bienestar de los individuos.

Estas son solubles en los denominados cuerpos grasos, además se caracterizan  por ser poco alterables, y porque el organismo puede almacenarlas fácilmente. Y dada estas importantes características de almacenamiento, tenemos que para cuando algunas  de ellas son deficientes en el cuerpo, se debe a la mala alimentación.

Sin embargo, por otra parte también tenemos que a la inversa se pueden dar este fenómeno. Nos referimos al exceso de acumulación de las mismas gracias a una exagerada ingesta de las mismas por distintas vías, lo cual también implica ciertos desequilibrios orgánicos.

Vitamina E: Esta funge, entre otras cosas, como antioxidantes que actúa en contra de los radicales libres que dañan a las células. Así también contribuyen al mantenimiento del sistema inmune, y favorecen la formación de glóbulos rojos, entre otros.

Vitamina D: Ayuda a absorber el calcio, el cual participa en la formación de tejidos óseos.

Vitamina K: Es conocida como la vitamina de la coagulación, ello por su gran aporte al respecto en  la sangre. Algunos estudios indican que también contribuye en el mantenimiento de los huesos, especialmente en los adultos mayores.

Vitamina F: Esta logra reducir los niveles de colesterol malo, y aumenta el bueno, así también cuida el sistema cardiovascular, y fortalece el sistema inmune. Su consumo es muy importante para el organismo por todos los datos señalados.

bolas de colores asemejan vitaminas y minerales que forman parte de la tabla periodica

Importancia de las vitaminas

Como fue referido al principio del artículo presente, tenemos que las vitaminas y los minerales son vitales de consumir para el bienestar orgánico. Sin embargo, el papel desempeñado por las vitaminas es muy específico, tal como veremos a continuación.

La ingesta de vitaminas resulta ser indispensable para varias acciones, tales como las que veremos a continuación. Estas juegan un papel importante en cuanto a  la formación de tejido se refiere.

Así también el cuanto a las células sanguíneas, el contenido genético, las hormonas y las sustancias químicas correspondientes al sistema nervioso del cuerpo humano.

Por otra parte las vitaminas tienen la destacable capacidad para fungir como catalizadores o coenzimas. Como los primeros se encargan de producir  enzimas importantes para las reacciones químicas esenciales en el cuerpo, y las segundas se desempeñan como portadores químicos entre las células del cuerpo.

En el referido proceso la alimentación se constituye en un elemento fundamental para el logro de esta realidad. Pues como afirmamos, la mayoría de las vitaminas son obtenidas por medio de esta vía, ya que la mayor parte de ellas no son producidas por el organismo.

De hecho, en realidad el organismo solo logra producir una de las mismas, y es esta la vitamina D. Del resto las vitaminas deben ser obtenidas por la vía nutricional, o incluso mediante el empleo sistemático de ciertos complementos nutricionales diseñados para este fin.

Y en cuanto a la veracidad de su incidencia ineludible para el buen funcionamiento orgánico de los individuos, tenemos que el asunto obedece a conclusiones por parte de la ciencia. Ello como consciencia de los resultados de estudios científicos al respecto.

Macrominerales

Estos son los minerales que el organismo debe consumir en mayores cantidades, y en términos concretos son los que detallaremos a continuación.

Calcio: Funge en la formación y mantenimiento de huesos y dientes, y está presente en lácteos, sus derivados, hortalizas de hoja verde, frutas, legumbres secas, sardinas y salmón.

Magnesio: Este mineral tiene una notable participación en el trabajo enzimático del cuerpo, y se encuentra en vegetales, frutas naturales como el albaricoque, y en frutos secos. También podemos encontrar su presencia en legumbres, y los cereales.

Fósforo: Este igualmente trabaja por la formación y mantenimiento de huesos y dientes, junto al calcio. Se obtiene mediante el consumo de la carne, leche, y cereales.

Potasio: Juega un gran papel en cuanto a la comunicación nerviosa del cuerpo y el sistema muscular. Se pueden ingerir mediante el consumo de verduras como las espinacas, así también de frutas como la uva, las moras, los plátanos, las naranjas, y hortalizas como las zanahorias y las patatas.

Azufre: Coadyuva en el trabajo correspondiente a la síntesis de colágeno en el cuerpo, e interviene en el proceso metabólico de los lípidos. Entre los alimentos que le contienen destacan el queso, las legumbres, la cebolla y el ajo,  así como las cerezas rojas, y los frutos secos que tanto abundan en nuestro mundo.

Cloro: Este macromineral contribuye a mantener el equilibrio de los llamados líquidos del cuerpo. En cuanto a su obtención se puede llevar a cabo mediante la sal de cocina, asimismo por medio de vegetales tales como las algas marinas, la lechuga, los tomates, aceitunas, centeno y apio.

Sodio: Junto con el potasio contribuye en lo que serían las funciones del sistema nervioso y muscular, y la interconexión existente entre estos. También contribuye con el cloro en el  equilibrio de los líquidos corporales, y la mayor fuente para su obtención la tenemos en el cloruro de sodio, conocido como sal común.

Oligoelementos

Los oligoelementos son los minerales que el organismo requiere pero en cantidades pequeñas para su buen funcionamiento. Ellos son los que veremos a continuación.

Hierro: Este participa activamente en lo referente al transporte de oxígeno mediante la sangre y en el trabajo de la hemoglobina. Se obtiene en carnes rojas, salmón, legumbres, frutas deshidratadas, y huevos, entre otros.

Manganeso: Igualmente resulta imprescindible para el organismo. Se consume por medio de nueces, legumbres, verduras de hoja verde, y los cereales, entre otros.

Cobre: Este mineral guarda directa vinculación al respecto de la formación de los glóbulos rojos del cuerpo. En cuanto a su obtención tenemos que tal acto se puede llevar a cabo mediante el consumo de legumbres, nueces, patatas, mariscos, verduras de hojas verdes, y  las frutas deshidratadas, entre otros.

Selenio: Este es un mineral que presenta una participación muy especial en lo que sería la actividad de la hormona tiroidea del cuerpo. El mismo se obtiene mediante la ingesta de carnes, así como de la leche y sus respectivos derivados, el pan, los mariscos, y los cereales, entre otros.

Yodo: Tiene una participación importante en los procesos de las hormonas tiroideas, además de que ejerce un imprescindible papel durante el periodo de gestación humana. El mismo se puede obtener a través de la ingesta de atún, bacalao, mariscos, lácteos, cereales, la sal común, algunas frutas y vegetales.

Cobalto: Contribuye en el correcto trabajo de los glóbulos rojos. Este puede ser obtenido mediante el consumo de alimentos como pescados, quesos, almejas, carnes rojas, cereales, frutas como las peras y las cerezas, pero también en  frutos secos como avellanas y las nueces.

Zinc: Es un mineral que se encarga de brindar condiciones al sistema inmune en su buen funcionamiento. Se encuentra presente en alimentos como la carne de cerdo y de cordero, pero también está en legumbres, frutas y verduras en general.

Flúor: Junto a otros minerales contribuye al mantenimiento de huesos y dientes en el cuerpo. Podemos obtenerle en el café, el pescado, los mariscos, en espinacas y coles.

Importancia de los minerales

Así como las vitaminas, los minerales son de una importancia inconmensurable para el buen funcionamiento del organismo.

Igualmente su ingesta debe darse por medio de la actividad alimenticia que llevamos a cabo, día a día, en nuestras vidas, y ello debe ser de manera regular y consciente.

Su obtención empieza por un complejo sistema de preparación de suelos que tiene su origen en la tierra sobre al cual se produce los mismos. Pues en esta han de estar presente los minerales que consumimos directamente, o mediante los animales que ingieren los mismos, y terminan sirviendo de alimento a nosotros.

Hoy en día, la salud humana ha desmejorado mucho a nivel mundial como consecuencia de los desequilibrios existentes en la producción alimenticia. Es decir, los terrenos donde se cultivan los alimentos suelen carecer de los nutrientes necesarios que terminarán por alimentar a nuestro organismo.

Es por esta razón que muchas de nuestras funciones orgánicas comienzan a desmejorar. Y en ello juega un papel importante el consumo suplementario de todas estas sustancias que requiere nuestro cuerpo para cumplir con sus distintas funciones de manera adecuada.

Su importancia radica en la gran incidencia que tiene estos en cuanto a los procesos químicos y eléctricos del cuerpo. En consecuencia, la carencia crónica de los mismos puede acarrear, lamentablemente, enfermedades muy incómodas y desgastantes en nuestras vidas.

Es por tal motivo que el asunto no debe ser subestimado en ningún momento, pues podría implicar riesgos para nuestras vidas a futuro.

Una dieta equilibrada

Lo más importante al respecto de la obtención de vitaminas y minerales para beneficio de nuestro organismo, consiste en el factor alimentación. Como vimos durante el desarrollo del presente artículo, la obtención de dichos nutrientes se lleva a cabo por medio de los alimentos que ingerimos a diario.

Es por ello que resulta tan importante contar con una dieta balanceada para mantener nuestra salud, y además satisfacer las demandas energéticas del organismo. En tal sentido una dieta equilibrada y balanceada es aquella que aporta nutrientes en proporción a las particularidades de los individuos.

De igual manera debemos cumplir esta con las demandas de proteínas, de hidratos de carbono, de lípidos, de minerales, de vitaminas, de agua y de fibras. Esto con el fin de no incurrir en déficit o excesos que puedan implicar desequilibrios de salud para el organismo, y ello lo podemos hacer mediante 4 grupos básicos, como veremos.

Grupo de la leche: Se trata de la ingesta de leche, pero además de sus derivados, tales como yogures y quesos. Estos suministran lactosa, vitamina A y vitaminas del Complejo B, al igual que minerales como el calcio y el fósforo.

Grupo de la carne: Acá cuentan alimentos como carnes, pescados, huevos, legumbres y frutos secos. Estos alimentos aportan proteínas, lípidos, minerales como el hierro, el fósforo y el magnesio, pero también vitaminas como las del grupo B.

Grupo de las frutas y verduras: Este grupo destaca por aportar vitaminas hidrosolubles en buena cantidad, y fungen como precursores de la vitamina A. También concentra minerales como el hierro, el calcio y el magnesio, tan considerables para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Grupo del pan y cereales: Dicho grupo de alimentación es de gran importancia para suministrar carbohidratos al organismo. Pero además asimismo lo hace al respecto de minerales como el hierro, zinc, calcio y magnesio, así como vitaminas  correspondientes al complejo B.

Complejo de vitaminas y minerales

Un complemento nutricional

Una de las cosas más importantes que nos ha traído la modernidad, consiste en la alianza de la ciencia con nuestras vidas. Esto es más importante aún para el área de la salud, aspecto en el cual puede garantizar la existencia de una vida plena y más grata.

Uno de los ejemplos más claros y notorios de ello lo tenemos presentes en  la existencia de Verde Salud. Se trata de un importante compuesto que cuenta con sustancias tan notables para la salud humana como alfalfa, hierba de cebada, hierba de avena, brócoli, y hoja de espinaca.

Además de ello también cuenta con repollo, guisante, y coliflor, hoja de perejil, brote de Bruselas. Igualmente concentra hoja de col rizada, pepino, tallo de apio y espárrago pulpa de fruta de manzana, raíz de remolacha, raíz de zanahoria.

El tomate, la fresa, la cereza agria, la mora, el bulbo de ajo, la cebolla verde, el arándano, la frambuesa orgánica, la raíz de jengibre, arroz y el pimiento también cuentan en la composición de Verde Salud. Esto le convierte en un potente formulado de gran utilidad para complementar la nutrición de los seres humanos y, además, de manera natural.

Pues en su elaboración Verde Salud ha sido conformado solo por sustancias de tipo orgánicas que mucho pueden contribuir en el buen estado de la salud humana. De hecho, tan importante resulta ser en ese sentido, que hasta fue certificada por la International Certification Services como un notable formulado orgánico.

De esta manera podemos afirmar que Verde Salud se convierte en un potente aliado para el mantenimiento de nuestra salud y calidad de vida en el futuro. Ello junto a una alimentación balanceada y variada tenemos que nos puede brindar las condiciones de fortaleza necesarias para que nuestro organismo se mantenga en buen estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *