Frutas ricas en Vitamina C

Vitalidad y salud: aprendiendo dónde conseguir las vitaminas

Vitalidad y salud: aprendiendo dónde conseguir las vitaminas

Última actualización: 01-03-2019. Equipo Nutricioni

La mayoría de las personas integrantes de una familia, suelen recomendar uno que otro alimento, porque son saludables y “tienen vitaminas” y por lo general desconocemos cuáles son, y para qué están ahí.

Desde muy temprana edad, y con un chequeo responsable de la salud, se introduce los hábitos de nutrición. Pero comenta, muchas veces a manera superficial, a los padres y pacientes sobre las vitaminas que contienen los alimentos a consumir. Es de vital y esencial importancia conocerlas y saber el por qué de su ingesta.

Aún cuando nacemos con unas dosis de vitaminas, gracias al desarrollo del feto en el embarazo, nuestro cuerpo no es capaz de producirlas nuevamente. Debido a esto se debe consumir en los alimentos o los suplementos, donde el VicMujer, es eficaz por adecuado contenido de vitaminas y minerales.

Los alimentos han sido estudiados uno a uno, en facultades de investigación de salud específicas. Con el fin de obtener datos, frecuencia, contenido, significado y función para nuestro organismo.

Según datos obtenidos de la Organización Mundial para la Salud, la fecha de la últimas vitaminas descritas fue por los años 1948. Todas a partir de estudios realizados a los alimentos.

Actualmente la industria farmacéutica realiza la composición de las vitaminas para usarlas de suplementos en la dieta diaria, de acuerdo a las necesidades del ser humano.

¿Dónde están las vitaminas?

Retrato de mujer joven confusa de pensamiento, desconcertada rasguñando la cabeza buscando una solución, mira para arriba, fondo de muchos signos de interrogación

Etimológicamente la palabra vitamina viene del latín, vita: vida y de amina: sustancia que contiene amoníaco.

Dicho nombre fue propuesto por un bioquímico de origen polaco llamado Casimir Funk. En el año 1911, decidió trabajar con un grupo de personas con un interés laboral común y que permanecen largo tiempo juntos.

Les diagnosticó una enfermedad que causaba debilidad y malestares generales al organismo. Así pues, con una dosis diaria de “cascarilla de arroz” en la alimentación,  lograron mejoría inmediata y buena salud. Posteriormente esta sustancia que posee el arroz fue denominada vitamina B1.

El bioquímico polaco, nacionalizado estadounidense, sugiere el nombre de vitamine. Posteriormente en otros estudios determinan que no todas las sustancias poseen amoníaco. Le suprimieron la “e” quedando “vitamin”, que es como reconocemos el nombre como palabra en inglés. Cada una de las investigaciones de las sustancias conocidas posteriormente como vitaminas, fueron descubiertas desde los alimentos.

En conclusión, las vitaminas son sustancias inorgánicas, es decir, que son moléculas que forman parte de los organismos vivos. Están contenidas en los alimentos, y son esenciales para la vida. No existe un alimento que no posea vitaminas, y no hay un alimento que posea todas las vitaminas.

Su carencia y deficiencia genera serios problemas de salud, y esto se debe a la mala administración de los grupos nutricionales, y la falta de complementos vitamínicos.

Nutricionalmente hablando, existen 13 tipos de vitaminas relacionadas con un nombre y una sigla y su composición química. Es decir, que cuando mencionamos al ácido ascórbico, es lo mismo que decir vitamina C. Su carencia en el organismo produce una enfermedad denominada escorbuto.

Las vitaminas poseen un grado enorme de responsabilidad en el desarrollo de todo el organismo. Y en virtud de que están contenidas en los alimentos, lo ideal es realizar dietas equilibradas que contengan lo necesario para un consumo razonable de vitaminas.

Utilidad de las vitaminas para el organismo

Mujer joven realizando zumo de frutas con vitaminas C

La ausencia produce avitaminosis. Aún cuando sabemos que todos los alimentos contienen vitaminas, el organismo puede padecerla tomando en cuenta la falta de equilibrio en lo alimentos.También el consumo excesivo de comidas chatarras o productos que no contengan ninguna vitaminas.

De la misma manera un desajuste en el consumo, es decir, bajo consumo de vitaminas necesarias se le llama hipovitaminosis.

No solo puede presentarse ausencia o poco consumo.En oportunidades puede darse el caso contrario, como el consumir vitaminas en exceso, sobre todos las que son de consumo externo en cápsulas. Ocasiona hipervitaminosis, que también causa riesgos a la salud.

Las vitaminas son colaboradoras de los nutrientes de los alimentos, trabajan con las enzimas existentes en el organismo, y así se genera fortaleza y mejora la calidad de vida.

Las vitaminas no poseen energía, son soluciones acalóricas. Por ende, en régimen de pérdida de peso no es necesario suprimir u omitir su ingesta y menos disminuirla.

Por lo general se requiere de varios para complementarse, ya que su utilidad es específica.

Se dividen en hidrosolubles, como su nombre lo indica se disuelven en el agua. En este grupo está el ácido ascórbico o vitamina C, y todas las del complejo B (B1, B2, B3; B6, B12). Su ingesta debe ser en mayor proporción y diaria ya que son de fácil depuración. Este tipo de vitaminas por lo general, suele complementarse con cápsulas.

En el grupo de las vitaminas liposolubles, que son las que el organismo almacena en las vísceras (hígado, páncreas) y en los tejidos, y son las vitaminas A, D, E, K. Son de fácil absorción y el organismo puede obtener reservas importantes de estas. Su carencia puede estar dada en una dieta no equilibrada.

¿Qué cantidad debo tomar?

Es de hacer notar que una persona atlética, o de ejercicios físicos diarios debe vigilar la ingesta diaria y contínua de las vitaminas. Con mucha más atención las hidrosolubles, ya que su ausencia genera debilidad, fatiga. Lo ideal es complementar el ejercicio físico con buenos complementos nutritivos y de medicamentos.

Una mujer cuyo ritmo de vida diaria sea activo, debe complementar con VicMujer, con el fin de contrarrestar muchos padecimientos, como la osteoporosis, la fatiga, la debilidad, anemia, falta de oxigenación cerebral.

Este medicamento es excelente para fortalecer el sistema inmune, y actúa de forma directa a la disminución del acné, el fortalecimiento del cabello y de las uñas.

Cada grupo vitamínico tiene su proporción en cantidad de consumo, que por lo general es pequeña. Esto va a ser dado por el sexo, edad, estilo de vida, desarrollo del organismo, embarazo y lactancia.

Hay períodos, como el embarazo, o el momento que se requiere una etapa fértil para concebir, que conlleva vitaminas específicas. Ya en el embarazo debe complementarse con las sales minerales, al igual que la lactancia y los primeros años de vida del bebé.

Un atleta no tendrá la misma cantidad de vitaminas necesarias a una persona sedentaria. Así como una persona de la tercera edad requerirá de medicamentos específicos para fortalecer el sistema inmune. No hay “edad ideal” para comenzar a tomar vitaminas, tener “edad” es suficiente motivo.

Es de hacer notar que, para conocer las debilidades o fortalezas de vitaminas en el organismo, es necesario acudir a un médico especialista.

¿Dónde consigo las vitaminas liposolubles?

Vitamina A. Se encuentra en los vegetales verdes, amarillos y en los lácteos. Es fundamental para el crecimiento natural y saludable del cabello y las uñas, y aporta excelentes nutrientes para la piel. Fortalece el sentido de la visión, evitando la ceguera nocturna y la xeroftalmia (falta de lágrimas).

La conseguimos en el hígado, aceite de hígado de bacalao, calabazas, zanahorias, brócoli, batata, col rizada, espinaca, quesos, leche, mantequilla, huevo, albaricoque, melón, durazno.

En el caso de la vitamina D, la manera más efectiva de obtenerla es a través de los rayos solares. Esta vitamina forma un vínculo con las sales minerales, especialmente el calcio, ya que ayuda a la absorción de éste. Los alimentos con contenido de vitamina D son la leche, aceites de pescado, sardinas, cereales, salmón.

La vitamina E, por su parte, ha sido una gran aliada en el tema cosmético y de embellecimiento. Contribuye a la salud cardiovascular, y al sistema inmune en general, protegiendo al colesterol de la oxidación. Los alimentos en beneficio de vitamina E son, aceites vegetales, frutas y hortalizas verdes, cereales.

La vitamina K, necesita de grasa para ser absorbida, y participa directamente en la coagulación de la sangre por ser elemento clave para la formación de los factores de coagulación. Los alimentos cuyo contenido sea la vitamina K son las frutas y hortalizas verdes y el hígado.

Este grupo de vitaminas son las llamadas liposolubles, se pueden almacenar en grandes cantidades en el organismo. Pero no debe exagerarse su consumo porque puede causar hipervitaminosis.

Las vitaminas hidrosolubles

Este grupo participa en el metabolismo celular y energético y son la vitamina C y B.

Vitamina B. Responsables del metabolismo celular, interviene en le proceso digestivo para el fortalecimiento de las enzimas. Fortalecen el cabello, las uñas, el tejido de la piel. Son vitaminas de fácil absorción y asimismo de fácil desecho por parte del organismo.  

Esta vitamina no trabaja de forma individual, es todo un complejo donde se reunen 8 sustancias. No guardan relación química entre sí, pero combinadas ejercen un trabajo extraordinario en las células.  Las más consumidas son son la B1, la B2, B6, la B12 y el ácido fólico.

Los alimentos ricos de vitamina B, son los cereales, avena, trigo, germen de trigo, las legumbres, hígado huevo lácteos. Alimentos de origen animal en el complejo B12, y las legumbres de hoja verde como las acelgas y las espinacas, con el ácido fólico.

Destacamos que fólico viene del latín “folia” hoja, por eso su contenido está en las hojas de las legumbres.

Esta vitamina tiene especial atención para la mujer, ya que son necesarias en el caso de desear quedar embarazadas, en el desarrollo de la gravidez y en la lactancia luego de dar a luz.

De esta manera el complejo VicMujer, es una forma sencilla en que las mujeres podrán consumir una dosis diaria suficiente de nutrientes esenciales, cuyo contenido es en su mayoría del complejo B.

La vitamina C, ayuda a la absorción del resto de las vitaminas ya que participa en el fortalecimiento de los huesos, cartílagos y el tejido conductivo. Los alimentos cítricos, las fresas, el durazno, kiwi y hortalizas verdes.

La ausencia de vitaminas

Si bien es cierto que todos los alimentos poseen vitaminas, debe observarse el consumo y los hábitos alimenticios, ya que por lo general debemos complementar determinadas de ellas.

Tenemos diversos complementos vitamínicos, donde resalta VicMujer, sobre todo para la mujer activa en estos días de intensa actividad física y laboral.

La deficiencia  o poco consumo de vitaminas liposolubles, trae consigo deficiencias. Como por ejemplo, en los casos de poca o ausencia de vitamina A, trae situaciones y malestares en el sentido de la vista, escaso crecimiento y piel seca.

Para la ausencia de vitamina D, causa raquitismo y osteomalacia, por ende la importancia del consumo en la madre embarazada, en lactancia y para el bebé. También en las personas de tercera edad, es una vitamina esencial.

La vitamina E evita la destrucción de los glóbulos rojos, y las alteraciones en el sistema nervioso. La vitamina k como interviene directamente en la coagulación sanguínea, evita las hemorragias.

El complejo de la vitamina B, evita las úlceras, las dermatitis, anemia y depresión, cefaleas, convulsiones, náusea, vómitos.

Específicamente el consumo del ácido fólico evita la anemia megaloblástica, la falta de crecimiento, diarreas y depresión. Su consumo en el embarazo es fundamental, previniendo la incidencia de parto prematuro y defectos del feto.

Evita las deficiencias en el sistema nervioso, e interviene de manera directa en el sistema circulatorio, fortaleciendolo, asi como tambien en el proceso digestivo. En el caso de la vitamina C, facilita la absorción del resto de las vitaminas y evita el escorbuto.

Las vitaminas deben ingerirse desde temprana edad, así el fortalecimiento, la absorción y el mantenimiento se realiza de forma unánime y continua. Durante el desarrollo infantil, los escolares deben ingerir vitaminas que les permita una buena estructura celular, muscular, fortalezca su memoria y permita la adquisición de conocimientos.

Este trabajo de vitaminas debe realizarse en conjunto con ejercicios físicos, así la absorción de los nutrientes se realiza de forma homogénea.

La mujer y las vitaminas

mujer joven con biceps bien trabajados y marcados

No es igual las necesidades vitamínicas de un niño de 8 años y una persona de 40. Debe evaluarse las necesidades por edades e incluso por género.

Por eso las necesidades de vitamina de la mujer difiere de la del hombre, ya que ella en algún momento de su vida, dará vida a otra persona, y este momento es de cuidado para ella y para el futuro hijo.

La mujer desde temprana edad debe proteger su sistema inmunológico y nervioso con las vitaminas. Su alimentación debe ser sana y equilibrada, con excelente hábito alimenticio para preservar un lugar para dar vida.

Las vitaminas necesarias para la mujer, con el fin de fortalecerse están en la mayoría en el complejo B y son:

  • B2, o riboflavina, regulando el metabolismo y la correcta absorción del ácido fólico. presente en las carnes rojas, en los lácteos, espárragos, legumbres y algunas frutas como la manzana y la fresa.
  • B3 o niacina, es un beneficio circunstancial. Reduce el cansancio y la fatiga, fortalece el sistema muscular, circulatorio, nervioso y hasta en la síntesis de las hormonas sexuales. Regula la glucosa y metaboliza los carbohidratos. Excelente vitamina presente en los frutos secos, vegetales de hoja verde, el brócoli y coliflor, espárrago , pescado y aves.
  • B5 o ácido pantoténico, presente en los huevos, el brócoli, los hongos. Su deficiencia colabora contra estados de estrés y ansiedad, ya que protege el sistema inmunológico y nervioso.
  • B6 o piridoxina, presente en el aguacate, los granos, cereales, espinacas. El principal rol de esta vitamina está en los glóbulos rojos, en su creación y fortalecimiento, y contribuye además en el funcionamiento del cerebro y la memoria.
  • B12 o cobalamina, es la más compleja, y en sí la más difícil de producir y mantener por el organismo. Está presente en el hígado, marisco, huevos y leche. Esta fabulosa y compleja vitamina ayuda a regular los ciclos menstruales, y mejora los desórdenes emocionales y estados depresivos. Trabaja en conjunto con el resto de las vitaminas del complejo B.
  • Vitamina C o ácido ascórbico, colabora en la formación de colágeno, sumamente importante para la piel y los tejidos. Para la mujer es especial porque ayuda a cicatrizar tras el parto, y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico. Está presente en las fresas, papayas, naranjas, kiwi, duraznos,  pimientos, brócoli y col rizada.
  • Vitamina E, presente en los huevos, el brócoli, la soja, el mango, las espinacas, las semillas de sésamo y los frutos secos. Contribuye al buen funcionamiento del sistema nervioso, el tejido de la piel, los músculos y la vista. Con efecto antioxidante ayuda a prevenir el cáncer.

En las manos de cada uno de nosotros está establecer hábitos alimenticios y regular la alimentación para obtener el mayor beneficio. Así poder utilizar suplementos para complementar el aporte que nos da las vitaminas.

Este grupo de vitaminas las podemos obtener de VicMujer, excelente complemento vitamínico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *