Trastornos del sueño: ¿le cuesta conciliar el sueño?

Trastornos del sueño: ¿le cuesta conciliar el sueño?

Última actualización: 04-10-2018.  

Una mala noche puede hacer que sea difícil permanecer alerta y participar en actividades durante el día.

La fatiga hace que la persona tenga dificultades para recordar instrucciones y  tomar decisiones.

Por ello los trastornos del sueño no sólo producen inconvenientes a corto plazo, sino que aumentan el riesgo de deterioro cognitivo a medida que la persona envejece.

Para esta situación, un suplemento natural sin efectos colaterales dañinos como SupraEnergía supone una gran ayuda.

El llamado trastorno del sueño, es un grupo de padecimientos que pueden afectar directamente el ciclo natural del sueño-vigilia, los cuales pueden influir en el funcionamiento físico, mental y emocional de un individuo.

No siempre significan no poder conciliar el sueño, a veces se trata de todo lo contrario.

La dificultad para quedarse dormido, las pesadillas, el caminar dormido y la apnea del sueño (problemas respiratorios que causan ronquidos fuertes), forman parte de ellos.

Algunas de las manifestaciones de los trastornos del sueño pueden ser:

  • Problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido
  • Problemas para permanecer despierto y somnolencia diurna excesiva
  • Conductas anormales que impiden el sueño
  • Nivel de ansiedad que impide el descanso continuo
  • Alto nivel de estrés por falta de descanso
  • Ritmos irregulares del sueño
  • Conductas anómalas durante el sueño como sonambulismo

Dormir bien es necesario para lograr un equilibrio físico-mental en el ser humano, se trata de una cuestión esencial para un mejor funcionamiento de nuestro día a día.

Cada vez que reducimos nuestro tiempo de sueño o descanso, disminuye gradualmente el proceso cognitivo global y originando deficiencias en nuestro cerebro.

La falta de descanso continuo crea ansiedad y estrés, siendo estos uno de los principales factores que originan los trastornos del sueño.

Provoca malestar en los individuos, afectándolos de manera negativa ocasionando problemas de salud.

Lo más importante cuando se sufre de algún trastorno del sueño es identificar el origen de las perturbaciones.

Teorías acerca del sueño

El sueño se considera como una fase de reposo uniforme del organismo, caracterizado por el bajo nivel de actividad fisiológica, logrando así un estado de relajación en donde el cuerpo experimenta una disminución de tensión física o mental.

El ciclo de sueño-vigilia se describe como la variación entre los estados de “estar despierto” o vigilia y “estar dormido”, que corresponde al sueño.

Una teoría afirma que la cantidad de sueño que experimentamos, depende del tiempo en que estamos despiertos antes de dormir.

Es decir que: cuanto más tiempo permanezca despierta una persona, y cuanto más cansada y somnolienta se encuentre, mayor será el impulso para conciliar el sueño y dormir más tiempo.

Pero lo cierto es que cuando reducimos nuestro tiempo de sueño o descanso, disminuye gradualmente el proceso cognitivo global creando deficiencia en nuestro cerebro.

Fases del sueño

Distinguimos las siguientes etapas.

  • Sueño MOR (Movimientos Oculares Rápidos) en el que los ojos se mueven rápidamente cuando están cerrados y se está viviendo un proceso de sueño.

Es la etapa más superficial del sueño; durante el mismo, la persona se puede despertar fácilmente.

En esta fase se presentan los sueños en forma de narración.

  • Sueño N-MOR (NO Movimientos Oculares Rápidos) es la fase tranquila o de descanso del sueño, a su vez tiene cuatro fases que van desde un sueño ligero hasta un sueño profundo.

Se incrementa después del esfuerzo físico, ayuda a la recuperación de la fatiga y calma el cerebro.

Las fases del sueño se repiten durante la noche en un ciclo que va de una fase N-MOR seguida de una fase MOR.

Según estudios cada estado de sueño puede durar alrededor de 90 minutos, creando un ciclo de repetición de 4 a 6 veces por un período entre las 7 y 8 horas del sueño.

El estrés puede agudizar el sueño MOR y más en casos como  la pérdida de un familiar, problemas en el entorno laboral, conflictos familiares o un suceso cargado de emociones.

El insomnio y otros padecimientos del sueño

El insomnio es la queja más frecuente cuando se trata de los trastornos del sueño. Es ocasionado por diversos factores: dolor, reflujo estomacal, trastornos urinarios, estrés y depresión, entre otros.

Se estima que lo padecen en algún momento de su vida entre un 30 % y 35 % de adultos, mientras que entre un 10 % y 15 % manifiestan insomnio crónico.

La probabilidad de padecer insomnio y otros trastornos del sueño aumenta progresivamente con la edad.

Un padecimiento contrario al insomnio, se denomina hipersomnia o somnolencia excesiva.

No mejora aún cuando se aumenten las horas de sueño, pudiendo presentarse incluso con debilidad muscular.

La persona afectada tiende a quedarse dormida en cualquier parte, muchas veces de manera inconveniente o quizá toma siestas excesivas.

El porcentaje de personas con este trastorno es menor que en el insomnio.

La narcolepsia es una variante más grave y mucho menos frecuente, caracterizada por hipersomnio y acompañada de alucinaciones y parálisis del sueño.

El sonambulismo ocurre más en los niños que en los adultos. La persona afectada realiza movimientos torpes, mantiene los ojos abiertos y la mirada perdida.

En ocasiones puede realizar movimientos coordinados, como vestirse y desvestirse, y luego devolverse a la cama. Posiblemente  no recuerde nada de lo ocurrido.

Los terrores nocturnos también son más frecuentes en los niños y se caracterizan por su aparición súbita, gritos y pánico generalizado.

La persona afectada también guarda poco o ningún recuerdo del episodio al despertar.

La apnea obstructiva del sueño se manifiesta como obstrucción de las vías respiratorias y es más frecuente entre los hombres que entre las mujeres.

Al reducir el tono muscular, el sueño predispone al colapso de la faringe.

El estrés puede ocasionar trastornos del sueño

El estrés es la repuesta de nuestro cuerpo, ante situaciones que le provocan la tensión suficiente como para considerarlas una amenaza.

Los detonantes del estrés pueden ser distintos en cada persona, así como también la respuesta de ésta.

Las situaciones de estrés se pueden generar por falta de dinero, el tráfico,  problemas familiares, factores impersonales,   uso excesivo de la tecnología, problemas de pareja, miedo al compromiso, descubrimiento de enfermedades, etc

El  cuerpo humano reacciona ante el estrés liberando hormonas. Estas hormonas hacen que el cerebro esté más alerta, los músculos se tensen y aumentando el ritmo cardíaco.

Estas  reacciones podrían resultar favorables para nuestro organismo porque ayudan a manejar situaciones de emergencia.

Pero cuando se prolonga, el estrés puede causar muchos tipos de síntomas físicos y emocionales, entre los cuales están los trastornos del sueño.

Para combatir el estrés, existe una variedad de compuestos vegetales y vitaminas. La fórmula equilibrada de SupraEnergía brinda un acceso sencillo a éstos.

¿Cómo lograr un buen descanso?

No existe una fórmula mágica para evitar el duermevela, pero sí hay una serie de recomendaciones que nos ayudan a conciliar un sueño profundo.

Según los especialistas, la clave está en las dos horas previas a acostarnos.

En la actualidad hay una serie de costumbres, bastante comunes, que están afectando negativamente al descanso de las personas.

Mucha gente consulta algún tipo de gadget antes de dormir y esto aumenta la dificultad de conciliar al sueño.

Es  recomendable cambiar los móviles y dispositivos luminosos, incluyendo la televisión, por libros.

Una cama y  almohada adecuadas, para evitar los dolores musculares que pertuben el sueño.

Ya que la falta de sueño y las contracturas musculares son a la vez, causa y consecuencia de estrés.

Consejos y suplementos para lograr un sueño relajante

Algunos consejos son de utilidad para aliviar los trastornos del sueño

  • Cuidar bien la alimentación, evitar el estrés y mantener un peso adecuado.
  • Establecer una rutina de sueño con  un horario adecuado.
  • Evitar las siestas.
  • Los estimulantes como cafeína y cigarrillos son enemigos del sueño.
  • Ejercicio regular,  pero no antes de ir a dormir.
  • Evitar las comidas pesadas en la noche, ya que las indigestiones interrumpen el descanso.
  • Crear un ambiente adecuado, fresco y tranquilo.
  • Programar alguna rutina diaria antes de acostarse, leer, meditar o una ducha tibia.
  • Evitar el uso del cuarto para otros quehaceres, tales como los estudios, la televisión, las visitas y los trabajos.
  • La ingesta de tés y suplementos nutricionales adecuados.

Los trastornos de sueño pueden ser indicativos de padecimientos mas serios tales como la fatiga adrenal.

Esta afección produce trastornos de sueño tales como resistencia a ir a la cama, dificultad para dormir o despertarse en la madrugada.

SupraEnergía constituye una fuente energía y un recurso para fortalecer el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, aliviando los trastornos del sueño.

El descanso adecuado es fundamental para garantizar el bienestar y el desempeño óptimo de las personas.

Si usted padece un trastorno de sueño consulte con el especialista, él puede ayudarle a descubrir las causas y ofrecerle el tratamiento adecuado para optimizar su calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *