Hombre tiene los pantalones mojados con un recipiente que contiene orina

Todo lo que debe saber sobre las infecciones urinarias

Todo lo que debe saber sobre las infecciones urinarias

Última actualización: 18-02-2019. Equipo Nutricioni

Ardor, molestia, dolor, sensación de picor, micciones frecuentes, seguramente muchas personas se sentirán identificadas con estos molestos síntomas.

Y es que la infección del tracto urinario es una de las afecciones más comunes, sobre todo en las mujeres. Se ha determinado que hasta un 50% de ellas, puede sufrir alguna de estas infecciones durante el transcurso de su vida.

Este porcentaje se incrementa en el caso de las mujeres embarazadas a un 60% y también en el caso de personas diabéticas.

El término infección urinaria se emplea para denominar al conjunto de diferentes enfermedades que afectan a los órganos del sistema urinario.

Estas enfermedades involucran a cualquiera de los órganos del tracto urinario como son la vejiga, la uretra y el riñón.

Se producen por la acción de bacterias, principalmente la escherichia coli, responsable de un 70 al 80% de estas enfermedades. Aunque también puede ser causada por hongos y parásitos.

Existen dos vías de infestación, una por el extremo inferior, es decir, a través de las aberturas del pene o la uretra en el caso de la mujer. La otra es por la circulación sanguínea, afectando en este caso a los riñones.

Algunos factores de riesgo que pueden aumentar la incidencia de estas infecciones son:

  • Casos de inflamaciones en la próstata.
  • Personas de la tercera edad.
  • Pacientes que tienen sondas.
  • Personas con disminuciones nerviosas, que no tienen control en el esfínter.
  • Adultos o niños con deformaciones en la uretra.
  • Personas con debilidad en el sistema inmune.

La incidencia de las mismas depende de la edad, ya que cada 10 años se dice que aumenta el riesgo de sufrirlas en un 2%.

Sobre todo en las mujeres, porque la longitud de su uretra es menor que la de los hombres. Mientras en el hombre tiene una uretra de unos 16 cm aproximadamente, en la mujer tiene solamente 4 cm.

También, puede depender de la actividad sexual y el tipo de anticonceptivos usados por cada mujer.

Mujer saliendo del baño con la mano en el vientre

Clases de infecciones urinarias

Hay diversos tipos de infecciones urinarias, dependiendo del lugar donde se desarrolla la misma.

De acuerdo a esto pueden ser:

  • Uretritis
  • Cistitis
  • Pielonefritis.

La uretritis, se produce cuando la infección ataca la uretra o los uréteres, en el primer caso las bacterias atacan más fácilmente este órgano, ya que se encuentra cerca del exterior.

En el caso de los uréteres esta infección puede ser peligrosa, ya que a través de ellos la infección podría llegar hasta los riñones.

Por su parte, la cistitis se produce cuando en la vejiga existe una proliferación bacteriana, generalmente por microorganismos provenientes del ano, provocando inflamación e irritación.

Los síntomas son: de orinar continuamente, además de ardor y dolor en el vientre.

Al orinar se puede tener una sensación de quemazón aguda, la orina podría contener sangre y tener mal olor.

Por la inflamación,  se podría generar incontinencia urinaria.

A estos dos primeros casos se les denomina infecciones del tracto urinario inferior. En los hombres ocurren este tipo de infecciones en la próstata, y se le denomina prostatitis, cuando es en el epidídimo se llama orquiepididimitis.

La pielonefritis, se refiere a las infecciones del riñón, que ocasionan dolor agudo en la espalda, así como estados febriles.

Estas enfermedades son sumamente peligrosas, ya que la infección puede migrar a otras zonas del organismo debido a la circulación sanguínea, produciendo una sepsis.

Estas infecciones son conocidas como infecciones del tracto urinario superior.

Otras clasificaciones obedecen a su grado de incidencia. En este sentido, se puede mencionar lo siguiente:

  • Infecciones urinarias recurrentes, aquellas que reaparecen por acción del mismo microorganismo o de algún otro patógeno.
  • Infecciones urinarias crónicas, las que se mantienen y permanecen constantes a pesar del tratamiento suministrado.

También pueden presentarse de las siguientes maneras:

  • Bacteriuria, cuando aparecen bacterias en la orina.
  • Infecciones urinarias no complicadas, cuando no se presentan complicaciones de otro tipo.
  • Infecciones urinarias complicadas, cuando existen otras enfermedades como por ejemplo la inmunodepresión.

Hombre sosteniendo un cartel de ayuda por tener complicación para orinar

Microorganismos que causan las infecciones urinarias

Las infecciones urinarias pueden ser causadas por bacterias, virus y hongos:

  • E. Coli, la más común, que es una bacteria gram negativa la cual ocasiona el 80% de las enfermedades del tracto urinario.
  • Proteus, también es una bacteria que se encuentra en la orina sobre todo en personas con litiasis.
  • Enterobacter, esta bacteria causa infecciones oportunistas, y al alterarse su equilibrio puede generar infecciones peligrosas.

Entre las bacterias gram positivas se puede mencionar:

  • Enterococcus, produce infecciones mixtas o patologías urinarias orgánicas.
  • Staphylococcus saprophyticus, esta bacteria se adhiere a las paredes del tracto urogenital, es causante de infecciones en mujeres jóvenes entre los 17 a 27 años y uretritis en los hombres.
  • Streptococcus agalactiae, puede ocasionar infecciones graves en las vías urinarias, esta bacteria se encuentra en la materia fecal.
  • Staphylococcus aureus, puede generar una gran variedad de enfermedades entre ellas infecciones en las vías urinarias. Es resistente a la penicilina. Un factor de riesgo son los pacientes que necesitan sondas y catéteres.

Y además, estos microorganismos, también ocasionan infecciones:

  • Candida albicans, el cual causa vaginitis.
  • Micoplasma y clamidia, se transmiten sexualmente, ocasionan infecciones en la vejiga, uno de los síntomas que denotan la presencia de estos microorganismos es pus en la orina.
  • Lactobacillus, aunque normalmente se encuentra en la vejiga, al alterarse su equilibrio pueden producir infecciones.
  • Haemophilus influenzae, Mycobacterium tuberculosis, salmonella, se pueden encontrar en el sistema urinario, provenientes del sistema circulatorio o linfático.

Hombre tiene los pantalones mojados con un recipiente que contiene orina

Cómo saber si se tiene una infección urinaria

Las infecciones urinarias producen una serie de manifestaciones que generan muchas molestias. Algunos de los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Deseo constante de ir al baño, a pesar de orinar solamente algunas gotas.
  • Dolor al orinar o tener relaciones sexuales.
  • Puede presentarse sangre en la orina. A esto se le denomina hematuria
  • Color y olor anormal en la orina.
  • Fiebre y escalofríos, este síntoma es necesario considerarlo. Ya que cuando existe temperatura alta podría ser por presencia de infecciones en los riñones.
  • Náuseas y vómitos.
  • Estado de malestar emocional o irritación.
  • Dolores en la espalda o en el costado.
  • Prurito en la vagina, así como presencia de irritación.
  • En el caso de las mujeres puede presentarse una sensación de presión en el hueso púbico, mientras que los hombres perciben una sensación molesta en el ano.
  • En los niños se puede presentar inapetencia, alteraciones en el desarrollo e incontinencia.

No obstante, la manera más adecuada de conocer si se sufre de una infección urinaria  es a través del diagnóstico médico.

Al realizar exámenes como: examen físico, exámenes de orina y sedimentos, cultivos de orina, hemogramas, hemocultivos, análisis de imágenes, entre otros, el especialista podrá dar un diagnóstico acertado.

Veamos con más detalle:

  • El examen físico, en este el doctor realiza un palpamiento de la zona para evidenciar dolor y enrojecimiento.
  • Los análisis de orina, permiten conocer la presencia de microorganismos, sangre y otros factores.
  • Cultivo de orina, líquido vaginal y uretral, permite conocer qué microorganismos causan la infección.
  • Hemocultivos, se emplean en el caso de infecciones en el riñón.
  • Hemogramas, permiten saber si la infección se encuentra en el tracto urinario inferior o superior.
  • Radiografías, se realizan en pacientes con complicaciones como la diabetes, cálculos renales o pielonefritis graves.
  • TAC, permite detectar infecciones reales y su grado de gravedad.
  • Ecografía abdominal, permite conocer si existen dilataciones por tumores o cálculos renales.
  • Urografía intravenosa, es útil para el diagnóstico de lesiones en los uréteres.
  • Pruebas de imágenes, se emplean en infecciones recurrentes, niños menores de cinco años o en pacientes con problemas inmunes.

recipiente con orinas y resultados de examenes de orina

Cómo tratarla

Una vez que se ha contraído la enfermedad, lo más importante es conocer qué tipo de infección es y dónde se ubica. De allí dependerá el tratamiento adecuado.

Este consiste comúnmente en antibióticos o antivirales, dependiendo del microorganismo que la cause. Generalmente se administran durante un período de 7 a 14 días.

Antes de comenzar un tratamiento con antibióticos el médico deberá conocer si existen otras patologías como diabetes, debilitamiento en el sistema inmune o alteraciones nerviosas.

Es importante realizar el tratamiento por el tiempo indicado, aunque hayan cedido los síntomas. Esto evita que la infección regrese y los microorganismos desarrollen resistencia.

Los analgésicos alivian el dolor, por ejemplo el ibuprofeno. Estos disminuyen los síntomas como ardor y picazón. También es recomendable la hidratación constante para eliminar los microorganismos a través de la orina.

Generalmente el tratamiento es ambulatorio. Al menos que sea un caso con complicaciones como infecciones renales agudas, personas con diabetes o supresiones del sistema inmune.

Si el paciente presenta obstrucciones por cálculos debe practicarse una cirugía para eliminarlo. También puede producirse por una malformación o descendimiento.

Si existe una infección renal grave se debe hospitalizar al paciente para recibir un tratamiento adecuado.

Para tratar estas infecciones en las mujeres embarazadas, también se emplean antibióticos.

Una infección que se puede prevenir

Es importante cambiar aquellos hábitos que puedan estar induciendo las infecciones. Algunos ejemplos son una alimentación inadecuada, uso de determinados anticonceptivos, excesos de café, alcohol o especias irritantes, por ejemplo.

Para comenzar, hay que asegurar un equilibrio de la flora bacteriana, reforzar el sistema inmune y mantener una adecuada higiene corporal.

  • Una medida muy sencilla es tomar cantidades adecuadas de agua, ya que la orina permite expulsar patógenos que pudieran proliferar, por ejemplo en la vejiga. Se ha determinado que el 70 % de las infecciones urinarias se pueden prevenir consumiendo suficiente agua.

Esto se debe a que el chorro de orina permite expulsar bacterias y patógenos limpiando las vías urinarias de forma efectiva.

  • No se debe aguantar las ganas de orinar, esto puede ser perjudicial para la vejiga.
  • Cuidar la higiene íntima, usando un jabón con un pH adecuado a las zonas genitales, para así no alterar su equilibrio natural.

Al ir al baño, sobre todo en el caso de las mujeres, se debe realizar una limpieza de forma adecuada, de adelante hacia atrás, evitando así que las bacterias se trasladen a la uretra.

  • Mantener el sistema inmunológico fortalecido y controlar los niveles de estrés que lo debilitan.

Tomar vitamina C y jugo de arándanos es altamente recomendado para prevenir las infecciones urinarias, porque contienen gran cantidad de antioxidantes.

Las cápsulas que contienen arándanos y vitamina C son muy efectivas en el tratamiento de infecciones del tracto urinario, UriProtek es la solución efectiva que contiene extracto de arándano, obteniendo todos los beneficios de esta fruta.

  • Disminuir el consumo de alimentos irritantes como el chocolate, café, especias y picantes.
  • Realizar exámenes periódicos de control.
  • No abusar en el uso de medicamentos antibióticos, ya que las bacterias o microorganismos pueden generar resistencia. Esto ocasiona reapariciones de la infección o su agudización.
  • Realizar ejercicios de entrenamiento pélvico, para reforzar los músculos de esta área.
  • Consumir productos con probióticos, como el yogurt, los cuales favorecen el equilibrio de la flora bacteriana.
  • Evitar el estreñimiento, y así disminuir la cantidad de bacterias que podrían hacer más factible una infección.
  • Es importante usar ropa interior adecuada, aireada, ya que la humedad y calidez pueden generar la proliferación de bacterias y hongos.
  • Utilizar lubricantes durante las relaciones sexuales, para evitar irritaciones.
  • Evitar las duchas vaginales.
  • Tener cuidado con métodos anticonceptivos como el diafragma o preservativos con espermicidas.
  • Para mujeres con menopausia se pueden recomendar cremas con estrógenos, lo cual puede ayudar en el tratamiento de la cistitis.

Mujer sonrie mientras sostiene un vaso de vidrio con agua y una capsula color naranja

El ejercicio y al tracto urinario

¿De qué manera pueden ayudar los ejercicios a la salud del tracto urinario? Los ejercicios permiten oxigenar los tejidos y aportar tono muscular, además de muchas ventajas:

  • Ayudan a reforzar el sistema inmune, incrementando el flujo de los glóbulos blancos, lo cual hace que sean más eficientes en la defensa del organismo.
  • Al elevarse la temperatura corporal inhibe el desarrollo de muchos patógenos como diferentes tipos de bacterias.
  • Contribuyen a disminuir la hormona del estrés, esto ayuda a potenciar el sistema inmunológico.
  • Permiten un mayor control en los esfínteres, también evitan los prolapsos, y disminuyen el riesgo de sufrir infecciones del tracto urinario.

Particularmente beneficiosos son aquellos ejercicios que fortalecen el suelo pelviano, produciendo flexibilidad, fuerza y tono muscular. Las mejoras se empiezan a notar al cabo de 3 a 6 semanas, realizando los ejercicios de forma continua.

Los ejercicios consisten en imitar la acción de orinar y luego contenerse. Deben realizarse adecuadamente para recibir sus beneficios, con la vejiga vacía y sin aguantar la respiración.

Contribuyen a disminuir la incontinencia urinaria en las mujeres y en hombres, estos últimos por problemas prostáticos. Adicionalmente, fortalecen los músculos bajo el útero y la vejiga.

Conviene hacerlos unas tres veces al día, para maximizar sus beneficios. La práctica es importante para ubicar los músculos correctos y que los ejercicios sean efectivos.

Las mujeres pueden utilizar el denominado cono vaginal que sirve como complemento para ejecutarlos.

Al principio los ejercicios se pueden hacer acostado, y luego cambiar de posición conforme a sus progresos, como estar en cuatro patas, sentado y por último de pie.

Otro nivel de complicación es aumentar las repeticiones, el tiempo de duración y la velocidad de las contracciones.

Mujer joven realizando ejercicios para fortalecer los gluteos

Plantas efectivas contra las infecciones urinarias

La naturaleza tiene mucho que ofrecer para aliviar las infecciones urinarias.

Ya se mencionó el jugo de arándanos, astringente y desinfectante de las vías urinarias.

Contiene proantocianidinas, que disminuyen la adherencia de la bacteria E. Coli a las paredes de la vejiga. El jugo de arándanos disminuye significativamente la cantidad de bacterias.

Así mismo, la cola de caballo es efectiva contra las infecciones urinarias por sus propiedades diuréticas e indicada en el tratamiento de cálculos renales y de la vejiga.

También contiene potasio y antioxidantes como los flavonoides y sapónidos. La acción de esta planta permite aumentar el flujo de orina, favoreciendo la eliminación de bacterias y hongos.

La uva ursi ha sido usada desde hace siglos como planta medicinal, y es efectiva en casos de infecciones urinarias. También ayuda a aliviar los dolores ocasionados por cálculos en la vejiga.

Contiene alantoína, un calmante natural y regenerador de los tejidos.

También es un gran antiinflamatorio, así que alivia los síntomas de las infecciones urinarias y un excelente tónico para los riñones.

UriProtek contiene uva ursi que ayuda en el tratamiento de estas enfermedades por su acción antibacteriana.

Así mismo, el té verde es un poderoso antioxidante y antimicrobiano, excelente para tratar estas  dolencias.

Las hojas de té verde no son fermentadas, por lo que conservan todas sus propiedades. Posee catequinas, antioxidantes naturales altamente efectivos contra los microorganismos que proliferan en las vías urinarias.

Un estudio demostró que el té verde es efectivo contra 80 tipos de gérmenes, que causan enfermedades en el cuerpo, incluidas las cepas de E. Coli.

La ortiga, tiene propiedades contras las infecciones. Se emplean sus flores y hojas.

Contiene minerales como el zinc, una poderosa sustancia que refuerza el sistema inmune y vitamina C, que es un gran antioxidante y regenerador de los tejidos.

La ortiga aumenta el flujo de orina y es un desinflamante de la próstata, además de antimicrobiana. UriProtek contiene polvo de hoja de ortiga, en combinación con otras plantas que potencian sus poderosos efectos antibióticos.

El buchu es una planta sudafricana, muy popular por sus propiedades antisépticas. También es un excelente diurético y analgésico, ya que alivia los dolores ocasionados por las infecciones urinarias. Es efectiva tanto para la cistitis, uretritis y prostatitis.

La canela, fragante especie capaz de fortalecer el sistema inmunológico, haciendo al organismo más fuerte ante las infecciones.

También es efectiva para eliminar la e. coli y al hongo candida albicans.

Estas plantas y más, se encuentran reunidas cómodamente, en el suplemento nutricional UriProtek, para brindar sus beneficios en el tratamiento de las afecciones urinarias.

Algunos tratamientos naturales

Los tratamientos no son solamente farmacológicos, también la medicina natural es muy útil para las enfermedades urinarias.

Existen tratamientos naturales efectivos que ayudan con los síntomas de estas infecciones.

Por ejemplo, la acupresión es una terapia beneficiosa. Haciendo presión en algunos puntos como la parte baja del vientre, se pueden aliviar las molestias de la cistitis.

Consumir alimentos ricos en fibra evita el estreñimiento, lo que a su vez ayuda para evitar las infecciones urinarias.

Los ayunos líquidos favorecen el tránsito intestinal y previenen las acumulaciones de materia fecal.

Finalmente, los suplementos nutricionales son de gran ayuda en la prevención y alivio de los síntomas de las infecciones urinarias.

UriProtek es altamente efectivo previniendo las infecciones urinarias y como complemento del tratamiento. Combina las propiedades naturales anti microbianas y diuréticas de todas estas plantas, efectivas contra estas enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *