Mujer con vaso de vidrio lleno de agua, bebiendo

Tomar agua en ayunas es sentir sus beneficios

Tomar agua en ayunas es sentir sus beneficios

Última actualización: 06-10-2018. Equipo Nutricioni

Puede parecer trivial que un vaso de agua en ayunas pueda reportar  beneficios importantes. Es posible preguntarse: ¿es cierto esto de que tomar agua, apenas levantarse de la cama produce variados efectos en el organismo?

Una sola respuesta cabe en la pregunta anterior: Sí, el agua se convierte en algo ‘milagroso’ cuando es ingerida en ayunas y, por supuesto durante todo el día.

Expertos en el tema aseguraron, en un estudio, que gran cantidad de las  reacciones químicas fundamentales del organismo se producen gracias al poder solvente del agua, además de mantener importantes funciones corporales.

De la misma manera, la  ingesta de agua estimula una mayor diuresis, secreción de orina,  favoreciendo que las toxinas sean eliminadas lo que ayuda a prevenir algunas enfermedades.

Es preciso recalcar que un vaso de agua al despertarse activa los órganos internos propiciando un comienzo del día con ánimos distintos.

El consumo cotidiano de agua debe complementarse con esta práctica de tomar agua nada más poner los pies fuera de la cama, por la mañana, estableciendo en el organismo una sana costumbre de ‘comenzar hidratado’ el día, y asegurar una jornada productiva y energizada.

De ocho a diez vasos de este preciado líquido, pueden ser una gran solución a muchos problemas.

Mujer con vaso de vidrio lleno de agua, bebiendo

El agua no da vida: ¡Es la vida!

¿Qué tienen en común un delfín, una rosa y un niño? Todos son seres vivos, sería la respuesta más idónea, pero también puede responderse: ¡Todos necesitan agua para subsistir!

Entre 70% y 80% de agua contienen los seres vivos en su organismo que, como una intrincada red de ríos y riachuelos, circula en medio y alrededor de los diferentes órganos del cuerpo transportando nutrientes y sustancias de desecho.

Esto asegura que el agua se mantenga en constante movimiento, llevando su vitalidad a cada rincón del cuerpo permitiendo el gran milagro de la vida.

Las células de plantas y animales, incluyendo el hombre, poseen más de 90% de agua absolutamente necesaria para que realicen el metabolismo celular, es decir una serie de reacciones químicas que permiten el desarrollo de los organismos.

Por lo antes dicho, el agua es el compuesto que más abunda en los seres vivos y en el planeta.

El agua es en extremo importante para todo ser viviente. Sin ella  todo quedaría muerto en muy poco tiempo. El hecho de poseer en la composición humana tanta cantidad  es el motivo por el que hay que beber cerca de dos litros de agua a diario para mantener el cuerpo hidratado y no morir de inanición.

El cerebro humano está compuesto por aproximadamente 95% de agua. 82% está en la sangre mientras que un 90% contienen los pulmones. Cuando el agua interna disminuye y no se repone por la ingesta de líquidos, el cuerpo comienza a manifestar malestar y a presentar síntomas indiscutibles de deshidratación.

Algunos problemas como la pérdida de la memoria y problemas visuales se pueden desatar cuando existe deshidratación.

Niño bebiendo agua haciendo un gesto de la mano

Y el agua, ¿sólo funciona para mojar?

Aunque el agua siempre se ha usado para prácticamente todas las actividades del ser humano (cocinar, lavar, bañarse, jugar, hacer deportes, etc.) sus funciones tienen una relevancia nunca bien ponderada, pues no hay qué se compare a este poderoso solvente.

Entre la infinitud de funciones que podrían aplicarse al agua, éstas se pueden resumir en unas cuantas de gran importancia dentro del organismo:

  1. Es termorreguladora de la temperatura corporal. Cuando la temperatura ambiental es fría, el organismo libera calor por el agua. En tanto que cuando se siente calor, el agua se evapora formando el sudor que enfriará el cuerpo.
  2. Sirve para transportar nutrientes. Este líquido de vital importancia, contribuye a la descomposición química de los alimentos que se ingieren y permite que los minerales, las vitaminas y otros elementos, lleguen a las células.
  3. La sangre en su mayor porcentaje es agua. El plasma sanguíneo (parte líquida y nutritiva de la sangre) posee, aproximadamente, 91.5% de agua. Este líquido amarillento ocupa el 55% del volumen sanguíneo.
  4. El agua colabora en la eliminación de toxinas. Los productos de desecho se eliminan a través de ella, e incluye a las toxinas que las células orgánicas rechazan. Éstas son excretadas a través de la orina y las heces.
  5. Funciona como lubricante de las articulaciones. Este líquido vital es un eficaz lubricante para ‘bisagras’ de los huesos. Para los ojos, el cerebro, la médula espinal e incluso para el feto que flota en el líquido amniótico, el agua es un potente amortiguador.

Ilustración de la ingesta de abundante agua

Como pez en el agua

La cantidad de agua que se consume cada día juega un papel muy importante para mantener un cuerpo sano. Beber una buena cantidad de agua durante el día brinda enormes beneficios para la salud. A continuación algunos de ellos:

  1. Alivio de la fatiga: El cansancio y la fatiga pueden asociarse a la falta de agua en el organismo. Cuando hay deshidratación, el corazón debe trabajar más para bombear suficiente sangre oxigenada a todo el cuerpo. Este sobreesfuerzo es el motivo del cansancio.
  2. Se requiere para la digestión y contra el estreñimiento:  La tasa metabólica se incrementa cuando se bebe suficiente agua, significa  que los alimentos consumidos se descompondrán apropiadamente. Esto asegura que la digestión sea más efectiva y se evita el molesto estreñimiento.
  3. Evita el dolor de cabeza y la migraña: Beber agua asegura una correcta hidratación que es aprovechada por el organismo para resolver problemas como la migraña y los dolores de cabeza.
  4. Promueve la pérdida de peso: El agua ayuda a remover desechos de las grasas. Además, con el estómago lleno de agua se controla el apetito. El agua no contiene calorías, grasas o carbohidratos por lo que no habrá aumento de peso.
  5. Ayuda a mejorar el estado de ánimo: El bienestar del cuerpo depende, en buena manera, de una correcta alimentación y suficiente hidratación. Cuando ésta última es efectiva, el ánimo se potencia y promueve los sentimientos de felicidad y buen humor.
  6. Mantiene la piel sana: Ayuda a renovar los tejidos de la piel, además de hidratarla e incrementar su elasticidad.
  7. Constituye un termorregulador: Esto significa que por sus propiedades, puede regular efectivamente la temperatura del cuerpo. Esta regulación es esencial para el funcionamiento correcto de músculos y articulaciones, además de mantener fresco el cuerpo.
  8. Optimiza el sistema inmunológico: Es esencial en la lucha contra enfermedades, pues la buena hidratación ayuda a mantener la inmunología del organismo.
  9. Erradica el mal aliento: Este engorroso problema puede deberse a la carencia de agua. La correcta hidratación mantendrá la lengua hidratada y ayudará a barrer las bacterias.

Mujer joven bebe agua en medio de un bosque

Y en ayunas, ¿por qué es mejor beber agua?

Parece impresionante que un simple vaso de agua tomado al levantarse por la mañana pueda hacer otra cosa además de quitar la sed.

Aunque hay muchos mitos sobre esta sana costumbre, la realidad es que este gesto que parece insignificante promueve una buena cantidad de beneficios que pueden enumerarse sin miedo a cometer exageraciones.

La realidad de tomar agua en ayunas es más clara cuando se dice: tomar agua con el estómago vacío, por lo que no es la falta de comida lo que promueve beneficios sino que el estómago se encuentre sin alimentos y sin actividad digestiva.

  1. Dos vasos de agua antes de cada comida, sobre todo de la principal, pueden disminuir el consumo calórico y reducir el apetito, por lo que colabora en la pérdida de peso.
  2. Uno a dos vasos con agua promueven la  eliminación de las toxinas generadas en el proceso que durante la noche hay, de limpieza y regeneración del organismo.
  3. Algunos estudios señalan que medio litro de agua tomado antes del desayuno, estimula al hígado que a través de algún reflejo, activa el sistema nervioso propiciando un mayor rendimiento físico y mental.
  4. El 60% del agua del cuerpo humano se encuentra en el interior de las células, cuyo espacio más visible es la piel. Uno de los principales beneficios de beber agua en ayunas es el mantenimiento de una piel más sana.
  5. El consumo de agua con el estómago vacío ayuda a disminuir notablemente los efectos de sustancias como el alcohol, tabaco y los alimentos procesados, que al final son más complejos de digerir.
  6. Un vaso de agua en ayunas, estimula las defensas del cuerpo y el tracto gastrointestinal preparando al cuerpo para la comida.
  7. Reduce considerablemente los niveles de acidez del estómago y los cólicos producto de la gastritis.
  8. La reducción de la sudoración y del flujo sanguíneo en la piel consecuencias del descanso nocturno producen un desequilibrio en la temperatura que se ve restaurado por la toma de agua en la mañana.

Que falte todo menos el agua

La deshidratación se suele definir como  la pérdida de agua; pero no es sólo agua lo que se pierde, también las sales minerales, como el sodio, son perdidas causando deshidratación.

Muchos causantes puede tener la deshidratación, pero generalmente se debe a una actividad física importante sin el debido consumo de agua, o a alguna enfermedad que encarece los electrolitos (sodio y potasio) agudizándola.

La sed inexistente (común en niños, ancianos y personas con enfermedades), el calor excesivo, realizar caminatas o esfuerzos físicos intensos y largos sin consumir agua suficiente o en horas de más calor, son causas que pueden degenerar en una deshidratación.

Los niños y lactantes, las embarazadas y los adultos mayores, además de los deportistas, son los principales ‘grupos de riesgo’ y quienes más atención deben prestar en cuanto a su hidratación y la ingesta de agua durante el día.

Existen varias formas de deshidratación según se pierda mayor cantidad de agua o más electrolitos (sobre todo el sodio) y, según esta tipología se dará la solución.

El cuerpo pierde, en condiciones normales, más de medio litro de agua por medio de la piel y la respiración. Cuando la temperatura aumenta en el ambiente o existe un esfuerzo físico intenso, esta pérdida puede resultar de hasta un litro y medio, ocasionando de inmediato un cuadro de deshidratación que es necesario compensar.

Aunque el agua es la principal fuente de hidratación, pueden algunas bebidas restablecer los niveles electrolíticos del cuerpo con mucha efectividad. Una lista no exhaustiva de ellas, es la siguiente:

  • Agua de coco,
  • limonada,
  • refresco de horchata,
  • cualquier refresco de fruta fresca, preferiblemente sin azúcar,
  • té verde,
  • leche chocolatada y
  • cerveza, no en exceso.

Una manera eficiente, también, hidratarse sanamente es preparar una bebida ‘isotónica’ casera. Este término técnico se refiere a la igualdad de componentes sólidos y líquidos de una solución.

Esta bebida puede contener: jugo de naranja, bicarbonato de sodio, sal marina y miel. El jugo de naranja puede ser sustituido por cualquier otra fruta de preferencia cítrica. Es una versión exitosa de las bebidas energizantes que se publicitan actualmente para los deportistas.

Hombre joven en una caminadora sosteniendo un pote de agua.

Alimentos para beber y bebidas para comer

Si la preocupación de muchos es estar contando la cantidad de vasos de agua que se toman en el día para cubrir la cuota, la buena noticia es que los alimentos proveen gran cantidad de agua que también cuenta para la hidratación.

El agua no se puede sustituir, pero sí se puede consumir de muchas maneras. Aunque es altamente beneficioso el consumo de agua, sobre todo con el estómago vacío, como ya se dijo, las comidas aportan mucho del líquido que se necesita diariamente.

Sin embargo, jamás se debe apartar el agua de los consumos rutinarios del día.

En muchas ocasiones se cree que por tomar algunas bebidas, por ejemplo, alcohol, gaseosas o jugos azucarados, el cuerpo se está hidratando. Nada más lejos de la realidad, pues estas bebidas tienen un efecto diurético que propiciará la excreción de orina repetidas veces, dándole paso a la deshidratación.

Algunas frutas en jugo y con un poco de miel proveerán un buen caudal de agua al organismo. Estos jugos pueden sustituir, consumidos en el desayuno, la toma de agua en ayunas con mucho acierto.

En este sentido, las piñas, ciruelas, cerezas, los albaricoques, duraznos, fresas, melones, sandías (patillas) y las uvas son frutas cuyo porcentaje de agua sobrepasa el 50% en peso de las mismas, por lo que su aporte hídrico es importante.

Además proveen una buena cantidad de micronutrientes (vitaminas y minerales) esenciales que son necesarios para el buen funcionamiento orgánico.

Los pepinos, tomates, la acelga, el pimentón, la zanahoria, espinaca y el zucchini (calabacín) también poseen gran cantidad de agua en su composición.

Lo antes mencionado revela que el consumo de estos víveres sustituirá por momentos el consumo de agua, cuando éste no sea posible inmediatamente, pero constituyen una comida en sí que nutre al cuerpo de otros elementos.

Así mismo, hay comidas que se beben. Las sopas y cremas pueden aportar una buena cantidad de agua y comida al mismo tiempo. El  gazpacho, por ejemplo, es una sopa fría con base aceitosa y verduras crudas que se usa en el verano europeo para refrescar y consumir líquido de otra forma.

Al final, sea en ayunas o en el transcurso del día, el agua no puede dejarse de lado, pues ella es la base de una vida saludable y feliz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *