Hombre obeso con cinta métrica midiendose de la barriga

¿Te cuesta bajar de peso? Cuidado con las glándulas adrenales

¿Te cuesta bajar de peso? Cuidado con las glándulas adrenales

Última actualización: 20-11-2018. Equipo Nutricioni

El agotamiento de las glándulas adrenales es un grave trastorno que afecta a gran número de personas sin que se percaten hasta que los síntomas son bastante evidentes.

La dificultad para disminuir de peso, falta de energía, sentirse más nerviosismo de lo normal, orinar con frecuencia, son síntomas ante los cuales debemos buscar las causas. Es común que los signos pasen desapercibidos o que sean confundidos con otras enfermedades ya que son difíciles de relacionar.

hombre obeso metiendo la barriga mientras se mide con una cinta métricaEste síndrome puede ser conocido bajo otros nombres: disfunción del eje HPA, trastorno por estrés postraumático, etc. Gran cantidad de personas han sido diagnosticadas, sin embargo la comprensión de este trastorno no es tan clara debido a la cantidad de elementos hormonales involucrados.

En este artículo te mostraremos uno de los trastornos que afectan la corteza adrenal, la fatiga adrenal, sus síntomas y también recomendaciones para recuperar la salud.

¿Qué es la insuficiencia suprarrenal?

Ante una situación de estrés, la hipófisis libera la hormona adreo-cortico-tropica o ACTH, la cual actúa estimulando las glándulas suprearrenales, liberando las hormonas del estrés.

La primera hormona que se secreta en grandes cantidades es el cortisol. Seguidamente, el sistema nervioso simpático estimula la liberación de adrenalina y norepinefrina.

Dado que estas reacciones son de rápida respuesta y duran pocos segundos, la causa de que se produzca el agotamiento de la respuesta, es la exposición al estrés por tiempo prolongado.

El agotamiento adrenal se produce en tres fases:

Fase de alarma: En esta fase el organismo tiene una reacción agresiva ante el estrés, produciendo DHEA en la hipófisis. Esta disminuye en la medida que el organismo deja de sufrir el estrés. Si el estrés persiste, las glándulas suprarrenales  no serán capaces mantener una respuesta continua.

Fase persistente: Cuando el estrés se hace crónico, la demanda de cortisol es muy alta. Entonces otras vías metabólicas y hormonales se unen para producir la mayor cantidad posible de cortisol. Sin embargo sus niveles seguirán manteniéndose bajos en la mañana, acumulándose un poco hacia las horas de la tarde.

Fase de agotamiento: En esta última fase, la ACHT está en su más alto nivel, pero el cortisol se mantiene muy bajo, y no es suficiente para cubrir las necesidades del organismo. Esta etapa de agotamiento puede mantenerse por mucho tiempo, desde meses hasta años si no se ha detectado el trastorno.  

Es frecuente que se acompañe de desequilibrio en las hormonas sexuales como el estrógeno, progesterona y andrógenos. Produciendo desórdenes de la menstruación en la mujer y disminución de la libido en ambos sexos.

Fase de fallo: Habiéndose anunciado ya la falla adrenal por el mantenimiento de la fase de agotamiento por tiempo prolongado, entonces las glándulas adrenales mostrarán síntomas de agotamiento definitivo. Además no serán capaces generar respuesta ante al estrés, acarreando riesgos de fallo circulatorio e incluso la muerte.

El conocimiento del funcionamiento de las glándulas suprarrenales nos proporciona herramientas para identificar importantes síntomas.

Los órganos involucrados

Los órganos involucrados en esta patología son las glándulas suprarrenales. La mayoría de las veces no le prestamos mucha atención y hasta nos olvidamos de que existen.

Son dos pequeñas glándulas del tamaño de un frijol ubicadas sobre los riñones y juegan un rol vital en el funcionamiento del sistema endocrino. Como vemos, los problemas que afectan a estas glándulas pueden provocar problemas en otros sistemas de nuestro cuerpo.

Gran parte del funcionamiento del cuerpo humano está unido directamente al equilibrio hormonal del sistema endocrino donde participan la tiroides, el páncreas, la glándula pineal, los ovarios y los testículos.

Las glándulas suprarrenales además están interconectadas con el cerebro, enviando señales para que otros órganos funcionen.Anatomía de los riñones y las glandulas suprarrenales

¿Alguna vez te has preguntado por qué cuesta tanto adelgazar aun ingiriendo pocas cantidades de comida? La respuesta es: las glándulas adrenales envían una señal de peligro al cerebro, indicando que hay pocos recursos calóricos, y el cerebro da una respuesta de almacenamiento de grasa y energía.

También pueden enviar la respuesta contraria, de disminución de apetito mientras el hígado procesa los azúcares ingeridos. De manera tal que las glándulas adrenales regulan el aumento o pérdida de peso y los niveles de azúcar en la sangre.

Hay otras funciones vitales que también dependen de la señalización química y nerviosa de estas glándulas:

  • Regulación de las horas del sueño y los ritmos circadianos.
  • Respuestas de sobrevivencia en situaciones de peligro extremo.
  • Procesos inflamatorios.

Síntomas para estar atentos

Los síntomas de la disfunción suprarrenal son variables. Al inicio suelen pasar desapercibidos y algunas personas no se dan cuenta de la insuficiencia hasta que los síntomas empeoran.

Los primeros síntomas comienzan con dificultad para hacer tareas tan sencillas como levantarnos de la cama. Bajo nivel de energía durante el día es un síntoma para encender las alarmas y tratar de averiguar qué le ocurre a nuestro cuerpo.

Otro síntoma que no debemos pasar es la dificultad para bajar de peso. No importa cuántas dietas hagamos, cuántas pastillas milagrosas tomemos o cuánta actividad física tengamos. Si las glándulas adrenales no están funcionando bien, el cuerpo se resistirá a quemar grasa.

Esto puede venir acompañado de los siguientes síntomas.

  • Dolores articulares y musculares.
  • Disminución de la presión arterial.
  • Mareos al cambiar de posición horizontal a vertical.
  • Transpiración excesiva debido a la elevación de los niveles de azúcar.
  • Oscurecimiento de la piel en forma de parches en la cara, cuello y dorso de las manos.

Cuando los niveles de cortisol son críticos

La disfunción suprarrenal, o disfunción del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (eje HPA) se desencadena una vez que la respuesta de las glándulas se agota.

Para explicar mejor esto, imaginemos que las glándulas suprarrenales actúan como una bomba de agua.

Cada vez que abrimos un grifo, la bomba se encenderá enviando agua desde el tanque. Pero, ¿qué ocurre si abrimos el grifo cada dos minutos sin parar? La respuesta de bomba colapsa y deja de funcionar.

Lo mismo pasa con estas glándulas. Sufren agotamiento cuando se les exigen demasiadas respuestas ante estímulos como el estrés, la dieta inadecuada, excesos de sal, sobrepeso, etc.

Cuando las glándulas ya son incapaces de responder a los estímulos, se acumulan los niveles de cortisol. Altas concentraciones metabólicas de esta hormona induce al aumento de peso por acumulación de grasa en la región abdominal y visceral.

La fatiga crónica de las glándulas adrenales produce un círculo vicioso, a más grasa acumulada, la persona siente la necesidad ansiosa de comer más alimentos grasosos y salados.

Es común escuchar en los pacientes afectados por este trastorno, los antojos por alimentos salados. Como podemos darnos cuenta, es un círculo negativo y se puede salir de control si no se detecta a tiempo y se toman las medidas correctivas.

Funciones esenciales el cortisol

El cortisol modula la absorción de las hormonas secretadas por el sistema endocrino. El cortisol debe estar presente en la sangre en niveles adecuados para que las hormonas sean absorbidas.

El cortisol controla el ciclo del sueño al estar en perfecto equilibrio con la melatonina secretada por la glándula pineal. En horas de la mañana el aumento del cortisol regula la producción de melatonina.

A medida que transcurre el día, el cortisol disminuye enviando una señal química a la glándula pineal para que vuelva a producir la melatonina, la cual induce el sueño.

El cortisol controla la liberación de los azúcares desde el hígado y los músculos hacia la sangre. Tras muchas horas de inanición, el cortisol libera los carbohidratos aportando energía suficiente para iniciar cualquier actividad.

Si se libera demasiado cortisol, los niveles de azúcar disminuyen, produciendo sensación de debilidad, falta de energía, y además se acumula grasa como señal de alarma en el organismo.

El ritmo del cortisol se asemeja a una cascada en caída. Durante la mañana es alto, y baja a lo largo del día, llegando a sus valores más bajos en la noche. Si funcionan adecuadamente las glándulas suprarrenales, sentiremos energía, dormiremos bien y se fortalecerá el sistema inmune.

Las causas de la fatiga adrenal

El estrés. Las causas de la fatiga adrenal se resume básicamente a un problema de salud pública a nivel mundial: el estrés. La vida moderna aparte de los grandes beneficios que todos disfrutamos, de comodidades, etc., ha traído consigo este grave problema. Día a día enfrentamos situaciones de tensión que provocan estrés crónico.

Hombre EstresadoNinguno de nosotros podría decir que disfruta de una vida totalmente libre de estrés. En algún momento hemos enfrentado presiones sociales, presión financiera, pérdida de algún ser querido o algún trauma emocional fuerte. Estas situaciones son detonantes de reacciones psicológicas y nerviosas que afectan el funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

Sin duda alguna, disminuir los niveles de estrés es indispensable para aliviar los síntomas muchas enfermedades. Con SupraEnergía puedes lograr aliviar la tensión y fortalecer el sistema inmune alcanzando un estado de salud increíble.

Malos hábitos alimenticios: Las dietas ricas en carbohidratos simples, es decir, demasiados azúcares, y altas en grasas provocan elevación de los niveles de azúcar en la sangre.

Alimentos ChatarraUna vez metabolizadas, los niveles en sangre bajan, y en respuesta a esta caída las glándulas suprarrenales comienzan a orquestar una serie de eventos hormonales para movilizar la glucosa y regular los niveles en sangre.

Cuando las glándulas se ven obligadas a llevar a cabo de forma muy seguida todo este proceso, se agotan y se fatigan provocando una respuesta más lenta.

Por esta razón es indispensable cambiar los hábitos hacia uno más saludables que nos aporten las vitaminas, minerales, azúcares y proteínas adecuadas.

Suplementos alimenticios que contengan complementos naturales como SupraEnergía proporcionan un gran alivio para el funcionamiento de las glándulas suprarrenales gracias a su capacidad de mejorar la circulación sanguínea y disminuir el estrés fisiológico.

La mejor forma para recuperarse de la fatiga adrenal

El mejor tratamiento para recuperarse de la fatiga adrenal se basa en los cambios en los hábitos de vida y la alimentación, ambos están interrelacionados. En la medida que disminuimos los niveles de estrés de nuestras vidas, mejoraremos la selección de todo aquello que ingerimos.

Y en la medida que nos alimentemos de una manera más sana, los nutrientes proporcionarán mayor energía, vitalidad al cuerpo y descansaremos más y mejor.

La dieta debe centrarse en vegetales, frutas y proteínas. Los carbohidratos son indispensables como fuente de ATP o energía para las funciones celulares. Sin embargo, es necesario que estos carbohidratos sean complejos, que requieran de mayores procesos metabólicos para ser procesados y que no se almacenen en forma de grasa en el cuerpo.

Los niveles de cortisol pueden ser regulados consumiendo una adecuada porción de proteínas a la hora del desayuno, además esto promueve la estabilidad de los niveles de glucosa en sangre.

Desayuno ProteicoTambién debemos cuidar la ingesta de sal. La fatiga adrenal agota las reservas de sal en el organismo, debido a que el cortisol agota los niveles de aldosterona.

Esta última hormona es la que mantiene el equilibrio de sodio celular. El sodio es necesario para mantener la presión arterial estable y además influye en los mareos vespertinos típicos de la fatiga adrenal.

Dormir mejor debe ser prioridad

Se recomienda tomar las horas de descanso como una actividad primordial, no solo se trata de tumbarnos en la cama y cerrar los ojos. Debemos procurar prepararnos para la hora de dormir, mantener un horario y establecer una rutina de alimentación ligera previo a la hora de acostarnos.

Es recomendable evitar tener equipos electrónicos que emiten luz azul, como las computadoras, tabletas o teléfonos celulares. La razón de esto es porque la longitud de onda de este tipo de luz le indica a nuestro organismo que es de día, cambiando los ritmos circadianos.

Sueño ProfundoUn sueño reparador proporcionará tantos beneficios que te sentirás increíblemente lleno de energía en la mañana. Además, dormir bien detiene el envejecimiento prematuro.

Si no logramos suficiente relajación antes de dormir podríamos intentar con el consumo de SupraEnergía, el cual por su contenido de extractos naturales favorece la relajación y disminuye los trastornos del sueño.

Vitaminas  C y B para las glándulas suprarrenales

Vitamina C

La vitamina C es  primordial para la síntesis de cortisol, la adrenalina y la dopamina, hormonas involucradas en las respuestas ante estrés y sobrevivencia y responsables de los estados de ánimo. Los médicos recomiendan el consumo diario de suplementos de vitamina C como SupraEnergía para disminuir los efectos de la fatiga adrenal.

Vitamina B6

La vitamina B6 es promotor para la fabricación de hormonas adrenales, además favorecen la producción de energía en forma de ATP, el mantenimiento y la reparación de las células.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *