Vitaminas: ¡las chicas súper poderosas de tu dieta!

Vitaminas: ¡las chicas súper poderosas de tu dieta!

Última actualización: 19-10-2018. Equipo Nutricioni

Siempre hemos escuchado que el cuerpo necesita vitaminas para funcionar. Desde que somos recién nacidos ya nos atiborran de vitaminas en gotas y de leches artificiales cargadas de vitaminas.

Luego vienen las papillas de todo tipo de verduras y vegetales, aderezadas con más vitaminas. Además de las que debe consumir la madre y que pasarán al bebé a través de la lactancia.

¿Es demasiado? Pues no, todo esto porque son realmente necesarias para mantener en equilibrio todos los procesos celulares de un organismo vivo.  ¿Pero realmente lo alimentamos con lo que requiere?.

Lo más común sería pensar que suministrar abundante cantidad de frutas al organismo ya adulto es suficiente. Pues si piensas que desayunar, almorzar y cenar frutas es la mejor manera de proveer a tu cuerpo todas las vitaminas que necesita entérate de que estás en un error.

Así causarás un desequilibrio ya que tu cuerpo también necesita de otras sustancias para vivir, como las grasas de origen animal y otros minerales presentes en los vegetales.

Además también existe la hipervitaminosis y es causa de graves enfermedades. Una adecuada combinación de frutas, vegetales, lácteos y proteínas te dará el soporte vitamínico que necesitan tus células para realizar todos sus procesos.

También es conveniente reforzar tu requerimiento vitamínico, con algún suplemento. Pero ojo con exagerar. Debes asegurarte además de que todas las fuentes de vitaminas que ingieres sean absolutamente naturales. Suplemax te brinda los mejores componentes de origen totalmente orgánico y te ayuda a mantener tu salud en equilibrio.

Las vitaminas, además ejercen la función de coenzimas. Son pequeñas partículas no proteicas que transportan grupos de enzimas. Son necesarias para ciertas reacciones del metabolismo como la transferencia de grupos y las reacciones redox. Estas sustancias se forman a partir de las vitaminas que ingerimos.

Las vitaminas son nutrientes

Es lo primero que debemos saber sobre las vitaminas. Son elementos nutritivos para las células. Y ¿qué son los nutrientes?

El nutriente es un elemento ajeno a la célula que a través de la ingesta alimentaria pasa por procesos metabólicos para convertirse en parte de ella.

Sin los nutrientes las células no pueden realizar sus funciones vitales. Estos se encuentran en los alimentos

Los principales nutrientes que necesita el cuerpo humano son el oxígeno, el agua, los minerales  y las vitaminas.Dado que los seres humanos no tienen la capacidad  de realizar el proceso de fotosíntesis, deben alimentarse de otros seres (animales o vegetales).

De acuerdo con su composición los nutrientes se clasifican en Proteínas, Glúcidos,  Lípidos, vitaminas y sales minerales.

También está la fibra que forma parte de algunos vegetales y frutas .Realiza funciones de regulación de ciertos valores en la sangre, limpieza del sistema intestinal. Pero en realidad no participa en los procesos de metabolismo celula. Se pueden clasificar en macronutrientes y micronutrientes.

Los macronutrientes se necesitan en grandes cantidades y constituyen el sustrato, el medio en que se da una operación metabólica. Son las grasas, proteínas e hidratos de carbono.

Los micronutrientes se necesitan en menos cantidad como las vitaminas y minerales. Y participan en el metabolismo celular como reguladores.

Otra clasificación la da su función en el cuerpo. Así tenemos los nutrientes energéticos, como los lípidos y glúcidos. Nutrientes estructurales, como las proteínas, lípidos y ciertos minerales como el calcio, hierro y fósforo.

Por último los nutrientes reguladores, que intervienen en las reacciones químicas, como las vitaminas y minerales.

Una excelente fuente que te provee de todos los nutrientes que tu cuerpo precisa para un correcto funcionamiento es Suplemax. Garantiza tu requerimiento diario para evitar desbalances y desequilibrios que puedan poner en riesgo tu salud.

¿Existen tipos de vitaminas?

Básicamente existen dos: las liposolubles y las hidrosolubles. Las primeras se disuelven en grasas y las segundas en agua.

Las vitaminas liposolubles son la A, D, E y K. Se almacenan en los tejidos del cuerpo. Precisan de la presencia de enzimas lipolíticas y de la bilis para ser procesadas. Si existe algún problema hepático, no habrá un buen metabolismo de las grasas, por lo tanto tampoco de las vitaminas.

Su eliminación por parte del organismo no es tan fácil como excecrarlas a través de la orina. Esto es lo que sucede con las hidrosolubles. Por lo tanto si se acumulan en el organismo resultan sumamente tóxicas.

La vitamina A  es antioxidante y es fundamental en la formación de mucosas, piel, dientes y huesos. Así como del nervio óptico y retina. También favorece el sistema inmunitario. Su exceso podría producir fotosensibilidad y otros problemas visuales además de piel amarillenta (ya que se acumula en el hígado).

La vitamina D es sintetizada en el hígado. Su función es la absorción del calcio a nivel del intestino y ayudar en la formación de materia ósea.

La vitamina E favorece la conservación de los tejidos de piel, nervios y músculos. Además de prevenir enfermedades cardiovasculares y arterioesclerosis. El exceso de vitamina E puede causar formaciones tumorales ya que se acumula como un depósito de grasa en glándulas y otras estructuras donde no se produce su absorción.

La vitamina K es esencial en la coagulación de la sangre. Favorece la fijación de calcio. Su deficiencia produce coagulación lenta, sangrado frecuente y  diarreas.

Las vitaminas hidrosolubles se disuelven en agua y se excretan por la orina. Por esta razón deben consumirse con regularidad, ya que no se almacenan en el cuerpo. No causan toxicidad debido a que son de fácil eliminación. Entre estas están la vitamina C y las del grupo B.

Cómo y cuándo consumirlas

Las mejores fuentes de vitaminas son las verduras, frutas y vegetales Es preferible consumirlos en su estado natural, siempre que sean de fácil masticación. Cuando por su consistencia deben ser cocidas en agua suelen dejar sus vitaminas en ella. Por eso es útil aprovechar el agua de esta cocción para otros preparados.

También se recomienda no cocer totalmente las verduras sino dejarlas en el punto conocido como “al dente”, para que no pierdan sus propiedades y mantengan su contenido de fibra.

Si de conservar frutas y verduras se trata, lo menos conveniente es la congelación ya que resta valor nutricional al alimento. Lo mejor es consumirlo fresco y al momento.

También es costumbre pelar todas las frutas y verduras que se van a consumir. Sin embargo muchas de ellas contienen alto contenido vitamínico en la piel, sólo las de cáscara deben ser eliminadas por completo.

El tipo de método de cultivo también influye negativamente en el contenido nutricional de los alimentos. El exceso de fertilizantes químicos resulta contaminante para el ser humano y el medio ambiente.

Por estas y otras razones siempre es adecuado contar con un suplemento vitamínico que te aporte las cantidades de vitaminas que el cuerpo desecha durante el día por la actividad diaria o el ejercicio.

Suplemax es el aliado perfecto para reforzar tu organismo con todos los nutrientes que necesita para obtener energía.

Existen alimentos que contiene varios tipos de nutrientes. Otros como las frutas son ricos en un tipo particular de vitamina.A continuación te presentamos una lista de alimentos que puedes incorporar a tu dieta para cumplir con los requerimientos diarios de vitaminas. Afortunadamente son de fácil adquisición y preparación.

El  ABC de los alimentos

Mucha gente acostumbrada a cierto tipo de dieta no sabe cómo incorporar más alimentos saludables. Es fácil, comienza sustituyendo ciertos tipos de alimentos no saludables por verdura o fruta por lo menos una vez al día. Luego ve aumentando la cantidad. Verás lo rápido y fácil que resulta.

En tus comidas fuertes sustituye los carbohidratos como acompañante de las proteínas. Agrega ensaladas crudas o cocidas. Está de moda mezclar frutas con vegetales por qué no, prueba también los frutos secos en la preparación y te sorprenderás.

Alimentos ricos en vitamina A: Entre estos se encuentran los lácteos: leche, mantequilla y yogurt. Frutas como el mango, melón, albaricoque. Vegetales como las zanahorias, batata, camote, brócoli, espinacas, coles. Entre los productos de origen animal están el pollo, pescado y pavo.

Alimentos ricos en vitamina B: El grupo de las vitaminas B incluyen la B2, B 3, B5, B6, B9 y B12. En general todos los tipos de carnes contienen vitaminas del complejo B. Entre los pescados la sardina y el salmón.  Los lácteos, el huevo, los frutos secos y las leguminosas de todo tipo (frijoles, lentejas, arvejas, habas). Los cereales integrales.

Si se quieren mantener buenos niveles de vitamina B en el cuerpo se deben dejar de consumir azúcares refinados y productos como el café , el té o el alcohol.

Alimentos ricos en vitamina C: Además de ser antioxidantes promueven la cicatrización de los tejidos. La encontramos en el pimentón, tomates, tomate de árbol,

frutas cítricas como la naranja, el limón, la fresa, la piña, mango, lechoza, melón, guayaba, kiwi. Vegetales como el brócoli, algas, coles, acelgas, berros, coliflor. Hierbas como el cebollín, tomillo, cilantro y albahaca.

Alimentos ricos en vitamina D, E y K:

La vitamina D la encontramos en los productos del mar, en las carnes y lácteos, huevos y hongos. Además de los cereales y el aceite de hígado de bacalao que muchas veces se receta como parte de algún tratamiento.

Otro factor importante para que el cuerpo pueda producir vitamina D es la exposición a la luz solar. Se dice que una exposición diaria de 15 minutos tres veces a la semana puede garantizar la dosis diaria de vitamina D.

La vitamina E la podemos encontrar en aceites vegetales como el girasol, la oliva, en semillas y frutos secos como maní, pistachos, semillas de girasol, avellanas, almendras o nueces, en vegetales de hojas verdes como el espárrago.  

La vitamina K la encontramos en gran cantidad en vegetales de hojas verdes como la acelga, nabos, espinacas, col rizada, hierbas, repollo, espárragos. Frutas de color morado como la frambuesa, arándano  y ciruelas pasas. También entran el hígado y los huevos en este grupo.

Procura siempre mantener en tu dieta si no 5 porciones de frutas o vegetales, incluir una pequeña porción acompañando cada comida. Al mismo tiempo que consumir carnes y sobre todo pescados ya que estos contienen grasas saludables para el organismo.

El cuerpo necesita tanto las vitaminas liposolubles como las hidrosolubles para realizar todos sus procesos en equilibrio.

Qué hacer para que nunca te falten las vitaminas

En los procesos de cocción evita las altas temperaturas por tiempos prolongados. Si lo vas a hacer entonces introduce los alimentos con el agua ya hirviendo. Aprovecha también esta agua para hacer caldos, sopas o cremas.

Cuando pienses en la merienda de la tarde o la hora del té o el café, conviértela en la hora de la fruta. En algunos países se acostumbra merendar verdura crujiente picada aderezada con sal, limón y picante. Prueba esta opción, es algo diferente que puede funcionar muy bien.

Existen cereales como el arroz, el trigo, que refinados son más sofisticados pero pierden mucho de su contenido vitamínico ya que se encuentra en la concha. Trata de consumir el arroz en estado salvaje, así como la avena, trigo o soya. Te aportarán mejores beneficios.

Elige alimentos cultivados de forma orgánica, esto te garantiza que no han sido fertilizados con pesticidas y elementos contaminantes. A veces no son tan comunes en el mercado y suelen ser más costosos.

Si es así y está en tus posibilidades inicia una huerta en casa. Deberás aprender a realizar el compost, que es el abono elaborado con material de desecho orgánico. Prueba con hierbas para empezar, el cebollín es de fácil sujeción a la tierra y suele crecer rápidamente.

El pimentón y el ají también son plantas fáciles de cultivar y no requieren de tanto espacio. Lo que deben tener todas es buena ventilación , abono y luz solar.

En este sentido Suplemax es un aliado que no tiene desperdicio, te ofrece la mayor cantidad de vitaminas provenientes de alimentos cultivados de la forma más natural posible. Inclúyelo en tu dieta y verás resultados.

No desestimes el valor de las vitaminas, son esenciales para el funcionamiento de tu cuerpo. Tenlas siempre presente y al alcance y tu vida mejorará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *