Triunfa sobre la ansiedad en el embarazo sin complicaciones

Triunfa sobre la ansiedad en el embarazo sin complicaciones

Última actualización: 29-01-2019. Equipo Nutricioni

Mujer embarazada acostada en la cama mientras se tapa el rostro

Pensamientos sobre un futuro incierto, problemas familiares, negatividad, estrés cotidiano por lo que sucede alrededor, son algunas de las causas que pueden provocar ansiedad en las embarazadas.

Una mujer embarazada necesita más cuidado de lo que se pueden imaginar las personas que conviven con ella.

Con el anuncio de que en apenas 9 meses darán  a luz un nuevo ser, entienden que la vida les empieza a cambiar y así sus pensamientos.

Los cambios que comienzan a ver en su cuerpo, vienen acompañados de las alteraciones hormonales que influirán en sus estados de ánimo y en su manera de enfrentar las nuevas circunstancias de su día a día.

Para algunas futuras mamás todas estas transformaciones son asumidas como parte del camino que deben recorrer para cumplir con su sueño de tener un hijo, y las asumen con toda la normalidad posible.

Otras mujeres, se pueden ver afectadas por las expectativas, como el pensar que tendrán una nueva y gran responsabilidad, si son primerizas se angustian por anticipar que no sabrán cómo cuidar a su bebé.

Además de los compromisos económicos que vienen con el embarazo, el parto y la maternidad, que también generan preocupación, incluso en la pareja.

El embarazo puede ser la etapa más bonita, intensa y profunda de la mujer, por eso es perfectamente normal que la alegría de saber que estás esperando esté mezclada con una buena dosis de miedo y ansiedad.

Los cambios hormonales de la mujer son el principal responsable de que el sistema nervioso durante el embarazo esté más alterado.

Muchas mujeres que han pasado por esto suelen decir que es normal, pero cuando llegan a un punto de ser muy constantes y cambiar tu vida en ciertos aspectos, deben consultar a su médico, hablarlo con su pareja o familiar cercano, para no vivirlo sola.

“Una encuesta realizada en 2009 por la Asociación de la Ansiedad y Depresión de América (ADAA, por sus siglas en inglés) encontró que alrededor del 52 % de las mujeres embarazadas experimentó una mayor ansiedad o depresión”.

Quizás estás preocupada por la salud de tu bebé, las finanzas familiares, o por sí serás una buena madre. Y si ya has tenido un embarazo o un parto complicados, puede ser especialmente difícil deshacerte del miedo de que todo vaya mal otra vez.

La ansiedad comienza a tomar espacio

La ansiedad se convierte en un problema cuando los sentimientos que experimentas son tan intensos que interfieren con tu vida diaria.

Si tus pensamientos te impiden hacer las cosas que harías normalmente, podría ser señal de que sufres un trastorno de ansiedad.

Por otro lado muchas mujeres embarazadas han estado acostumbradas a cuidar su cuerpo, ser muy saludables, tener una buena figura, ejercitarse a diario y mantener una alimentación muy sana.

Pensar que aumentarán de peso y que no podrán cumplir las rutinas que solían llevar, les causa una cierta ansiedad y depresión.

Según estudios 2 de cada 3 mujeres embarazadas sufren de ansiedad, condición que debe ser atendida para no caer en una depresión post parto.

Durante la adolescencia y también durante la etapa del embarazo los sistemas hormonales están totalmente desequilibrados, bajando los niveles de serotonina, todo esto contribuye también con la ansiedad.

“Los cambios en la mujer embarazada son bastante evidentes. En su cuerpo se produce un cambio biológico interno y un cambio físico externo.

Esos síntomas, producto del embarazo, pueden llegar a cambiar por completo el humor y la mentalidad de la madre. Todo eso, al final, conlleva a una serie de eventos psicológicos que pueden derivar en ansiedad e inquietud mental”.

“Cuando es la primera vez, las mujeres no saben cómo comportarse ante el cambio tan evidente y pronunciado de sus barrigas. Las transformaciones durante el embarazo hacen a las futuras madres sentirse raras, incluso incomodas e inconformes”.

Riesgos para el bebé cuando una madre tiene ansiedad

malestar general, Dolor leve. Atractiva embarazada, dolor de panza

Muchas mujeres experimentan el embarazo con la mejor actitud, buen manejo de las preocupaciones, pero, ¿qué le pasa a nuestro bebé que viene en camino cuando tenemos ansiedad?

Algunos doctores dicen que al bebé no le pasa nada, ya que el cuerpo de la mujer está preparado para soportar un trastorno de ansiedad patológica durante el embarazo.

Claro está que eso depende de la clase o el grado de ansiedad que presente la mujer.

Algunos estudios han revelado que la ansiedad sufrida durante el embarazo puede afectar al bebé de manera como: parto prematuro, bajo peso al nacer, menor capacidad de atención en el niño, problemas de conducta y emocionales a largo plazo.

“Por lo tanto, a pesar de que experimentar ciertos niveles de ansiedad durante el embarazo es algo natural, es de vital importancia saber distinguir cuándo se trata de preocupaciones normales y cuándo estamos ante un cuadro de ansiedad más grave”.

“Cuando se trate del segundo caso se recomienda visitar a un médico o a un profesional especializado, para así combatir los síntomas, disminuir los niveles de estrés y disfrutar de un embarazo sano y afable”.

El modo en el que el bebé se desarrolla en el útero afecta al niño durante toda la vida, la manera en que el bebé se desarrolla en la matriz depende del estado de la madre, de su alimentación y emociones.

Síntomas de un ataque de ansiedad en el embarazo

Las mujeres en el periodo de embarazo al estar padeciendo ataques de ansiedad presentan una cantidad de indicios, por lo que se debe de estar atenta para reconocerlos y tomar las previsiones necesarias. Estos  síntomas son:

  1. Preocupación excesiva.
  2. Dificultad para controlar los pensamientos recurrentes.
  3. Rumiación de pensamientos.
  4. Temblores o pequeñas convulsiones.
  5. Dolor muscular.
  6. Parestesia (sensación de músculos o extremidades dormidas).
  7. Sequedad bucal.
  8. Manos frías y húmedas.
  9. Sudores excesivos.
  10. Taquicardias.
  11. Sensación de ahogo o de opresión en el pecho.
  12. Vértigos.
  13. Visión en túnel.
  14. Percepción extraña del entorno, irrealidad.
  15. Incremento de las náuseas.
  16. Dolor de estómago.
  17. Diarreas.
  18. Problemas de deglución.

Puede que no se lleguen a presentar todos estos signos; también se pueden desarrollar algún tipo de obsesiones al final del embarazo.

Estas obsesiones son referentes a todo lo del niño, que se manifiestan con la necesidad de arreglar a cada rato el espacio del bebé, limpiar exageradamente, entre otras cosas así relacionadas.

Logrando que el cuerpo tenga un estado de actividad física no recomendable para la etapa del embarazo, pudiendo perjudicar en varios aspectos esto.

Los médicos se deben de fijar en la salud emocional de las mujeres tanto como en la física.

¿Cómo se deben de cuidar las embarazadas de la ansiedad?

Morena bastante joven que hace algunos ejercicios de yoga en casa durante su embarazo

Lo importante y como es lógico, se deben de llevar a cabo una serie de actividades y adoptar conductas que eviten la aparición de la ansiedad.

Ejercicios de respiración: los ejercicios de respiración, en los que se lleven a cabo inhalaciones y exhalaciones profundas y calmadas, ayudarán a la mujer embarazada a disminuir el ritmo de las palpitaciones y a sosegar los síntomas de ansiedad.

Mediante la respiración de tipo abdominal, la mujer evitará la hiperventilación, así como los mareos y parestesias.

Paseos o actividad física ligera: salir a caminar mientras se realizan respiraciones profundas, hacer ejercicios o gimnasia para embarazadas o incluso el yoga son sumamente eficaces a la hora de disminuir la sintomatología ansiosa.

Además, estas actividades ayudan a mantener la mente ocupada y distraer la atención de las preocupaciones y pensamientos negativos recurrentes.

Contar con la ayuda de otros: solicitar apoyo a otras personas como la pareja, familiares o amigos con los cuales la mujer sienta la suficiente confianza para expresar sus sentimientos y preocupaciones, es esencial para dar una salida saludable a la ansiedad.

Parar los pensamientos negativos: conseguir frenar el aluvión de pensamientos negativos propios de los estados de ansiedad, mediante ejercicios mentales o actividades de atención plena o mindfulness, ayudará a la mujer a sosegar las sensaciones de agobio y de ansiedad.

Dormir y comer adecuadamente: si este consejo ya resulta útil en personas que no atraviesan un proceso de gestación, es razonable pensar que con más motivo ayude a la mujer embaraza.

Llevar una alimentación completa y saludable, así como descansar todas las horas de sueño recomendadas, ayudarán a disminuir la tensión emocional.

Siempre debemos tener presente que para sentirse y verse bien hay que tener una correcta alimentación, se dice que la alimentación y la ansiedad tienen una gran relación.

La alimentación influye en nuestro comportamiento, sentimientos, etc. Por eso siempre debemos tener una ingesta de alimentos equilibrada, sana y balanceada.

La falta de algunas vitaminas es un factor potencial para que aparezca la ansiedad.

En un artículo de la revista online bebésymás hablan sobre la alimentación y la ansiedad en el embarazo y mencionan que:

“Para combatir la ansiedad de forma natural durante el embarazo, es importante mantener una dieta con alimentos ricos en vitaminas del tipo B, ricos en magnesio, en fósforo y vitamina C.

Estas vitaminas mejoran el estado general del sistema nervioso y el estado anímico. Puedes aportarlas a tu organismo con los cereales integrales, las verduras de hoja verde, los productos lácteos, etc.”.

Encontramos variedad de alimentos ricos en vitaminas que nos pueden ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo, encontramos el cambur o banana que por su alto contenido en potasio ayuda a regular los procesos nerviosos.

Frutas ricas en vitamina C, como las cítricas, naranja, kiwi, fresas, mandarinas, también se encuentra en el tomate; preparar una rica ensalada de merienda no les cae mal a las mujeres embarazadas, así disminuyendo la ansiedad.

Tener momentos para sí misma: encontrar momentos relajantes para sí misma y para poder alejarse de las preocupaciones es básico para aumentar tanto la propia salud como la del bebé.

Hallar el tiempo para un buen baño anti estrés, para leer o escuchar música sin que exista ninguna interferencia, son pequeños placeres que ayudarán a hacer el embarazo algo mucho más llevadero.

Escuchando música relajante y colocándola al bebé que está en la barriga es un buen estímulo y bonito beneficio para ambos; ten presente que tu cuidado físico y mental es importante para traer a un niño sano.

Al saber manejar estas emociones, será más fácil superar la depresión post parto, en el caso de que la llegaras a sufrir.

Recordando siempre que es su hijo lo que viene en camino y necesita de su protección y cuidado, ya que es un ser indefenso, entonces requiere de una madre saludable que le pueda ofrecer todo esto.

Ya con el tiempo te iras acostumbrando a esta nueva y fantástica etapa de tu vida; con apoyo de la pareja, sin excluirla, se te hará más fácil.

Si no es madre primeriza comparta esta etapa con sus otros hijos, realizando juegos, pintando, bailando y así poco a poco se irá olvidando de los pensamientos y obsesiones recurrentes.

Apóyate en un suplemento especial

Para las embarazadas puede resultar un poco difícil y hasta engorroso llenar todas las necesidades nutricionales, propias de la gestación, tan solo con la dieta.

Los médicos recetan ácido fólico que es fundamental para el desarrollo del tubo neural en el bebé y la prevención de anomalías congénitas como el labio leporino.

Así como complejos de calcio con vitamina, necesarios para la salud ósea de la gestante y de su hijo por nacer.

Sin embargo, los requerimientos de la embarazada pueden sobrepasar los protocolos médicos cuando se habla de un trastorno de ansiedad, por lo que es muy conveniente la suplementación con un producto como SupraEnergía.

Se trata de un producto recomendado para la ansiedad en el embarazo por su composición de vitaminas que apoyan el sistema nervioso y otros ingredientes con probados efectos anti estrés.

Lo más importante, además de imprescindible, es que este suplemento nutricional no tiene efectos secundarios ni para la madre ni para el bebé en su vientre.

SupraEnergía le da soporte al sistema inmune, disminuye el estrés y la falta de sueño, recuperando las horas que ha pasado despierta durante muchas noches por la ansiedad, y el insomnio propio de la preñez.

Sin dejar de poner atención en la buena alimentación, SupraEnergía viene a ser un buen por ser rico en vitamina C o ácido ascórbico.

La vitamina C es necesaria para fortalecer las defensas del organismo, así como proteger de los radicales libres que se pueden generar como resultado de estados alterados del ánimo.

Las cualidades del ginseng siberiano presente en este producto mejorarán los niveles de energía, por lo que podrás realizar tus actividades diarias y sentirte útil y activa hasta el fin del embarazo.

La Raíz de Ashwagandha ofrece mejoría en la concentración y funciona como un sedante natural, que ayuda a conciliar el sueño naturalmente, y a calmar los pensamientos.

SupraEnergía es un producto de uso a corto plazo que aumenta la resistencia al estrés regulando las hormonas cortisol y adrenalina.

Consideradas las hormonas del estrés cuya alta liberación en la sangre producto del estrés prolongado, puede desencadenar síntomas como cansancio crónico, irritabilidad, depresión, debilidad muscular, entre otros.

El embarazo es una etapa que se puede disfrutar a plenitud, es una de las expresiones más importantes de la feminidad, y la mujer en este periodo merece todos los cuidados y atenciones que se le puedan dar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *