Vegetales verdes y blancos

Todas las especies vegetales y cómo benefician el cuerpo humano

Todas las especies vegetales y cómo benefician el cuerpo humano

Última actualización: 27-12-2018. Equipo Nutricioni

El término vegetal es el más amplio que existe para identificar la gama de alimentos que se producen en la tierra.

Nos permite englobar una serie de productos naturales con altos niveles de vitaminas, minerales, antioxidantes, fibras, oligoelementos y almidones.

Las especies vegetales en sus distintas variedades reportan a nuestro organismo grandes beneficios para el logro de una salud óptima.

Vegetales verdes y blancos

Conocer cada uno de estos  alimentos y sus nutrientes puede ser la clave para una vida plena y saludable.

Muchos secretos están guardados en las composiciones de  leguminosas y legumbres, de frutas y tubérculos, verduras y hortalizas.

De sus colores verdes, rojos, anaranjados, entre otros,  dependen sus nutrientes, vitaminas y minerales.

Cada uno guarda poderosos beneficios nutricionales que deben ser aprovechados por el ser humano en su objetivo de disfrutar de una vida saludable.

Algunos con sus aportes en fibra, proteína y grasas  se convierten en el punto de equilibrio para proteger los órganos del cuerpo de las enfermedades.

Las legumbres, por ejemplo, son fuente de proteína y fibra. Tienen diferencias claras con las leguminosas aunque algunos tienden a confundirlas.

Los tubérculos aportan cantidades modestas de proteína, pero son ricos en vitaminas y minerales.

Las frutas y hortalizas auxilian al cuerpo con sus grandes cantidades de agua y nutrientes, así como de  antioxidantes.

La capacidad de las frutas para limpiar, oxigenar y mantener jóvenes las células del cuerpo, es tan importante como la posibilidad de proveer los recursos que se requieren para un mejor funcionamiento de los órganos.

La forma de consumir cada una de estas especies vegetales, los momentos más adecuados y la forma de extraer mejor sus nutrientes también son datos de gran importancia para optimizar el aprovechamiento de todos estos alimentos.

Las legumbres y su fibra

Los cultivos de grano seco son conocidos como legumbres. Son semillas que se encuentran dentro de las vainas de plantas leguminosas.

Tienen una composición del 20 a 25% de su peso en proteína. Así mismo no contienen ni gluten ni colesterol.

Pueden ser almacenados durante mucho tiempo sin perder su valor nutritivo. Son benignos con el suelo donde crecen porque fijan el nitrógeno. Algunos solo pueden ser cosechados en suelos semiáridos.

Sus poderosos nutrientes son necesarios para el correcto funcionamiento de la bioquímica del organismo.

También son considerados alimentos de las crisis, pues se convierten en sustitutos de otros alimentos en tiempos de escasez.

Su composición nutricional, con alto valor proteico, transforma las legumbres en factor clave para dinamizar la ingesta calórica diaria.

En muchos casos las convierte en alimentos con mayor aporte de proteínas que los pescados y carnes.

Sin embargo, hay que considerar la ausencia de algunos aminoácidos esenciales y por eso se recomienda consumirla siempre acompañadas de otros granos, como arroz que sí contiene estos aminoácidos.

De esta manera se obtiene una combinación de alto valor biológico.

Las legumbres también cuentan en su composición con altos contenidos de hidratos de carbono.

En algunas personas sensibles, los hidratos de carbono se fermentan durante la digestión en al área del intestino, causando malestar de gases y otras irregularidades.

El consumo habitual de las legumbres produce el equilibrio de sus efectos.

Las legumbres disponen de un gran contenido de fibra, de un 10 a un 25% en su composición. Esta condición es buena para la flora intestinal, que es depurada por el accionar de estos alimentos.

Fungen con un cepillo que arrasa toxinas y ayuda con enfermedades como diverticulitis y estreñimiento. Su actuación beneficia la salud del colon.

Cuentan con muy pocas grasas por lo que resultan un buen alimento a la hora de hacer dietas.

Las lentejas contienen un 11% de fibra, los garbanzos un 15%, las judías blancas un 23% y las pintadas hasta un 25%.

En cuanto a los minerales que posee destacan el hierro, calcio, zinc y manganeso. Las vitaminas del complejo B inciden en las legumbres, principalmente el ácido fólico.

Las principales legumbres consumidas son:

  1. Arvejas.
  2. Frijol o poroto.
  3. Garbanzo.
  4. Habas.
  5. Lentejas.
  6. Cacahuate o maní.

Las leguminosas y sus impresionantes nutrientes

Las  primeras plantas cultivadas por lo seres humanos fueron las leguminosas. Su trayectoria se conoce desde el periodo Neolítico.

Considerada por milenios, conjuntamente con los cereales y algunas frutas, como un alimento de primer orden por muchas culturas en  diversos países, las leguminosas son cultivos de granos cosechados verdes.

Se incluyen de diversos tipos de hierbas, plantas trepadoras o  árboles. El principal componente es el carbohidrato que ocupa el 60% de su composición.

En los suelos es un excelente cultivo de cobertura que ampara la aridez en el terreno. Crecen fijando el nitrógeno con el accionar de las bacterias que les son específicas.

Las leguminosas producen las legumbres de allí la confusión que se genera entre ambas.

Una conceptualización más moderna señala que las leguminosas engloban las vainas que contienen las semillas para el consumo fresco o verde.

De esta manera las leguminosas son cosechadas para obtener los frutos de su interior que luego se transforman en semillas secas o legumbres.

Estas semillas son fuente importante de proteínas, nutrientes y fibras solubles.

Dentro de las más conocidas legumbres, después de la soya, se encuentra la alfalfa, una planta herbácea de hasta 60 centímetros de altura, cuya vaina es un espiral.  

La alfalfa es rica en calcio, potasio, hierro, fósforo cobre, magnesio, selenio, zinc y las vitaminas C, D, E y K.

Los principios activos de la alfalfa permiten aporte de flavonoides y demás enzimas digestivas al organismo.

Es una de las plantas  más nutritivas y se pueden consumir tanto los brotes de alfalfa como los germinados, además de sus semillas y hojas.

También cuenta con potenciales valores medicinales reconocidos desde la antigüedad. Se le acreditan  acciones curativas como:

  1. Antipirético.
  2. Antiinflamatorio.
  3. Antibacteriana.
  4. Antirreumática.
  5. Inmunoestimulante.
  6. Diurética.
  7. Antiviral.
  8. Antioxidante.
  9. Antiespasmódica.
  10. Fungicida.
  11. Anti hemorrágica, entre otras propiedades.

Impresionante es el valor medicinal y nutritivo de la alfalfa, siendo  una leguminosa que puede consumirse cruda, en infusiones.

Se habla de su valor como ayudante de los procesos digestivos y en los periodos menopáusicos de la mujer.

Otras leguminosas de grandes cualidades  

Los guisantes son otro tipo de leguminosas muy conocidas y de gran aporte nutricional y cuentan con componentes extraordinarios.

Es un árbol de poco crecimiento y se consume ampliamente en los hogares por la cantidad de proteínas, minerales y vitaminas que aporta.

Entre los minerales destacan: calcio, fósforo, magnesio, potasio, cobre, hierro, manganeso y zinc.

Se ha comprobado que entre sus propiedades está la reducción de los niveles de colesterol y protege al organismo contra enfermedades como la arteriosclerosis y patologías del corazón.

También atiende dolencias relacionadas con el azúcar en la sangre,  por lo que se recomienda para los diabéticos.

Por su gran contenido de vitamina C y otros antioxidantes es muy útil al sistema inmune.

Se ha demostrado recientemente que los guisantes son fuente increíble de ácidos grasos omega 3.

Así mismo, en México, se ha investigado el efecto del consumo de guisantes junto a otras legumbres para evitar el cáncer de estómago.

Se pueden comer en ensaladas, tortillas, pastas, puré, sopas y una gran cantidad de recetas, pues se trata de un alimento de bajo costo gran reproducción y mucha popularidad.

Su tiempo de cocción es de 2 a 5 minutos y se recomienda enfriar en agua para que recupere su consistencia antes de consumirlos.

La judía verde es una leguminosa con muchos nombres debido a su consumo popular en todo el mundo.

Se le conoce también como ejotes, frijoles verdes, porotos habichuelas y vainitas. Su nombre científico es Phaseolus vulgaris.

Es originaria del Perú. Los incas propagaron su cultivo por todo el mundo.

De las judías pueden salir legumbres una vez que la semilla está seca.

Es una leguminosa que protege ampliamente el tejido hepático y fortalece el corazón.

Aporta pocas calorías y es muy digestible. Su potencialidad  más destacada en el aspecto medicinal es como diurético.

La composición biológica de la judía verde o vainita le permite aumentar el volumen de la orina, impactando beneficiosamente  en tratamientos contra la diabetes, reducción de ácido úrico y otras enfermedades como cistitis y uretritis.

En su potencialidad diurética arroja resultados positivos en situaciones de sobrepeso, obesidad, edemas, hipertensión arterial, glaucomas y trastornos del corazón.  

Se consume cocida en diversas comidas, en infusiones, té o tisanas.

Los tubérculos y sus magníficas propiedades

Uno de los alimentos que la tierra nos brinda generosamente son los tubérculos; productos naturales con importantes contenidos nutricionales.

Hortalizas Frescas

Se trata de tallos subterráneos o raíces engrosadas en los que se acumulan vitaminas y minerales.

Los tubérculos aportan modestas cantidades de proteínas y altas cantidades de hierro, calcio, potasio, fósforo, magnesio y fibra dietética además de vitaminas C, B1 y B3.

Las combinaciones biológicas en estos alimentos son excelentes y potencian los niveles energéticos del cuerpo.

Son aproximadamente 25 tubérculos comestibles los que se conocen mayormente en el mundo. Algunos más consumidos en la parte occidental u oriental del planeta, según sea el caso. Entre ellos la papa, el rábano,  la cúrcuma y el ocumo.

Entre estos conocidos tubérculos está el boniato, rico en betacaroteno, muy parecido a la batata por su color anaranjado.

Ambos cuentan con grandes cantidades de nutrientes y especialmente las vitaminas C y E, así como las del grupo B.

La papa o patata es uno de los tubérculos más populares porque se consume en todo el mundo. Su composición integra azúcares complejos, además de vitaminas B y minerales como el flúor, junto a todos los demás con los que cuentan los tubérculos.

La remolacha o betabel es un excelente alimento  que tiene propiedades curativas, por sus condiciones depurativas en la circulación sanguínea, por sus efectos en el colesterol alto y en la presión arterial.

La remolacha aporta también vitamina C y el complejo B, entre ellos el ácido fólico. Su mayor contenido de minerales es de hierro. Crudo o cocido resulta altamente digestivo.

El apio, también conocido como arracacha, es considerado un tubérculo mágico.

Posee almidón, sustancia muy beneficiosa para las personas mayores y los niños.

Además de las vitaminas B y C contiene muchos minerales como el hierro, que ayuda a prevenir diferentes padecimientos como la anemia y enfermedades cardiovasculares.

Sus beneficios durante el proceso de embarazo están garantizados, así como los efectos en el mantenimiento de un corazón saludable porque reduce riesgos de arteriosclerosis.

Por si fuera poco es colaborador en el tratamiento de casos de gota, mejoramiento de estados de ánimo y funciones digestivas.

Hortalizas, ricas en vitaminas y minerales

Dentro de las especies vegetales, las hortalizas tienen diversas clasificaciones, dependiendo de la parte  que sea comestible.

Se conocen como hortalizas los frutos, bulbos, tallos y flores de algunas plantas alimenticias. Las hojas y tallos verdes son consideradas verduras.

Hay una confusión entre lo que son hortalizas y verduras e incluso  se involucran algunos tubérculos.

El problema radica en que los términos no están bien delimitados y por tal motivo se produce cierta discrecionalidad por parte de especialistas en alimentación.

Lo cierto es que el término hortaliza es más amplio e incluye las coles que son hortalizas muy antiguas procedentes de la Europa occidental.

Las hortalizas son plantas cultivadas en huertos o sembradíos y se consideran reguladores del organismo por sus grandes niveles de vitamina y minerales.

Entre un 75 a 95% del peso total de la hortaliza está constituido por agua, lo que contribuye en la hidratación del organismo y su acción depurativa de las toxinas del cuerpo.

El alto contenido de vitaminas y minerales que componen estos alimentos permiten que se cumplan funciones vitales para el ser humano.

Las vitaminas A y C logran que se mantengan en alto las defensas contra infecciones, mientras que las del grupo B y la fibra fortalecen el sistema nervioso, sistema circulatorio y digestivo.

Sus escasos aportes calóricos, gracias a que son bajas en hidratos de carbono y grasas, hacen a las hortalizas ideales para combatir la obesidad a través de los planes preventivos para bajar de peso.

Las hortalizas poseen sustancias llamadas fitoquímicos que tienen poderosos efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antimicrobianos.

Estos elementos, sin ser nutrientes, aportan grandes beneficios al cuerpo y se identifican por sus colores en la hortaliza.

Los efectos antioxidantes se ven apoyados por la acción combinada y muy fuerte de las vitaminas A, C y E, que logran convertir estos alimentos en verdaderos centinelas de la salud.

El suplemento VitaVeg fue concebido como un conglomerado de todos los beneficios nutricionales de diversas especies vegetales, elevando a la potencia sus cualidades antioxidantes e incluso anticancerígenas.

Según la raíz las hortalizas más conocidas son:

  1. El ajo.
  2. La cebolla.
  3. El nabo.
  4. La zanahoria.
  5. Puerros.
  6. Chayotas.

Entre las conocidos según su fruto se mencionan.

  1. La berenjena.
  2. Calabacín.
  3. Calabaza.
  4. Pepino.
  5. Tomate.
  6. Maíz.
  7. Pimiento.

Las hortalizas según sus flores son:

  1. Las alcachofas.
  2. Girasol.
  3. Las coles como:

3.1. Repollo.

3.2. Brócoli.

3.3. Coliflor.

3.4. Colinabos.

3.5. Col de bruselas, entre otras.

Las verduras y sus poderes oxigenantes

De acuerdo a las investigaciones realizadas se entiende por verdura la parte verde de una hortaliza.

En este sentido se clasifican como verduras los tallos jóvenes y verdes y las hojas  de las plantas comestibles.

Con la mejor disposición de aclarar los términos, debemos señalar que en algunos casos solo se utiliza el tallo o las hojas, pero en la mayoría de las verduras se utiliza todo el conjunto.

Estos vegetales son los que más aportan agua al organismo.

Al igual que las hortalizas, las verduras hacen valiosos aportes nutricionales al cuerpo por la presencia en ellas de vitaminas y minerales.

Cuentan en sus composiciones con vitaminas B, C, E y K, así como los minerales potasio, magnesio, hierro y calcio entre otros. Las hojas verdes tienen pequeñas cantidades de omega 3.

Los estudios realizados sobre los efectos de consumir más hojas verdes revelan que estas verduras ayudan al cuerpo en la prevención de enfermedades degenerativas.

Todos estos efectos fueron extrapolados a un producto como VitaVeg, lo que lo que convierte en una fuente multivitamínica de alimentos naturales.

Algunos datos señalan que las hojas permiten la preservación de la memoria  y las habilidades cognitivas por sus potencialidades oxigenantes.

Eso significa que la persona puede parecer más joven al menos mentalmente incluso por 11 años menos.

El estudio estuvo dirigido al consumo de hojas verdes crudas en ensaladas, lo que significa que si incluyes estos platos en tu consumo diario te sentirás más activo mentalmente y tendrás mayor creatividad.

Por su aporte de agua y  cero grasas al organismo las verduras son imprescindibles en una plan para bajar de peso.

Son depurativas y desintoxicantes, por lo que estimulan las funciones digestivas aliviando la úlceras gástricas y demás irregularidades del intestino.
Entre las verduras de hojas más conocidas están:

  1. Las acelgas.
  2. Apio.
  3. Endivias.
  4. Espinacas.
  5. Escarolas.
  6. Verdolaga.
  7. Achicoria.
  8. Rúcula.
  9. Col rizada.
  10. Lechugas.
  11. Berro.
  12. De las verduras de tallo: los cardos y los espárragos.

Se pueden consumir en jugos, zumos  y ensaladas crudas o cocidas.

Las frutas y sus vigorizantes aportes

Las frutas realizan fundamentales aportes nutritivos al organismo  por su composición rica en vitaminas, minerales, sales minerales, oligoelementos,  fibras y antioxidantes.

Con importantes niveles de vitamina C  en todas, las frutas varían su constitución siendo cada una muy definida en sus contribuciones al cuerpo humano.

Sin embargo, en términos generales son depurativas porque ayudan en el tránsito intestinal y previenen el estreñimiento por sus contenidos de fibras.

Contribuyen en la lozanía de la piel y retrasan el envejecimiento por sus antioxidantes y facilitan la eliminación del ácido úrico y el colesterol malo alto.

Son muchas y diversas, con aromas, colores, texturas y sabores distintos.

Algunas están disponibles en casi todas las épocas del año. Otras no se pueden conservar porque pierden propiedades. Lo ideal es consumirlas frescas.

Niña jugando con unas naranjas mientras forma un arco con puras frutas

Se clasifican en frutas neutras, dulces, ácidas y semiácidas.

  1. Las frutas neutras: son ricas en proteínas, vitaminas, sales minerales y oligoelementos.  Por sus altos niveles de grasas saludables fortalecen el sistema muscular e inmunológico. Son estas:
  • La aceituna.
  • Avellana.
  • Coco.
  • Aguacate.
  • Castaña.
  • Almendra.
  • Nuez, entre otras.
  1. Las frutas dulces: son el grupo más amplio y se caracterizan porque son ricas en vitaminas A, C, E y Complejo B. Son estas:
  • Banana.
  • Higo.
  • Melón.
  • Níspero.
  • Mango.
  • Pera.
  • Sandía.
  • Uva.
  • Manzana roja.
  1. Las frutas ácidas: por su alto contenido de ácido son excelentes para la purificación de las sangre, bajar el colesterol y triglicéridos, así como el ácido úrico. Ideales para incluirlas en las dietas para perder grasa corporal. Son estas:
  • Kiwi.
  • Mora.
  • Uva.
  • Limón.
  • Toronja.
  • Naranja.
  • Arándano.
  • La piña también está incluida, aunque no tiene ácido cítrico.
  1. Las semiácidas: tienen menos contenido de ácidos; su sabor es más suave y son apreciables por sus proteínas de alto valor biológico. Son estas:
  • Mandarinas.
  • Durazno.
  • Manzana verde.
  • Guayaba.
  • Membrillo.
  • Mango.
  • Frambuesa.
  • Granada.
  • Cereza.
  • Lima.

Las frutas también son de larga o de corta duración, por lo que al momento de conservarlas no es bueno guardarlas juntas.

Especies vegetales y vida saludable

Definitivamente, si quieres disponer de una vida saludable es necesario conocer e incluir en tu alimentación diaria los grupos de especies vegetales existentes.

Para una u otra función siempre tendrás disponible algún tipo de alimento.

Lo ideal es consumirlos lo más frescos posible, libre de pesticidas y tóxicos del ambiente.

La mayoría pueden ser conservados sin perder sus propiedades en caso de tener que congelarlos para evitar perderlos.

Ya hemos visto la cantidad de beneficios que pueden hacer al organismo.

En función de tener siempre a mano sus combinaciones nutricionales, se han elaborado fórmulas pro naturales como VitaVeg, que disponen de muchos de los nutrientes, de un modo concentrado.

Este producto VitaVeg, desarrollado como complemento alimenticio,  tiene combinaciones inteligentes de vitaminas A,C,D, K y del grupo B.

Consumir especies vegetales es la mejor decisión que puede tomar para alcanzar una vida saludable y prevenir numerosas enfermedades.

Conocer mejor estos alimentos le aportará mejor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *