Síndrome de fatiga crónica: ¿cómo tratarlo naturalmente?

Síndrome de fatiga crónica: ¿cómo tratarlo naturalmente?

Última actualización: 29-11-2018. Equipo Nutricioni

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es una enfermedad un poco complicada para diagnosticar, las personas que la padecen se sienten cansadas las 24 horas del día. Si realizan alguna actividad física puede empeorar y no se recuperan al descansar. Conoce más sobre la fatiga crónica.

El síndrome de fatiga crónica es una condición inexplicable que causa debilidad y fatiga persistente.

Este síndrome es considerado una enfermedad grave, la vida de las personas que la padecen se ve frustrada por esta condición, ya que son incomprendidos hasta por los profesionales de la salud.

Al ser una enfermedad difícil de diagnosticar, los tratamiento casi siempre no producen el efecto esperado.

Puede tener un impacto negativo en la calidad de vida para las personas que la padecen, ya que se les dificulta realizar las actividades comunes y en ocasiones se le hace imposible hasta salir de la cama.

Este síndrome también es conocido como encefalomielitis miálgica y enfermedad sistémica de intolerancia al esfuerzo.

Los síntomas de la fatiga crónica no se pueden predecir, ya que pueden aparecer y desaparecer en cualquier momento.

Las personas que padecen esta condición un día pueden sentirse bien y al otro día empeorar.

Todos podemos padecer en algún momento fatiga crónica, pero es más común en mujeres adultas de entre 40 a 60 años que en los hombres.

También se encuentra una predisposición en la raza blanca que en otras razas, aunque muchas personas que padecen este síndrome aún no han sido diagnosticadas.

Estudios realizados aún no han encontrado las posibles causas de la fatiga crónica, se piensa que puede haber más de una causa que trabajan en conjunto para producir esta enfermedad.  

Diurherbal te ayuda a fortalecer el sistema inmune, te llena de energía y vitalidad naturalmente, y así podrás decirle adiós al síndrome de fatiga crónica.  

Síntomas del síndrome de la fatiga crónica

El principal síntoma de este síndrome es la fatiga persistente, que aparece de manera súbita, casi siempre después de un proceso infeccioso, como la mononucleosis.

Después que desaparecen los síntomas de la enfermedad, que o ha iniciado, las personas presentan una fatiga insoportable.

Esta fatiga persistente es acompañada con otra serie de síntomas que empeoran la salud de la persona que la padece.

Antes de que el síndrome de fatiga crónica aparezca, las personas  fueron muy activas y realizaban actividades intensas.

Son personas que en su historial no presentaban muchas quejas por su salud, vivían una vida normal y muy activa.

El cansancio que se presenta en la fatiga crónica puede venir acompañado de los síntomas siguientes:  

  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Dolores musculares.
  • Problemas para concentrarse y de memoria.
  • Dolor de garganta.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Aumento de la temperatura corporal.

La gran cantidad de síntomas que acompañan este síndrome, el difícil diagnóstico y la cronicidad de esta enfermedad puede hacerla insoportable para las personas que la padecen.

Los familiares pueden creer equivocadamente que la persona que padece este síndrome, está simulando los síntomas y dudan de que esté enfermo.

Esto trae como consecuencia, la frustración, la ira y la depresión en las personas con este síndrome.    

El dolor crónico también es uno de los principales síntomas de esta enfermedad, por lo que se puede diagnosticar como una fibromialgia, ya que los síntomas son muy comunes.

El síndrome de fatiga crónica puede presentarse acompañado con otras enfermedades, por lo que es importantísimo visitar a un profesional.

Diurherbal es la mejor alternativa para disminuir los síntomas del SFC, gracias a sus ingredientes naturales como el diente de león y el té verde.

Causas del síndrome de la fatiga crónica

Las causas exactas del SFC aún se desconocen, se piensa que puede tener más de una causa que trabajan en conjunto para producir esta enfermedad.

Entre la posibles causas del SFC se encuentran:

Las infecciones. Estudios realizados afirman que aproximadamente el 10% de personas que presentaron el virus Epstein-Barr y la fiebre Q, desarrollaron el síndrome de fatiga crónica.

Sistema inmunitario. El SFC se puede presentar cuando el sistema inmunitario no está trabajando correctamente y, no responde como se espera ante el estrés y otras enfermedades.

Estrés. Los estudios demuestran que las personas que han estado bajo un constante estrés físico y mental desarrollan el SFC.  

Hay otros factores que se consideran pueden ser el desencadenante del síndrome de fatiga crónica, estos son:

  • Virus herpes, virus de Epstein-Barr, el citomegalovirus, y algunas infecciones bacterias como Borrelia burgdorferi (enfermedad de Lyme), las neumonías atípicas (Chlamydia), la brucelosis y la tuberculosis.
  • Vacunas. Debido que las vacunas poseen coadyuvantes, que ayudan a aumentar la inmunogenicidad de éstas, existen personas que esto les afecta, sin embargo otras no.

Algunas vacunas contienen aluminio como coadyuvantes y esto produce enfermedades como el síndrome de fatiga crónica, entre otras.

  • Traumatismos físico-psíquicos. Un sobreesfuerzo físico como un parto o una cirugía se consideran un desencadenante de SFC. En la parte psíquicas el estrés es uno de los posibles desencadenantes.
  • Agentes químicos. Estudios realizados afirman que una tercera parte de las personas con fatiga crónica han estado en contactos con agentes químicos como insecticidas, hidrocarburos, lejías, entre otros.

Existe también una serie de factores que te hacen propenso a tener fatiga crónica como:

  • Factor genético. Los científicos han comprobado que existen diferentes tipos de genes que están predispuestos a la fatiga crónica.
  • El género. Este síndrome es más común entre 10 y 20% más mujeres que hombres, por eso se considera una enfermedad de géneros.
  • Falta de ejercicio. Personas que llevan una vida sedentaria y no practican ejercicios regularmente son más propensas a adquirir el síndrome de fatiga crónica.  

Tratamiento para combatir el síndrome de fatiga crónica

Ya que no existe un tratamiento específico para el síndrome de fatiga crónica, la forma de controlarlo será dependiendo de los síntomas de cada persona.

El especialista debe estudiar cómo se manifiesta el síndrome en cada persona, y de allí va a decidir cómo tratarlo. Aquí algunas opciones:

Autoayuda. Esto se refiere a técnicas que te enseñan a manejar tu estilo de vida, por ejemplo, si tienes problemas para dormir. Crea un hábito de acostarse a la misma hora todos las noches.

Debes usar técnicas de relajación como darte un baño caliente antes de dormir y tomar un vaso de leche tibia.

Una de las formas de autoayudarse es aprender a priorizar y así nivelar tus actividades y sentirte más cómodo y relajado mentalmente.

Realiza actividades físicas ligeras donde puedas ponerte metas que irás alcanzando progresivamente, no te excedas porque puedes retroceder.

Acompasamiento. Es una técnica donde aprenderás a aprovechar la energía que tienes disponible en ese momento.

Esta técnica consiste en organizar tu día por periodos de actividades y periodos de descanso.

Así entenderás mejor los niveles de energía que puedes manejar, podrás establecerte límites que te ayudarán a controlar tu día y te sentirás más estabilizado.

También como autoayuda es importante mantener una dieta balanceada y nutritiva que nos proporcione mucha energía.  

Analgésicos. Ya que uno de los síntomas de la fatiga crónica son los dolores musculares, hay analgésicos que te pueden ayudar a aliviarlos.

Terapias cognitivas y conductuales. Son tratamientos psicológicos, se trata de un conjunto de técnicas que se usarán para tratar de cambiar el comportamiento y los pensamientos de las personas.

Terapias físicas. Son actividades que se realizan gradualmente y que puedan ser cómodas para las personas como caminar por 20 minutos e ir aumentando gradualmente.

Terapias complementarias. Estas terapias comprenden la relajación, remedios naturales, suplementos dietéticos, entre otros.

Diurherbal es el tratamiento ideal ya que te proporciona todas la hierbas y las vitaminas que necesitas para combatir el SFC.

Medicina natural contra la fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica como ya sabemos es una afección que aún no se tiene claro qué lo ocasiona.

Sin embargo, está relacionado con la debilidad del sistema inmune, alergias, virus y bacterias. Te mostramos algunos medicamentos naturales que te pueden ayudar a combatirlos:

Polen de abeja. Es un medicamento natural rico en nutrientes y con muchas propiedades que te ayudan a mejorar el síndrome de fatiga crónica.

Este medicamento natural contiene, vitaminas, minerales, enzimas y aminoácidos que te ayudan a equilibrar tu organismo aliviando los síntomas del cansancio.

Maca. Es otro medicamento natural que se utiliza como suplemento por su alto contenido de vitamina B.

Equilibra el sistema hormonal y aumenta tu energía, tu concentración y tu memoria naturalmente.

Miel y canela. Estos dos elementos combinados actúan como una cura natural del síndrome de fatiga crónica.

Esta combinación es un excelente medicamento natural que te ayuda a mejorar la concentración y aumenta tu energía.

Aceite de coco. Excelente medicina natural que da a tu organismo nutrición y energía, además de mantenerte alerta.

Toronja. Tiene un alto contenido de vitamina B, es excelente contra la fatiga, ya que ayuda a mejorar la resistencia y el enfoque mental.

Jugo de aguacate. Es una rica bebida preparada con aguacate, leche de almendra y nuez. Es excelente para fortalecer el sistema inmune por su alto contenido nutricional.

Zumo de zanahoria y naranja. Es una bebida que te llenará de energía, lo que la hace muy eficaz a la hora de contrarrestar los efectos del síndrome de fatiga crónica.

Batido de mantequilla de maní. Sólo tienes que mezclar en una batidora una cucharada de mantequilla de maní con una taza de leche y obtendrás un potente medicamento contra el síndrome de fatiga crónica.   

Estos medicamentos y bebidas fáciles de preparar y con alto contenido nutricional ayudarán a tu organismo a estar sano y fuerte.  

Diurherbal es lo que necesitas, ya que estimula el sistema inmunológico, ayuda a combatir los nervios, promueve la energía y la resistencia, eliminando así los síntomas del síndrome de fatiga crónica.  

Hierbas que te ayudan en la lucha contra el síndrome de fatiga crónica

Las hierbas y plantas tienen la finalidad de mejorar los síntomas de ciertas enfermedades como el síndrome de la fatiga crónica, entre otras.

Regaliz. Hierba que representa una buena alternativa natural, por su agradable aroma y su particular sabor dulce que permite ser consumida fácilmente.

El regaliz estimula la sobreproducción de hormonas estresoras y así mejora la fatiga adrenal. Te ayuda a levantar el ánimo y disminuye los síntomas de depresión y ansiedad.

Trichopus Zeylanicus. Es una planta muy pequeña usada desde la antigüedad por los indígenas para tener energía.

Estudios realizados por fitoterapistas aseguran que esta pequeña planta tiene propiedades antioxidantes y colabora en la producción de hierro.

También regula las actividades de ciertas enzimas en el organismo, promoviendo así el fortalecimiento del sistema inmunológico.  

Ginseng. Conocido también como panax ginseng, es una planta muy usada en medicina natural desde la antigüedad con innumerables propiedades para la salud.

Reduce la azúcar en la sangre, controla la presión arterial, disminuye los síntomas de la menopausia, mejora la resistencia física y mental.  

Se recomienda el consumo de 2 mg de ginseng cada 12 horas para mejorar y restituir el agotamiento causado por el síndrome de fatiga crónica.

Hierba San Juan. Es otra planta muy usada en medicina natural, tiene grandes beneficios en el tratamiento de la depresión y el insomnio.

También es muy usada para combatir los dolores y curar heridas, es una hierba muy recomendada para combatir los síntomas relacionados con la fatiga crónica.

Equinacea y astrágalo. Estas plantas son usadas desde hace miles de año por la medicina tradicional China para fortalecer el sistema inmune.

La equinácea para prevenir y mejorar el resfriado y la gripe. Y el astrágalo es usado para mejorar la energía lo que las hace excelente para aliviar los síntomas del SFC.  

Ginkgo biloba. Es una planta que se usa para mejorar la circulación en el cerebro, lo que ayuda a mejorar la capacidad mental.

Es excelente para restablecer las neuronas y combatir el envejecimiento cerebral, combate los problemas de concentración y memoria.

Aswadanga. Es una planta poco conocida comúnmente pero muy usada en medicina natural con grandes beneficios para nuestra salud.

Es una planta adaptógena, controla el estrés ya que actúa directamente en el sistema nervioso y muscular.

Estimula el sistema inmune y proporciona energía a nuestro organismo.

Estudios realizados demuestran personas con el síndrome de fatiga crónica han mejorado el 45% de los síntomas usando esta planta.

Alimentación adecuada para combatir el síndrome de fatiga crónica

Cuando padecemos del sindrome de fatiga crónica, es fundamental escoger bien los alimentos que aumenten nuestras defensas, nos den energía y eliminen aquello que no nos proporciona ningún beneficio.  

Alimentos con vitamina C. Esta vitamina es muy necesaria para mantener el sistema suprarrenal saludable, la deficiencia de esta vitamina está relacionada con la fatiga.

Es importante para combatir las infecciones y nos ayuda en la absorción del hierro. Los alimentos ricos en vitamina C son los pimientos, naranjas, los rábanos, los limones, las uvas, zanahorias, entre otros.

Alimentos con zinc. Es un mineral requerido para las funciones metabólicas de nuestro organismo y ayudan aumentar las defensas.

Los alimentos que lo contienen son el apio, los espárragos, el germen de trigo, las lentejas, el arroz integral, huevos, carne de res, entre otros.  

Alimentos con vitamina del grupo B. Esta vitamina es muy importante, ya que nos ayuda a absorber la energía de los alimentos interviniendo en el metabolismo.

Los alimentos que nos aportan esta importante vitamina son las legumbres, el arroz integral, el trigo integral, nueces, frutos secos, semillas, algas, granos enteros, entre otros.

Alimentos con ácidos grasos Omega 3. Son alimentos con un tipo de grasa saludable que nos protege contra las enfermedades cardiovasculares,

Estos ácidos grasos nos ayudan a mejorar la salud neurológica, disminuye la depresión,  además de fortalecer nuestro sistema inmune.

Los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 son: Linaza, nueces, aceite de sésamo y pescados.

Alimentos ricos en magnesio. Este mineral es muy importante para muchas funciones de nuestro cuerpo, contribuye en el funcionamiento normal de los músculos.

También ayuda el fortalecimiento en el sistema inmunitario, ayuda a mantener normal el sistema cardiaco y fortalece tus huesos.

Los alimentos que contienen magnesio son: semillas como la de auyama, frutos secos, quinoa, legumbres y arroz integral.

Alimentos que debes evitar:

  • Grasas saturadas, comida chatarra.
  • Lácteos.
  • Gluten.
  • Harinas refinadas e industriales.
  • Tabaco y alcohol.
  • Cafeína.
  • Grasas hidrogenadas.
  • Azúcares refinados.

Debemos entender que el síndrome de fatiga crónica, aunque tiene un gran componente psicológico, es una enfermedad real, que puede producir muchos problemas en la vida de las personas que la padecen.

Las personas que las padecen se sienten tristes, débiles y muy deprimidas y no pueden realizar las actividades comunes.

Por eso es importante la ayuda y comprensión de los familiares y personas que los rodean, necesitan sentir que les creen y que cuentan con su apoyo para superar todos los síntomas.

Dales la mano, sé comprensivo, paciente y ayúdalos a tener una vida mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *