Verdades sobre la dieta del agua

Verdades sobre la dieta del agua

Última actualización: 21-01-2019 por Editor Roselis.

El agua es un elemento indispensable para mantener la salud de nuestro organismo; es imprescindible para que pueda realizar sus funciones y conservar la vida.

Sin embargo, no podemos alimentarnos solo de agua, ya que nuestro cuerpo necesita gran cantidad de nutrientes que deben ser incorporados en la dieta, pero que el agua no aporta.

Es por esta razón que la llamada dieta del agua no consiste en ingerir cantidades exageradas de este líquido para sustituir la comida, sino en modificar nuestros hábitos a la hora de hidratarnos, e incorporarlos a una alimentación sana y balanceada.

Si nos hidratamos de forma óptima, podremos perder esos kilos de más, y, a la vez, controlar la ansiedad de comer productos poco saludables.

La dieta del agua consiste en beber agua de manera ordenada. Lo primordial es ingerir la necesaria para nuestra correcta hidratación, unida a una nutrición adecuada a nuestros requerimientos de acuerdo con nuestro estilo de vida, nuestro peso y edad.

¿Cómo realizar la dieta del agua?

Es preciso tener en cuenta que los beneficios de esta dieta no son inmediatos, deberás esperar un mínimo de 15 días para empezar a ver los resultados.

Vasos de vidrio que contienen agua con elemento de cada fruta al frente de ellos

A continuación te indicamos cómo seguir este plan dietético para perder peso y depurar tu organismo, sin comprometer tu salud.

  1. A primera hora de la mañana, justo después de levantarte, debes beber un vaso de agua con jugo de limón. Esto te ayudará a reponer los líquidos perdidos durante la noche.
  2. Treinta minutos antes del desayuno ingiere otro vaso con agua pura y fresca; después consume tus alimentos, que pueden ser lácteos, frutos secos, cereales integrales y frutas (sin hacer cócteles; una fruta a la vez).

Debes evitar las grasas saturadas y los azúcares refinados. Tampoco recurras a los jugos envasados; es preferible prepararlos en casa y tomarlos recién hechos, sobre todo si son cítricos.

  1. A media mañana, prepárate un zumo de fruta natural; esto te brindará la hidratación necesaria y te dará un poco de energía.
  2. En el almuerzo, debes ingerir un vaso con agua 30 minutos antes de comer. Como primer plato elige una sopa o puré de verduras; y para el segundo plato puedes escoger carne, pescado o pasta.

Es recomendable combinar los alimentos para que consumas todos los productos a lo largo de la semana; y, de ser posible, cocinarlos a la plancha, al vapor o al horno.

  1. En la merienda de la tarde puedes consumir algún producto lácteo como yogur descremado o requesón sin sal, y acompañarlo con cereal integral, avena, pan integral o de centeno junto con un vaso de agua con limón (sin endulzar).
  2. Para la cena, bebe un vaso de agua pura 30 minutos antes de la comida. Escoge verduras, carne blanca o pescado, tomando en cuenta lo que hayas almorzado. Los hidratos de carbono déjalos para el almuerzo.
  3. Antes de ir a dormir, bebe un vaso con agua. Comienza con poca cantidad, para que no te produzca deseos de orinar a media noche y no tengas que interrumpir tu descanso.

Como se puede observar, la dieta del agua es una dieta equilibrada, si se incluyen todos los nutrientes posibles, y con la ventaja de crear unos hábitos correctos de hidratación.

Lo que debes saber sobre la dieta del agua

Existen muchas variaciones de la dieta del agua, como la que se usa con los ayunos o simplemente consumirla fría en horarios establecidos, siempre y cuando se completen los 8 vasos diarios o 2 litros,  aproximadamente.

Existen versiones que aconsejan consumir unos 2 vasos de agua 30 minutos antes de cada comida, mientras mantienes una dieta baja en calorías.

La dieta del agua es más segura si se sigue junto con una ingesta normal y por un periodo de tiempo corto. Puede resultar peligrosa si se realiza durante un ayuno.

Cuando sigues la dieta del agua, se pueden presentar síntomas de niveles bajos de azúcar en la sangre, como mareos y fatiga, además de estreñimiento, deshidratación e intolerancia a las temperaturas frías.

Es posible que la dieta del agua no sea segura para ti, si estás consciente de que tienes problemas de niveles bajos de azúcar en la sangre.

Suele tener un efecto rebote, es decir, vuelves a recuperar el peso perdido en cuanto la dejas de seguir y vuelves a tu dieta normal. En ese sentido, lo más conveniente es incorporar hábitos saludables de alimentación y hacer ejercicio regularmente.

Cuando decidas bajar de peso, debes establecer una meta realista. Dedica tiempo a tomarte algunas medidas, como tu peso y tu índice de masa corporal.

Una vez que determines tu peso actual y tu IMC, podrás establecer metas de pérdida de peso más exactas. El índice de masa corporal puede indicarte qué tan saludable es tu peso según tu estatura.

No empieces un nuevo programa para bajar de peso sin consultar primero con tu médico, quien podrá evaluar con más exactitud tu IMC y brindarte recomendaciones sobre tu estado físico.

Infórmale al médico sobre tu plan de la dieta del agua para que pueda brindarte recomendaciones dietéticas saludables, ya que cada persona cuenta con requisitos físicos distintos.

No debes preocuparte si se te olvida tomar agua antes de las comidas, vuelve a intentarlo en la siguiente comida; poco a poco irás tomando el control.

Intenta ingerir agua con frecuencia; a primera hora, cuando te despiertes, y 30 minutos antes de cada comida. La sensación de llenura evita que comas en exceso.

Más información sobre la dieta del agua

Muy al contrario de lo que normalmente se comenta, tomar agua después de las comidas ayuda a mejorar la digestión y evita el estreñimiento.

Es aconsejable tomar agua después de hacer ejercicios, aunque no tengas mucha sed, ya que debes reemplazar los fluidos perdidos.

Mujer deportista bebiendo agua desde botella de plastico

Los atletas y personas que realizan esfuerzo físico intenso, deben tomar entre 1,5 a 2,5 vasos de agua más de la cantidad recomendada.

Debes determinar qué tipo de agua vas a consumir, puesto que la del grifo tiene la mala reputación de contener químicos.

El agua embotellada debe seguir algunas normas, aunque esto no puede garantizar su seguridad como la del agua del grifo, que es gratis y no daña el medioambiente. Lo ideal es que la hiervas por unos 5 minutos después de que haga ebullición.

Para tener agua a la mano todo el día, compra un buen envase que no contenga bisfenol A, ya sea de plástico, metal o vidrio.

El objetivo principal de la dieta del agua es tomar el líquido para bajar de peso, pero el ejercicio te ayudará a quemar calorías y grasa corporal, además de tonificar los músculos y evitar la flacidez.

Si ya cumples un programa de ejercicios, no lo abandones por esta dieta.

Si no sigues una rutina de ejercicios, empieza caminando 30 minutos diarios 5 veces por semana antes de comenzar a realizar un ejercicio más intenso.

Sin embargo, debes tener cuidado con los ejercicios, ya que junto con la dieta del agua pueden acelerar mucho más tu metabolismo, exponiéndote a los efectos de una hipoglicemia.

El agua puede tener un efecto mágico en el organismo, contribuyendo a limpiar y a eliminar toxinas que pueden favorecer la acumulación de grasa.

Mantenerte bien hidratado puede aumentar tu tasa metabólica, permitiéndote quemar más calorías.

Beneficios que brinda el agua a nuestro organismo

Antes de comenzar la dieta del agua, es necesario conocer los beneficios que proporciona el vital líquido a nuestro cuerpo.

  • Ayuda a disminuir la fatiga

El agua contribuye a eliminar las toxinas y productos de desecho generados por nuestro organismo.

Si el cuerpo no está bien hidratado, el corazón requiere mayor esfuerzo para bombear sangre y mantenerla oxigenada, lo que provoca cansancio y fatiga.

  1. Favorece la digestión y evita el estreñimiento

Un organismo correctamente hidratado aumenta su tasa de metabolismo, por lo que los alimentos se descomponen de manera adecuada, ayudando en su digestión y evitando el estreñimiento.

  1. Disminuye los dolores de cabeza y las migrañas

Generalmente, los dolores de cabeza y migrañas no patológicas tienen su origen en la mala hidratación del organismo.

Beber suficiente cantidad de agua prevendrá de muchos de estos malestares.

  1. Contribuye a mejorar el aspecto de la piel

El agua mantiene la piel hidratada y elástica, ayudándola a regenerar sus células, lo que le aporta un aspecto lozano, brillante y suave.

Si tu piel está bien hidratada, podrás prevenir los síntomas del envejecimiento, como arrugas, manchas o acné.

  1. Permite perder peso

El agua contribuye a eliminar los subproductos de desecho como la grasa y las toxinas, y evita la retención de líquidos.

Además, ingerir agua provoca una sensación de plenitud que ayuda en casos de ansiedad por la comida, haciendo que pierdas un poco el apetito.

¿Cuál es la efectividad de esta dieta?

Lo recomendable es tomar de ocho a diez vasos de agua a lo largo del día, siempre antes de comer.

Aunque el efecto adelgazante del agua no se compara con hacer ejercicio o empezar un régimen dietético, es un colaborador importante.

Ingerir agua permite activar los efectos de una dieta hipocalórica, adelgazando más rápido y quitando la sensación de hambre.

Es indudable que el alimento más dietético que existe es el agua, ya que no tiene calorías, y colabora en la eliminación de toxinas, porque permite su drenaje.

Tomar dos vasos de agua a temperatura ambiente antes del desayuno, almuerzo y cena favorece una sensación de llenura. El agua con gas, potencia esta sensación.

Se ha demostrado que aumenta la tasa metabólica, es decir, incrementa la velocidad para quemar calorías.

A pesar de las bondades del agua, tomar una cantidad excesiva de puede tener efectos negativos, principalmente para quienes padecen problemas cardíacos o renales.

Los especialistas recomiendan no tomar demasiado té, café ni bebidas con altos contenidos de cafeína.

Por otra parte, sugieren no tomar bebidas alcohólicas o hacerlo en forma moderada, por sus efectos negativos para el intestino y el hígado.

También recomiendan tomar las 4 comidas y eliminar el azúcar progresivamente.

Lo mejor es tener una dieta rica en nutrientes, vitaminas y minerales, que aporten a tu organismo los requerimientos diarios necesarios para su buen funcionamiento.

El agua es saciante y ayuda a acelerar el metabolismo, si tomas más de dos litros al día, puedes quemar grasas más fácilmente y así adelgazar más rápido.

Sin embargo, debes tener en cuenta que el agua por sí sola no ayuda a adelgazar, sino que te permite reducir calorías al reemplazar las bebidas azucaradas, porque de nada sirve tomar mucha agua para adelgazar si no la combinas con una dieta adelgazante.

Puedes beber agua de varias maneras: fría, caliente (en infusiones), en ayunas, antes, durante y después las comidas (para incentivar la diuresis y el peristaltismo).

Para adelgazar, puedes tomar agua en ayunas, realizar la dieta del agua tibia, beber agua natural a lo largo del día o utilizarla para preparar jugos y zumos bajos en calorías.

La dieta del agua en ayunas no solo te permite descartar las toxinas originadas durante la noche, sino que además es un excelente remedio para eliminar la retención de líquidos.

Lo ideal para perder peso es tomar alrededor de 3 litros diarios de líquidos, de los cuales 2 litros deberían ser de agua natural y el litro restante podría ser en infusiones o jugos.

Sin embargo, estas cantidades son relativas de acuerdo al peso y a la altura de cada persona, y a su estado físico.

La dieta del agua para bajar de peso no solo te ayuda a evitar la retención de líquidos y, en consecuencia, a bajar de peso, sino que también contribuye a purificar tu cuerpo.

¿Cómo tomar agua para eliminar el exceso de peso?

  1. Aguas detox: se han venido popularizando en los últimos años como una gran alternativa para limpiar el cuerpo y lograr un vientre plano.

Las aguas detox son infusiones simples preparadas con plantas, frutas o verduras, que se le agregan al agua para luego consumirla.

Vaso de vidrio con agua y frutas adentros. Detrás cesta con fresas

Si bien, no son estrictamente agua, las aguas detox potencian las propiedades depurativas del vital líquido.

Gracias a esta bebida de sabor agradable, además de obtener beneficios de sus ingredientes para favorecer la eliminación de toxinas, conseguimos ingerir la cantidad de fluidos recomendada.

Estas aguas hidratan el cuerpo y le proporcionan importantes propiedades para facilitar la eliminación de desechos y líquidos del organismo.

Además, son una gran alternativa para incrementar el consumo de agua disfrutando de una bebida deliciosa, llena de sabor y aroma.

  1. Dieta 911: esta es una dieta rápida o de choque muy atractiva; fue planteada para perder peso de emergencia o después de comer en exceso.

La dieta 911 permite adelgazar 4 kilos en 2 semanas, a expensas de pérdida de agua y líquidos retenidos.

La base de esta dieta es el salvado de avena, cuyo consumo es necesario para mantener la energía del cuerpo.

Este régimen puede ser un buen comienzo para depurar el organismo y prepararlo para comenzar una dieta equilibrada.

No se recomienda seguirla por más de dos semanas, ya que al ser hipocalórica el organismo puede tener descompensaciones y síntomas como dolor de cabeza o malhumor.

Se debe tener presente que estos kilos perdidos pueden ser a expensas de eliminación de agua y de líquidos retenidos.

Por este motivo, si después de realizar esta dieta no comienzas un régimen equilibrado, puedes sufrir de efecto rebote, es decir, es muy factible que recuperes los kilos perdidos y más.

Por esta razón, es importante tener presente que esta dieta puede ser el comienzo para depurar el organismo y prepararlo para comenzar una dieta equilibrada.

  1. Dieta de agua con limón: este es un poderoso digestivo que te ayudará a metabolizar las grasas y a limpiar el colon de forma natural. Es una gran ayuda para bajar de peso porque desintoxica el organismo.

El agua con limón disminuye la retención de líquidos y aumenta la sensación de saciedad. Tómalo en ayunas para maximizar su acción adelgazante.

Para obtener sus beneficios basta con utilizar una de las siguientes opciones:

  • Exprimir medio limón en un vaso de agua y beber media hora antes del desayuno, del almuerzo y de la cena.
  • Colocar 1 limón en ruedas en una jarra de agua e ir bebiendo durante el día.

Consideraciones finales sobre la dieta del agua

Esta dieta se realiza cuando es necesario perder algunos kilos de urgencia o necesites disminuir la retención de líquidos.

Es una dieta corta que se cumple por una semana, en la que se combinan alimentos con alto contenido en líquidos (como frutas y verduras), infusiones, jugos y agua natural.  

Debes elegir productos de temporada, que procedan de agricultores próximos a tu hogar, con lo que consumirás alimentos con menos conservantes y en mejores condiciones.

El complemento ideal para este tipo de régimen alimenticio es Cetolep.

Su excelente fórmula a base de polvo de vinagre de sidra de manzana, pomelo, quelpo, acaí, mango africano, entre otros, hacen de este producto el mejor aliado para perder peso  .

Si lo que deseas es perder peso, deberás combinar la dieta con actividades deportivas. Elige el deporte que más se adapte a tus necesidades y gusto.

Lo ideal para quemar grasa son las actividades cardiovasculares, como correr, nadar, ir en bicicleta, hacer ejercicios aeróbicos.

Como se dijo al principio, es aconsejable que comuniques a tu médico de confianza que vas a iniciar una dieta, explicándole lo que piensas hacer para que te aconseje cómo realizarla correctamente.

Si observas que tienes mucho sobrepeso, debilidad, malestar o cualquier tipo de molestia al iniciar la dieta, consulta con el galeno para descartar que exista un problema metabólico.

Recuerda que hacer una dieta excesivamente restrictiva trae como consecuencia un efecto rebote, por lo que no es recomendable cumplirla por tiempo prolongado. Una dieta poco equilibrada puede acarrear problemas de salud.

En este sentido, Cetolep ayuda a regular el metabolismo, contribuyendo así a bajar de peso fácilmente, combatiendo la obesidad y evitando el tan temido efecto rebote.

El consumo de Cetolep contribuye a estimular la producción de adiponectina, una hormona encargada de luchar contra la resistencia a la insulina y que tiene propiedades para combatir la obesidad.

El perfecto balance de la fórmula de Cetolep favorece la reducción del tejido graso, especialmente alrededor del hígado, previniendo el desarrollo de alguna enfermedad hepática grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *