Ilustración de cerebro al lado de vitaminas y suplementos

Vitamina para el cerebro activo y lúcido

Vitamina para el cerebro activo y lúcido

Última actualización: 13-02-2019. Equipo Nutricioni

El cerebro es el órgano encargado de regular las funciones del cuerpo, una especie de dinamo que se encarga de dirigir los procesos necesarios para la vida.

Como parte central del sistema nervioso, es el órgano que interpreta los impulsos eléctricos emitidos por los nervios y envía señales de respuesta hacia todo el cuerpo: el centro de comando del organismo.

Algunos de estas señales son sonidos, colores, olores y la sensación de dolor. Así mismo, interviene en otras funciones, como la segregación de las hormonas y el mantenimiento de la presión arterial.

También interpreta los estímulos externos para entender el mundo y así poder interactuar en situaciones diversas.

El cerebro está constituido por un gran número de neuronas que mantienen una comunicación constante entre ellas y con todo el organismo.

Ellas necesitan hasta un 20% de la energía presente en el cuerpo para poder realizar todas sus funciones de manera adecuada.

De allí que el cerebro requiera nutrientes adecuados para mantener esta actividad incesante.

Históricamente el desarrollo cerebral del hombre ha dependido de la nutrición, cada tipo de comida estimula la respuesta cerebral de manera diferente.

Algunos alimentos pueden afectar las sustancias químicas que el cerebro usa para enviar y recibir respuestas: los neurotransmisores.

Existen unos 50 neurotransmisores en el organismo, los cuales poseen diferentes funciones en el organismo. Afectan las emociones, los comportamientos, regulan el sueño, alivian el estrés, entre otras muchas respuestas.

Un ejemplo es la melatonina un neurotransmisor que regula el sueño. Se sintetiza a través de un aminoácido llamado triptófano, que se asimila por medio de la leche y algunas frutas como el plátano.

Por ende, la alimentación es trascendental para mantener no sólo el equilibrio metabólico del cuerpo, sino el buen funcionamiento del cerebro, el órgano central de mando.

La glucosa: nutriente fundamental

El cerebro necesita glucosa, que aporta energía indispensable para la acción de todas las células, incluyendo las neuronas.

De este combustible, el cerebro consume unos 5,6 mg por cada 100 gramos de glucosa en apenas un minuto, una cantidad increíble de energía que le permite realizar correctamente todas sus funciones vitales.

Es la única fuente de energía cerebral, las neuronas no pueden obtener energía suficiente de ninguna otra, a diferencia de los músculos, por ejemplo, que pueden mantener su nivel energético mediante lípidos.

Cuando disminuyen las cantidades de glucosa en el cuerpo, este las sintetiza realizando un proceso denominado gluconeogénesis, usando proteínas para generar glucosa.

Si no se consumen suficientes nutrientes que proporcionen glucosa a la célula, ella se consume a sí misma hasta que muere.

Por eso son tan dañinos los regímenes alimenticios desequilibrados y excluyentes de carbohidratos. En estas circunstancias el hígado se esfuerza, pudiendo sufrir fallas hepáticas así como el consumo de los propios músculos del cuerpo.

Es entonces cuando se producen  inestabilidades en el cerebro y en el sistema nervioso.

Estos pueden ser los síntomas de tales trastornos, que son una alerta a la persona para que reponga sus niveles de glucosa:

  • Desgano
  • Apatía
  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Desconcentración
  • Fallos de memoria
  • Depresión

Algunos alimentos que contienen buenas cantidades de glucosa para su cerebro son los carbohidratos contenidos en: los cereales, legumbres, frutas y vegetales, así como los productos lácteos.

Lo importante es mantener las proporciones equilibradas y no abusar de los azúcares simples, ya que estos se convierten en grasa generando sobrepeso y obesidad.

Vitaminas necesarias para el cerebro

Las vitaminas son nutrientes indispensables que su cuerpo necesita para realizar sus funciones metabólicas.

Algunas de ellas son vitales para la salud del cerebro y la síntesis de los nutrientes esenciales que este órgano necesita:

Vitamina C o ácido ascórbico, un poderoso antioxidante que previene la degeneración cognitiva. Los expertos encontraron que al disminuir los niveles de vitamina C se presentan fallos en los receptores neuronales.

El ácido ascórbico es necesario para la síntesis de un neurotransmisor llamado dopamina, que cumple la importante función de enviar información a diferentes áreas del cerebro.

Cuando no es sintetizado adecuadamente, se producen alteraciones en la memoria, desconcentración y disminuye la capacidad para la resolución de problemas.

Se recomienda ingerir de 60 a 100 mg de este micronutriente para obtener sus beneficios,  a través de: frutos cítricos, vegetales de hojas verdes, pimientos, las coles y bayas, entre otros.

Las vitaminas del complejo B también son importantes para la salud cerebral.

La vitamina B1 o tiamina, reduce los niveles de la homocisteína, una sustancia que se produce en el plasma sanguíneo como producto de la metabolización.

Niveles altos de esta sustancia se asocian a problemas del corazón y neurológicos.

Se recomienda consumir unos 1100 a 1300 μg diarios y se puede obtener de alimentos como la levadura de cerveza, los maníes, las lentejas, garbanzos y frutos secos.

La vitamina B6 o piridoxina, promueve la síntesis de importantes neurotransmisores como la dopamina, epinefrina, norepinefrina, GABA y acetilcolina.

También regula los niveles de homocisteína, y es fundamental para el desarrollo cognitivo.

Ayuda a transformar el triptófano en serotonina, por lo cual es muy importante para el bienestar del cerebro y evitar la depresión, ansiedad y el insomnio.

Algunos alimentos donde se puede encontrar son: los productos lácteos, vegetales como las zanahorias, papas, arroz, germen de trigo, los huevos y las carnes.

La vitamina B9 (folato) es fundamental desde el inicio del desarrollo en el feto, en la formación del tubo neural y la médula espinal.

Algunos alimentos que la contienen son: legumbres, cereales, vegetales de hojas verdes, el arroz y avena.

Más vitaminas buenas para el cerebro

La provitamina A o betacaroteno, protege las neuronas, previniendo su degeneración y ayuda a conservar la memoria.

El betacaroteno es un pigmento responsable del color amarillo y anaranjado de muchos vegetales y ayuda también a cuidar la salud ocular y el crecimiento infantil.

Algunos alimentos que contienen este nutriente son: el melón, las zanahorias, los mangos, las calabazas, la piña, la manzana.

La vitamina B3 aporta energía al cuerpo y regula los niveles de azúcar en la sangre. También ayuda a potenciar la memoria.

Así mismo, disminuye los niveles de la proteína denominada tau fosforilada, relacionada con el daño neuronal y enfermedades degenerativas como el mal de Alzheimer.

Esta vitamina se puede encontrar en la levadura de cerveza, los cereales y las semillas y frutos secos.

La vitamina B12 ayuda a la formación de la mielina, la cual recubre y protege las neuronas. Así mismo, contribuye al desarrollo de los glóbulos rojos que oxigenan todas las células del cuerpo, incluyendo las cerebrales.

Cuando existe un déficit de esta vitamina se presentan cambios de humor, pérdida de memoria, desconcentración y lentitud.

También se ha encontrado que niveles bajos de vitamina B12 podrían estar relacionados con padecimientos como el mal de Alzheimer.

Este nutriente se encuentra en alimentos como los pescados azules, los huevos, cereales integrales, queso y yogur fresco, entre otros.

La vitamina D, ayuda a tener una mejor memoria, genera un excelente estado de ánimo e incrementa su capacidad para la resolución de problemas.

Los bajos niveles de esta vitamina pueden producir daño cognitivo. En estudios científicos se ha logrado relacionar el consumo de este nutriente con la prevención de enfermedades como la Esclerosis Múltiple (EM) y los Trastornos Afectivos Estacionales.

Algunos alimentos que la contienen son el pescado, los champiñones, la leche, el queso. Así mismo, se recomienda tomar el sol ya que esto permite su sintetización.

La vitamina K, aumenta la velocidad de las funciones cerebrales, mejora el aprendizaje y previene el envejecimiento celular. También ayuda a la coagulación de la sangre y la absorción del calcio.

Algunos alimentos que la contienen son: las coles, el perejil, los vegetales de hojas verdes, los alimentos que son sometidos a procesos de fermentación, etc.

Minerales que aumentan la productividad mental

Dentro de los micronutrientes se encuentran los minerales, sustancias vitales para mantener la energía y salud de su cerebro.

El calcio, además de ser necesario para los huesos ayuda a la trasmisión de los impulsos nerviosos. La dosis recomendada de calcio es de 900 a 1000 mg diarios.

Algunos alimentos que lo contienen son: vegetales de hojas verdes, las nueces, las coles, las alubias, las semillas de sésamo, el tofu y las fuentes animales como la leche.

El zinc, este mineral permite mejorar la memoria e incluso disminuir la frecuencia de los ataques epilépticos. Así mismo, regula el proceso de comunicación entre las neuronas, ayudando a la fijación de los recuerdos.

Este mineral se encuentra en: las ostras, los hongos como los shitake, las semillas de calabaza, los guisantes y los germinados.

El magnesio, ayuda a revertir el envejecimiento cerebral mejora la memoria. Además, mejora las conexiones sinápticas, aliviando condiciones como la depresión y la ansiedad.

En un estudio científico se encontró que este mineral ayudaba a evitar los derrames cerebrales e incrementa los procesos de aprendizaje.

También contribuye a retrasar el envejecimiento celular y fortalece la memoria.

Algunas buenas fuentes de magnesio son: las almendras, los anacardos y las espinacas, entre otras.

El potasio, incrementa la oxigenación, mejorando las funciones del sistema nervioso. Algunos alimentos como el plátano, las calabazas, el germen de trigo, las espinacas, los frutos secos, y la soja contienen cantidades apreciables de este mineral.

El cobre ayuda a estimular la formación de los glóbulos rojos y además es esencial en la absorción del mineral hierro, el cual es vital para la hemoglobina de la sangre.

Encontramos cobre en vísceras, mariscos, legumbres, semillas y frutos secos, entre otros alimentos.

El fósforo, es indispensable para el desarrollo neuronal y promueve el desarrollo de los tejidos. Algunos alimentos que lo contienen son:: los pescados como las sardinas y el salmón, las legumbres, los cereales, los frutos secos, etc.

El sodio un electrolito necesario para mantener el metabolismo, se encuentra abundantemente en la sal, y en alimentos como los embutidos, carnes curadas, quesos y snacks.

Hierbas y nutrientes para la salud del cerebro

Existen diversos alimentos que ejercen notables efectos sobre el cerebro y el sistema nervioso:

Té verde, posee propiedades antioxidantes gracias a su contenido de polifenoles, es estimulante y mejora las capacidades cognitivas del cerebro, entre ellas la memoria.

Ginkgo Biloba, sus hojas tienen sus grandes propiedades antioxidantes y regenerativas. La infusión a base de hojas de ginkgo biloba es muy efectiva para activar las neuronas y proteger su salud.

Además de la infusión, otra manera de aprovechar los beneficios que brinda este árbol milenario es mediante el suplemento MetaMente, que contiene extracto de ginkgo biloba.

MetaMente trae más beneficios para las facultades cognitivas, a través de la  fosfatidilserina, que a su vez contiene lecitina, un lípido que ayuda a la nutrición de sus neuronas.

Hierba de San Juan, muy útil para la salud del cerebro gracias a sus principios activos que ayudan a combatir la depresión y la ansiedad. También contribuye a la regulación hormonal y es un poderoso antioxidante rico en bioflavonoides.

Además controla la segregación de algunos neurotransmisores como la dopamina y la serotonina.

Aceite de krill, este aceite se extrae de algunas algas procedentes del Antártico, rico en grasas omega 3, fosfolípidos y antioxidantes que ayudan a mantener la salud de su cerebro.

Además contiene una sustancia llamada astaxantina, un gran antioxidante, soluble en agua para ayudar a su absorción, y está libre de toxinas como metales pesados.

El aceite de krill interviene beneficiosamente en los niveles de colesterol y triglicéridos, mejora la salud cardiovascular, de las articulaciones y los músculos.

Ginseng siberiano, antioxidante que ayuda a regular el sistema nervioso, también incrementa el crecimiento celular.

Todo es gracias a los eleuterósidos, fitoquímicos que combaten el estrés y la ansiedad, contribuyendo a crear un estado de calma y relajación.

Cúrcuma, esta especia contiene curcumina, un poderoso antioxidante. Posee, así mismo, turmerina, un péptido que ayuda a prevenir los problemas neurológicos y los accidentes cerebro vasculares.

Compuestos que incrementan el potencial

Estas sustancias también son importantes y muy beneficiosas para el cerebro que brindan una excelente nutrición para la salud mental.

α-glutamina, es un aminoácido también conocido como glutamato, el cual permite sintetizar GABA, importante en el mantenimiento del cerebro ya que aumenta la velocidad de las conexiones neuronales.

Así mismo, ayuda a eliminar residuos tóxicos del cerebro aumentando la función cognitiva, la concentración, el aprendizaje y la atención.

Ayuda a aliviar la irritabilidad, la depresión, los cambios de humor y los traumas emocionales. Cuando el cuerpo no produce cantidades suficientes de GABA, aparecen la depresión, desconcentración, fatiga y aumento del apetito, entre otros.

La luteína, este pigmento antiinflamatorio se encuentra presente en algunas algas y plantas, y ayuda a mejorar las funciones cerebrales.

Un estudio científico encontró que el consumo de luteína previene el deterioro de las neuronas.

Esta sustancia no es fabricada por el cuerpo, por lo tanto debe ser ingerida a través de los alimentos o suplementos alimenticios.

Algunos alimentos que la contienen son los pimientos rojos, la col rizada, el aguacate, las espinacas, las yemas de huevo, el kiwi, el maíz y la mostaza.

El 5 HTP (5-hidroxitriptófano) se obtiene de una planta de origen africano, se trata de un poderoso aminoácido que es muy utilizado para la relajación y como tratamiento contra el estrés, la ansiedad, el insomnio y la depresión.

El  5 HTP es necesario para la formación del neurotransmisor serotonina, el cual produce bienestar en el cerebro y el organismo, regulando las emociones e incluso combate la obesidad.

Por ende, es efectivo para mantener el equilibrio de todo el sistema nervioso.

Omega 3, estas grasas poliinsaturadas son muy importantes para la salud de las células. Aumentan el rendimiento del cerebro, incrementando la velocidad de respuesta ante diversas situaciones, y a su vez mejora la concentración, la memoria y la creatividad.

Esta sustancia se encuentra en diversos alimentos como pescados, las semillas de linaza y chía, también en los frutos secos como las nueces.

Active su cerebro

  • Duerma bien, cuando una persona no descansa correctamente aumentan los niveles de cortisol en la sangre, lo cual desfavorece la salud neuronal.
  • Tome suficientes líquidos, para activar el metabolismo, liberar toxinas y regular el equilibrio hídrico del cuerpo. Esto ayuda a las neuronas a mantenerse saludables.

Mujer joven atletica realizando ejercicios de estiramiento con una banca

  • Haga ejercicios, ya que así se segregan sustancias beneficiosas como las endorfinas, se estimula la metabolización de neurotransmisores como la serotonina.
  • Considere los ejercicios mentales, ya que mantienen a su cerebro activo, realizar crucigramas, juegos de memoria, resolver problemas de conocimiento, es muy recomendable para la salud cerebral.
  • Tome suplementos, con sustancias nutritivas para su cerebro

MetaMente es el mejor suplemento para fortalecer las facultades cognitivas, con importantes sustancias como la glutamina y la acetil carnitina.

Así mismo, MetaMente posee fosfatidilserina que es excelente para brindar energía y protección a las células cerebrales.

  • Comida balanceada, repleta de frutas y verduras ricas en antioxidantes que promueven la salud neuronal y favorecen la oxigenación cerebral.
  • Es recomendable consumir los llamados superalimentos que proveen grandes cantidades nutrientes al organismo.

Algunos buenos ejemplos son: las bayas goji, las semillas de chía, las algas ricas en potasio y clorofila como las chlorellas, la quínoa, el noni, los hongos reishi.

  • La relajación, el estrés y la ansiedad son perjudiciales para la salud de su cerebro, ya que causan la segregación de cortisol, que a la larga ocasiona daños en las células.  

Realice ejercicios de respiración y trate de mantener sus emociones equilibradas.

  • La felicidad  y la asertividad son muy beneficiosas para la salud del cerebro.
  • Evite sustancias como el cigarrillo y el exceso de alcohol porque producen envejecimiento celular y daño en las neuronas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *