globulos rojos en mayor y menor cantidad, lupa, Normal level of red blood cells in comparison with iron deficiency anemia level. Medical and healthcare concept. Vector illustration isolated on a white background.

Síntomas de la anemia: causas y tratamientos

Síntomas de la anemia: causas y tratamientos

Última actualización: 21-01-2019. Equipo Nutricioni

La anemia es caracterizada por tener baja concentración de glóbulos rojos en la sangre y causar debilidad al individuo que la padece. Conoce sus síntomas.

Nuestro organismo produce varios tipos de células que componen la sangre como, glóbulos blancos o leucocitos que ayudan a controlar las enfermedades infecciosas.

Glóbulos rojos, hematíes o eritrocitos que son necesarios para dirigir el oxígeno a todos los tejidos de nuestro cuerpo.

Las plaquetas o trombocitos que interfieren en la correcta coagulación (hemostasia) de la sangre y son un componente primordial para el crecimiento.

Los glóbulos rojos están compuestos por hemoglobina que es una sustancia proteica rica en hierro que le proporciona el color rojo característico de la sangre.

Este compuesto permite que los glóbulos rojos llevan el oxígeno desde los pulmones hasta las diferentes partes del cuerpo y transportar dióxido de carbono hacia los pulmones.

Una gran parte de las células de la sangre son producidas generalmente en la médula ósea, que están dentro de los huesos. Para que se produzca la hemoglobina y los glóbulos rojos nuestro cuerpo necesita hierro, ácido fólico y vitamina B12.

Cuando los glóbulos rojos están muy bajos y se logra transportar la cantidad de oxígeno necesaria para las diferentes partes del cuerpo, podemos presentar anemia.

Existen muchos tipos de anemias que suelen ser provocadas por diferentes causas, pueden ser aguda o crónica y de leve a grave.

Cuando nuestro cuerpo se siente cansado y con mucha debilidad existe la posibilidad de que sea anemia, debemos consultar al especialista para descartar cualquier enfermedad relacionada con la misma.

globulos rojos en mayor y menor cantidad, lupa, Normal level of red blood cells in comparison with iron deficiency anemia level. Medical and healthcare concept. Vector illustration isolated on a white background.

Síntomas de la anemia y su diagnóstico

Como ya sabemos existen varios tipos de anemia y los síntomas son diferentes en cada uno de ellos dependiendo de la velocidad en que se produzca.

La anemia leve suele presentarse con poca resistencia a las actividades físicas, esta viene acompañada de aumento en los latidos cardíacos y problemas respiratorios.

A medida que la anemia va aumentando los síntomas se aceleran y pueden aparecer hasta por el mínimo esfuerzo e incluso estando en reposo.

Las personas que padecen anemia pueden verse pálidas, presentan dolores de cabeza continuos, y si tiene problemas del corazón corre el riesgo de sufrir una angina de pecho.

Cuando alguien ha padecido anemia por mucho tiempo y está ha progresando muy lentamente, los síntomas son muy pocos o nulos, principalmente si son personas que no acostumbran a realizar ejercicios.

Cuando la anemia aparece bruscamente, como en los casos de hemorragias, estos síntomas van a depender de la cantidad de sangre perdida y se desarrollan de manera diferente.

En casos severos puede haber sudoración, palidez, aumento del ritmo cardíaco e hipotensión llegando a estar en peligro la vida del paciente.  

Diagnóstico

Para establecer un diagnóstico, los especialistas de la salud, ordenan pruebas de sangre para medir la cantidad de hemoglobina que se encuentra en esta.

Se considera que la paciente presenta anemia cuando los valores se encuentran entre 11 g/dl en mujeres y 12 g/dl en hombres.

Después que se diagnostica la anemia es posible que se necesite algún otro examen especializado, como por ejemplo electroforesis de la hemoglobina y recuento de reticulocitos para saber el tipo de anemia.  

Sea cual sea el tipo de anemia que presente el paciente necesitará tratamiento, ya que si no se pueden presentar complicaciones en la salud.

Te presentamos NervSoport un producto con una cantidad excelente de vitaminas y hierbas que te ayudarán a combatir los síntomas de la anemia, llevando una vida más relajada y tranquila.

Tipos de anemia

Anemia ferropénica. Es la más común, y es causada por la mala alimentación con bajo consumo de alimentos como carnes, espinacas y huevos.

También se puede presentar después de alguna hemorragia leve o en mujeres con menstruaciones muy abundantes, esto se debe a la pérdida de hierro por medio de la sangre.

Anemia megaloblástica. Se caracteriza por que los glóbulos rojos presentan un tamaño anormal, además de bajo valor de los glóbulos blancos y plaquetas.

Esta anemia es común en personas vegetarianas, provocado por bajo consumo de vitamina B12, los síntomas comunes de este tipo de anemia son la caída del cabello, cansancio y dolor de barriga.

Para tratarla hay que aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina B12 como el salmón, hígado, ostras, entre otros, y complementar con algún suplemento vitamínico.

Anemia perniciosa. Es un tipo de anemia que ocurre cuando el cuerpo no puede mantener la vitamina B12, así la persona la consuma regularmente.

Entran en el tipo megaloblástica pueden ser causante de grandes daños neurológicos sino es tratada a tiempo y correctamente. Ya que el problema principal de este tipo de anemia es que el cuerpo no puede absorber la vitamina B12, se deben colocar en forma de inyección endovenosa por largos periodos.

Anemia hemolítica. Se caracteriza porque el cuerpo produce anticuerpos que atacan el sistema sanguíneo destruyendo las células. Es más frecuente en mujeres que en hombres, presenta síntomas como palidez, sequedad en la piel, mareos, entre otros.

Por fortuna existe cura para este tipo de anemia, se logra usando inmunosupresores y corticoides, en casos muy aislados se debe recurrir a la cirugía donde se extirpa una parte del bazo.

Anemia falciforme. Es de tipo hereditario se produce por la destrucción de los glóbulos rojos en la sangre. Presenta síntomas como por ejemplo hinchazón en las manos, coloración amarillenta en la piel y dolores musculares.

Anemia aplásica. Es una enfermedad donde la médula ósea autodestruye las células sanguíneas, causando hematomas en la piel y sangrados que tardan en coagular.

¿Qué puede causar anemia?

Existen muchos factores que pueden aumentar las posibilidades de padecer anemia.

Una mala alimentación con dietas carentes o bajas en vitaminas y hierro, pueden incrementar el riesgo de padecer algún tipo de anemia.

Problemas a nivel intestinal que obstruyan la absorción de nutrientes, como por ejemplo en la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca.

En el embarazo también existe el riesgo de padecer algún tipo de anemia debido a que se necesita el aporte de más hierro para la formación del feto y la placenta.

Por eso la mujer embarazada debe tomar ácido fólico, hierro o un suplemento alimenticio para mantenerse fuerte, sana y evitar la anemia.

Otros de los posibles causantes de la anemia son las enfermedades crónicas como los problemas renales y el cáncer, ya que estas pueden disminuir considerablemente los glóbulos rojos.

Los pequeños sangramiento como por ejemplo en una úlcera o cualquier otro motivo pueden ir consumiendo lentamente las reservas de hierro y convertirlo en anemia.

Si en tu familia hay antecedente de personas que han padecido anemia, existe el riesgo de que tú también la sufras, ya que puede ser heredada.

Además de esto, existen otros factores como el consumo excesivo de alcohol, enfermedades autoinmunes, el uso de algunos medicamentos que pueden interferir en la producción de glóbulos rojos.

La edad también podría ser un causante de cualquier tipo de anemia, ya que se ha comprobado que las personas mayores de 65 años tienen mayor riesgo.

Con NervSoport le proporcionarás a tu organismo la vitamina B12 y el ácido fólico necesario para combatir efectivamente la anemia, además de ayudarte a sentirte mejor eliminando sus síntomas.

Tratamiento de la anemia

Para poder tratar la anemia debemos saber qué la produce, ya que el tratamiento dependerá de su causa.

Si la anemia es ferropénica su tratamiento suele ser específicamente cambios en la alimentación, y el consumo de suplementos a base de hierro.

Si al estudiar las causas de la anemia se define que la baja del hierro es provocada por la pérdida de sangre que no incluye la menstruación, esta debe ser localizada y corregida posiblemente con cirugía.

Cuando la anemia es por falta de vitaminas, solo debes aumentar el consumo de nutrientes que las contengan y complementar con un suplemento alimenticio rico en ácido fólico y vitamina B12.

Es probable que el sistema digestivo tenga problemas en la absorción de las vitaminas que nos proporcionan los alimentos, cuando esto sucede el tratamiento debe ser inyectado casi siempre durante toda la vida según sea el caso.

Si el causante de la anemia es algún tipo de enfermedad crónica, no hay un tratamiento específico, se debe tratar la enfermedad de base para corregir el problema.

Si aumentan los síntomas pasando a una etapa más grave hay que colocarle al paciente eritropoyetina sintética, que es una hormona que estimula la reproducción de glóbulos rojos.

En la anemia aplásica uno de los tratamientos puede ser la transfusión para ayudar aumentar los glóbulos rojos en la sangre, o posiblemente un trasplante de médula ósea.

Para tratar la anemia hemolítica se debe vigilar y suspender el consumo del cualquier tipo de medicamento que no haya indicado el médico tratante, ya que esto puede afectar el sistema inmunitario.

Si este tipo de anemia se torna grave es necesario una transfusión sanguínea o una plasmaféresis que es un procedimiento donde se limpia la sangre.

En una talasemia es necesario realizar una transfusión de sangre, además de suministrar ácido fólico, hay casos donde se debe realizar la extirpación del bazo o un trasplante de médula.   

Para poder combatir la anemia debes estar relajado y tranquilo, con NervSoport lo podrás lograr ya que gracias a sus ingredientes naturales con una combinación de hierbas, vitaminas y ácido fólico no necesitarás nada más para estar bien.

Alimentos que ayudan a combatir la anemia

Para luchar contra la anemia, que la mayoría de las veces es por deficiencia de hierro, debemos alimentarnos sanamente con una dieta rica en este mineral.

La mayoría de los alimentos de color oscuro poseen un alto contenido en hierro como por ejemplo la ciruela, la remolacha, el chocolate y los granos negros.

Algunos de estos alimentos los podemos combinar con otros para mejorar la absorción del hierro.

Jugo de piña. Combinado con el perejil es buenísimo para eliminar la anemia, ya que el perejil es rico en hierro y la piña contiene gran cantidad de vitamina C que mejora la absorción del hierro.

Solo debes mezclar en la licuadora dos rebanadas de piña con un ramito de perejil y un vaso de agua, licuarlos y consumirlo enseguida para aprovechar todas su propiedades.

Jugo de naranja, zanahoria y remolacha. Este es un potente jugo que gracias a esta combinación te proporciona una gran cantidad de hierro y vitamina C esenciales para combatir la anemia.

Alfalfa germinada. Estos brotes contienen casi un miligramo de hierro por cada 100 g. además de vitamina C que ayuda en la absorción de hierro de origen vegetal.

Avena. Este extraordinario alimento es esencial para una dieta alta en hierro, ya que te aporta más de la mitad de lo que necesitas diariamente.

Higos secos. Te aportan unos 3 mg de hierro por cada 100 g., comerte 5 higos diarios te cubrirá el 10% de lo que necesitas diariamente.

Kiwi. Este rico fruto tiene un alto contenido en vitamina C necesaria para aumentar la absorción de hierro en la sangre, cada fruto contiene unos 98 mg de vitamina C.

Lentejas. Es una gran fuente natural de hierro, además de proporcionarte grandes nutrientes como folato y cobre que ayudan a la formación de hematíes.

Hojas frescas de berro sobre superficie blanca y fondo blanco

Remedios naturales para combatir la anemia

Existen infinidad de remedios naturales que te pueden ayudar en la lucha contra la anemia, a continuación te nombramos algunos de ellos:

Licuado de berro. Esta planta es muy rica en hierro, pero no se absorbe completamente por ser del tipo hemínico, por lo que para aprovechar sus beneficios completamente tenemos que combinarla con naranjas.

Esta combinación nos proporciona hierro y vitamina C, el conjunto perfecto para combatir la anemia.

Además podemos añadirle 2 cucharadas de levadura de cerveza que nos proporciona vitaminas del complejo B, convirtiéndolo en un potente remedio natural contra la anemia.

Achicoria, toronja y polen de abeja. Esta combinación al igual que la anterior son poderosos remedios naturales contra la anemia, solo debes licuar todo junto y consumirlo dos veces al día.

La achicoria te proporciona hierro, la toronja la vitamina C y el polen de abeja la vitamina B  necesaria para la formación de glóbulos rojos.

Zumo de diente de león y limón. Para consumir las propiedades de esta planta solo tienes que hervir la raíz en un litro de agua, licuar, agregar el jugo de un limón y tendrás uno de los mejores remedios contra la anemia.

Té rojo sudafricano. Este té es muy conocido por sus grandes propiedades que ayudan a mantener el colesterol en sus niveles normales. Pero también se ha demostrado que es efectivo contra la anemia gracias a su contenido en hierro y vitamina C.  

Dátiles. Es un gran alimento que ayudan en diferentes formas a combatir la anemia, gracias a su alto contenido de vitamina B5 nos proporciona energía, y su alto contenido en hierro lo hace ideal como tratamiento natural para anemia ferropénica.

NervSoport es el mejor remedio natural que podrás conseguir, ya que tiene todas las vitaminas que necesitas para combatir la anemia, al igual que una combinación de hierbas que calman tu ansiedad.

¿Cómo prevenir la anemia?

La anemia es totalmente prevenible, especialmente en los casos donde es causada por una baja en vitaminas del complejo B y hierro.

Prestando más atención en nuestra alimentación y tomando suplementos vitamínicos podemos controlarla y evitar que vuelva a aparecer la anemia.

En caso de anemias congénitas como la falciforme, no se pueden prevenir, solo se puede controlar y tratar desde el momento que se diagnostique.

También es importante para prevenir la anemia evitar dietas que restringen gran cantidad de alimentos, como por ejemplo para adelgazar, ya que estas pueden ser muy peligrosas.

Realizarse chequeos médicos frecuentemente, especialmente si presentas uno de los signos de alarma que te hagan pensar que tienes anemia.

La falta de vitaminas importantes para incrementar los componentes de la sangre, como por ejemplo la hemoglobina es muy común, pero la buena noticia es que lo podemos evitar llevando una alimentación adecuada y acorde a cada uno de nosotros.

También podemos ayudarnos con suplementos alimenticios ricos en vitaminas y hierro que nos ayudarán a mantenernos fuertes y sanos.

Se trata de mantener una alimentación sana acompañada de suplementos alimenticios que nos ayuden a mantener en equilibrio los niveles de vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita para estar sano y mantener alejada a la anemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *