Mujer embarazada con medidor de naranja y glucosa fresca con resultado de nivel de azúcar de medición, concepto de diabetes durante el embarazo

Vitaminas necesarias durante el embarazo: para ti y el bebé

Vitaminas necesarias durante el embarazo: para ti y el bebé

Última actualización: 07-02-2019. Equipo Nutricioni

Vivir y disfrutar cada etapa del embarazo es el sueño de toda mujer. Para gozar de esa etapa de forma sana y feliz, es importante conocer qué vitaminas son necesarias. Y cómo mantener una dieta equilibrada y nutritiva para que el embarazo transcurra felizmente y el bebé se desarrolle correctamente.

Conocidas como vitaminas prenatales, deben ser tomadas a diario todo el tiempo que dura el embarazo. Las vitaminas prenatales ayudan en los procesos internos que se dan en el cuerpo de la mujer para formar al bebé.

Lo primero que se debe hacer al sospechar que se está embarazada es acudir a la consulta médica. El doctor enviará a hacer las pruebas necesarias y recomendará algún suplemento vitamínico.

Mujer joven en consulta con una medico nutricional.

La mujer actual no espera quedar embarazada para preparar su cuerpo. Apenas empieza a planear tener un bebé recurre a control médico para descartar posibles deficiencias vitamínicas.

De manera que empieza meses antes a tomar vitaminas y minerales como VicMujer, para poner su cuerpo en el punto óptimo para el proceso que se avecina.  

Los complementos multivitamínicos son un aliado en el embarazo porque no sólo brindan los nutrientes que tú y tu bebé necesitan todos los días en las dosis correctas. Sino que también reduce las posibilidades de un parto prematuro o de que el bebé nazca con alguna complicación como peso bajo por ejemplo.

La dieta es importante y toda futura mamá debe preocuparse por comer balanceado e incluir en sus comidas todos los grupos alimenticios como;  carne, frutas, verduras, lácteos, vegetales y grasas.

Esta dieta se debe complementar para evitar que el cuerpo de la futura mamá se desgaste.

Vitaminas y minerales para las embarazadas y el bebé

Grupo B. Tener deficiencia de estas vitaminas como la B12 aumenta el riesgo de un bebé con problemas metabólicos. Ácido fólico (B9) es el más importante, debido a que ayuda a construir las células del futuro bebé.

Vitamina C. Aumenta la inmunidad de la embarazada.

Vitamina D. Su deficiencia ocasiona dificultad en el habla del futuro niño.

Calcio. Indispensable para la correcta formación de los huesos del bebé.

Yodo. Indispensable para que la tiroide funcione correctamente, que interviene en el crecimiento y desarrollo del bebé.

Magnesio.  Su deficiencia causa calambres en las piernas.

Hierro.  Esencial, ya que aumenta la producción de glóbulos rojos, lo que oxigena los órganos del cuerpo de la madre y los del bebé.

¿Qué contienen los suplementos nutricionales para embarazadas?

Ácido Fólico (vitamina B9). El más importante de todos porque gracias a él, el bebé logra desarrollarse completamente.

Hierro. Nutriente importante para la embarazada, aumenta la producción de glóbulos rojos. Ayuda a desarrollar los músculos en la madre y la formación del bebé.

Previene la anemia y reduce el riesgo de parto prematuro y peso bajo del bebé al nacer.

Calcio. Reduce el riesgo de hipertensión y preeclampsia en la mujer. Fortalece los dientes y huesos de mamá y bebé.

Yodo. Con el embarazo aumentan las necesidades de yodo. Es esencial en el funcionamiento de la tiroide, que a su vez interviene en el crecimiento y desarrollo del bebé.

Vitamina E. Ayuda en la formación de todos los tejidos y para el tono muscular de la madre.

Vitamina A: Vital para el desarrollo de la piel y mucosas del bebé. Se debe complementar con las vitaminas C y B para una absorción correcta.

Vitamina B2 o Riboflavina. Requerida por el organismo en el embarazo. Se obtiene energía a partir de las proteínas, grasas y los hidratos de carbono.   

Vitamina B6 o Piridoxina. Reduce las náuseas en el embarazo.

Vitamina B12. Debido a su deficiencia aumenta el riesgo de espina bífida y anencefalia en el bebé.

Vitamina C. Funciona como antioxidante natural y previene las infecciones. Ayuda a absorber el hierro. Es buena para madres con problemas de factor Rh.

Vitamina D. Vitamina liposoluble. Ayuda en la mineralización de los huesos. Su deficiencia está relacionado con la preeclampsia. Los compuestos más importantes para el desarrollo humano son D2 y D3.

Magnesio. El nivel de magnesio en las embarazadas disminuye. Durante la gestación interviene en generación y reparación de tejidos.

En la naturaleza encontramos plantas y hierbas que esconden secretos increíbles para tener un embarazo saludable y un desarrollo normal del bebé.

ilustración de mujer embarazada rodeada de las vitaminas que necesita con sus respectivos alimentos

La naturaleza es una fuente inagotable de salud y bienestar para la embarazada.

Son tantas las hierbas medicinales para aliviar molestias en el embarazo y lo mejor es que las podemos encontrar en VicMujer, ya listas en las mezclas y proporciones correctas para ayudarnos a prevenir dichas molestias.

Ácido fólico en el embarazo. Mamá y bebé   

Lo encontramos presente en los vegetales de color verde intenso como espinaca, brócoli, en las legumbres como las arvejas y en los cereales enriquecidos. La fruta más rica en ácido fólico es el aguacate.

La mujer antes del embarazo, y durante, debería consumir al menos 400 mcg de ácido fólico diariamente. Hay estudios que demuestran que reduce el riesgo de que el bebé nazca con defecto del tubo neural.

Las deformaciones congénitas (defecto del tubo neural), consiste en un desarrollo incompleto del cerebro y la médula espinal. Los defectos más comunes son:

  • Espina bífida. Defecto de nacimiento. La médula espinal del bebé y la columna vertebral no cierran completamente.
  • Anencefalia. Cuando un bebé nace con un cerebro subdesarrollado y cráneo incompleto.
  • Encefalocele. El cráneo no termina de cerrar por lo que el bebé presenta parte del encéfalo desplazado hacia la piel, a través de una abertura del cráneo.  

Estas deformaciones ocurren en los primeros 28 días del embarazo. Por eso es tan importante que toda mujer en edad de procrear, así no esté planificando, debe tomar ácido fólico.

El ácido fólico es quizás la vitamina más importante para la embarazada, ya que esta vitamina ayuda a construir las células y la formación de tejidos del bebé. Además de evitar un tipo de anemia en la madre que se da en el embarazo.

El ácido fólico también previene la aparición de cáncer en la mujer y contrarresta la posibilidad que la futura madre sufra un ataque cerebral.

Los multivitamínicos prenatales no deberían reemplazar una dieta bien equilibrada. Sin embargo los alimentos fortificados no son suficientes para alcanzar los requerimientos mínimos diarios.

Por ello durante el embarazo la madre necesita VicMujer para alcanzar las dosis diarias recomendadas.

Deficiencias de vitaminas y complicaciones en el embarazo

La deficiencia de vitamina D. En el embarazo puede conllevar aparición de complicaciones graves como:

  • La preeclampsia (hipertensión arterial).
  • Diabetes gestacional.
  • Aborto durante las primeras semanas de embarazo.

La deficiencia de Hierro. Es una forma común de anemia. En el embarazo aumenta el riesgo de complicaciones como:

  • Parto prematuro.
  • Aborto involuntario.

La deficiencia de vitamina C. Está asociada a complicaciones  como:

  • Hipertensión con edema de las manos, los pies y la cara (preeclampsia).
  • Anemia.
  • Tener un bebé pequeño.

Vitamina B1. Su carencia ocasiona:

  • Depresión.
  • Fatiga.
  • Pérdida del apetito.
  • Irritabilidad.

La vitamina B1 es importante en el embarazo, no sólo porque favorece el crecimiento, sino también porque beneficia el estado de ánimo de la embarazada.

Toda mujer sueña con tener un embarazo perfecto y muchas logran tenerlo con algunas molestias que son comunes en la mujer embarazada.

Las complicaciones más comunes a las que se enfrenta la mujer embarazada va desde:

Aborto espontáneo. Este ocurre frecuentemente durante los primeros tres meses.

Preeclampsia. La señal más evidente es la hipertensión arterial y cantidades excesivas de proteínas en la orina.  

Estudios revelan que entre un 5% y un 8% de las embarazadas corren el riesgo de padecerla.

Diabetes gestacional. Tipo de diabetes asociada con el embarazo. Es una de las enfermedades más comunes durante la gestación.

Embarazo ectópico. El óvulo se fecunda fuera del útero, que hace que el embarazo sea inviable y hay que ponerle fin.

Placenta previa. La placenta se adhiere cerca o sobre el cuello uterino. Puede presentarse total, parcial o marginal. En la mayoría de los casos estos terminan en parto por cesaría.

Preeclampsia: síntomas y prevención

La preeclampsia sólo ocurre durante el embarazo. Esta condición afecta por lo menos al 8% de los embarazos. Condición que combina presión arterial elevada por encima de (140/90) y proteínas en la orina.

Esta condición se da porque la placenta no llega a desarrollarse por completo y crea hipertensión arterial en los vasos sanguíneos de la madre. Se presenta después del embarazo a partir de la semana 20.

Esta condición pone en riesgo tanto la salud de la madre como la del bebé. La gravedad depende en qué etapa se manifieste y la velocidad con la que avance.

Puede convertirse, en casos poco frecuentes, en una enfermedad mortal llamada eclampsia que puede dar lugar a estado de coma, parto prematuro o muerte de la madre o el bebé.

En su mayoría las mujeres con preeclampsia tienen bebés sanos, pero puede causar problemas graves en las mamás como: daños en los riñones, hígado y cerebro.

Los síntomas son difíciles de determinar, ya que se pueden confundir con las molestias comunes del embarazo.

  • Dolores de cabeza.
  • Visión borrosa.
  • Fatiga.
  • Náuseas/vómitos.
  • Dolor en la boca del estómago.
  • Orinar con poca frecuencia.
  • Incapacidad para tolerar la luz.
  • Retención de líquidos (hinchazón).
  • Hipertensión arterial.
  • Aumento de peso repentino.
  • Presencia de proteínas en la orina.
  • Confusión mental.
  • Convulsiones (eclampsia versión más grave de la enfermedad).

La preeclampsia no tiene tratamiento, la única solución es parir. Ya que la condición se debe a una anormalidad de la placenta.

Las causas de la preeclampsia no se conocen pero hay condiciones que hacen que tenga más probabilidades de padecerla.

Por ejemplo:

  • Primer embarazo.
  • Tuvo preeclampsia en un embarazo anterior.
  • Otra persona en su familia la ha padecido.
  • Presión arterial alta.
  • Diabetes.
  • Enfermedad renal.
  • Embarazo múltiple.
  • Más de 35 años.
  • Obesidad.
  • Es afroamericana.

 No hay forma de prevenir la preeclampsia porque no se conoce su causa. El control prenatal  será la clave para evitar las complicaciones.

Seguir las instrucciones del médico:

  • Dieta (comer poca sal, tomar suficiente agua, no comer mucho frito).
  • Evitar el alcohol.
  • Bebidas con cafeína.
  • Tomar los medicamentos  y suplementos prescritos.
  • Hacer ejercicios.

Plantas y hierbas para la embarazada

La historia de amor más bella comienza en el embarazo. Porque la mujer entrega su cuerpo y su corazón en la construcción de una nueva vida.

Las abuelas son conocedoras de todos los beneficios que aportan la hierbas a la mujer embarazada que necesita recuperarse de la pérdida de hierro, calcio y placentas débiles.

La naturaleza, es una fuente inagotable de bienestar. Una muestra de ello es VicMujer, que brinda a la embarazada todo lo que necesita en ese momento tan importante como la gestación.

La baya de saúco. Aumenta el sistema inmunológico.

La espirulina.  Excelente para conseguir que el hierro y las proteínas que necesitas están en los niveles óptimos.

El diente de león. Tiene vitaminas y minerales. Aumenta el apetito, alivia el estreñimiento y alivia la retención de líquidos durante el embarazo.

Cereza negra.  Su alto contenido de agua y fibra ayuda a hidratarse y mejorar el tránsito intestinal.

Arándano. Posee un alto contenido de vitamina C más alto que el de la naranja. Inhibe el desarrollo de bacterias en el tracto urinario y evita infecciones como la cistitis tan común en la mujer embarazada.

Fresa. Aporta fibra dietética proporciona una digestión saludable y es una rica fuente de vitamina C necesaria en el embarazo.

Frambuesa. Alimento imprescindible en el embarazo, fuente de antioxidantes, rica en vitamina C. Ayuda a fortalecer el útero.

Apio. Contenido alto de vitamina C, ácido fólico, rico en minerales como el magnesio y el calcio. También contiene triptófano aminoácido neurotransmisor de regular el sueño. Rica fuente de fibra.

Espinaca. Rica fuente de vitamina E, C, B y A, y diversas cantidades de minerales como calcio, fósforo y potasio.

Tomate. Fuente abundante de vitamina C, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y controla la hipertensión que afecta a las embarazadas.

Mujer, la mejor manera de vivir el embarazo

La maternidad no tiene porque limitar en ningún sentido la vida de la mujer.

Muchas mujeres profesionales, y no profesionales, trabajan hasta el último día de su embarazo. Hacen miles de tareas diarias, van al gimnasio y siguen con su rutina.

El embarazo no es una enfermedad. Todo lo contrario, es vida. Una vida que cambia que toma un nuevo rumbo, una vida que comienza.

El embarazo es principio de algo maravilloso, el milagro de la vida.

Quizás al principio te sientes un poco cansada, te cueste levantarte por las mañanas. Pero, descansa un poco y recuerda, que tu cuerpo está trabajando en la construcción de un ser humano. Esta etapa preciosa merece ser vivida en pleno.

La alimentación y los complementos nutricionales son importante para tener un embarazo sano y saludable para obtener las vitaminas y minerales que te llenarán de energía.

Aprovecha de comer muchas frutas y verduras, disfruta lo que comes. Aumenta la cantidad de veces que comes al dia.

Evita las grasas y las comidas azucaradas. Prefiere varias comidas ligeras y sanas a lo largo del día.

La regla básica es cuidarse, mimarse disfrutar de todo el proceso de gestación. No permitas que el embarazo te agobie, no tomes las molestias naturales del embarazo como una enfermedad, mantente positiva.

Si eres una mamá trabajadora, trata de tomar pequeños descansos para recargarte de energía. Pon atención a tu alimentación y no olvides tus vitaminas para tener un embarazo sano y felizmente tranquilo.

Haz algún tipo de ejercicio que te haga sentir bien y que sea beneficioso para ambos, toma aire, respira y relajate.  

Si es posible, quédate un día en la cama, duerme largo y tendido, ten sexo, ve al cine, lee un libro, sé feliz, aprovecha los beneficios que te da el estar embarazada.

Tu única preocupación es esos días de embarazo debe ser, estar feliz.

Recuerda que tu estado anímico y emocional también contribuye en el buen desarrollo del bebé.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *