Niño sin apetito para comer, se encuentra triste

Vitaminas para niños que no comen, aliadas de los padres

Vitaminas para niños que no comen, aliadas de los padres

Última actualización: 16-03-2019. Equipo Nutricioni

Un dolor de cabeza frecuente en los padres es saber que  vitaminas suministrar a niños que no quieren comer.

Los padres pueden tener la experiencia desagradable de tener episodios con niños que no quieren comer, esto puede volverse la escena de una película de terror.

Como padre se pueden  experimentar emociones, a veces incontrolables, haciendo que el momento de la comida sea toda una batalla campal.

Los niños pueden llegar a gritar, llorar, pegar, tener sus famosas pataletas y transformar ese tiempo que debe ser de compartir y alegría en algo indeseable.Todo esto puede desesperar a los padres generando dolores de cabeza, migraña e incluso estrés.

Lo más grave es que los niños que no desean comer tienen deficiencias de vitaminas, lo que hace su cuerpo más débil y propenso a enfermedades.

Los alimentos son el medio por el cual nuestro organismo se fortalece, y aun más en los primeros años de vida.

Cuando ves a un adulto débil, o enfermándose con mucha frecuencia y haces unas cuantas preguntas, te das cuenta  de forma rápida que sus hábitos para comer no son los adecuados.

Seguramente come pocos vegetales y frutas, y de hacerlo los consume fritos o con grandes cantidades de azúcar y carbohidratos de absorción rápida.

Si solo investigas un poco más te darás cuenta que esta conducta errática a la hora de alimentarse no es algo nuevo, comenzó en la infancia y  no se corrigió en el momento adecuado.

Sin embargo no es tarde para habituar al adulto a alimentarse correctamente, solo requiere un poco más de esfuerzo y mayor voluntad.

¿Qué razones llevan a un niño a no comer o a comer poco?

La razón más recurrente por la que los padres asisten a la consulta del pediatra es la manifestación de los niños de no querer comer. Esto puede convertirse en un problema que afecta todo el entorno familiar.

Para saber el motivo de esta situación se deben aclarar ciertos términos los cuales pueden prevenir la inapetencia, que es como se denomina a esta situación de no deseos de comer.

El hambre es una necesidad, es decir es un sentimiento desagradable que no se puede aplazar, el apetito es un sentimiento de deseo agradable y placentero.

Estas son algunas de las razones por las que puede aparecer la inapetencia:

  • En el momento que se desacelera el crecimiento lo que sucede al finalizar el primer año de vida, se nota por que el niño come menos cantidad de alimentos.
  • Cuando existe alguna enfermedad o en cuando comienza el crecimiento de los dientes, o alguna afección en la garganta o boca que pueda llegar a molestar.
  • Las condiciones emocionales también pueden afectar el apetito de los niños, cuando estos se deprimen, tienen ansiedad, tristeza o rabia.
  • Por lo general los lactantes sienten algún temor a probar un alimento nuevo.
  • Cuando la dieta se vuelve aburrida al repetir con frecuencia los mismos alimentos, o la misma forma de presentar la comida al niño.
  • Cuando el niño nota demasiada cantidad de comida en su plato puede perder las ganas de comer, recuerda que la ración de un niño no es igual a la de un adulto.

Cuando esto sucede es posible que exista un déficit importante en las vitaminas que el niño necesita,  por ello VicMujer  puede mejorar su condición física al aportar estas vitaminas que le puedan hacer falta.  

Sin embargo se recomienda siempre consultar al pediatra antes de suministrar cualquier suplemento alimenticio a un niño.

Vitaminas y minerales para tener niños saludables

Alimentos y medicinas alternativas para estimular el sistema inmunológico, alto contenido de vitaminas, antioxidantes y minerales.

Los niños requieren vitaminas y minerales para su desarrollo y crecimiento, los más importantes son:

  • Calcio: estimula el desarrollo de huesos y dientes, estimula la función del sistema nervioso y muscular, permite transformar los alimentos en energía.
  • Ácidos grasos esenciales: regulan el sistema nervioso, ayudan al corazón haciéndolo fuerte, mejoran las defensas. Son necesarios para la salud del cerebro.
  • Hierro: es el encargado de fabricar la hemoglobina que da color a la sangre, permite transportar el oxígeno a cada célula del cuerpo.
  • Magnesio: su principal función es mantener el ritmo cardíaco y huesos saludables, además protege el sistema defensivo o inmunológico.
  • Potasio: trabaja en equipo con el sodio para equilibrar los fluidos del cuerpo produciendo una buena presión sanguínea, reduce el riesgo de osteoporosis y piedras en los riñones.
  • Vitamina A: produce el desarrollo correcto de la visión, protege al organismo de infecciones y fomenta el crecimiento de tejidos como el cabello piel  uñas.
  • Vitamina C: responsable de reparar los glóbulos rojos de la sangre, mantiene las encías sanas, previene las infecciones y virus, permite absorber el hierro de los alimentos.
  • Vitamina D: permite que el organismo asimile los minerales igual al calcio, ayuda a producir la insulina y estimula el crecimiento celular.
  • Vitamina E: reduce la producción de los radicales libres principal fuente de daños celulares, previene la aparición de cáncer o células cancerígenas. Ayuda a la realización de los procesos metabólicos.
  • Zinc: es necesario para más de 70 enzimas que ayudan al correcto proceso digestivo, además de estimular los procesos metabólicos.

Cuando estas vitaminas no se consumen en suficiente cantidad pueden aparecer enfermedades graves.

Para evitar esto VicMujer es una excelente opción, ya que al contener vitaminas naturales compensa esta disminución.

¿Qué cantidad de cada vitamina deben consumir los niños?

A continuación listamos la cantidad promedio que recomiendan los pediatras, son valores referenciales, pueden cambiar según la necesidad de cada infante, además se pueden distribuir en varios días o semanas.

  • Calcio: niños entre 1 y 3 años 700 miligramos (mg) diarios y entre 4 a 8 años 1000 mg/d.
  • Ácidos grasos esenciales: 1 a 3 años 7 gramos de omega 6 y 0,7 gramos de omega 3 diarios, entre los 4 y 8 años el consumo de omega 6 es de 10 gramos y 0,9 gramos de omega 3.
  • Hierro: para niños de 1 a 3 años se sugiere 7 mg/d, menores de 4 a 8 años 10 mg/d.
  • Vitamina A: su consumo se mide en unidades internacionales (UI); si el niño tiene de 1 a 3 años debe consumir 1.000 UI o 300 microgramos, a partir de los 4 años 1.333 UI o 400 mcg/d.
  • Magnesio: se deben consumir de la siguiente manera; entre 1 a 3 años 80 mg/d; 4 a 8 años 130 mg/d.
  • El Potasio: 3.000 mg/d para niños entre 1 y 3 años, durante los 4 y 8 años 3.800 mg/d.
  • Vitamina C: consumir 15 mg/d si la edad es entre 1 y 3 años, así mismo entre los 4 y 8 años es necesario que se consuma 25 mg/diarios.
  • Vitamina D: los bebes hasta el año de edad necesitan 400 UI y a partir del año pueden consumir 600 UI.
  • Vitamina E: de 1 a 3 años 6 mg/d de 4 a 8 años 7 mg/d.
  • Zinc: se sugiere de 1 a 3 años consumir 3 mg/d y 4 a 8 años 5 mg/d.

VicMujer es un producto natural que contiene las vitaminas y minerales necesarios para completar la nutrición diaria.

Más acerca de las vitaminas para los niños que comen poco

Además de los datos anteriores debes conocer algunos información esencial sobre las vitaminas para los niños; esto te ayudará a aclarar dudas.

  • Los ácidos grasos esenciales no se producen en el organismo de manera natural por lo que su obtención se hace a través de la alimentación.

Estos ácidos se dividen en dos grupos los llamados omega-6 o ácidos linoleicos y omega-3 o ácidos alfa-linolénicos.

En los dos casos son grasas poliinsaturadas que ayudan a reducir el colesterol, reducen la inflamación y mantienen sano el corazón.

  • La vitamina D o vitamina solar, se genera en el cuerpo cuando este es expuesto al sol, aunque cada organismo tiene requerimientos diferentes de vitaminas; de 5 a 30 minutos de exposición ayudarán a tu cuerpo.

Esta exposición debe realizarse entre las 6:00 am y las 9:00 am por lo menos dos veces a la semana, cuando se haga se puede usar protector solar para evitar daños en la piel.

El protector solar permite que la piel absorba los rayos solares suficientes para la producción de vitamina D.

  • La vitamina C es de las más conocidas y se encuentra en muchos alimentos como frutas y vegetales, por lo que su deficiencia es poco frecuente.

Sin embargo puede presentarse en niños que no ingieren sus vegetales y frutas, o que se exponen al humo de cigarrillos.

  • El hierro localizado en alimentos de fuente animal, como en las carnes o pescados son fácilmente absorbidos por el organismo

Este se encuentra de igual manera en frutas y vegetales pero su asimilación no es fácil, por tanto se debe acompañar la alimentación con elementos que contengan vitamina C.

Si el niño come pocas cantidades, o tiene una dieta  vegana o vegetariana, es imprescindible que incremente su consumo de hierro para eludir la anemia.

¿Existe el exceso de vitaminas para un niño?

Seguramente habrás escuchado con frecuencia que los excesos son malos, pero ¿se puede consumir exceso de vitaminas? ¿esto es un mito o una realidad?

Sobre la alimentación de los niños es necesario tener la información y poder ejecutarla de forma sencilla.

Cuando se tiene un alto nivel de calcio en la sangre se puede padecer de hipercalcemia, esta es una condición que genera otras afecciones graves como piedras en los riñones.

En el caso de los ácidos grasos esenciales no existe el riesgo de consumir demasiado, pero está el riesgo que representan los aceites o grasas hidrogenadas, o aceites comerciales.

Las margarinas, papas fritas, galletas, comidas chatarras son ejemplos de alimentos con altos contenidos de grasas malas.

Para evitar este excedente solo debes eliminar las grasas trans o grasas procesadas, este tipo puede provocar el aumento de riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y afecciones coronarias.

El hierro es un mineral que puede volverse tóxico pero si el niño consume exceso de alimentos que sean fortificados, no existe el peligro de su aumento.

El magnesio es una vitamina de la cual es improbable que se consume en demasía, a excepción de la utilización de suplementos alimenticios. Estos pueden generar cólicos estomacales o diarreas, sin embargo cuando se suspende la ingesta de estos suplementos la situación se corrige de forma rápida.

La vitamina C se disuelve en agua por lo que el exceso de esta se elimina en la orina, su exceso puede producir gastritis, diarreas o piedras en los riñones, pero si estos hacen bien su función es poco probable que exista un riesgo de tener exceso o incremento de vitamina C.

¿Dónde puedo obtener vitaminas para el niño que come poco?

Existe una  amplia lista de lo que los niños pueden consumir garantizando así su salud.

  • El Zinc: se encuentra en carne de res, carne de cerdo, frijoles, almendras tostadas, avenas, cereales queso ricota, carne de aves, garbanzos, lentejas, leche, germen de trigo.
  • La vitamina E:  la consigues en los frutos secos, almendras, maní, avellanas, entre otros, aceite de girasol, frutas como el kiwi y el mango  o en vegetales en especial las espinacas y el brócoli.
  • El calcio: se concentra en los productos lácteos y sus derivados como el queso y el yogur, jugos de naranja, pan integral y las bebidas de soja.
  • Entre las fuentes de ácidos grasos esenciales se ubican: la linaza, las semillas de lino, nueces, el aceite de soja, el salmón, el  huevo, la col rizada y los alimentos fortificados con omega 3.
  • El Hierro: es la vitamina que más abunda en los alimentos como cereales, frijoles, lentejas, granos, avena, carnes de res, pescados, pan, trigo, uvas pasas y espinacas.
  • EL magnesio: se ubica de manera importante en los frutos secos, los vegetales sobre todo los de hojas muy verdes, los granos enteros como el arroz o el trigo, el aguacate y el aceite de coco.
  • Las frutas secas, ciruelas pasos, uvas pasas, jugo de tomate, la papa, frijoles blancos, semillas de girasol, melón, dátiles y sandías son una excelente fuente de potasio.
  • La vitamina A: se encuentra en la zanahoria, espinacas, calabaza o auyama, pimientos rojos, brócoli, mango, melón, albaricoques, papaya o lechosa, duraznos y quesos bajos en sal.
  • La vitamina C: se encuentra en las frutas de colores vivos como la naranja, el pimiento la lechosa o papaya, guayaba, mandarinas, kiwi, mango, toronja, melón, fresas, tomates, bananas.

Hábitos saludables en etapa preescolar

Los hábitos y rutinas de salud se enseñan desde los primeros años de vida, estas son las que acompañarán al individuo durante toda su vida.

Para ayudar comer a los niños debemos integrar a sus comidas colores y sabores diferentes pero no muy fuertes, por ejemplo no intentes darles frutos secos enteros ya que se pueden atragantar.

Prepara una ricas panquecas y agrégale frutos secos molidos hasta que se acostumbren a su sabor.

Ellos aprenden con el ejemplo, siempre que se pueda intenta que toda la familia coma en la misma mesa y que vean en los platos de todos, vegetales.

No coloques cantidades exageradas de comida en sus  platos ya que enseguida sentirán rechazo.

Evita los gritos las amenazas al momento de comer. Para evitar que el momento de la alimentación se convierta en una batalla, debes prepararte, conocer y aplicar estos conocimientos de forma inteligente.

El papá más brillante no es aquel que estudió más, ni el que más título o propiedades tiene, es aquel que es capaz de persuadir a sus hijos sin chantajes, ni amenazas o manipulaciones.

Aplicando un poco de astucia y mucho amor por los hijos, se logran muchas más cosas positivas, que aplicando fuerza o amenazas.

Evita las chucherías entre comidas, agrégale frutas cortadas de diferentes formas, por ejemplo en navidad usa cortadora de galletas para dar formas como un árbol, o galletas de jengibre.

En el momento de la comida evita el uso de televisión, vídeo juegos o juguetes, estos solo crean la distracción de los niño y no se concentran en comer.

Apóyate en tu pediatra, en la maestra, en la familia y en VicMujer para lograr que todos los componentes del grupo familiar se mantengan sanos y bien nutridos

Puedes involucrar a los niños  en la preparación de los alimentos siempre que lo permita la edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *