Tú también puedes evitar el estrés. ¡Descubre cómo!

Tú también puedes evitar el estrés. ¡Descubre cómo!

Última actualización: 12-02-2019. Equipo Nutricioni

Debemos empezar por decir que el estrés no necesariamente es negativo. Puesto que sin él, los seres humanos no habrían sobrevivido ancestralmente. Los hombres de las cavernas aprovecharon la aparición del estrés para estar alertas ante cualquier peligro.

El estrés es una reacción física y mental. Cuando ocurre, el cerebro piensa que estamos en peligro. Entonces, libera hormonas y sustancias químicas. Tales como adrenalina, cortisol y norepinefrina.

De esta manera prepara al organismo la acción. Esto produce ciertas de reacciones. La sangre fluye mayormente a los músculos para cerrar las algunas funciones prescindibles, como la digestión.
Con la segregación de  adrenalina, el cortisol y la norepinefrina, se transforma energía. Lo que nos prepara para la lucha, la huida o paralizarnos.

El incremento de la frecuencia respiratoria se debe a que tiene que oxigenarse rápidamente un volumen de sangre que irá a las extremidades. Entonces nuestra atención se intensifica.

Este estrés lo podemos calificar de bueno (eustrés), pues nos prepara para la adaptación al entorno inmediato.

Pero no siempre es así. Pues existe su contraparte (el distrés). Este es el estrés malo, generado por preocupaciones, angustias y conflictos.

Este puede generar graves patologías, y disminuye nuestra calidad de vida. Cuando el torrente sanguíneo va solo a los músculos, la función cerebral se reduce al mínimo. Esto no nos permite pensar adecuadamente.

Si mantenemos un estado de estrés prolongado, es negativo para la salud. El producto de niveles elevados de cortisol, puede aumentar los niveles  de azúcar y presión arterial. Aunado a la disminución del deseo sexual.

Para evitar el estrés debemos ingerir alimentos, y evitar las comidas rápidas. Igualmente debemos limitar el consumo de la sal y la cafeína.

Limitar el consumo de sal y cafeína es especialmente necesario para la luna adecuada presión arterial.

La relajación y el ejercicio físico también son importantes. Asimismo, se hace necesario disminuir  la cantidad de azúcar y grasa en su alimentación.

Mantener una actitud positiva de fe y optimismo también es de gran ayuda. Al igual que dormir un número de horas saludables.

¿Cómo identificar el estrés?

El estrés afecta a todas las personas. Es normal sentir sus  en diferentes actividades retadoras o exigentes de nuestra vida cotidiana.

La primera acción paso para controlar el estrés es conocer sus síntomas. Pero esto último puede ser más difícil de lo que uno se imagina.

La mayoría de las personas estamos acostumbrados a estar bajo estrés, pero frecuentemente no sabemos que lo estamos.
El estrés puede alterar muchos de  los aspectos de la vida, incluyendo las emociones, conductas, capacidad cognitiva y la salud física. Dado  que los individuos manejan el estrés de forma diferente, sus síntomas pueden variar.

Estos pueden ser poco precisos y pueden ser los mismos que los causados ​​por condiciones médicas. De tal manera que es es importante evaluarlo con su médico.

Estos síntomas pueden incluir los llamados síntomas emocionales: generalmente frustración, agitación e ira.

Igualmente sentirse abrumado, dificultad para relajarse, inadecuada autoestima y depresión.

También tiene síntomas físicos, entre ellos poco vigor, dolor de cabeza, malestar estomacal, como diarrea o estreñimiento.

Adicionalmente, náuseas, dolor en el pecho y ritmo cardíaco acelerado. Además de insomnio, infecciones frecuentes, y pérdida de la capacidad sexual.

Los síntomas cognitivos son preocupación recurrente, pensamientos negativos, olvidos frecuentes y desorganización general. Algunas veces dificultad para concentrarse y pesimismo.

Entre los síntomas conductuales destacan alteraciones del apetito, evasión de responsabilidades, abuso de alcohol,  drogas o cigarrillos. También el morderse las uñas e inquietud.

Afortunadamente, existen tratamientos y terapias eficaces, al igual que productos naturales como BioCestrés.

¿Sabes  por qué nos estresamos?

Estrés Oxidante

El estrés es parte de la vida. Es útil, puesto que puede motivar a lograr metas, objetivos y aspiraciones.

Por tener diferentes orígenes, los síntomas son variados de acuerdo a esta realidad. Existe el estrés laboral, cuyos síntomas son incomodidad en el trabajo, deficiente manejo del tiempo y las prioridades,  expectativas poco claras, y trabajar en condiciones de peligro.

Igualmente, el temor de hablar en público, y afrontar discriminación o acoso.

Las tensiones de la vida cotidiana también tienen gran impacto. Algunos ejemplos de estos son divorcio o separación, pérdida un ser querido, pérdida de empleo, mudanzas, y problemas financieros. Además, nupcias, enfermedades, ansiedad, depresión, ira y dolor.

Asimismo, desastres naturales, robo y violación entre otros.En ocasiones, el estrés proviene de nuestro interior, en lugar de afuera. Puedes estresarte tan solo por una preocupación. Igualmente, el miedo y la incertidumbre.

También las expectativas irrealistas. Si esperas que todas las cosas te salgan bien siempre, puede ser motivo de frustración.

Los cambios generalmente generan estrés. Hay una tendencia natural en los seres humanos a resistirse a los cambios, pero estos son necesarios para mejorar.

El nivel y el grado de afectación del estrés varía de acuerdo oon la personalidad , madurez emocional y la vía en que respondamos a las circunstancias.

Cuando estás en una situación estresante, el organismo da una respuesta física. Tu sistema nervioso entra en acción y libera hormonas que te preparan para luchar o huir.

Cuando el estrés es prolongado, puede producir patologías graves, de allí la importancia de buscar ayuda especializada. Existen tratamientos y terapias muy efectivas para controlar el estrés.

Entre los productos naturales destaca BioCestrés.

Tratamiento para el estrés

Hombre de negocios joven que se relaja en la playa

Puede ser que no sea posible eliminar el estrés de tu vida. Pero se puede controlar, he aquí la forma cómo tratarlo.

Debemos saber identificar nuestros niveles de estrés. Identifiquemos también las situaciones y las circunstancias que nos lo producen.

Abordemos con acierto las pequeñas situaciones estresantes, a fin de que no crezcan o se magnifiquen.

Los cambios generan resistencia y generan estrés, pero son necesarios para mejorar. Igualmente, buscar ayuda y conversar con un profesional ayudar a aprender a lidiar con el estrés.

Para ello, existe la terapia congnitiva conductual, que nos ayuda a entender nuestros patrones de pensamiento, reconocer los detonantes e identificar las acciones que podamos tomar.

Una técnica muy usada recientemente es la Mindfulness (concentración plena), que combina también la meditación y el yoga con un enfoque muy particular en la reducción del estrés.

El tratamiento con fármacos también es muy usado. aunque  no existe un medicamento específico para el estrés. Aunque, hay varios fármacos pueden ayudar a reducir o controlar algunos de los síntomas y signos del estrés.

Antes de iniciar un tratamiento con fármacos, debe consultar con el especialista. Existe también la ecoterapia, la cual es una forma de mejorar su bienestar y autoestima. Generalmente, incluye ejercicio físico.

Las terapias psicológicas son muy útiles, razón por la cual el psicólogo debe ser parte del equipo disciplinario para el tratamiento integral del estrés.

Una dieta balanceada, buenos hábitos de vida, ejercicios y una vida plena, contribuyen enormemente en el control del estrés.

Igual sin olvidar las terapias alternativas, como masajes, yoga, aromaterapia y acupuntura. Para los que prefieren los productos naturales, existe BioCestrés

Aspectos psicológicos del estrés

Contribuye al desarrollo del estrés crónico y sus problemas, el hecho  que su cuerpo responde de la misma manera a los pensamientos y emociones estresantes que a cualquier otro tipo de estrés.

En consecuencia, preocuparse, imaginar o anticipar dificultades,  traumas pasados, aferrarse a emociones perturbadoras y tener pensamientos negativos, incrementan la carga de estrés el organismo.

Igualmente, el estrés a su vez altera estado emocional y mental. Las emociones más frecuentemente relacionadas a los cuadros de estrés, son el miedo y ansiedad.

Las investigaciones indican que el estrés prolongado incrementa las emociones favoreciendo la memoria y el pensamiento. Esto genera cambios físicos en el cerebro.

Es decir, el estrés pasado influye en la forma en que percibimos, sentimos y reaccionamos ante el estrés actual.

Nuestro estado actual altera la química y la actividad del cerebro, lo que a su vez incide en la percepción actual del estrés.

Nuestros sistemas biológicos, psicológicos y sociales están interconectados  en la experiencia del estrés. Los elementos estresantes producen cambios fisiológicos, pero los factores psicosociales también juegan un rol importante.

Un estudiante ante un examen particularmente estresante, pueden ignorar o malinterpretar información importante en una pregunta o tener dificultades para recordar una respuesta que hayan estudiado bien.

Es irritante saber que la respuesta está en la punta de la lengua, especialmente porque probablemente la recordarás una vez que se termine la prueba. Los altos niveles de estrés afectan la memoria y la atención de las personas.

Debido que la respuesta al estrés comienza en el cerebro con la percepción, los investigadores buscan cuál puede ser la forma más básica y efectiva de calmar el estrés.

Los estudios demuestran que ayudar a las personas a ver ciertas experiencias,  las protege de los efectos negativos del estrés al tiempo que ofrece sus efectos positivos.

¿Cuantas formas de estrés existen?

Las investigaciones han determinado que existen varias formas de estrés. Entre ellos, estrés crónico, agudo y el, episódico.

La forma más frecuente de estrés  es el de tipo agudo. Se produce por las exigencias y tensiones preteritas, ademas  por las demandas anticipadas del futuro.

Es positivo en dosis pequeñas, y genera dificultades cuando es grande,
genera dificultades y resulta resulta agotador.

Por otra parte, el estrés agudo es la recopilación de lo que ha salido mal en la vida. Debido a su condición de corto plazo, este no tiene tiempo suficiente para causar los daños severos relacionados con el estrés a largo plazo.

Hay gente que tienen estrés agudo con frecuencia. frecuentemente están apuradas, aunque al final terminan llegando tarde.
Generalmente,  están agitadas, son irritables e impacientes. Suelen tener ansiedad y están tensos, pudiendo ser a veces llegar a ser hostiles.

Este es el tipo de personalidad tipo A, las que  tienen un espíritu de competencia excesivo, aunado a impaciencia, agresividad y un sentido intenso de la emergencia. Por estas características, la gente con personalidad tipo A, tiene mayor tendencia a enfermedades coronarias

Cuando el estrés se prolonga en el tiempo, se vuelve agotador y desgasta día tras día. Es el llamado estrés crónico puede destruir cuerpo y mente y hasta la vida.
Este es el tipo de estrés que padece la gente en la pobreza, familias disfuncionales y matrimonios infelices.

El estrés crónico produce muchos conflictos. Es el que surge cuando no se vislumbran salidas o soluciones. Es el estrés de las exigencias y la desesperanza.

[p66ta] ha demostrado ser efectivo en diferentes tipos de estrés..

Últimas investigaciones para evitar el estrés

Ultimamente, han habido muchas investigación interesantes Ningún estudio en particular brinda una visión completa del vínculo entre el estrés y la salud. Sin embargo, se han llegado a unas útiles conclusiones acerca de cómo evitar el estrés

En el caso de la práctica del yoga, tiene una reputación de ser una práctica de promoción de la salud, y la investigación respalda esta afirmación.

Un programa de yoga a corto plazo puede traer beneficios concretos para el bienestar general y la productividad.

Ciertas técnicas para el manejo del estrés pueden ayudarlo a sentirse menos presionado. También a reducir su riesgo de enfermedades graves en un alto porcentaje.

Se ha comprobado que la actividad física es buena para el organismo. Estudios recientes revelan que el ejercicio físico puede funcionar como un amortiguador contra el estrés y ayudar a desarrollar una resistencia general al estrés.

Los investigadores recientemente han descubierto una diferencia clave en cómo los estresores en el trabajo se traducen en estrés crónico.

Sobre todo para los trabajadores y su forma de ver las perspectivas. Cuando Nos sentimos desafiados, nos va mejor que si nos sentimos amenazados.

Investigadores del King's College en Londres, examinaron datos que muestran que el estrés autoinformado se asocia con una mayor mortalidad.

El estrés está asociado estadísticamente con un mayor riesgo de muerte. Los autores del estudio creen que esto podría deberse a una o todas las siguientes tres razones.
Es posible que el impacto del estrés sobre los factores de riesgo bien conocidos para las enfermedades cardiovasculares y el cáncer creen este vínculo.

Pueden existir vías psicosomáticas subyacentes directas donde el estrés puede afectar el sistema inmunológico.

Finalmente, puede haber factores comunes que causan genes compartidos o adversidades tempranas que predicen tanto el estrés como la mortalidad.

La risa es algo serio. Pues representa un gran alivio del estrés, pues reir es divertido, fácil y gratis.

Es muy efectivo incluso antes de que suceda. La mera anticipación de la risa puede afectar las hormonas del estrés de una manera positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *