Representación de la mente del éxito. El laberinto dentro de la cabeza representa la dificultad para alcanzar el éxito. Fondo oscuro.

Vitaminas para una buena memoria y concentración

Vitaminas para una buena memoria y concentración

Última actualización: 03-12-2018. Equipo Nutricioni

El cerebro controla al cuerpo a través del sistema nervioso central. Un buen suministro de vitaminas y minerales, es fundamental  ya que en él se centran todas las actividades referidas al pensamiento, la memoria, la concentración, el lenguaje y las mociones.

Tal es la actividad que se desarrolla en el cerebro que éste consume hasta un 20% de la energía total del organismo, hay millones de neuronas e interconexiones que funcionan permanentemente durante toda la vida.Representación de la mente del éxito. El laberinto dentro de la cabeza representa la dificultad para alcanzar el éxito. Fondo oscuro.

El combustible que se requiere es a base de sustancias químicas que son aportadas a través de la nutrición diaria, la cual debe suministrar los elementos necesarios como la glucosa, proteínas y ácidos grasos.

Un 60% del cerebro está constituido por grasa y por ello si no tiene suficientes grasas por medio de la alimentación, no tendría manera de producir y transmitir impulsos eléctricos que es la manera como se comunican las neuronas entre sí.

Es importante, entonces, suministrar alimentos con grasas no saturadas y/o ‘trans’  ya que afectarían el buen funcionamiento y a la larga producirían problemas de aprendizaje, memoria y concentración.

De igual manera el cerebro va a producir a partir de esos nutrientes, aminoácidos y neurotransmisores como la serotonina y dopamina, vitales para su óptimo funcionamiento.

Entre los nutrientes importantes a la salud del cerebro también están las vitaminas y minerales, ya que forman parte de todo un mecanismo que trabaja en conjunto para la obtención de neurotransmisores así como la formación, reparación y mantenimiento de los tejidos cerebrales.Todas las vitaminas y minerales para la salud humana. Micro y macro elementos y vitaminas en un esquema circular.

Hay que tomar en cuenta que con el paso del tiempo es normal que ciertas capacidades y habilidades mermen, así como alguna condición o enfermedad pueden afectar de manera directa al cerebro o la propiedad de éste de obtener los nutrientes necesarios.

No sólo basta una buena alimentación,  en el buen funcionamiento del cerebro se conjuga una serie de factores que se  deben tomar en cuenta y que forman parte de hábitos de vida sanos que impactan de manera positiva a la salud en general del cuerpo y, en específico, del cerebro.

Los micronutrientes y su injerencia en la función cerebral

La energía que el cerebro requiere diariamente la obtiene de la glucosa, proteínas y grasas que la persona debe consumir a diario en una dieta balanceada, ya se dijo.

Parte de la energía proviene de la glucosa. Sin un  buen suministro, el cerebro activa mecanismos para solventarlo; pero si  fallan, se presentan síntomas como irritabilidad, ansiedad y mareos, para exigir la ingesta de alimentos y evitar así una convulsión, inconsciencia o coma.

Las proteínas no las utiliza directamente sino en la producción de los neurotransmisores, como la serotonina y a la dopamina, las cuales trabajan en el estado de ánimo  y la percepción de dolor, la primera, y la otra en la percepción de placer y el estado de conciencia.

Los ácidos grasos activan enzimas que trabajan en las neuronas de la memoria y éstas contienen una capa de grasa que requiere, de igual manera, su ingesta para reponerla. Funcionan también como una reserva cuando hay un déficit de glucosa.Ilustración 3D Células neuronales del cerebro, red neuronal.

Hay una serie de vitaminas y minerales que son parte de este sistema complejo, por lo que los nutrientes para el cerebro son un paquete de muchos elementos que en mayor o menor proporción son esenciales.

Así, se puede mencionar cómo colaboran las vitaminas y minerales en el cerebro:

  • Vitaminas  grupo B: Potencia la irrigación sanguínea y  la oxigenación, trabajan en la síntesis de la hormona del estrés y de neurotransmisores, así como para producir y mantener nuevas células. Participan también en la obtención de energía.

  • Vitamina C: Es un antioxidante que potencia el sistema inmune y la síntesis de neurotransmisores.

  • Vitamina E: Protege a las hormonas que trabajan con el estrés producido por la oxidación celular.

Alimentos que contienen vitamina E

  • Potasio: Cumple una función en la generación y transmisión de impulsos nerviosos.

  • Fósforo: En conjunto con vitaminas del grupo B trabaja en la transmisión de impulsos nerviosos.

  • Magnesio: Útil para la obtención de energía y en la integridad de las neuronas y sus conexiones.

  • Zinc: Interviene en la síntesis de los neurotransmisores y sus funciones.

  • Calcio: Apoya en las trasmisión de los impulsos nerviosos de las neuronas.

  • Hierro: Colabora con la síntesis y función de  neurotransmisores.

Cuidar la salud mental protegiendo al cerebro

Desde el punto de vista de la alimentación se sabe que una buena dieta que incluya alimentos sanos y variados darán al cerebro las bases para su correcto funcionamiento. Pero cuando se tiene una alimentación precaria atentará con la salud mental y emocional.

Entre los alimentos perjudiciales se señalan:

  • Los  procesados, ya que contiene muchos químicos y han perdido cantidad y calidad de los nutrientes, aparte de eso contienen gran cantidad de sodio, azúcar y grasas trans.
  • El abuso de la cafeína puede afectar el funcionamiento cerebral al producir dolores de cabeza, ansiedad y perturbar el sueño.

  • Los edulcorantes artificiales pueden producir  daño cerebral afectando la capacidad cognitiva. En esta misma categoría están los preservantes, colorantes, etc.

  • Alimentos que contiene glutamato potásico el cual es usado para realzar el sabor, afecta la química del cerebro.

  • Las frituras hacen que los aceites vegetales se conviertan en grasas trans, lo que provocará que los alimentos destruyan lentamente las células cerebrales.

Imagen en primer plano de frituras en una canasta

No sólo la mala alimentación afecta al cerebro también los malos hábitos de vida influyen en su salud, entre ellos se destacan:

  • El consumo de tabaco que a parte de dañar la salud en general afecta la capacidad cognitiva de la persona.

  • Abusar de las bebidas alcohólicas afecta al sistema nervioso trayendo como consecuencia inestabilidad emocional y pérdida de la concentración. Rompe con las conexiones cerebrales.

  • Vivir en un constante estrés  altera los circuitos  y produce cambio en la estructura cerebral.   Mata las células.

  • Exponerse por demasiado tiempo a ambientes tóxicos afecta el suministro de oxígeno al cerebro, dando lugar a una merma en su funcionamiento.

No dormir lo suficiente va a afectar al cerebro acelerando la muerte de células cerebrales e impidiendo que éste realice los procesos metabólicos para conseguir la renovación celular y obtener energía para todo el organismo, incluyendo:

  • La obesidad va a endurecer las arterias cerebrales con la acumulación de grasas.

  • La falta de estímulos y ejercicios mentales no permite aumentar la capacidad de aprendizaje y la memoria, así como también la de reaccionar a ciertos estímulos.

Consejos para un cerebro saludable

Ya conociendo lo que afecta al cerebro es bueno conocer qué hacer y cómo hacerlo para garantizar o minimizar los daños a la salud mental y por ende de todo el organismo:

  • Llevar una alimentación balanceada, la cual implica incorporar alimentos variados y naturales como pescados grasos, semillas y frutos secos, vegetales, frutas, germinados y alimentos fermentados.

Desayuno con batidos de frutas, pescado, y almendras. Ricos en vitaminas

  • Realizar ejercicios físicos varias veces a la semana de acuerdo a la edad y capacidad, preferiblemente al aire libre.

  • Aparte del tabaco y el alcohol evitar todo tipo de drogas por el daño directo que ocasionan.  Las personas adictas suelen tener una mala alimentación que limitaría los nutrientes necesarios para el cerebro y todo el organismo.

  • De saber que no se está suministrando los nutrientes requeridos al organismo por la razón que sea, considerar la suplementación con multivitamínicos como el  MetaMente.

  • En cuanto al estrés, se debe buscar ayuda si no se logra controlar, un amigo, familiar y hasta de un terapeuta si se vuelve grave y permanente. En este renglón también se encuentran la depresión, insomnio,  ansiedad, etc.

Hombre sostiene una taza de té mientras observa como una chica se seca las lagrimas

  • Procurar actividades que estimulan al cerebro como la lectura y de igual manera darle tiempo para el disfrute con actividades recreativas, en compañía de más personas teniendo un pasatiempo sano y agradable.

  • Durante una enfermedad el cuerpo requiere de energía para curarse, por eso no se debe forzar al cerebro con actividades que le exijan reclamar un aporte mayor de combustible.

  • Practicar el pensamiento positivo, de la misma manera que ayuda al cerebro repercutirá en la buena salud integral del cuerpo. Aquí también aplica el evitar ser una persona solitaria y poco sociable.

  • Se debe tener cuidado con los niños o adultos  que sus actividades implican traumatismo craneoencefálico por muy pequeños que sean, ya  que pueden producir muerte de las neuronas.

  • Hay personas que acostumbran dormir con la cabeza tapada, esto aumenta la concentración de monóxido de carbono lo que afecta la oxigenación.

Alimentar la mente

Una dieta balanceada garantiza los nutrientes que requiere el organismo en general y puntualmente el cerebro. Si se quiere saber de aquellos alimentos que aportan buenas cantidades  para reforzar la salud cerebral, se puede mencionar, entre otros:

  • Los cereales integrales son buena fuente de vitaminas del grupo B, como el ácido fólico y la B6; también contienen el resto de vitaminas B, los huevos, el maíz, pimiento rojo, el chocolate y la levadura de cerveza.

  • La vitamina C se puede conseguir en los cítricos, vegetales y verduras frescas.

  • La vitamina A en huevos, espinacas, leche materna y en el calostro de la vaca.

  • El potasio en el tomate, cambur, la patata, el aguacate y las nueces.

Tomates rojos maduros, cereza y pimiento picante, Productos ecológicos frescos, alimentos ecológicos puros. Bodegón rural - nueva cosecha de hortalizas. Ingredientes naturales

  • El magnesio en granos, semillas y vegetales.

  • El zinc en carnes, mariscos, huevos, cereales, semillas.

  • Los productos lácteos, legumbres y  frutos secos proveen de calcio.

  • Por su lado, el hierro se encuentra en las carnes rojas, pescados, almejas, legumbres y cereales integrales.

  • El fósforo lo tienen los cereales, pescado y carnes.

Cuando por la razón que fuere no se puede tener un aporte nutricional vía dieta balanceada, se recomienda, previa consulta médica, la suplementación con algún multivitamínico como MetaMente, para garantizar que el cerebro siempre tenga su aporte energético.

Suplementos herbales y caseros para la salud mental

Desde hace algún tiempo existen algunos elementos nutricionales que han dado beneficios al cerebro en general.

El aceite de Krill Antártico, por ejemplo, un aceite marino al cual se le atribuye que mejora la capacidad de aprendizaje ayudando a la comunicación neuronal por su contenido de ácidos grasos omega 3.

A la vitamina acetil L-Carnitina también se le atribuye la capacidad para reforzar la memoria, estabilizar el sistema nervioso y aumentar la concentración.

El Ginkgo Biloba se recomienda para aumentar la irrigación cerebral y así aportar oxígeno y nutrientes al cerebro mejorando la capacidad cognitiva.

En materia de la salud mental, ha habido un cúmulo de información que se ha ido creando de generación en generación, dando origen a una serie de recetas caseras que aseguran aportar beneficios al cerebro y a su capacidad cognitiva.

En este sentido se puede mencionar:

  • Té verde: Se considera un poderoso antioxidante que favorece a la memoria y la concentración.

  • La linaza: La cual es rica en ácido graso omega 3.

Semillas de linaza en una cuchara y cuenco de vidrio y aceite de linaza en una jarra de vidrio en mesa de madera.

  • Planta del Ginkgo Biloba: Antes de conocerse como un suplemento ya era utilizado por comunidades donde crece esta hierba por sus beneficios al cuerpo en general y al cerebro particularmente.

  • Infusión de Salvia: Evita la oxidación de las grasas en el sistema nervioso.

  • Ginseng: Ayuda a incrementar la irrigación sanguínea en el cerebro aportando mayor cantidad de oxígeno y nutrientes.

Siempre se debe consultar con un médico antes de consumir cualquier producto o hierbas, por los efecto secundarios o posibles interacciones con medicamentos.

¡Alerta! Que el cerebro no se quede sin nutrientes

El cuerpo humano puede reaccionar ante la falta de nutrientes de diferentes maneras, dando señales oportunas de que algo no va bien; pueden ser desde algunos síntomas sutiles a otros muy marcados, dependiendo de la gravedad del déficit nutricional.

Entre esos signos se pueden señalar:

  • Estar permanentemente cansado, sin ánimos y apatía o estar muy somnoliento.

  • Tener uñas quebradizas, alopecia parcial, dolor en los músculos, piel de poco aspecto sano bien por su textura o color, etc.

  • Cuando las cicatrices tardan en sanar o se presentan encías inflamadas y hematomas en el cuerpo.

  • Reiterada presencia de infecciones.

  • Aparición, así sea de manera esporádica, de muchas llagas en la boca.

Independientemente de los síntomas, una persona debe saber que si no se está alimentando bien y no lleva hábitos de vida saludable, va a presentar un déficit nutricional que más temprano que tarde le llevará a algún tipo de enfermedad.

Siempre es aconsejable, ante cualquier síntoma fuera de lo normal, acudir con el médico para que a través de un análisis, se pueda determinar los niveles de los micronutrientes y así establecer los mecanismos para subsanar la situación a tiempo y que no se haga crónica.

Seguramente, de presentar la falta de algún o varios nutrientes se le indicará una dieta balanceada y algún suplemento multivitamínico como  MetaMente, si no se presenta alguna otra condición o enfermedad que complique la situación.

Consideraciones de cuidado con los multivitamínicos

Los nutrientes requeridos para el buen funcionamiento del cerebro y con ello  tener buena memoria y mejor concentración, son de una gran variedad.

Los micronutrientes actúan de manera directa o indirecta y se encuentran en los alimentos pero que por algún motivo pueden ser adquiridos de un buen suplemento vitamínico como el MetaMente.

Existen algunas condiciones o enfermedades que requieren ser suplementadas, bien porque requieran aumentar los niveles o se imposibilita la absorción correcta de los nutrientes de manera natural. Entre algunos casos se indican:

  • Una anemia perniciosa.

  • Enfermedades intestinales que impiden la absorción de nutrientes.

  • Las personas de mediana edad o adulto mayores, podrían requerir complementar la alimentación con un suplemento.

  • Degeneración muscular o enfermedades de los huesos.

  • Enfermedades como la diabetes.

  • Los grupos de riesgo, como los niños, embarazadas, ancianos y personas adictas a drogas.

Siempre consultar con un médico o nutricionista para establecer la necesidad o no de suplementar, y el tipo y cantidades a consumir. Se debe saber que puede haber efectos secundarios o interacciones con medicamentos que se estén tomando al momento.

  • Náusea y vómitos.

  • Dolor de cabeza.

  • Desarreglos en la menstruación.

  • Palpitaciones.

  • Problemas digestivos.

  • Urticaria.

  • Alteración del sueño.

  • Cálculos renales.

  • Fatiga.

  • Mal sabor en la boca.

Ante cualquier síntoma se debe dejar de consumir y consultar con el médico, para establecer estrategias cambiando de producto, bajar la dosis o buscar otra alternativa.

Hay que estar atentos al tomar suplementos nutricionales porque pueden existir interacciones con algún medicamento que se esté tomando, entre muchos casos se nombran:

  • El suplemento de calcio puede interactuar con los antibióticos, antihipertensivos, medicamentos para la osteoporosis y tiroides, afectando la eficacia de éstos.

  • El calcio con medicamentos para el corazón puede incrementar el efecto del mismo.

  • La vitamina D  puede interactuar con ciertos antihipertensivos y reducir su eficacia y con otros incrementar el riesgo de efectos secundarios.

  • El aceite de pescado puede reducir la eficacia de medicamentos contra el cáncer y con antihipertensivos y anticoagulantes, incrementar el efectos de estos.

En general un suplemento puede intensificar o disminuir el efecto de un medicamento, aumentando o disminuyendo la absorción, metabolismo o excreción de algún tipo de ellos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *