Testosterona: Beneficios y alimentos que la producen

Testosterona: Beneficios y alimentos que la producen

Última actualización: 02-12-2018. Equipo Nutricioni

Es muy común que cuando las personas piensan en testosterona lo primero que viene a sus mentes son hombres muy grandes, fuertes y con mucho vello corporal. La testosterona no es exclusiva de los hombres y hay alimentos que también la producen .

Hay que aclarar que la testosterona juega un papel muy importante en el organismo que va más allá de lo atributos previamente mencionados y es una hormona fundamental tanto en hombre como mujeres.

También se debe entender que actúa de diferentes maneras en hombre y mujeres, y según su cantidad en el organismo, puede repercutir de forma positiva o negativa.

Es preciso conocer todo lo que se pueda sobre la testosterona y cómo mantenerla en sus niveles óptimos para la salud.

El ser humano es hormonal

Antes de explicar qué es la testosterona, es de vital importancia comprender algunos conceptos previos que mejoren su comprensión.

El cuerpo humano está compuesto por una serie de sistemas que interactúan entre sí para poder cumplir funciones fisiológicas que ayudan a mantener la salud de cada individuo.

Se puede nombrar el sistema digestivo, sistema circulatorio, sistema nervioso, entre otros. Sin embargo, el sistema endocrino es de gran interés, ya que ayudará a comprender mucho mejor el funcionamiento de la testosterona.

Estructura del sistema linfático humano

El sistema endocrino está conformado por una serie de órganos en el cuerpo que se encargan de segregar hormonas, las cuales viajan por el cuerpo en forma de sustancias químicas.

Estas hormonas se trasladan dentro del torrente sanguíneo para llegar así a los órganos y tejidos para cumplir su función.

Las hormonas son trabajadoras lentas y por lo tanto producen cambios en el organismo a lo largo del tiempo, como por ejemplo: el crecimiento, el estado anímico y el apetito sexual entre otros cientos de funciones.

Y aunque las hormonas son indispensables para que el cuerpo humano  trabaje de manera correcta, existen muchos agentes internos y externos que pueden alterar su estabilidad.

Este desequilibrio, en ocasiones, puede reflejarse en pequeños cambios físicos o anímicos que no representan un riesgo para las personas.

Pero, en ocasiones, un cambio brusco en el equilibrio hormonal puede ser el precursor de problemas de salud muy serios y delicados que en el peor de los casos podría ser letal, ya sea por el aumento excesivo de una hormona o por la disminución de la misma.

Es por eso que se debe estar alerta de los cambios físicos o anímicos que en ocasiones se presentan sin una razón aparente y de ser necesario acudir para el asesoramiento de algún especialista.

¿Cómo se relacionan las hormonas con la testosterona?

Al entender qué son las hormonas, se puede hablar de las hormonas esteroideas. Éstas se sintetizan a partir del colesterol y se separan en las que impulsan la reproducción (hormonas sexuales) y las que ayudan al individuo (regulan el metabolismo).

Las hormonas sexuales forman 3 grupos, los  andrógenos, estrógenos y progestágenos.

Las hormonas sexuales cumplen una serie de procesos importantes en el cuerpo; estas sustancias químicas se producen en los ovarios de las mujeres y en los testículos de los hombres, siendo estos órganos conocidos como glándulas sexuales.

Ahora bien, la testosterona, una hormona sexual, forma parte del grupo de andrógenos.

En los hombres esta hormona es fundamental en su desarrollo ya que cumple con diversas funciones en el organismo. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, las hormonas actúan de forma lenta en los cambios de las personas.

Por lo que existen diferentes etapas en el crecimiento y desarrollo de los hombres donde la testosterona cumple diferentes funciones.

  • Etapa Fetal: Algunas personas creen que la testosterona inicia con el desarrollo de los niños. Sin embargo, la testosterona hace su aparición cuando el feto  se encuentra en el útero de su madre.

Su función allí es la de formar las glándulas sexuales y los órganos externos masculinos.

  • Etapa de pubertad: Luego de nacer, el bebé crece constantemente hasta convertirse en un niño y llegar a la pubertad.

Ilustración de del crecimiento de dos personas

Es allí donde la testosterona hace su segunda aparición estelar y provee al niño de rasgos como el cambio de voz, el crecimiento de vello corporal, inicia la producción de espermatozoides, aumenta el tamaño del escroto, en el pene también inician las erecciones y fomenta la duración de las mismas.

  • Etapa de adulto joven: Para los hombres maduros, la testosterona regula los caracteres sexuales como lo son la libido sexual, potencia sexual, fertilidad, la producción y duración de las erecciones.

También ayuda a controlar el colesterol malo, permite un mejor desarrollo de los huesos, acelera el metabolismo de los hombres y se le atribuye el  incremento de la masa muscular.

  • Etapa de los 30 en adelante: A partir de los 30 años, los hombres comienzan a experimentar gradualmente una reducción de testosterona, lo que repercute notablemente en el deseo sexual y ocasiona algunos problemas de salud.

No porque haya mucho es mejor

Aunque algunos hombres consideran que un nivel elevado de testosterona es positivo y lo atribuyen al hecho de hacerles ser ‘más hombres’  es necesario aclarar que este argumento está muy lejos de la realidad.

La verdad es que los altos niveles de testosterona en el organismo pueden producir una serie de problemas en la salud y en el estado anímico.

  • La testosterona elevada suele estar relacionada con cambios bruscos de ánimo haciendo al hombre más agresivo.

  • Puede ser un factor determinante en el riesgo de padecer cáncer de próstata.

  • Puede ocasionar infertilidad debido a que disminuye los espermatozoides.

  • Puede predisponer al hombre a que sufra de trombosis al formar coágulos en el torrente sanguíneo.

  • Aumento de próstata y problemas al orinar.

  • Problemas de acné.

Estas son solo algunas de las razones por las que es necesario que los hombres se hagan regularmente estudios para determinar si su nivel de testosterona está dentro de los estándares normales.

El caso contrario ocurre cuando se presentan niveles muy bajos de testosterona.

Y aunque son problemas diferentes a los presentados en los altos niveles de testosterona, no significa que carezcan de importancia. Puede encontrarse:

  • Disminuye  el Apetito sexual.

  • Disfunción eréctil.

  • Los testículos se reducen.

  • Se pierde notablemente la energía.

  • Aumentan las glándulas mamarias. Es decir,  pechos.

  • Disminuye el vello corporal.

  • La masa muscular y fuerza decaen dramáticamente.

  • Cambios anímicos como ansiedad, depresión, irritabilidad y mal humor.

  • Problemas de concentración.

  • Aumento de grasa corporal y visceral.

  • Problemas para conciliar el sueño.

Hombre joven se observa debajo de la sabana y coloca cara de sorprendido

La testosterona muy elevada o muy baja en definitiva causan estragos en el óptimo rendimiento del cuerpo masculino, por lo que es necesario que los hombres tomen conciencia sobre la importancia de tener un equilibrio hormonal que les permita gozar de los beneficios que este pueda ofrecer a una vida más plena y sana.

Aunque suene extraño: hay testosterona en las mujeres

Ya en este punto está de más decir que la misma testosterona actúa también las féminas, pero aún así es necesario explicar en qué se basan estas diferencias y cómo pueden beneficiar o perjudicar a las mujeres.

En primer lugar, hay que aclarar que la testosterona en la mujer es entre 20  a 40 veces menor que en los hombres, aun así esta hormona genera cambios que pueden ser considerables.

La testosterona en el cuerpo de la mujer actúa de forma similar que en los hombres y esto se debe a que ayuda aumentar el placer sexual, debido a que brinda al clítoris y los pezones la sensibilidad suficiente para una buena estimulación y a su vez aumenta la libido.

Por otra parte, ayuda a la musculatura, la fuerza y la resistencia ósea combatiendo la osteoporosis, y contribuye con los  niveles óptimos de energía.

Aunque es cierto que la testosterona en cantidades reguladas trae consigo muchos beneficios para la mujer, hay que recordar que esta hormona es principalmente masculina.

Así como es negativo que un hombre tenga altos niveles de estrógenos, es de esperarse que para una mujer los niveles altos de testosterona no son saludables.

Entre los principales problemas se encuentran:

  • Riesgo del cáncer de ovario.

  • Los niveles de estrógeno bajan al aumentar la testosterona lo que desencadena una serie de  desórdenes hormonales en la mujer.

  • Problemas de infertilidad.

  • El estrés se dispara.

  • Ronquidos.

  • El cabello se vuelve más graso.

  • Grasa en el abdomen y visceral.

  • Acné.

  • Desorden del ciclo menstrual.

Dibujo de mujer que tiene problema con acné facial

Pero, no hay que preocuparse. Estos síntomas son para casos de mujeres con testosterona excesivamente elevada y, por lo general, las mujeres poseen un nivel de testosterona muy bajo, el cual de forma natural sería adecuado elevar a niveles óptimos.

LibiActiv Mujer está especialmente formulado para mantener los mejores niveles de testosterona y otras sustancias indispensables en el desarrollo sexual feliz.

Mujeres: Que no baje la testosterona

Es probable que muchas personas consideren que una mujer con bajos niveles de testosterona no representa un problema serio, debido a que por lo general las mujeres los mantienen de esa forma.

Sin embargo, a pesar de que es una hormona que no se produce en grandes cantidades en la mujer, definitivamente cumple funciones importantes en su organismo y en el caso de tener niveles bajos de la hormona podría resultar muy perjudicial.

Entre los principales problemas de testosterona baja en mujeres se encuentran:

  • Bajo apetito sexual.

  • Problemas de sensibilidad y dificultad para alcanzar el orgasmo.

  • Aumento de la ansiedad.

  • La depresión también suele presentarse.

  • Pérdida de masa muscular y dificultad para mantenerla o hacer que crezca.

  • Aumento considerable en los niveles de grasa

  • Posible osteoporosis.

Mujer obesa tocando su abdomen

Es por esos motivos que las mujeres deben chequear sus niveles de esta hormona periódicamente, y evitar pasar por alguno de estos problemas que pueden afectar su vida personal y la salud.

Consultar al médico para consumir productos como LibiActiv Mujer, puede ayudar a regular los niveles hormonales de manera casi natural.

En este mismo sentido, es preciso tratar de mantener esta hormona en los niveles óptimos para poder recibir de ella todos los beneficios que tiene y no las complicaciones.

Nunca es bueno abusar de sustancias químicas, porque suelen ser muy agresivas para el organismo y vienen de la mano con efectos colaterales.

Lo ideal es tener una dieta rica en alimentos que ayuden a regular la hormona o en su defecto algún suplemento de procedencia natural como LibiActiv Mujer.

A alimentarse de testosterona

La mejor forma de regular la mayoría de los problemas hormonales es a través de los alimentos, con una dieta balanceada y acompañada de ejercicio los niveles hormonales del organismo deben regularse y mantenerse óptimos.

Entre los alimentos que pueden ser beneficiosos para la producción de la testosterona los más destacables son los siguientes:

Alimentos ricos en vitamina B sobre fondo negro.

  • Huevos: son una fuente de colesterol bueno, y la testosterona químicamente surge a partir del colesterol. Los huevos son un alimento excelente para el consumo de quien quiera aumentar esta hormona.
  • Aguacate: Contiene vitamina B6 y ella produce andrógenos que son precursores de la aparición de la testosterona.

  • Miel: contiene boro y este mineral ayuda a los niveles de testosterona.

  • Ajo: Ayuda a disminuir el grado de cortisol (la hormona asociada al estrés): cuanto mayor es el cortisol en el organismo, la testosterona se ve más reducida.

  • Mariscos: Poseen dosis adecuadas de zinc, el cual se recomienda ingerir de forma regular ya que mantiene la testosterona en niveles óptimos.  LibiActiv Mujer contiene éste y otros minerales supremamente dosificados.

  • Plátanos: Es necesario el potasio para una sana producción de hormonas masculinas, y este mineral se encuentran en los plátanos.

  • Nueces de Brasil: Contienen gran cantidad de selenio, un potente antioxidante que ayuda a aumentar los niveles de testosterona.

  • Uvas: Las uvas contienen resveratrol lo que ayuda a mejorar la actividad espermática.

  • Leche: La leche es esencial por ser una fuente de proteínas y de vitamina D la cual ayuda a la producción de testosterona.

  • Verduras crucíferas: Disminuyen los estrógenos lo que permite el aumento en la producción de testosterona; estas verduras pueden ser el brócoli, coliflor o repollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *