Ilustración anatomica de los diferentes puntos donde pueden haber articulaciones marcada con puntos rojos

Tipos de articulaciones: salud y cuidados

Tipos de articulaciones: salud y cuidados

Última actualización: 27-01-2019. Equipo Nutricioni

Las articulaciones son las uniones entre los huesos, que le confieren la movilidad del cuerpo y aportan flexibilidad al esqueleto.

Algunos ejemplos de articulaciones son las rodillas, la cadera, los hombros y los codos.

Estas estructuras son parte del denominado sistema músculo esquelético, conformado por los huesos, tendones y ligamentos.

Algunas articulaciones funcionan a manera de una bisagra facilitando la acción de abrir y cerrar, otras permiten movimientos más complejos.

Un ejemplo de articulación tipo bisagra es la rodilla, mientras que las caderas permiten realizar movimientos rotatorios, hacia delante y atrás.

Gracias a las articulaciones, el cuerpo humano realiza desde los movimientos más simples hasta los más complejos y gráciles. Cuando hay problemas la movilidad se limita y calidad de vida desmejora.

Por ello es necesario contribuir a que se mantengan siempre saludables. A lo largo de este artículo mostraremos cómo cuidar las articulaciones y protegerlas.

Los distintos tipos de articulaciones

Las articulaciones están clasificadas de acuerdo al movimiento que permiten realizar. En función a esto se denominan de la siguiente manera:

Articulaciones inmóviles o fibrosas, no poseen movimientos, pero mantienen fijas placas óseas, como por ejemplo la bóveda craneal.

Articulaciones semimóviles o cartilaginosas, tienen un rango de movimiento limitado, están vinculadas a través de un cartílago como sucede con las vértebras.

Articulaciones móviles o sinoviales, estas tienen la capacidad de moverse en diferentes direcciones, como los codos, rodillas, caderas y tobillos.

Dentro poseen una sustancia llamada líquido sinovial que funciona como lubricante y  posibilita grandes rangos de movimiento.

De acuerdo al tipo de movimiento que permiten, las articulaciones sinoviales a su vez pueden ser:

  • Las articulaciones en bisagra, aquellas que permiten movimientos en una sola dirección.
  • Las articulaciones pivotantes, permiten realizar movimientos de rotación o giros.
  • Las articulaciones esféricas, permiten una gran libertad de movimiento, lo cual ayuda a la realización de giros completos.
  • Las articulaciones elipsoidales, estas permiten la realización de diferentes movimientos, menos los rotatorios.
  • Las articulaciones enartrosis, permiten movimientos hacia atrás, adelante y los costados.

Para que las articulaciones estén sanas necesitan de hidratación, proteoglicanos y colágeno.

La hidratación permite mantener y conservar la salud de las articulaciones.

Mientras que el proteoglicano, una clase muy particular de proteína,  forma parte del espacio entre células y regula el intercambio de moléculas en el líquido sinovial.

Por su parte, el colágeno permite mantener a los proteoglicanos en una posición adecuada, otorgando forma y soporte al cartílago, el tejido que recubre los huesos en la articulación, como veremos seguidamente.

Articagos es el suplemento que protege efectivamente, promoviendo la formación de colágeno que brinda el soporte adecuado a las articulaciones.

Si hay dolor y molestias en las rodillas, los codos y las muñecas, Articagos es la solución para mantenerlas saludables.

Partes de una articulación

Las articulaciones están conformadas por varias estructuras, estas son:

  • Cartílagos
  • Membrana sinovial
  • Ligamentos
  • Tendones
  • Bursas
  • Líquido sinovial
  • Meniscos

Los cartílagos, es un tejido que recubre los huesos en la zona de la articulación, este permite reducir la fricción durante la realización de los movimientos.

La membrana sinovial, reviste la articulación y permite sellar la cápsula articular, segrega el líquido sinovial, el cual lubrica las articulaciones.

Los ligamentos, brindan sostén y fuerza a la articulación, a semejanza de una banda conformada por tejido conectivo. Limitar el rango de movimientos realizado por la articulación.

Los tendones, es un tejido conectivo que une los músculos para brindar movimiento a la articulación.

Las bursas, son cavidades llenas de líquido que permite soportar impactos y amortigua los movimientos de las articulaciones, reduciendo la fricción.

El líquido sinovial, es un líquido transparente y pegajoso segregado por la membrana sinovial.

Los meniscos, es una parte de las rodillas y otras articulaciones, pertenece al cartílago y tiene forma curva.

Las articulaciones son estructuras muy delicadas que deben cuidarse, por lo tanto es aconsejable tener cuidado al momento de realizar actividades que pueden ocasionar fricción o desgaste.

Por ejemplo, se deben cuidar las posturas al estar sentado, parado o recoger objetos del piso.

Es importante preservar la salud de las articulaciones, ya que cuando estas se desgastan producen dolores, malestares, inmovilidad e incapacidad para realizar diferentes tareas.

Enfermedades que afectan a las articulaciones

Entre las más destacadas están la artritis, la artrosis, las distrofias y la osteomielitis. La edad las va desgastando de varias formas.

Se puede producir la pérdida del líquido sinovial o también calcificación por depósitos de minerales.

La artritis , produce inflamación de las articulaciones traduciéndose en dolor, sensación de calor y problemas para realizar movimientos.

Esta enfermedad también puede ser a consecuencia de otras dolencias como el mal de Lyme, el lupus y la artritis séptica.

Sarcomas sinoviales, esta enfermedad se produce por una tumoración de estos tejidos blandos.

La artritis reumatoide, esta enfermedad produce una erosión y daños de la estructura articular.

Afecta con mayor incidencia zonas como los nudillos, las articulaciones de los dedos, así como hombros, muñecas y tobillos.

La artrosis, también conocida como osteoartritis, es un proceso degenerativo que ocasiona daños en el cartílago y huesos. Su incidencia aumenta con la edad.

La distrofia muscular, es de carácter hereditario, ocasionando deterioros en los músculos y afectando los movimientos del cuerpo.

La fiebre reumática, una enfermedad de carácter inflamatorio producida por bacterias, específicamente estreptococos del tipo A, que causan daños en las articulaciones.

La bursitis, afecta a las bursas, una especie de bolsas que poseen un líquido especial que evita y reduce la fricción que se produce en las articulaciones por acción de los movimientos.

Se presenta en las zonas con mayor movilidad como por ejemplo los codos y rodillas.

Necrosis aséptica, esta afección se produce por la pérdida de sangre en el interior de los huesos, que produce daño en las articulaciones, ya que sin sangre los tejidos comienzan a deteriorarse y morir.

Artropatía neurogénica, en este caso se producen daños en los nervios generando problemas para percibir sensaciones, lo cual puede ocasionar daños permanentes en la articulación.

Cuidados y prevención

Algunas medidas y hábitos saludables ayudan a prevenir daños en las articulaciones.

  • Evitar la inmovilidad durante lapsos prolongados. Luego de estar cierto tiempo en alguna posición específica, por ejemplo de pie o sentado, es bueno realizar estiramientos de las piernas y brazos.
  • Realizar descansos a lo largo del día para permitir que las articulaciones no se sobrecarguen con pesos o acciones repetitivas.
  • Usar un calzado apropiado, con tacón bajo o mediano y grueso, procurando que el zapato tenga una buena sujeción del pie.
  • Evitar cargar mucho peso, y el que se lleve debe estar equilibrado ambos lados del cuerpo.
  • Al recoger algo del piso la persona debe agacharse y no levantar algún objeto doblando la espalda, ya que esto es dañino para las articulaciones y músculos.
  • Hay que tener cuidado al subir escaleras, haciéndolo escalón por escalón y teniendo el apoyo de las barandillas, para no forzar el cuerpo.
  • Un aspecto muy importante es el sobrepeso, este factor afecta las articulaciones ya que generar una sobrecarga sobre las mismas generando un mayor desgaste.
  • Disminuir los movimientos repetitivos, ya que estos desgastan las articulaciones.

hombre de edad avanzada realizando ejercicios de estiramientos

  • Realizar una rutina de ejercicios también puede ser muy beneficioso para el organismo, ya que fortalece los músculos y por ende mejora la condición de las articulaciones.

Aunque se deben realizar con cuidado para no lesionar o desgastar las articulaciones.

  • Una adecuada alimentación es vital, por ejemplo el consumo de alimentos ricos en colágeno como la gelatina ayuda a fortalecer las articulaciones.
  • El suplemento Articagos posee vitaminas y minerales que ayudan a fortalecer las articulaciones.

Así mismo, Articagos contiene sulfato de glucosamina, la cual es una sustancia que se encuentra presente en el líquido sinovial de las articulaciones.

Por lo tanto, es muy recomendable para fortalecer y regenerar estas importantes estructuras del cuerpo.

  • El descanso es fundamental ya que durante el sueño el organismo regenera los tejidos, teniendo cuidado con las posiciones adoptadas al dormir o descansar.

Nutrientes vitales para la salud

La alimentación adecuada previene enfermedades y fortalece las articulaciones.

Las vitaminas son esenciales para la salud del cuerpo, y las articulaciones no son la excepción. Así mismo, los minerales también son una importante fuente de nutrición.

La vitamina C, promueve la síntesis del colágeno, muy útil para prevenir daños en los cartílagos. Se puede encontrar en los frutos cítricos, fresas, fruta acerola y verduras de hojas verdes.

La vitamina D es muy importante para la salud articular, ya que promueve la formación de proteoglicanos, fundamentales en el desarrollo de las articulaciones.

La vitamina E, favorece el crecimiento de los condrocitos, las células que se alojan en el cartílago y sintetizan los proteoglicanos y el colágeno.

Articagos contiene vitaminas A, C, D, E y complejo B, vitaminas esenciales para prevenir las enfermedades del cartílago y mantener su salud y fuerza.

Así mismo provee minerales vitales en la formación y protección de los cartílagos.

El magnesio, mineral que forma parte de las estructuras óseas, y promueve la síntesis de la vitamina D, esencial en el desarrollo de las articulaciones.

El azufre, esta es una sustancia esencial presente en el colágeno, y que conforma los huesos y cartílagos.

El cromo, este mineral ayuda la metabolización de los macronutrientes. Es muy importante en la síntesis de proteínas vitales para la formación del colágeno y otras sustancias presentes en las articulaciones.

El selenio, ayuda a prevenir el envejecimiento celular, fortalece al sistema inmune y favorece el crecimiento de las estructuras como cabello, uñas y cartílagos.

El manganeso, este oligoelemento contribuye a la formación y desarrollo de los tejidos conectivos, ayudando al mantenimiento de estas estructuras.

El zinc, este mineral es sumamente importante en la síntesis proteica, ayuda al desarrollo y preservación de las membranas mucosas, huesos y células del cuerpo.

Articagos contiene este importante mineral en conjunto con otras sustancias indispensables para la salud de las articulaciones como la glucosamina.

El colágeno y otros compuestos importantes

El colágeno es una proteína vital para las articulaciones que aporta flexibilidad, elasticidad y fuerza.

También protege las fibras musculares y conforma la estructura de los tejidos. Su consumo es muy recomendado para el cuidado de las articulaciones, fortaleciendo su delicado mecanismo..

El desgaste de las articulaciones se produce por movimientos repetitivos, evidenciándose en personas de la tercera edad y también en los deportistas, quienes realizan movimientos constantes.

El colágeno comienza a perderse a partir de los 30 años, de allí la importancia de consumirlo para reponer el que se pierde naturalmente por el desgaste y uso.

El déficit del colágeno hace que los huesos rocen al carecer de amortiguamiento, y ese hecho produce molestias y dolor.

Algunos alimentos que contienen colágeno son:

  • Pollo y pavo
  • Pescado
  • Leche
  • Yogur
  • Gelatina
  • Pata de res

Para que el colágeno se sintetice adecuadamente no basta con consumirlo, sino también ingerir las dosis adecuadas de vitaminas para promover su formación y fijación.

Las vitaminas A, C y E, minerales como el cobre y el silicio ayudan a su sintetización.

El sulfato de condroitina, esta sustancia es una proteína que ayuda a prevenir el daño en los cartílagos y articulaciones, ayudando a mantener la flexibilidad de las mismas y fortalecerlas para evitar lesiones.

Este compuesto refuerza la acción de los proteoglicanos, permitiendo que se encuentren en estado líquido, lo cual ayuda a proteger al cartílago y promover la absorción de nutrientes.

La glucosamina, se encuentra naturalmente en el cuerpo y es parte del líquido sinovial, por lo tanto su consumo es aconsejable para prevenir la degeneración del mismo.

Esta sustancia permite la síntesis de los proteoglicanos, además de estimular su desarrollo.

Estos dos componentes son altamente recomendados en el tratamiento de enfermedades como la artritis, artrosis y osteoporosis.

Ejercicios que ayudan

Existen diversos movimientos que pueden ayudar a prevenir problemas  y mantener la salud de las articulaciones.

Los estiramientos son beneficiosos ya que ayudan a elongar y promover la flexibilidad de estas estructuras.

Algunos ejercicios muy recomendables para fortalecer las articulaciones son los siguientes:

Los estiramientos de espalda: estire el brazo desde el hombro hacia un lado ayudándose con la otra mano, mantenga la postura y repita unas cinco veces.

Estiramiento lateral: incline el cuello hacia un lado ayudándose con la mano contraria, mantenga el estiramiento y luego repita unas cinco veces.

Estiramiento lumbar: recostado lleve las rodillas al pecho, mantenga la posición, es importante respirar profundamente para ayudar a oxigenar los músculos y relajar el cuerpo.

La respiración abdominal, inspire profundamente dejando que se hinche el abdomen con el aire, retenga unos momentos la respiración y luego exhale lentamente hasta que salga todo el aire.

Movimiento de los hombros, inspire y al mismo tiempo vaya subiendo los hombros, mantenga esa postura por unos seis segundos y luego relájese.

Estiramiento de las piernas, estire la pierna con la ayuda de la mano llevándola hacia los glúteos.

La plancha abdominal, en este estiramiento se aguanta el peso del cuerpo con las piernas y brazos.

Estiramiento de muñeca, estirar los brazos hacia adelante y estire la mano hacia arriba en posición vertical con ayuda de la otra mano.

Estiramiento cubital, se realiza en posición contraria al ejercicio anterior, colocando las manos hacia abajo.

Es importante realizar estos estiramientos unas tres veces por semana, para tener una mayor flexibilidad y fuerza en las articulaciones.

Otro ejercicio recomendable es abrir y cerrar los puños, generando presión sobre los dedos.

Mujer y Hombre de edad mayor realizando estiramiento.

Los expertos aconsejan realizar este mismo movimiento ayudándose de un recipiente que contenga lentejas o arroz, para producir una mayor presión en las articulaciones.

También se recomienda el uso de una pelota terapéutica, que se aprieta para fortalecer las articulaciones de las manos.

Alimentos buenos vs. malos

Existen ciertos alimentos que ayudan a la preservación de las articulaciones, mientras otros se consideran contraproducentes para su salud.

Entre los alimentos que favorecen la salud de las articulaciones se encuentran:

Agua: unos dos litros de agua al día permiten mantener una adecuada hidratación, para el mejor funcionamiento de las articulaciones.

Frutos secos y semillas, repletos de ácidos grasos que ayudan al buen funcionamiento de las articulaciones.

Además, contienen polifenoles que es un excelente antioxidante que favorece la formación de los tejidos óseos.

Las legumbres, por ejemplo a soja tienen grandes cantidades de magnesio, excelente para la salud de las articulaciones. Además contienen minerales como calcio, hierro, así como vitaminas del complejo B.

Las verduras y hortalizas, además de su alto contenido de fibras y vitaminas, ayudan a prevenir la pérdida de masa ósea, y poseen altos contenido de quercetina que es un poderoso antioxidante.

También contienen calcio y fósforo, algunas como los berros, perejil, apio, son excelentes para mantener las articulaciones en un estado óptimo.

El aceite de oliva, ayuda a promover la salud de los tejidos, ya que posee un alto contenido de antioxidantes.

Por lo contrario, los alimentos que no son recomendables para la salud de las articulaciones, porque promueven las inflamaciones, son los siguientes:

  • Papas
  • Tomate
  • Berenjenas
  • Lácteos y los derivados
  • El maíz promueve inflamaciones en algunas personas, debido a que posee ácidos grasos omega 6, del cual proceden prostaglandinas pro-inflamatorias, mensajeras de la inflamación.

Sin embargo omega 6 también tiene prostaglandinas antiinflamatorias. La situación ideal es un equilibrio entre el consumo de omega-3 y omega 6.

Otro aspecto a considerar es la cocción de los alimentos, que puede destruir el contenido vitamínico.

Por eso se recomienda consumirlos, en lo posible, crudos de esta manera se aprovechan todas sus vitaminas, enzimas y minerales.

El estrés y las articulaciones

La ansiedad y el estrés crónico afectan negativamente la salud de las articulaciones.

Un 25% de las enfermedades se consideran originadas por afecciones emocionales. Y una de ellas son las afecciones musculares y los dolores articulares.

Esto se debe a somatizaciones de las situaciones que la persona experimenta en su vida cotidiana.

El estrés genera la segregación de hormonas como el cortisol, la cual puede producir respuestas inflamatorias, tensión muscular, problemas de irrigación sanguínea, entre otros.

En esto casos, se recomienda consultar con un especialista para que le ayude a canalizar sus emociones y generar estrategias para lidiar con el estrés cotidiano.

Ante el estrés, el cuerpo contrae los vasos sanguíneos y así se producen molestias musculares y de las articulaciones.

Esta afección también podría producir una respuesta inflamatoria en el organismo, ocasionando malestares, dolor, inmovilidad, ocasionando incomodidad.

Así mismo, el estrés debilita el sistema inmune y esto se traduce en molestias en zonas sensibles como las articulaciones, por debilitamiento o acción de diferentes enfermedades.

Se puede producir una tensión muscular, generando rigidez y malestar.

Por eso, es importante buscar la fuente del estrés, y así llegar a la raíz del problema, para de esta manera aliviar los síntomas.

La meditación, los ejercicios de relajación y el pensamiento positivo, pueden ser una herramienta importante para luchar contra estas dolencias.

Los baños terapéuticos también pueden ayudar a aliviar los  dolores y contribuir a la relajación de la mente y las emociones.

Un ejemplo es tomar un baño tibio con sales de Epson u otro componente que posea propiedades relajantes y desinflamatoria.

Recuerde que sus articulaciones le permiten realizar sus actividades diarias, gracias a ellas puede moverse. Por ende, es muy importante su cuidado y salud, para tener una mejor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *