Retrato de la vista lateral de la mujer joven atractiva con el tatuaje hermoso que se resuelve contra la pared gris, haciendo yoga, ejercicio de equilibrio de los pilates. Perro pájaro, pose de chakravakasana.

Una nueva forma de analizar la libido femenina

Una nueva forma de analizar la libido femenina

Última actualización: 27-12-2018. Equipo Nutricioni

¿Qué es la libido y cuál es su origen? ¿Cómo se hace manifiesta en las mujeres? Estos son temas que deben fluir de forma natural en su cotidianidad,  porque más allá del impulso sexual, se trata de una parte de la energía vital que forma parte de cada mujer.

tiroides en rubia, mujer toca su garganta la glancula tiroidea, probando si logra sentir la tiroides

En primer lugar, se debe estar al tanto de que la libido es el deseo sexual, y sobre su intensidad participan distintos elementos, tanto físicos como psicológicos, como: educación, hormonas, modo de vida, experiencia, sentimientos, estado de salud, personalidad, entre otros.

Dos de los padres de la psiquiatría, Carl Gustav Jung y Sigmund Freud, desarrollaron muchas de las nociones que todavía se manejan sobre la libido.

En el caso de Jung, se dice que nunca pensó en la libido como algo esencialmente sexual, pues era una gran energía vital e indistinta. De esta manera, la libido puede involucrarse con otras actividades y secciones de la vida que están completamente alejados de la sexualidad.

Mientras que para Freud, la libido es el sentimiento que está involucrado con una pulsión establecida.

En sus primeras investigaciones, fue explicada desde un punto de vista específicamente sexual, pero un tiempo después compaginó esta definición con la energía productiva y vital del ser humano.

El cerebro tiene un enorme mandato sobre la excitación sexual. Por esto, la existencia de una mente abierta no se relaciona en lo absoluto con la edad física, su mayor influencia es en la edad sexual.

Esta es una actitud, depende de su manera de llevar las relaciones sexuales. Si es de las personas que le encanta experimentar y vivir cosas nuevas, será alguien joven en lo referente al sexo. Pero, si el tema lo aburre o conforme pasa el tiempo siente pocas ganas, ha envejecido.

Con el tiempo, la libido tiende a aumentar, y más aún con su experiencia. Cabe destacar que la madurez sexual está ubicada hacia los 35 años. Al llegar la menopausia, los niveles de estrógenos bajan y los ovarios producen poca testosterona.

Los elementos psicológicos también participan: cuando las mujeres tienen más tiempo para ellas y su pareja, apartan un mayor espacio a su vida íntima. Esto puede significar un incremento del placer en la relación sexual.

Las hormonas juegan un papel muy importante

Los estrógenos y la testosterona son producidos por los ovarios, se conocen como las “hormonas del deseo”. Los cambios hormonales en el transcurso del ciclo menstrual, influyen de forma precisa en la intensidad del deseo femenino.

En los días que son como una antesala a la fase de ovulación, el cuerpo tiene un pico de estrógenos. Esto se traduce en que la libido se encuentra en su apogeo (caso contrario en las mujeres que toman anticonceptivos).

Mientras que, en el parto, producimos prolactina, considerada como la hormona antideseo. Esta afirmación, ayuda a entender la frecuente disminución de las relaciones sexuales después de un embarazo, lo que supone la aparición de problemas en muchas parejas.

Es común observar que al pasar por un período de estrés, dificultades de salud, alguna prescripción médica e inclusive, una situación difícil en la pareja, son factores determinantes para el bloqueo del deseo. Aunque esta rebaja de la libido tiende a ser pasajera, en muchas ocasiones.

No obstante, si esta dificultad prevalece en el tiempo, no tenga dudas para tratar el tema con su pareja y para visitar a un profesional, que puede ayudarle a hallar el origen de este bloqueo.

Algo muy importante que debe saber es que, muchas veces, aunque su apetito sea menor, existe la posibilidad de revivir nuevamente el deseo mediante la práctica continua. Por ejemplo, puede probar con la autoexploración, la masturbación, a reencontrar sus zonas erógenas, etc.

A lo largo de este artículo, le brindaré muchas soluciones que pueden ayudarle con este aspecto. Obviamente, no se trata de obligarse, pues la intensidad de la libido no es siempre la misma y hay que saber entender al cuerpo en cada situación.

Uno de los aspectos de la intimidad que tiende a resentirse con el paso del tiempo, es el apetito sexual, con mayor énfasis en las mujeres.

Atravesada la fase del enamoramiento, puede aparecer el momento en el que el deseo por otra persona se aminora, reduce de manera considerable el interés por tener relaciones sexuales, igual que las fantasías eróticas.

En los peores casos, puede aparecer hasta sensación de malestar.

El deseo puede evolucionar y transformarse

Conviene, antes de ahondar en las razones y posibles alternativas, conocer varias acotaciones sobre el deseo sexual, como las que se mencionarán a continuación:

Es completamente normal que existan fases de más deseo, al igual que momentos de menos deseo.

Al hablar de apetito sexual, el imaginario popular lo relaciona con los impulsos indetenibles hacia la pareja. No obstante, hay distintos tipos de deseo.

El deseo inesperado y espontáneo no es el único elemento clave para entender lo que sucede en las parejas de larga duración. Ahora bien, le hablaré sobre las 3 variantes del deseo:

  • La activa: implica acción para propiciar una reacción. Esto se trata de atender nuestro propio deseo y acrecentarlo con ejercicios físicos o mentales.
  • La impulsiva: esta se encuentra relacionada con el enamoramiento. Cuando apenas conoce a alguien y el deseo proviene de la necesidad de pasar todo su tiempo con esa persona.

En el principio, se presenta un deseo sexual frenético, pero mientras sucede la estabilización de la relación, es común que este tipo de deseo aminore. Que el deseo impulsivo pase a ser sosegado no quiere decir que las relaciones sexuales tengan menos placer.

  • La reactiva: el deseo de la pareja despierta el nuestro, y eso propicia que exista una receptividad de nuestra parte a tener relaciones sexuales, aunque no tengamos ganas en el momento.

La mujer siente poco apetito sexual cuando se reducen de una forma considerable las ganas de tener intimidad con las correspondientes relaciones sexuales. Adicionalmente, no hay receptividad y no tiene fantasías ni pensamientos sexuales.

Con basamento en esta afirmación, ¿cuándo se puede hablar del poco deseo como un problema? Se está en esa situación cuando la mujer lo piensa como un problema y pasa por una sensación de pérdida, con respecto a la variante anterior.

Por otro lado, puede empezar a convertirse en un coste si se siente distinto con respecto a las personas de su ambiente. Si tiene pareja, esto comienza a tener consecuencias en su relación.

Le invito a continuar leyendo para conocer otros aspectos que pueden servirle.

¿Por qué se empieza a apagar el deseo?

pareja adulta mayor con problemas en la cama, relaciones sexuales

Existen 2 elementos que contribuyen al malestar: la sensación de diferencia (sentir diferente en comparación con otras personas que no pasan por esto, al igual que de sí misma en otros momentos de su vida), algo que colabora a la conciencia de que existe una situación.

Por otra parte, si se tiene pareja, el observar que el desajuste en la libido de ambos es grande, y se va tornando cada vez más difícil para la relación.

Pero, ¿por qué el deseo puede bajar? Los motivos son múltiples y variados, pero le resumo los más comunes:

La educación moral y religiosa que recibió la mujer en su vida.

Consumo de algún medicamento: algunas medicinas como los psicofármacos, pueden traer como efecto secundario una baja en el deseo.

Modificaciones en la respuesta sexual a causa de la edad y la llegada a estados como el embarazo, la menopausia o el postparto.

Cambios en la respuesta sexual como consecuencia de la edad y la llegada a etapas como el embarazo, el posparto o la menopausia.

Educación sexual contraindicada: algunas mujeres van a consulta con el médico y éstos concluyen que su ausencia de deseo se debe a que, al final, no experimentan mucho placer cuando sostienen relaciones sexuales y no alcanzan al orgasmo.

Por ende, piensan que para qué lo van a hacer si ellas tampoco la pasan bien. Este tipo de situaciones bajan el deseo sexual.

Si por cualquier acción surge el dolor, incomodidades o malestar en los momentos eróticos, as muy grande la posibilidad de que disminuya o se vaya completamente el deseo sexual.

Cuando se pasa por estas situaciones, prevenir la exposición a los sentimientos negativos es un factor para la mejora. Sin embargo, posiblemente el deseo no volverá a su punto de partida si no se combate la causa de ese malestar ni se asocia todo lo positivo a la sexualidad.

El deseo se basa en las ganas de repetir los contactos, códigos o encuentros que nos brindan una sensación de bienestar y conectan con el placer. Se resume en todas las experiencias positivas a nivel sexual.

No permita que el estrés y la rutina dañen su vida sexual

En algunas ocasiones, aparecen problemas de comunicación sexual o de intimidad con la pareja, y éstos impiden una explicación correcta acerca de qué le gusta y qué es lo que quiere, por parte de la mujer.

En el caso de la ansiedad, el bajo estado de ánimo y el estrés, el deseo tiende a bajar como consecuencia de las fases psicológicas. Para esto, se debe realizar un acompañamiento terapéutico con el fin de mejorar los primeros, para que el deseo reaparezca tras la mejora a nivel psicológico.

La rutina es un enemigo mortal de la intimidad, ya que, en las parejas de larga duración, pueden terminar “rutinizándose” los patrones sexuales por ambas partes. Al final todo es tan igual, que surge la sensación de “todo es lo mismo” y esto va disminuyendo el deseo.

Esto se debe porque ya se sabe qué va a pasar y cuál es la siguiente acción que realizará la otra persona.

Los problemas cotidianos sin resolver, al igual que los de la pareja, resienten el deseo sexual en el caso de la mujer. Los desajustes en la relación de las cargas familiares (cuando son desiguales) y las tareas de la casa, son enemigos mortales.

Una repartición más equitativa de las actividades hogareñas, puede influir de buena manera en la reaparición del deseo.

Hay mujeres para las que el sexo no es lo más importante. No quiere decir que sean asexuales, pero no es algo primordial para ellas. Aunque no hay ninguna causa aparente para esto.

Claves muy sencillas para aumentar su libido

Muchas veces el aumento de la libido es algo más simple de lo que parece. Aquí le doy varios tips que pueden ayudarle:

Aliméntese bien, de la misma forma que el descanso, alimentarse de manera saludable también puede influir sobre su libido. Como beneficio adicional, tendrá una mejor sensación a nivel general y ganará más energía, y, por esto, todas son bondades.

Atienda las fases preliminares: de repente lo ha oído varias veces, pero es un aspecto fundamental. Dedique el tiempo necesario a los preliminares para aumentar su deseo y también su disfrute.

Busque el momento: en ocasiones, parece que no hay tiempo para nada. Por esta razón, es importante que destine momentos especiales para dar rienda suelta a la pasión con su pareja.

Cultive las emociones: la libido tiene un gran basamento emocional, por lo que es muy útil que atienda este aspecto de la pareja. Hablar sobre cómo estuvo su día, sus proyectos en común o rememorar momentos felices pueden afianzar mucho la relación.

Descanse lo suficiente: si no duerme las horas necesarias y pasa todo el día cansada, no verá favorecido su deseo sexual en ningún aspecto.

No deje entrar al estrés: es muy difícil, pero si lo hace, afectará negativamente su intimidad sexual y muchos aspectos de su ritmo de vida. Mi recomendación es que trate de organizarse bien para no estresarse, respire conscientemente y consiga a diario momentos de tranquilidad.

¡Verá rápidamente cómo lo nota su apetito sexual!

Innove: la rutina puede acabar con el deseo sexual. Le aconsejo que intente hacer cosas nuevas cada vez que le sea posible para que se incrementen sus ganas y su interés. Una excelente alternativa pueden ser los juguetes sexuales.

Lea novelas eróticas: el contenido erótico de algunas publicaciones propiciará que su imaginación se dispare y, por consiguiente, aumente su libido. Una bondad adicional es que le aportarán muchísimas ideas para llevar a la práctica.

Haga más contacto físico con su pareja porque esto propicia el cariño. Para que entre ambos se active la pasión, lo mejor es que las muestras de afecto sean infaltables en su relación.

El sexo es una actividad que necesita tiempo

En diversas ocasiones, el modo actual de vida constituye un enorme impedimento que deben enfrentar las parejas. Lo vertiginoso de la vida conlleva a que lo urgente vaya por delante de lo importante, sin representar ningún tipo de ayuda.

Es muy común que cada día de la vida de muchas personas (en especial de las mujeres) sea una larga cadena de obligaciones.

El no contar con espacios y momentos fuera de las exigencias y las obligaciones, tiende a ser una de las mayores y frecuentes causas de la escasez de momentos eróticos. Por ende, el deseo se va reduciendo.

Por esta razón, apartar algo de su tiempo para el cuidado personal y el erotismo, pueden contribuir a la construcción de una tendencia distinta en todo lo referente al deseo.

En la actualidad, usted puede disponer de muchas alternativas para hacerle frente a este tipo de incomodidades, con el fin de disfrutar al máximo su vida sexual. Una de ellas la constituye el LibiActiv Mujer.

Esta maravillosa mezcla tiene en sus componentes polvo de raíz de maca y la hierba de la cabra en celo, entre otros que contribuyen a impulsar un mayor deseo y vitalidad sexual en la mujer.

El LibiActiv Mujer trae consigo componentes espectaculares que no solamente propician una mejor calidad en la intimidad de la mujer, pues alivia dolencias como asma, la bronquitis crónica y evita la osteoporosis. También termina con la fatiga.

En los tiempos actuales, la espontaneidad se halla sobrevalorada. Hace falta practicar el “sexo de pasillo”: significa propiciar los momentos eróticos en el transcurso del día, empezando por despedirse al irse a trabajar.

Haga uso de elementos tan sencillos como los besos y los mensajes picantes, así como otros detalles diarios.

Algo muy importante es hacer “dieta tecnológica” regularmente. Olvídese de la existencia de su tableta, teléfono y televisión para invertir ese tiempo en su pareja.

Un dato curioso: cada vez más las parejas jóvenes van a consulta médica porque por las noches se quedan pegados a distracciones como HBO o Netflix, y, cuando termina lo que están viendo se sienten cansados yéndose a dormir inmediatamente.

Tips que pueden salvar los momentos considerados como emergencia

En este apartado, debo mencionar la importancia de trabajar su comunicación sexual con la mayor sinceridad posible. Las mujeres deben tener la capacidad de decirle a su pareja qué les gusta y que no, la situación por la que esté pasando.

También debe sacar a colación el tema de la distribución de las tareas del hogar o si no se siente querida, por ejemplo. Lo mejor es que toquen este tipo de asuntos tranquilamente, de ser posible tomando un café o una copa.

En esta conversación, es aconsejable que la mujer le pida ayuda a su pareja para hallar juntos la solución, tornándolo fácil y con paciencia.

Lo correcto es hacer acuerdos intermedios, porque a veces cada miembro de la pareja se coloca en un extremo. Estas diferencias pueden hacerse notar, por ejemplo, en el número de relaciones sexuales.

Cuando llegue el momento de negociar, es esencial realizarlo de forma contributiva porque ambos en la pareja deben sentir que la decisión final, es ganancia por igual para cada uno.

Otro punto donde se debe trabajar es que la sexualidad no se basa únicamente en la penetración vaginal. Desde hace mucho tiempo se conoce que, en el ámbito psicológico, no es potencialmente la más placentera para las mujeres.

Los encuentros eróticos deben tener la posibilidad de incorporar otras prácticas, para que se incremente el apetito y el deseo. También pueden incluir otros códigos u otros juegos, esto ayuda a salir de la monotonía y puede ser de gran utilidad para ambos.

Últimas sugerencias para que su libido se mantenga en alto

adolescente mayor dormida profundamente y feliz, mujer soñando, arropada con una sabana sobre una cama blanca

Seguro ha oído que la comida afrodisíaca incrementa la libido. Pero, los científicos ya desmintieron esta creencia, basándose en que es algo meramente psicológico.

Que su alimentación sea totalmente saludable: no deje de lado ningún tipo de minerales ni nutrientes. Los suplementos especiales como LibiActiv Mujer constituyen una contribución extra en este aspecto.

La mente es fundamental: si se siente cansada, estresada o está traumatizada sexualmente, su libido siempre estará al mínimo. Lo mejor es que, al momento de intimar, trate de desterrar todo aquello que le importune para potenciar mucho más su deseo sexual.

Recuerde que buena parte de su libido, está relacionada con su mente.

El apetito sexual tiende a aumentar en el embarazo: en este dulce momento, ella sube. Esto tiene dos razones de ser, la primera y más importante es el aumento de las hormonas, propiciando un mayor deseo sexual.

Por otra parte, usted pierde cuidado de controlar si corre el riesgo de quedar embarazada, por lo que se distiende en gran medida.

La testosterona ocasiona un mayor apetito sexual cuando está presente en el cuerpo de la mujer. Las mujeres jóvenes poseen más cantidad de ésta en el cuerpo, por ende, sucede lo antes mencionado.

Usted también puede ayudar a su libido: si no satisface sus requerimientos y anhela que sea aún mayor, hay métodos naturales para impulsarla. Una de éstas es LibiActiv Mujer, un complemento que favorecerá su libido gracias a su mezcla de hierbas naturales.

No beba alcohol si su objetivo es que la libido aumente: beber algún trago puede ayudar, pero si abusa, es muy probable que la libido disminuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *