Un esqueleto fuerte: evita el desgaste de huesos

Un esqueleto fuerte: evita el desgaste de huesos

Última actualización: 22-11-2018. Equipo Nutricioni

El tiempo avanza, esto es una realidad y para todos es inevitable, con ello, viene el envejecimiento de nuestro organismo y el desgaste de nuestros huesos.

Esto no tiene que ser una condición sin  que nos de que nuestra vejez tiene que ser vivida llena de achaques y dolores por enfermedad.

Durante toda nuestra vida, tenemos la meta de disfrutar de plenitud, lograr objetivos, crecer en todos los aspectos de la existencia.

Nuestra salud ósea, y nuestro bienestar en general está directamente ligado a nuestra salud emocional.

Cuando nos sentimos bien, llenos de vitalidad y energía, la meta de sentirnos plenos emocionalmente es mucho más fácil de alcanzar.

Por eso, se vuelve imprescindible que desde nuestra juventud, tomemos acciones que nos lleven directamente a gozar de un organismo sano en nuestros años posteriores.

Pero esto no quiere decir que si ya somos adultos mayores, no podamos hacer nada para mejorar nuestra vida, ¡sí podemos!

Ninguna persona quiere sentir dolor, tampoco estar limitada en sus movimientos o no poder alzar en sus brazos los niños que están en su familia.

Para esto, es necesario que nuestros huesos estén fuertes, llenos de resistencia y dureza, que nuestras articulaciones y músculos estén sanos.

Leámos un poco para conocer la mejor manera de cuidar la salud de nuestro esqueleto de manera preventiva y curativa.

Desgaste de nuestros huesos

Nuestro esqueleto, al igual que todo nuestro organismo, está formado por células, por lo cual son tejido vivo.

Estas células óseas están en un ciclo constante de destrucción y regeneración, mientras somos jóvenes es mayor el número de estas que se crean.

Pero al llegar a la edad de 50 años aproximadamente el ciclo se invierte, por lo que los cuidados deben ser mayores.

Es tan importante nuestro sistema esquelético, que nos brinda soporte, equilibrio y protección de nuestros órganos internos.

Imagen de la parte de un esqueleto humano

El desgaste de los huesos ocurre por enfermedades como la osteopenia y la osteoporosis y ambas aparecen con el incremento de la edad.

También existen otros factores, internos y externos que pueden influir en el desgaste de los huesos, haciendo que este se incremente.

No solamente la vejez, existen muchos tipos de problemas que pueden afectar nuestros huesos, algunos más comunes y conocidos que otros. Estudiémos dos de los más comunes de ellos.

La muy conocida osteoporosis  

Algunas personas también la llaman huesos delgados, se caracteriza por la pérdida de densidad o masa ósea de nuestro esqueleto.

Como consecuencia de la pérdida de los minerales que forman el hueso, como el calcio, así como también de los proteínas que conforman su estructura, se padece este mal.

Con esta patología, los huesos se vuelven frágiles y quebradizos, ya que se trata de la desmineralización de nuestro esqueleto.

Normalmente, se presentan fracturas en la cadera, el fémur y otra áreas específicas, pero cuando la enfermedad está avanzada.

Cuando ya la enfermedad se encuentra avanzada, se presentan dolores en los huesos, y fracturas con golpes o traumatismos muy débiles.

Otros síntomas son el dolor en el cuello, pérdida de estatura y postura encorvada o joroba.

Según estadísticas, se tiene estimado que de cada 3 mujeres, 1 sufra de osteoporosis, en el casa de los hombres se reduce a 1 de cada 12.

Esta estadística se toma en cuenta en personas mayores de 50 años, ya que la osteoporosis es de mayor incidencia a edad adulta.

Mujer mayor con dolor en la mano

La osteoporosis también es llamada la epidemia silenciosa, ya que es asintomática, muchas veces es diagnosticada después de sufrir una fractura.

No permita que la osteoporosis te gane la osteoporosis, Osteo Vigor es un apoyo importante en la prevención y tratamiento de esta patología.

¿Qué la causa? En el caso de los jóvenes, puede ser causada por la mala alimentación, una vida sedentaria o el sufrir de otro tipo de enfermedades entre otras cosas.

El consumo en exceso de tabaco y alcohol, además de afectar nuestra salud en general, también afecta negativamente nuestra salud ósea.

La deficiencia de minerales necesarios para la formación de huesos en nuestro organismo, como el calcio y el flúor es una causa importante a tomar en cuenta.

El consumo en altas cantidades de azúcar y grasas saturadas, es otro de los factores negativos.

El sedentarismo, aumenta el riesgo de padecer enfermedades, no solamente en nuestros huesos sino, en todo nuestro organismo.

Las mujeres posmenopáusicas tienen una gran posibilidad de padecer osteoporosis, ya que la falta de producción de estrógenos afecta notablemente.

Mujer adulta con sintomas de estrés

Otras causas de esta patología suelen ser el hipotiroidismos, la enfermedad de cushing, diabetes tipo 1, sarcoidosis, etc.

Osteopenia: hermana menor de la osteoporosis

Cuando la masa o densidad ósea es baja, pero no lo suficiente como para ser osteoporosis, se le conoce como osteopenia.

Se puede decir que esta patología, la masa ósea no es normal, pero tampoco lo suficientemente baja como para considerarla osteoporosis.

Cuando se sufre de ella, se debe aumentar las medidas preventivas, ya que esta condición puede ser precursora de problemas más graves en los huesos.

Una muy buena noticia es que no todas las personas que sufren de osteopenia, sufrirán de osteoporosis.

Recuerda que el riesgo a sufrir fractura no está determinado solamente por la densidad ósea, influyen otros factores como la edad, antecedentes, enfermedades previas, etc.

La osteopenia puede clasificarse como primaria o involutiva cuando, después de un examen médico, no se puede determinar la causa de su aparición.

También puede ser categorizada como juvenil, posmenopáusica, la que está directamente relacionada con la edad e idiopática.

Mujer joven con paño en la cabeza

En el caso de la secundaria, se presenta como consecuencia del padecimiento de una enfermedad previa o por el uso de algunos medicamentos.

Causas de las osteopenia

Las células de nuestros huesos se encuentran en un constante proceso de muerte y renacimiento, por lo que podemos decir que también están vivos.

En edades tempranas, el proceso de creación es mucho mayor que el de destrucción, para ayudar al crecimiento, por ejemplo.

Pero a partir de los 35 años aproximadamente el proceso se invierte y se comienza a perder mayor cantidad de células óseas.

Malos hábitos como el sedentarismo ocasiona una mayor pérdida de masa ósea causando la aparición de alguna patología precozmente.

En las damas, la menopausia es una de las principales causas de la aparición de enfermedades en los huesos.

Otras causas son que no exista suficiente masa ósea durante el proceso de crecimiento.

Que se está reabsorbiendo excesivamente el hueso por parte de nuestro organismo.

O que el proceso de creación de nuevas células óseas no sea el adecuado, causando un déficit de hueso.

Existen muchas otras causas que pueden causar la aparición de osteopenia, pueden ser endocrinologas, gastrointestinales, por medicamentos, etc.

Entre los fármacos que están más frecuentemente relacionados con el desgaste de huesos están los anticonvulsivos, corticoides y las sales de litio.

El sufrir de tumores malignos, o la metástasis en los huesos de otros tumores, también podrían ser causa de una osteopenia secundaria.

Debes saber que la osteopenia no provoca síntomas, por lo que en la mayoría de los casos pasa inadvertida.

Existe un mito extendido de pensar que esta enfermedad provoca dolor musculoesquelético, al no ser así, lo mejor es realizar chequeos médicos de control.

El raquitismo y sus causas

Es una enfermedad caracterizada por deformidades en el esqueleto, el cual está causado por la desmineralización de los huesos y los cartílagos.

En los últimos años, la frecuencia de la aparición de esta enfermedad ha ido aumentando a nivel mundial.

Entre las posibles causas podemos contar el hecho de que los niños son más sedentarios, ya que pasan mucho tiempo en la computadora, juegos de videos y tv.

Por esto, es importante motivar a nuestros niños a pasar más tiempo jugando al aire libre o practicando algún deporte.

Esto, aparte del ejercicio físico que es muy bueno para la salud en general, los expondrá a la luz solar que es necesaria para la creación de vitamina D.

Es recomendable que todos realicemos actividades al aire libre, pero debemos hacerlo a horas donde el sol no sea tan fuerte y poder evitar el uso de protector solar.

Entre las causas del raquitismo, una de las principales es la deficiencia de vitamina D en nuestro organismo.

Representación de una playa y arena, debido que es el medio donde obtenemos vitamina D

El cuerpo, al carecer de esta vitamina, se vuelve incapaz de absorber minerales importantes como el calcio y el flúor.

Se debe mantener un buen nivel de estos minerales en nuestro organismo, ya que nuestro esqueleto también funciona como un depósito mineral.

Cuando los niveles en la sangre de minerales como el calcio son bajos, algunas hormonas lo toman de nuestros huesos, por lo que se debilitan y se vuelven frágiles.

Entre los factores importantes que influyen en la falta de vitamina D podemos mencionar el tener la piel oscura, ya que esto impide la penetración de rayos UV.

La luz solar es muy importante para la sintetización de la vitamina D, por lo que es recomendable realizar actividades al aire libre.

Vivir en lugares con climas fríos o la utilización de protectores solares, también puede afectar

El llevar una dieta baja en vitamina D, como los vegetarianos, las personas que consumen poco pescado y los casos de intolerancia a la lactosa

Si tu dieta también es baja en calcio y fósforo puede ser un factor importante para la aparición del raquitismo.

¿Cómo se manifiesta?: Evita su desgaste

Entre los síntomas o consecuencias del raquitismo se encuentran, el dolor y la sensibilidad de los huesos de los brazos, pelvis, columna vertebral y piernas.

Deformaciones dentales, piernas arqueadas, desviaciones de la columna, deformidades esqueléticas, aumento de la aparición de caries dentales, etc.

El sentir que te vas debilitando progresivamente, y va disminuyendo tu tono muscular, es un síntoma de posible raquitismo.

Evita todas estas molestias, Osteo Vigor es pensado para ti, para tu salud ósea, para ayudarte a vivir en plena salud.

Algo muy importante a tener en cuenta es la dieta, una alimentación balanceada y rica en vitaminas y minerales es la clave del éxito.

El calcio es esencial para mantener la dureza y la resistencia de nuestros huesos, es el mineral que está en mayor cantidad en nuestro esqueleto.

La dosis recomendada diariamente para una buena salud ósea es de 1300 mg al día para niños en edades comprendidas entre los 9 y 18 años.

En el caso de los adultos menores de 50 años, la dosis es de 1000 mg de calcio diariamente, y para los adultos mayores es de 1200 mg al día.

Obtén calcio agregando a tu dieta todos lo productos lácteos, preferiblemente descremados, sardinas, salmón y los vegetales de hoja verde.

Alimentos ricos en vitamina D, marca la vitamina en una pizarra

El zinc es un mineral que no debe faltar en tu dieta paro lograr proteger nuestros huesos de cualquier enfermedad.

Actúa directamente en la mineralización y formación de hueso nuevo, por lo que previene la osteoporosis y brinda dureza al esqueleto.

Cuando existe un déficit de este mineral en los niños, es muy común que se presenten casos de retraso en el crecimiento.

Entre las fuentes naturales del zinc se encuentran las sardinas, la leche, los huevos, el queso, las legumbres como frijoles y soja.

En el caso del potasio, debes consumirlo para reducir notablemente el riesgo de sufrir osteoporosis y aumentar la masa ósea.

También se ha demostrado, que una dieta baja en potasio está directamente relacionada con el deterioro y debilitamiento de nuestros huesos.

Este mineral, ayuda a formar un medio alcalino en nuestro organismo, que contribuye a mantener los niveles de calcio en nuestro esqueleto.

Es igualmente de gran ayuda para mantener la salud de nuestro sistema nervioso y muscular, este último, importante para la salud ósea.

Para obtener potasio, alimenta tu cuerpo con atún, bacalao, salmón, aguacate, melón y auyama entre otros.

Para obtener todos los minerales que tu esqueleto necesita, necesitas Osteo Vigor.

Vitaminas y otros minerales importantes que también nos ayudan

La vitamina C es muy recomendada a las mujeres posmenopáusicas en la prevención de la osteoporosis.

Es de gran ayuda, elemento esencial para la salud del esqueleto, ya que disminuye la pérdida de masa ósea y contribuye a conservar su densidad.

Si lo que buscamos es prevenir el desgaste óseo, esta vitamina es un gran antioxidante, por lo que nos será de gran ayuda.

Para minimizar el riesgo de padecer osteoporosis y osteopenia, es primordial el consumo de vitamina D.

Sin ella, no es posible que nuestro sistema óseo logre absorber y fije el calcio, por lo que será liberado provocando su debilitamiento.

Si hablamos de la vitamina K, esta interviene en la creación de hueso, y el mantenimiento de la densidad ósea.

Existe una proteína muy importante para la matriz ósea, la osteocalcina, la cual requiere esta vitamina para lograr consolidarse.

Hombre joven musculoso cargando pesas de vitaminas

Magnesio y manganeso. Este par de minerales son conocidos como oligoelementos, ya que se encuentran presente en 0,1% en nuestro organismo.

Pero a pesar de estas pequeñas cantidades, sus funciones son de gran importancia, por lo que no debemos descuidar el incluirlos en nuestra dieta diaria.

El magnesio es de gran ayuda en el caso de presentar dolor articular y de huesos, ya que permite la creación de hueso nuevo, para mantenerlo fuerte.

Tiene participación en el proceso de mineralización del esqueleto, ya que ayuda a que el calcio se fije en los huesos.

En el caso de la calcificación de las articulaciones, evita que esta suceda, por lo que también es esencial para prevenir enfermedades como la artritis.

En el caso del manganeso, podríamos decir que funciona mejor como oligoelemento preventivo, ya que mantiene el hueso sano.

También, este mineral contribuye a la normal formación del tejido conectivo y en la salud de nuestras articulaciones.

Es antioxidante, razón por la cual es un gran aliado para evitar el desgaste de los huesos ocasionado por el inevitable paso del tiempo.

Si lo combinamos con el Boro, y mantenemos buenos niveles de calcio y vitamina D, le daremos fuerza, resistencia y dureza a nuestro sistema óseo.

Las legumbres, los cereales integrales, las nueces, las espinacas, el té verde, clavos de olor, plátanos, fresas, maíz, son alimentos que te aportarán este par de minerales.

Abandona el sedentarismo: ¡muévete!

El llevar una vida sedentaria es perjudicial para nuestra salud en general, nuestro sistema óseo también necesita moverse para fortalecerse.

Si combinamos una buena rutina de ejercicios con una alimentación balanceada, rica en vitamina y minerales, tendremos éxito.

Realiza ejercicios de impacto, en los que necesites saltar, moverte rápido, como el baloncesto o el fútbol.

El levantar pesas también es maravilloso para fortalecer los huesos, ayudando a fijar los minerales, y fortaleciendo músculos y articulaciones.

Mujer adulta realizando ejercicios con pesas al aire libre

En el caso de las personas mayores que ya presentan problemas óseos, caminar, nadar y la bicicleta son buenas opciones.

Recuerda mantenerte erguido, tanto al caminar como al estar sentado, dobla las rodillas para levantar cosas y evita cargar mucho peso.

Top 10 de los mejores alimentos para los huesos

  1. Productos lácteos, fuente de calcio y vitaminas A-B-D.
  1. Soja, aporta calcio, magnesio, fósforo, potasio, y vitaminas del grupo B.
  1. Sardinas, poseen gran cantidad de vitamina D.
  1. Frutos secos, gran contenido de calcio. vitamina B, E, hierro y fósforo.
  1. Espinacas, fuente de vitamina K, A, C, B2, B6; zinc, fósforo y potasio.
  1. Salmón, calcio, vitamina D, B6, B12, magnesio.
  1. Legumbres, poseen potasio, calcio, magnesio, fósforo y vitaminas B6 y B12.
  1. Col rizada, te brindará vitaminas A y C.
  1. Yema de huevo, vitaminas del complejo B, A, E, y D.
  1. Kiwi, posee antioxidantes y vitamina C.

Junto a todos estos alimentos y las vitaminas y minerales que te proporciona Osteo Vigor podrás lograr unos huesos fuertes, resistentes, te sentirás llena de vida.

No permitas que las enfermedades relacionadas con la edad te roben tu bienestar y alegría, es posible vivir una vejez feliz.

Toma la decisión ahora, comienza a tratar tu cuerpo con el cariño y cuidado que merece, así disfrutarás de plenitud durante toda tu vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *