Hombre joven musculoso cargando pesas de vitaminas

Vitaminas para hombres: ¡Incrementa tu fuerza y vigor!

Vitaminas para hombres: ¡Incrementa tu fuerza y vigor!

Última actualización: 29-09-2018. Equipo Nutricioni

Para llevar una vida saludable es esencial ingerir vitaminas, minerales y demás nutrientes, en las cantidades requeridas por nuestro organismo de acuerdo con nuestra edad, nuestra condición física, el tipo de trabajo que desempeñamos, pero también dependiendo de si somos hombre o mujer.

En el caso de los hombres la ingesta de vitaminas, por lo general, está orientada a aumentar la masa muscular, fortalecer el sistema inmune, tener energía para afrontar largos días de trabajo y exigentes rutinas de ejercicios, sin dejar de lado el aspecto de la potencia sexual.

En los caballeros es muy importante mantener un ritmo de vida saludable, enérgico y dinámico.

Las vitaminas y demás nutrientes deben suministrarse sobre la base de una dieta bien planificada, evitando que el organismo deje de recibir en algún momento los recursos necesarios para mantenerse adecuadamente.

Los requerimientos vitamínicos, en el caso de los hombres, van a depender de factores o circunstancias específicas que desarrollaremos a continuación.

Hombres con problemas de artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla es también conocida como osteoartritis. Esta enfermedad es de carácter crónico y suele dañar de forma degenerativa los cartílagos de la rodilla, generando con ello fricción entre los huesos, causando un dolor punzante y persistente en la persona.

Este tipo de enfermedad suele afectar el ritmo de vida de quienes la padecen, por lo que es necesario tratarle de forma adecuada. Los fisioterapeutas aconsejan en estos casos cumplir con  una dieta balanceada para así mantener un peso correcto, uso del frío y calor, dormir en superficies planas, entre otras opciones.

Lo cierto es que las vitaminas pueden ayudar a la persona que adolece de este tipo de mal (problemas de rodillas) a mitigar sus efectos y síntomas, por esta razón es necesario conocer los beneficios que nos brindan.

La vitamina B6. Esta vitamina genera importantes nutrientes que ayudan al buen funcionamiento de las articulaciones, debido a que proporciona protección contra los radicales libres.

Estos radicales libres suelen propagarse por medio de ciertos procesos metabólicos en el organismo, llegando a afectar el cartílago articular y acelerando su proceso de descomposición.

Vitamina C. En el caso de esta enfermedad degenerativa articular, la vitamina C es un excelente antiinflamatorio, antidegenerativo y añadido a esto ayuda en el proceso de crecimiento de la estructura ósea y su formación de forma adecuada.

A su vez aminora el tiempo de la pérdida de tejidos blandos en los cartílagos que conectan a los huesos. Esta se puede encontrar en la gran gama de frutos cítricos que van desde: naranjas, limones y pomelos.

En otras variedades de frutas como arándanos, fresas; también en pimientos rojos y verdes, brócolis, perejil, coles de bruselas, entre otros, que deben consumirse crudos e inmediatamente después de ser cortados.

Vitaminas para hombres activos

Ya sea que se encuentren haciendo pesas en un gimnasio, escalando una montaña, trotando para definir su cuerpo, nada de esto tendrá un buen resultado si no se emplean correctamente las fuentes de vitaminas especializadas, para optimizar los resultados que se desprenden de la ejecución de estas rutinas.

Mayormente nos preocupamos por los resultados, pero no prestamos atención muchas veces a lo que nos ayudaría a concretar satisfactoriamente las metas trazadas.

Ahora bien, es necesario considerar que al llevar nuestro organismo hasta los límites de su desempeño este va a hacer uso de los recursos existentes en él, si estos no son restablecidos debidamente nuestro cuerpo los seguirá buscando dentro de sí hasta agotar todas las reservas, por ende, es necesario suplirlas de forma correcta.

Las vitaminas especializadas para que nuestro tiempo sea de provecho en un ciento por ciento son las del grupo del complejo B.

Vitamina B1 o tiamina. Nos ayuda a generar la energía necesaria para llevar a cabo con mayor rendimiento las distintas tareas que conlleven a nuestro cuerpo a un mayor esfuerzo físico del acostumbrado. Esto es debido a que suele convertir los hidratos de carbono en energía pura para las células.

Vitamina B2 o riboflavina. Ofrece una gran variedad de beneficios para nuestro organismo, entre ellos está el de quemar grasa, esto es de gran beneficio al momento de procurar una masa muscular magra, generando así una definición del músculo atractiva.

Vitamina B3 o niacina. Es necesaria para eliminar los excesos recurrentes en nuestro organismo. Transforma en energía los azúcares presentes en el torrente sanguíneo, ya que ayuda a metabolizar la glucosa, la grasa y el alcohol. Esto puede traducirse en que las oportunidades de presentar fatiga a la hora de la acción física son casi nulas (claro está, esto se logra con una dieta adecuada).

Vitamina B5 o ácido pantoténico. Ayuda en la metabolización de ácidos grasos e hidratos de carbono, es un agente sintetizador de testosterona en el organismo. Es de señalar que la testosterona ayuda en el aumento de los niveles de la sangre, y que suele tener un efecto anabólico. Esto colabora en la formación muscular incrementando la formación de proteínas que actúan en el proceso hipertrófico.

Vitamina B6 o piridoxina. Coopera en la sintetización de neurotransmisores y hemoglobina, a parte, es necesaria para metabolizar grasas.

Vitamina B7 o biotina. Ayuda en el proceso de metabolización de las grasas.

Vitamina B9 o ácido fólico. Es un recurso necesario para las personas con un estilo de vida dinámico. Es la responsable de la regeneración celular. El ácido fólico es muy recomendable para los atletas debido a que ayuda a evitar episodios de problemas cardíacos. Es de señalar que el ácido fólico es una forma sistémica de la vitamina, mientras que el folato puede encontrarse de forma natural en los alimentos.

Vitamina B12 o cobalamina. Ayuda en el metabolismo y en la síntesis de proteínas. Dentro de sus beneficios para los hombres deportistas está que ayuda a generar glóbulos rojos, transforma los ácidos grasos en energía en la producción de materia genética.

Dentro de sus ventajas se debe indicar que ayuda a mantener la energía muscular, mejorando con ello el desempeño dentro de la o las rutinas de ejercicio que se puedan hacer, independientemente de su estilo.

La fatiga y el cansancio son enemigos de la vida activa de una persona, la cobalamina nos ayuda a mantenernos con vigor.

Los especialistas recomiendan el consumo de las  vitaminas A, C, E y el resto del complejo B, para así garantizar una mejor absorción de la vitamina B12, ya sea por medio de alimentos o suplementos alimenticios que las contengan.

En el caso de la vitamina B12 o cobalamina esta solo suele encontrarse en productos cárnicos o vísceras.

Es notable que con el pasar de los años nuestro cuerpo ya no responde de la misma forma, con la edad viene  tanto la pérdida del vigor como el debilitamiento de nuestro organismo.

Los músculos comienzan a desmejorar, nuestros sentidos, en especial el de la vista, se degeneran en el comienzo de la etapa de adultez, e incluso nuestro sistema óseo suele afectarse también.

Es por ello que debemos prestarle mayor atención y tratar de proporcionarle todo lo necesario para evitar significativamente las acometidas que vienen con la edad avanzada.

Vitaminas para la edad avanzada

Nos referimos a una edad avanzada con aquella conocida como tercera edad o senectud.

Ahora bien, como ya hemos desarrollado, esta es una etapa de especial cuidado en la que se debe mantener en orden y bajo control nuestra salud. Para ello podemos recurrir al desarrollo de una dieta alimenticia que nos proporcione adecuadamente las vitaminas vitales para esta etapa de vida.

Por esta razón comenzaremos el desarrollo de esta interrogante con los aportes que puede proporcionar la vitamina A.

La vitamina A. Dentro de su impacto positivo para los hombres que empiezan a transitar por el período de la tercera edad, se encuentra el fortalecimiento de la estructura ósea, ayudando con ello a evitar enfermedades como la osteoporosis, la osteogénesis, huesos frágiles y quebradizos, entre otras más.

Esta vitamina ayuda a disminuir de manera considerable la caída del cabello, fortalece el sistema inmunológico y estimula la producción de testosterona.

Con la vejez se pueden desarrollar enfermedades oftalmológicas como lo puede ser la degeneración macular, regularmente conocida como cataratas, la vitamina A junto a la vitamina C pueden ayudar a evitar la manifestación de esta afección en las personas.

Otra buena opción a considerar es la vitamina C. En la tercera edad la mayoría de las personas pueden presentar deficiencias en el sistema inmunológico, por lo que pueden estar más propensos a sufrir de infecciones respiratorias. Se recomienda el consumo de cítricos como método de prevención de enfermedades contagiosas como la gripe y otras patologías afines.

La vitamina C ayuda al fortalecimiento de los huesos, dientes y encías, favorece a la absorción del hierro, reparación de los tejidos e interfiere a su vez en la producción del colágeno.

La vitamina B6 y B12. Para mitigar o prevenir el Alzheimer debido a que ayudan a reducir y a controlar los niveles de la sustancia conocido como homocisteína, esta suele ser relacionada con el desarrollo de enfermedades de demencias, en especial la de Alzheimer.

Los diversos especialistas y estudiosos en este tipo de situaciones han llegado a concluir que ciertamente existe un estrecho vínculo entre el deterioro cognitivo y la homocisteína.

La vitamina D en la vejez. La vitamina D ayuda a prevenir la osteoporosis ya que permite fijar el calcio en los huesos, favorece a su vez la absorción del calcio en el intestino y por último cabe señalar que disminuye la expulsión de calcio por la orina.

Como un dato extra acerca de la osteoporosis en la tercera edad, esta enfermedad puede desarrollarse porque las personas en senectud optan por evitar a toda costa los rayos del sol trayendo como consecuencia un déficit de vitamina D, en la ancianidad la piel según explican algunos especialistas suele producir cuatro veces menos cantidad de vitamina D.

Ciertamente los componentes vitamínicos son de vital importancia en todo el transcurso de la vida, y debemos considerarlos siempre, sobre todo en los momentos en donde podemos llegar a ser más vulnerables.

Son muchas las sintomatologías que se pueden presentar mediante el proceso de envejecimiento de la personas, lo bueno es que lo que nos sirve estando jóvenes, también tiene su rango de acción dependiendo de para que se amerite su uso en las etapas siguientes de vida.

Sin importar lo que hagamos o la edad que tengamos, siempre dependeremos de los beneficios que nos aportan las distintas vitaminas. Si bien puede ser que en nuestros días de esplendor y fortaleza no presentemos mayores problemas por déficit vitamínicos, estos son los que suelen pasar factura con el avance del tiempo.

Por eso es necesario estar bajo control especializado, para así poder prevenir desde muy temprano posibles estados de enfermedades futuras.

Vida y dieta balanceadas

Hay que tomar en cuenta que las vitaminas en conjunto, ayudan en la prevención de estados de insuficiencias específicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reiterado la importancia del balance adecuado que debe estar presente en la dieta alimentaria, porque de ello depende el ingreso óptimo de calorías (energía) y nutrientes (vitaminas) al organismo.

Para cerrar este artículo dirigido a orientar sobre las mejores vitaminas para los hombres, daremos una breve guía sobre los alimentos y nutrientes provistos por la naturaleza.

Los alimentos suministran carbohidratos, grasas y proteínas, y proporcionan aminoácidos, minerales y vitaminas.

Carbohidratos. Los carbohidratos son biomoléculas llamadas hidratos de carbono, glúcidos y azúcares. Estos ayudan al aumento de la glucosa en la sangre. Su función general es el de ayudar en el almacenamiento y obtención de energía suficiente para garantizar un mejor desempeño del organismo. Estos se encuentran en frutas, granos, verduras y productos lácteos.

Grasas. Forman parte de nuestra dieta, pertenecen al grupo de los lípidos y vienen en presentación líquida o sólida, cabe destacar que existen grupos de grasas que pueden perjudicar e impactar de forma considerable al cuerpo, trayendo secuelas a corto, mediano o largo plazo. Es por ello que se deben escoger minuciosamente los tipos de grasas que se añaden a la dieta.

Proteínas. Pueden clasificarse en proteínas simples, conjugadas y derivadas. Las simples son formadas por los derivados de los aminoácidos, las conjugadas se forman de diversas sustancias que acompañan a los aminoácidos y las proteínas derivadas son esas sustancias formadas por el desdoblamiento de las otras anteriores.

Se encuentran compuestas por carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, y en su gran mayoría pueden estar compuestas también de azufre.

Aminoácidos. Se encuentran presentes en todos los procesos metabólicos; a su vez los aminoácidos se constituyen como la base para las proteínas presentes en los procesos biológicos del cuerpo.

Su función se destaca en el de transportar correctamente los nutrientes, a su vez perfecciona el almacenamiento de las grasas o lípidos, agua, carbohidratos, proteínas y vitaminas.

Minerales. Se dividen en macroelementos, microelementos y oligoelementos. Son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, son considerados como una sustancia o elemento natural que representa del 4 al 5 por ciento del peso corporal de una persona.

Estos minerales son de vital importancia en la formación de tejidos y síntesis de hormonas. Estos elementos conforman el 99 por ciento de la estructura del cuerpo.

Vitaminas. Las vitaminas son sustancias que se encuentran conformadas por distintas clases de elementos presentes dentro del ámbito natural, estas proporcionan al organismo una infinidad de beneficios que ayudan al fortalecimiento y desempeño en las personas.

Sus elementos están especializados para ocuparse de las distintas áreas de acción dentro del cuerpo, es decir, abordan específicamente las necesidades que puedan presentarse, ya sea en la estructura ósea del cuerpo, órganos, desempeño cognitivo e incluso se encarga de los elementos externos como la piel, cabello, uñas, entre otros.

La OMS y la FAO definen las vitaminas como “sustancias orgánicas que el organismo necesita en cantidades pequeñas, pero que no puede producir por sí mismo”.

Así como un edificio depende de grandes o pequeños elementos para ser construido y permanecer sólido en su tiempo de utilidad, el ser humano depende también de pequeños, medianos y grandes recursos para vivir al ciento por ciento.

Las vitaminas que puede requerir una persona varían según algunos aspectos como la edad, sexo, estilo de vida. Todo está en concienciar y seguir las reglas primordiales de vida. Comer bien, es vivir bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *