Hombre deprimido sentado en la cama en una habitación vacía. Este es un trastorno depresivo mayor.

Tratamientos naturales para la infertilidad masculina

Tratamientos naturales para la infertilidad masculina

Última actualización: 10-02-2019 por Editor Fanny.

A todos los hombres les gusta saber que gozan de una buena potencia sexual y la capacidad de ser fértiles. Es parte del rol tradicional masculino.

Si bien el papel principal de la fertilidad a lo largo de la historia ha estado a cargo de la mujer, como símbolo y responsable de la misma, ahora se sabe que la participación del hombre es fundamental.

Las situaciones de infertilidad masculina han cambiado la historia, para bien o para mal. Basta recordar las peripecias de Enrique VIII de Inglaterra para concebir un heredero varón al trono.

Es claro que muchas relaciones de pareja son seriamente afectadas por la dificultad o la imposibilidad del hombre para fecundar.

Personas, dificultades en las relaciones, conflictos y concepto de familia - pareja infeliz que tiene problemas en el dormitorio

La infertilidad masculina puede llegar al límite de destruir la confianza en sí mismo de un hombre fuerte. Se necesita de ayuda y compenetración de la pareja para afrontar este problema.

Infertilidad e impotencia: problemas distintos

Algunas veces confundimos la infertilidad con la impotencia y no son el mismo problema. Un hombre puede ser estéril más no impotente, como ser impotente y no infértil.

La esterilidad o infertilidad masculina se refiere a la dificultad que tiene un hombre para fecundar a una pareja viable.

Obviamente, un hombre que es incapaz de mantener una erección tendrá problemas para fecundar a su pareja. Pero a menudo la esterilidad es un problema independiente.

Pocos hombres son completamente estériles. Lo más frecuente es que el problema sea una baja fertilidad. Esto puede deberse a que haya pocos espermatozoides, o a que no sean lo bastante móviles.

Desgraciadamente muchos hombres dudan de su “hombría” debido a su infertilidad, a otros les causa problemas psicológicos que no pueden superar.

Aparte de la imposibilidad de embarazar a su pareja, la infertilidad masculina no causa síntomas como otras afecciones, ya que un hombre puede perfectamente tener una vida sexual activa y sin embargo, ser estéril.

Si una pareja ha tratado infructuosamente de concebir, la única manera de saber con seguridad si se trata de un problema de fertilidad masculina es visitar al médico.

Dentro del panorama de la infertilidad se sabe que la misma puede darse como resultado de factores temporales, por ejemplo enfermedades que pueden corregirse rápidamente con un tratamiento adecuado.

Por otro lado pueden existir casos donde las causas subyacentes son crónicas y requieren cambios o tratamientos de larga duración.

Nuevos y mejores tratamientos están disponibles en la actualidad para parejas estériles. Y también existen nutrientes altamente beneficiosos que pueden potenciar la vida sexual y mejorar la salud reproductiva del hombre.

Infertilidad e impotencia: una comparativa

Quienes sufren de episodios de impotencia, pueden cuestionar también su fertilidad, por lo que conviene distinguir ambas condiciones:

Impotencia: es la incapacidad para realizar el acto sexual, ya sea masculina o femenina, aunque el término se reserva casi siempre para el hombre. Puede ser de origen psíquico u orgánico.

Como de origen psíquico está la existencia de un reflejo condicionado que imposibilita la erección o precipita la eyaculación en el hombre.

Las causas orgánicas puede derivar de enfermedades importantes de cualquier clase, o de anormalidades existentes en el aparato genital. La impotencia suele tener carácter de anomalía sexual.

Dentro de los factores que causan impotencia podemos mencionar:

La edad: la disminución en los niveles de la testosterona y otros problemas relacionados con la edad probablemente sean los principales motivos que conducen a los hombres a perder su deseo y capacidad sexual.

Enfermedades crónicas: diabetes, enfermedades del corazón, enfermedades renales y problemas circulatorios son todos ellos causas comunes.

Medicamentos: un efecto secundario común de muchos medicamentos, incluyendo muchos fármacos antihipertensivos puede causar dificultad para mantener una erección.

Bajos niveles de testosterona. Esto puede deberse a medicaciones, enfermedad u otros factores orgánicos.

Otros factores a considerar son: problemas psicológicos, uso de drogas o alcohol y la resección de la próstata.

La infertilidad:  también puede darse en ambos sexos, con la particularidad de que no tiene nada que ver son la fortaleza del miembro masculino.

Lo que se evalúa en la impotencia es la capacidad de embarazar a su compañera, y esta dificultad puede tener causas variadas.

Hay parejas a las que les cuesta concebir, sin embargo, existen tratamientos enfocados en mejorar la calidad del esperma después de los cuales es posible lograr un semen que logre fecundar un óvulo.

Aunque compartan algunas de las causas, está claro que no se trata de las mismas afecciones, pero es innegable el hecho de que si existe impotencia, la fecundación no puede tener lugar.

¿Qué puede causar la infertilidad masculina?

Existen factores que naturalmente condicionan la fertilidad masculina. Si existe preocupación en el hombre, es recomendable consultar con un urólogo especialista en fertilidad  para detectar el foco del problema y establecer el mejor tratamiento.

Es importante destacar que cada individuo necesita un  tratamiento individualizado. Inclusive a veces la infertilidad masculina no tiene una clara razón de ser. Entonces se la denomina infertilidad idiopática.

Entonces se debe hacer un examen más profundo para ayudar hombre. También es necesario aclarar que el estilo de vida provoca que la infertilidad aumente con el tiempo.

El recuento hormonal debe estar en perfectos niveles ya que esto es una de los factores que puede influir en la baja calidad del líquido seminal. Entre las causas más comunes de infertilidad masculina mencionamos:

  • Recuento de espermatozoides disminuido, es decir, no contar con suficiente cantidad de esperma en el líquido seminal.
  • Movilidad espermática reducida: los espermatozoides no viajan con la suficiente rapidez para fecundar un óvulo.
  • Carecer de espermatozoides en el líquido seminal, una condición denominada azoospermia.
  • Defectos genéticos en el espermatozoide, que se relacionan con su estructura inadecuada.
  • Viscosidad aumentada en el semen: esto provoca que los espermatozoides no se muevan adecuadamente en el medio acuoso.
  • Dolencias físicas: como varicoceles, testículos que no han descendido y desórdenes de la hipófisis.
  • Calor: usar ropa interior y pantalones demasiado ajustados que aprieten los testículos, aumentan la temperatura y reducen la fertilidad. Pasar mucho tiempo en baños calientes puede conducir a que el semen sean de mala calidad.
  • Factores ambientales: la exposición a contaminantes en el ambiente o sustancias químicas tóxicas arriesga la fertilidad.
  • Enfermedades de transmisión sexual: la gonorrea o la clamidia, suele suelen lesionar y bloquear los conductos de salida del esperma.
  • Fármacos y drogas: la quimioterapia, así como la marihuana y el alcohol pueden producir esterilidad.
  • Los genes: problemas genéticos pueden afectar la producción de esperma.
  • Daños en los testículos: lesiones e infecciones como la parotiditis o paperas producen esterilidad.  
  • Edad: si bien el hombre mantiene su fertilidad, con el paso del tiempo esta disminuye apreciablemente, ya que la cantidad de espermatozoides disminuye, así como su movilidad.

El ginseng para la fertilidad masculina

El ginseng es una hierba tradicional ampliamente utilizada en la medicina oriental para tratar muchas dolencias.

Aunque en el hemisferio occidental no era muy conocido hasta el siglo pasado, actualmente las personas de todo el mundo conocen las propiedades  del ginseng como tónico general y planta afrodisíaca.

Dada su reputación milenaria, el ginseng ha estado sujeto a investigaciones y los resultados han sido  positivos.

En personas a quienes se le han administrado suplementos a base de ginseng, reportaron un aumento de su actividad sexual, su estado de ánimo y su creencia de una fertilidad mejorada.

Los análisis de sangre en voluntarios bajo terapia con ginseng mostraron un aumento en los niveles de testosterona, atribuidos al consumo de la planta, porque es importante destacar que los niveles de testosterona experimentan fluctuaciones a lo largo del día.

Lo que es más importante aún, otros ensayos demostraron que tomar ginseng aumentaba tanto el número como la calidad de los espermatozoides.

El ginseng es recomendable porque ha sido probado para potenciar la sexualidad masculina, ya que mejora la circulación de la sangre, un factor clave para lograr buenas erecciones.

Este recurso natural puede utilizarse para mejorar la fertilidad de diversas maneras:

  • Ayudando a mantener el deseo sexual
  • Elevando los niveles de testosterona.
  • Optimizando el recuento espermático.
  • Incentivando la movilidad de los espermatozoides.

Té de ginseng en taza de vidrio blanco sobre mesa de madera

Los ginsenósidos, principios activos del ginseng, promueven la producción de hormonas sexuales. Y esto es determinante para la fertilidad, puesto que el desequilibrio hormonal puede dar lugar a que el organismo no produzca líquido seminal apropiado.  

La eyaculación juega un papel determinante, pues si los conductos del pene o los testículos por los que debe circular el semen están obstruidos, el hombre tendrá problemas para eyacular o no tendrá líquido cuando llegue el orgasmo.

Esta condición se conoce como aspermia y no debe ser confundida con la azoospermia antes mencionada.

La obstrucción en los conductos es una causa, pero también puede darse la eyaculación retrógrada y el semen llega a la vejiga en vez de salir por el pene hacia el exterior.

Aquí el ginseng es efectivo pues algunos afirman que tiene la propiedad de limpiar los conductos seminales no solo ayudándolo a sacar el líquido sino contribuyendo a eliminar las toxinas orgánicas mediante la orina.

Aún en caso de aspermia, la concepción es posible mediante tratamientos y asistencia médica adecuada.

El ginseng está presente en el suplemento natural Extralib Hombre especialmente creado para el hombre que quiere aumentar su libido y mejorar su vida sexual.

Terapias nutricionales para la fertilidad

Con la alimentación se aportan los nutrientes adecuados de la forma más natural. Se aconseja el consumo de alimentos orgánicos, que en principio conservan mejor sus propiedades nutricionales y contienen menos tóxicos.

Por el contrario, las grasas de origen animal, las manipulaciones y preparaciones culinarias que desnaturalizan las vitaminas de los alimentos, así como las sustancias con potencial toxicidad como café, té, chocolate, colorantes y conservantes deben ser evitados.

También se sugiere disminuir la sal y el alcohol, siendo muy indicados los ayunos terapéuticos guiados por un especialista, para desintoxicar el organismo.

Un hombre que desea potenciar su fertilidad debe consumir proteínas de alta calidad biológica acompañadas de:

  • Frutos secos como almendras, avellanas o semillas de auyama
  • Germinados de soya
  • Semillas de sésamo contienen mucho zinc.

Estos alimentos estimulan la producción de testosterona, gracias a su contenido en vitamina E y zinc.

Lo primordial para aplicar terapia natural es determinar la causa específica de la infertilidad. El zinc, presente en gran cantidad en el esperma, es necesario para la síntesis de hormonas sexuales.

Los nutrientes deben ser adecuados para mantener la estructura genital y el equilibrio hormonal.

Para estos casos la vitamina E conocida como la vitamina de la fertilidad, el selenio, los aminoácidos azufrados, la acetilcolina, lecitina de soya y la nicotinamida o vitamina PP son imprescindibles para se ocurra este equilibrio.

La vitamina C junto a los bioflavonoides. es una combinación eficaz para los trastornos de la microcirculación, pues suele suceder que el cuerpo cavernoso no esté bien irrigado.

Por otro lado pueden fortalecerse la función de las glándulas suprarrenales con vitaminas del complejo B, jalea real y el polen para dar vitalidad a las células y mejorar la calidad del semen.

Para la insuficiencia testicular se utilizan el zinc ya mencionado junto al cobre, el manganeso y cobre o manganeso, yodo y azufre. Estas tres combinaciones pueden utilizarse para aumentar la cantidad de los espermatozoides.

Las plantas depurativas descongestionan la zona genital como las hojas de boldo, las raíces de bardana y zarzaparrilla que sirven para la fertilidad masculina.

Las hojas de salvia en infusión y la raíz del ñame pueden fortalecer la producción hormonal. Si la infertilidad viene por estrés, las raíces de eleuterococo favorecen los procesos de adaptación del organismo.

Vitamina E para la esterilidad

La vitamina E es un poderoso recurso natural antioxidante. Bajos niveles de este nutriente clave han sido relacionados con una serie de problemas, incluyendo el cáncer y, según otras investigaciones tiene que ver con la fertilidad masculina.

Esta vitamina también es conocida como la vitamina de la fecundidad, ya que contribuye poderosamente a la fertilidad.

Es necesario mantener un nivel adecuado de vitamina E para aumentar los niveles de fecundidad y la calidad del semen. Cuando se tienen niveles equilibrados de vitamina E se ha demostrado que los espermas mejoran su movilidad y son más capaces de fertilizar un óvulo.

Hombres con problemas de fertilidad a quienes se le administró vitamina E fueron capaces de tener embarazos y niños sanos con su pareja.

Los investigadores expresan que el secreto de la vitamina E está en su propiedad antioxidante.  

La producción de un esperma sano es un proceso delicado y vulnerable a muchas alteraciones. Los radicales libres, moléculas químicas que dañan las células, pueden interferir en el proceso reproductivo.

La disminución del número de espermatozoides, así como deformaciones que los incapacitan para cumplir su función, puede ser el resultado directo de nuestra exposición cada vez mayor a una amplia variedad de radicales libres. La vitamina E aniquila estas perjudiciales moléculas, previniendo el daño.

La vitamina E ha resultado ser más afectivo que muchos tratamientos médicos. De acuerdo a ensayos realizados tomar suplemento de esta vitamina volvió los espermas mucho más potentes en un 75%.

Asimismo en parejas que eran incapaces de concebir debido a la baja fertilidad masculina, cuando se le administró vitamina E por un período de tres meses lograron tener un embarazo.

Es de recalcar que este antioxidante se incluye dentro de la estructura lipídica de la membrana celular ayudando a la célula a mantener su estabilidad y a protegerla de toxinas específicas como metales pesados, disolventes que son imprescindibles en el equilibrio hormonal.

En este aspecto la vitamina E interviene directamente en el cuido de la parte externa del esperma, ya que si la “piel” del espermatozoide no está protegida no puede fecundar un óvulo.  

El selenio: micronutriente masculino

Desde la década de los 80, investigaciones científicas han vislumbrado que la deficiencia de selenio reduce las tasas de reproducción en el hombre.

El selenio es necesario para la producción de testosterona. Cuando los niveles de selenio son bajos, los espermatozoides pierden motilidad, puesto que la cola se debilita y se deforma.

La fertilidad masculina puede verse afectada por carencias de este mineral, ya que se requiere  para la formación de selenoproteínas.

Estas proteínas tan particulares contribuyen a mantener la unidad cromosómica, que suele ser la causa de muchas deformaciones de nacimiento a causa del esperma defectuoso.

En el caso de la infertilidad masculina, este micronutriente es un poderoso antioxidante que interviene en la protección de los ácidos grasos. La estructura seminal está formada por muchos ácidos y el selenio protege esta estructura contra el daño químico y ambiental.

Mediante la ingesta de selenio podemos favorecer la movilidad de los espermas y darle mayor rapidez, lo que aumenta las posibilidades de fecundar un óvulo efectivamente entre un 18 y 38%.  

Otro aspecto importante de la infertilidad masculina está enfocado en el correcto funcionamiento de la hormona tiroidea. El selenio es un elemento que forma parte de la formación y metabolismo de estas hormonas.

Si la tiroides no funciona adecuadamente, la fertilidad en ambos sexos se ve comprometida por la deficiencia de producción de las hormonas tiroxina también llamada T4 en triyodotironina u hormona T3. El selenio interviene directamente en el equilibrio de estos niveles.

Este micronutriente ayuda al cuerpo con el daño oxidativo celular lo que repercute en el aumento de la cuenta espermática. En este sentido, se dice que entre el 10 y 20% de la población masculina tiene un conteo bajo de espermatozoides. Sin embargo, esto es un problema que se puede arreglar con simples multivitamínicos.

Remedios caseros para la infertilidad masculina

La naturaleza ha dispuesto de recursos para mejorar la fertilidad masculina. Es muy recomendable tomar infusiones de manzanilla, avena, escutelaria o cándida para calmar el estrés y nivelar la glucosa en sangre.

Ácido fólico. Contribuye a que las células se dividan correctamente. Naturalmente podemos encontrarlo en el brócoli, granos, el aguacate, otros tipos de coles y las lentejas.

Calcio. Este tipo de alimentos son excelentes para la infertilidad masculina. Entre estos alimentos están la leche, yogurt, queso, huevos y pescado. Por lo menos comerlos tres veces al día para potenciar la fertilidad.

Vinagre de manzana. Este líquido es muy utilizado para favorecer la desintoxicación orgánica y equilibrar las hormonas.

A pesar de ser un ácido tiene atributos alcalinizantes que interviene en el PH de las personas. Es recomendable para ambos sexos, ya que equilibra los líquidos del cuerpo, viabilizando la concepción.

El aceite de oliva. El contenido de grasas monoinsaturadas suelen fortalecer la estructura del líquido seminal, la producción de semen y la calidad de los espermas.

El clavo de olor. Utilizada como rejuvenecedor masculino, es muy preciada en la medina natural. Existen investigaciones donde atribuyen al clavo de olor las propiedades para favorecer la movilidad espermática, la conformación del mismo y la espermatogénesis.

Apio españa. Esta hierba estimula la producción de esperma de buena calidad, además de actuar como desintoxicante y regenerador de los conductos seminales. El apio, tiene la capacidad de aumentar la cantidad de líquido seminal y aumentar la cantidad de espermatozoides en cada eyaculación.  

El apio puede consumirse en las comidas como guisados, sopas y ensaladas, además se puede ingerir en forma de té que también sirve para relajar y tranquilizar el estómago.

El ciprés. En ocasiones la infertilidad se debe a que existen varicoceles en los testículos. Esta planta posee la propiedad de desinflamar las venas y proteger sus paredes, al desinflamar promueve la irrigación sanguínea y aumenta las posibilidades de una fecundación.

Dos cucharadas de sus hojas secas pueden cocinarse 10 minutos en un litro de agua y dejar reposar. Colar y tomar siete cucharadas en el día.

Consejos para mejorar la fertilidad masculina

Frecuentemente atribuimos la infertilidad a la mujer y hasta muchos hombres les disgusta someterse a este tipo de tratamientos por lo incómodos que son. Pero, ¿Se puede mejorar naturalmente la fertilidad masculina? Claro que si, solo los del sexo masculino deben poner de su parte.

Como la infertilidad tiene muchas vertientes señalaremos algunos tips para favorecer la concepción:

  • Tener el peso ideal. La obesidad puede contribuir a la infertilidad masculina. Por ello, hay que hacer ejercicio moderadamente y eliminar las comidas muy condimentadas y con frituras.
  • Practicar actividad física. Realmente el ejercicio nos ayuda a mantenernos en forma, pero sin caer en excesos pues podríamos caer en un desequilibrio de minerales y episodios de ansiedad.

Al practicar deportes se debe evitar el aprisionamiento de los órganos genitales. Por ejemplo, el ciclismo es una práctica que incide negativamente para los que padecen de infertilidad por el roce y peso en los testículos.

  • Alimentación reproductiva. La inclusión de frutas y verduras frescas mejoran la calidad y cantidad de espermatozoides.

En la dieta no deben faltar alimentos con vitaminas C y E, además de ingerir a diario vitamina D, calcio, selenio y zinc para tener un mayor volumen de líquido seminal y un mayor conteo de espermatozoides.

Estos nutrientes logran el equilibrio en los niveles de testosterona.  

Amor apasionado. Vista de los pies de una pareja joven que yace en el suelo en la cocina de su casa.

  • Aumentar la frecuencia de las relaciones sexuales. Es lógico que los hombres que desean ser padres tengan más relaciones sexuales para aumentar las probabilidades de que el embarazo suceda, sobre todo aprovechando los períodos más fértiles de su compañera.
  • Limitar el uso de lubricantes. Muchos lubricantes comerciales limitan la movilidad de los espermatozoides, por lo cual es conveniente buscar opciones más favorables para lograr el embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *