¿Tienes los secretos para afirmar? ¡Sí! Tengo mi piel sana

¿Tienes los secretos para afirmar? ¡Sí! Tengo mi piel sana

Última actualización: 18-10-2018 por Editor Ernesto.

Cuando hablamos de la piel, inmediatamente se nos viene a la mente la suavidad y la condición tersa, y la piel sin manchas acompañada de un buen tono de brillo. Esos detalles suelen ser la característica externa de la piel más llamativa que indican salud y bienestar en la mayoría de los casos.

El cuidado de la piel casi siempre lo pensamos de manera externa, y muchas veces lo reducimos a rostro y cuello y en algunos casos brazos y manos. Además, la rutina de cuidados con cremas y lociones también se ha delimitado en un mercado mayoritariamente femenino.

¿Pero, son las cremas el único secreto que poseemos para su cuido? Generalmente todos tenemos una infinidad de consejos, tips y hasta recetas de las abuelas para tener una piel sana.

En este enlace vamos a conocer más sobre la piel, entenderla, saber cómo cuidarla, compartir un poco los secretos que van desde el conocimiento hasta la aplicación.

También hablaremos de la alimentación e hidratación, los ejercicios y hasta la ropa que protege nuestra piel.

¿Conocemos realmente qué es la piel?

Una de las curiosidades y realidad que más nos cuesta entender es que la piel (del latín pellis) es un órgano. ¡Sí!, es el tegumento (tejido orgánico que protege los órganos internos), el más grande y extenso de los seres humanos y animales.

Tiene dos capas, la exterior -epidermis- y la interior -dermis-. En nosotros, los humanos, la piel puede pesar aproximadamente 5 kilogramos y es en sí nuestro único protector contra las agresiones del exterior, permitiendo además la comunicación de todas las estructuras y sistemas del cuerpo.

En la epidermis empezamos a notar, por sus componentes mismos, cómo debemos cuidarnos de acuerdo con sus necesidades químicas de queratina, vitamina e y melanina (pigmento que da color a nuestra piel).

Luego, en la parte más profunda se encuentra una capa llamada hipodermis, esta contiene el tejido adiposo y el colágeno. Esta capa, es un aislante térmico natural, una suerte de atenuador de golpes que puedan recibir los órganos internos.

Es por esta parte de la piel, por donde pasan los nervios y vasos sanguíneos, las terminaciones nerviosas y los folículos capilares.

A partir de la piel se da origen a los anexos cutáneos como uñas, cabello, y algunas glándulas del cuerpo humano. Entonces, el cuidado de la piel va a incidir directamente en la fuerza y resistencia tanto de uñas como de la cabellera.

Es por ello que lucir una piel sana debe estar acompañado de una nutrición adecuada,que cubra sus necesidades, visita este enlace y entérate de cómo lograrlo y luce una piel sana y nutre tu cuerpo de manera natural.

Ahora que hemos comprendido la importancia de la piel, y qué es, debemos entonces tomar en cuenta todos los indicadores que ella nos puede dar sobre alteraciones de la salud.

Nuestro Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas es un excelente complemento que contiene aminoácidos, nutrientes y vitaminas para cuidar todas las capas de la piel, limpiándola desde lo más profundo hasta la superficie.

Alertas que nos da la piel sobre posibles enfermedades y desbalances en nuestra salud

La piel suele darnos una lectura general de la salud de la persona. Su cuidado, nos protege a su vez de bacterias, infecciones, alergias externas y múltiples enfermedades como peligros del ambiente.

Todas sus terminaciones nerviosas nos permiten también percibir, sentir, el calor, el frío, objetos filosos que hay que prevenir. Las glándulas sudoríparas junto con los vasos sanguíneos permiten regular el termostato y temperatura del cuerpo humano.

Tan complejo órgano, funciona también con un comportamiento similar al de la fotosíntesis en las plantas, transformando la luz solar en vitamina D, vital para los huesos.

Es por ello que a los bebés se les recomienda una adecuada exposición al sol durante las primeras horas de la mañana (6:00 a 8:00 am) para la absorción de la vitamina D y el correcto funcionamiento de éste órgano: la piel.

Es por todo lo anterior, que la piel nos alerta sobre problemas de salud. Tenemos una gran responsabilidad de mantenerla sana en su constante exposición al medio ambiente, la contaminación y los rayos ultravioletas.

Un salpullido puede indicar de acuerdo con los síntomas, color y características, de alergias, virus, infecciones, parásitos y hasta del lupus (si la erupción es roja y en forma de mariposa).

Si la piel se torna amarilla puede indicar un desbalance en la dieta por alto consumo de betacaroteno o problemas serios de la función hepática

Si observamos lunares o manchas poco comunes, verrugas, dependiendo del sitio, color, características, la piel puede estarnos hablando de herpes, VPH, y hasta de un cáncer de piel. Habría que acudir inmediatamente al médico.

Asimismo, factores menos preocupantes pero igual de importantes también pueden percibirse a través de la piel, como la deshidratación.

Si la piel se ve reseca, se marca como de color blanco y se nota resquebrajada debemos evaluar nuestra dieta, consumo de líquidos y la exposición al sol.

En este último aspecto, hay varios factores que debemos tener en cuenta, determinantes para la buena salud de la piel.

Lo principal es consumir los nutrientes que intervienen directamente en el cuidado de la piel. Por eso te recomendamos el consumo Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas que contiene lo indispensable para el cuidado de nuestra piel.

La exposición al sol

La luz solar es extraordinaria, como ya hemos dicho, sin embargo, contiene radiación ultravioleta (UV), que en las horas inadecuadas (9:30 am a 4:00 pm) puede causar daño.

En ese horario, lo indicado es protegerse con telas apropiadas, cremas protectoras, uso de gorras y sombrillas, lentes de protección solar, sombra y sobre todo no abusar de la exposición al sol.

Los temidos rayos UV pueden producir quemaduras de diversa intensidad, envejecimiento prematuro de, la piel, aparición de arrugas y lesiones tan severas como el cáncer.

Recordamos: la piel es un órgano, por ende el cáncer es un padecimiento que puede llegar a ocurrir y a expandirse por todo nuestro cuerpo.

El factor de protección solar (SPF por sus siglas en inglés), es recomendado para su uso diario con un factor de 15 a 30 como mínimo.

Una exposición al sol saludable es necesaria, nos provee de factores tan importantes y holísticos como:

  • Activa la circulación
  • Fortalece los huesos, activando la producción de vitamina D
  • Mejora el estado de ánimo -algunos autores creen que puede contribuir en la prevención de enfermedades depresivas-.
  • Crea barreras inmunológicas, activa este sistema.
  • Activa microorganismos necesarios.

También puedes ayudar a tu piel consumiendo Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas. El complejo natural ofrece nutrientes necesarios para mejorar las funciones involucradas en la actividad de la piel.

La exposición irresponsable al sol o la exposición a lámparas ultravioletas puede desarrollar lesiones sumamente graves.

El bronceado, no es otra cosa que la sobreestimulación de la melamina y esto genera a simple vista el oscurecimiento y enrojecimiento de la piel -es una quemadura-. Luego esas células se desprenden y la piel se vuelve a su color. Muchas veces quedan lesiones.

Las lesiones más acentuadas, son las siguientes: carcinoma de células basales y melanomas maligno cutáneo, ambos se asocian con la exposición irresponsable al sol durante la niñez.

También pueden desarrollarse tumores de células escamosas, que se desarrollan por exposiciones al sol prolongadas -común en pescadores y obreros-. Por lo general estas afecciones se manifiestan en las áreas más expuestas al sol como rostro y antebrazos.

A algunas personas el sol puede desarrollarle cierta alergia al sol, que con el debido cuidado médico puede ser tratada y controlada.

Rayos Ultravioleta. ¿Cómo protegernos?

Los rayos UV son la radiación electromagnética que posee una longitud de onda que desde los 400 nm y los 15 nm.

Estas ondas los humanos las identificamos con un color, el color violeta, no es perceptible por el ojo humano. Los rayos UV son parte de los rayos solares y su daño a la salud de la piel se debe en medida a que su radiación varÍa de no ionizante e ionizante.

Los rayos UV se dividen en tres tipos:

  • UVA: su longitud de onda varÍa entre 320 y 400 mm. Son los principales responsables de provocar el enrojecimiento en la piel, las manchas y la falta de elasticidad.

Mantienen su intensidad durante todo el año, independientemente de las condiciones climáticas diversas.

Atraviesan ventanas, ropa liviana e inclusive los parabrisas de los carros. No dañan la piel de manera inmediata sino por la constancia a su exposición.

Son los rayos de los que menos cuidamos la piel. Aun cuando la piel esté ya bronceada, seguirá recibiendo su radiación y entonces degradarán el colágeno y la elastina alterando la melamina y produciendo manchas.

  • UVB: la longitud de la onda varía entre 280 y 320 mn. Los absorbe en un alto porcentaje a capa de ozono y las nubes.

Su radiación posee menor intensidad, pero es sumamente dañina. Son los encargados del “bronceado” y de causar las quemaduras.

Llegan a provocar un aumento importante del grosor cutáneo, siendo así los principales causantes del cáncer de piel conocido como melanoma. También atraviesan ventanas, ropa liviana y parabrisas.

  • UVC: la longitud de onda va de los 200 a los 280 mn. Son absorbidos por la capa de ozono, la atmósfera los retiene.

Sin embargo, hay estudios por el deterioro que ha originado el cambio climático y la emisión de gases del efecto invernadero en la capa de ozono, y su posible acercamiento a la tierra.

Aunque hoy en día hay muchos debates sobre el uso de los protectores solares, hasta ahora no hay otro mejor “remedio” de prevención y contrarresta de los rayos UV.

Otro apoyo para proteger tu piel es el consumo de Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas, que te brindará los requerimientos diarios para mantener una piel completamente sana.

El cuidado real de la piel ¡Mi Piel Sana! ¡Mi vida sana!

Luego de haber entendido la magnitud e importancia de nuestra piel para mantenernos sanos, y de la amplia gama de factores a los cuales es sensible, es menester entender todo lo que podemos hacer para protegerla.

Cuidar orgánica e integralmente la piel, es una conciencia que nos dará algo más que una piel sana, sino una vida sana como sinónimo.

El cuidado integral de la persona se inicia con la alimentación balanceada, con la higiene e hidratación adecuadas. Esta no tiene nada que ver con las características grasas de la piel.

La hidratación de la piel permite conservarla y así generar mayores y mejores resistencias a infecciones e irritaciones.

Al ser un órgano, la piel se nutre con lo que comemos y bebemos, con nuestras emociones, nuestro descanso y en suma debemos cuidarla por fuera.

Para todo ello, las vitaminas aportan una nutrición fundamental, en especial la vitamina C, alimentos como la naranja, la mandarina, el limón amarillo, la lima, son muy ricos en esta vitamina.

Entre los beneficios más destacados de la Vitamina C para la piel se encuentra que es un potente antioxidante. Interviene en la formación de colágeno, proteína vital para la epidermis y mantener la correcta elasticidad y firmeza de la piel.

Las verduras, las semillas oleaginosas, el pescado y las carnes magras, los vegetales verdes y cereales, los frutos variados y el agua son indispensables en nuestra dieta diaria para mantener la salud emocional, intestinal, y de la piel.

En muchos casos puede consultarse un nutricionista para balancear de acuerdo con nuestros requerimientos propios una adecuada alimentación en función de nuestro metabolismo.

Una dieta alta en carbohidratos, estimulantes, tabaco, alcohol, grasas saturadas y azúcares envejecen la piel. También dañan órganos como el intestino, el corazón, el hígado, las defensas y nos proporcionan de enfermedades, angustias y padecimientos fatales para la salud como el insomnio.

De ser necesario a veces hay que acudir al médico para tener el soporte profesional que permita mantener el tan deseado equilibrio en nuestra salud.

¡Mi Piel Sana! ¡Mi vida sana!

La falta de un adecuado descanso no solo altera el sistema nervioso sino también el sistema inmunológico, manifestándose en una piel opaca, seca y a veces con manchas.

Si se acompaña de una dieta grasa y otros factores asociados a desbalances hormonales puede desarrollarse el indeseado acné.

En esos casos debe regresarse a una debida nutrición; el cuidado médico puede ir acompañado de tips para poder quitar las manchas del acné.

Así como la dieta, el ejercicio, el descanso y la estabilidad emocional, la piel necesita ser consentida externamente para lograr una vida saludable de manera integral. Esa paz que brinda tal bienestar se manifestará maravillosa e inigualablemente en tu cuerpo y apariencia, en tu rendimiento, en el cabello en unas uñas hermosas.

La avena, el pepino, la miel, el tomate, la arcilla medicinal, el brócoli, la sábila o aloe vera, la glicerina, la cera de abejas, la manteca de cacao, el yogur, la alfalfa, el chocolate y una exposición adecuada al sol son elementos que no deben faltar en tu dieta ni en tu cosmética para mantenerte esbelto desde adentro y hacia afuera.

También es válido también aportar bienestar integral a la piel asistiendo a tratamientos de belleza con profesionales de la estética. Dermatólogos, cosmetólogos como naturistas pueden aportarte herramientas adecuadas para tu tipo de piel.

Hay terapias exquisitas de recubrimiento corporal con fresas, miel, chocolate, baños de vapor, tratamientos exfoliantes, aguas termales, baños de arcilla, baños sulfurosos, baños de arena y más.

Tales terapias además de aportarte desintoxicación, hidratación, limpieza y humectación, también producen una relajación y diversas sensaciones placenteras que portan salud y bienestar. Y adicionalmente, puedes realizarlas en pareja o con tus amigos, en familia y en algunos casos con tus niños.

¡Que cuidar tu piel sea cuidarte todo tu ser y siempre sea una actividad consciente y placentera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *