Mujer joven haciendo estiramiento de yoga

Salud mental, tan importante como la salud física

Salud mental, tan importante como la salud física

Última actualización: 30-01-2019. Equipo Nutricioni

El perfecto equilibrio en la salud de los seres humanos existe cuando están bien tanto el cuerpo como la mente.

Es común ver a personas esforzándose por mantenerse en un peso ideal, o ingiriendo vitaminas para que el organismo no se vaya deteriorando; pero es poco usual, ver cómo trabajan en el cultivo de lo espiritual y en los procesos mentales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es un estado en el que el individuo se conecta con la sensación de bienestar. Esto es, reconocerse como un ser capaz de afrontar los problemas que se le presenten en su quehacer diario.

Los trastornos de tipo mental suelen afectar en mayor medida a las personas de menos recursos económicos, ya que esto hace que vivan situaciones muy difíciles para su vida.

Este tipo de personas pasan por situaciones como desempleo, problemas para acceder a los servicios básicos (salud, transporte, educación), dificultades financieras, entre otros. Todas estas situaciones terminan convirtiéndose en cuadros depresivos, estrés o ansiedad.

No con esto se quiere decir, que las personas con mejor estatus económico estén exentos a padecer alguna patología asociada a la mente. Cada persona presenta diferentes tipos de problemas, así como la capacidad para resolver los mismos.

Para alcanzar el equilibrio entre cuerpo y mente, es necesario aprender a escuchar las señales de nuestro yo interior, prestar atención a lo que se tiene y lo que te hace falta, así como el mejor medio para lograr las metas.

Para el bienestar físico recomiendan ingerir al menos dos litros de agua al día, una dieta alta en nutrientes y la realización de actividades físicas. Para la salud mental se sugiere la meditación, el descanso continuo y la mejor planificación de tus tareas diarias.

Se presentan algunos casos en los que se necesita la intervención de un terapeuta, especialmente en personas con dificultad para aceptar los conflictos internos por los que atraviesa.

Lo ideal es que cuenten con el acompañamiento de familiares o amigos para evitar sentirse solos en el proceso.

SupraEnergía, es un suplemento preparado especialmente para apoyar en la buena salud mental. Ayuda a mejorar la memoria y es excelente para las personas con Alzheimer. No dejes de probarlo.

¿Qué ocurre cuando no tenemos salud mental?

Cuando la salud mental no es óptima, las personas pueden comenzar a tener actitudes autodestructivas. Estas al final desembocan en un río de enfermedades o trastornos que requerirán de atención profesional; y, en algunos casos, hasta de la administración de fármacos.

Tenemos entonces que las personas que no cuidan su mente son más propensas a caer en diferentes tipos de vicios. Estos pueden ser alcoholismo, consumo de drogas ilegales, tabaquismo, promiscuidad, consumo excesivo de alimentos que causan daños en la salud, entre otros.

Quizás se pregunten el por qué las personas caen en este tipo de conductas aun sabiendo que las mismas son destructivas. La respuesta es simple, ellos encuentran en estos hábitos una forma de escapar a sensaciones como la ansiedad y el estrés.

Estos malos hábitos o vicios, desencadenan también enfermedades asociadas al organismo. Tales enfermedades pueden ser la hepatitis o cirrosis hepática, bronquitis o cáncer en los pulmones, lesiones de gravedad, infecciones de transmisión sexual y obesidad, sólo por mencionar algunas.

Muchos sucesos pueden ser los detonantes de diversos trastornos en la salud mental; algunos de ellos, son las preocupaciones externas por una mala economía o problemas en la relación de pareja. También el abandono por parte de los padres, quedarse sin empleo e incluso no tener los ingresos para cubrir las necesidades básicas del hogar.

Una baja autoestima también llega a causar actitudes destructivas. Quien se siente mal consigo mismo, tanto con su apariencia física como con lo demás que puede ofrecer al mundo (intelecto, habilidades, entre otros aspectos) terminará haciendo cosas en busca de saciar sus carencias o de llenar los huecos de sus problemas.

Es por esto que lo primordial al tratarse de salud mental es aprender a aceptarse como un ser único e irrepetible, con virtudes y defectos, con la capacidad tanto de errar como de recapacitar.

De igual forma es importante reconocer si tenemos algún tipo de problema asociado a la salud mental y buscar ayuda profesional. La orientación por parte de un especialista nunca está de más.

Trastornos más comunes asociados a la mente

La lista de los trastornos o enfermedades mentales es variada, ya que sus bases fundamentales son diferentes. Lo que las caracteriza es que causan alteraciones en el pensamiento y la percepción de los problemas de la vida.

Además tienen influencia en la canalización de las emociones, desarrollo de la conducta y el establecimiento de relaciones afectivas o profesionales con otras personas.

En el caso de la depresión (que afecta a más de 300 millones de personas), podemos observar a individuos que de pronto pierden el interés en realizar las cosas que anteriormente le motivaban. Por tal motivo, en estas personas aumentan los sentimientos de tristeza mientras ocurren cambios en sus hábitos de descanso y de alimentación. De no ser tratado, puede desencadenar en un suicidio.

El trastorno afectivo bipolar produce cambios bruscos de los estados de ánimos de quien lo padece. Se pueden observar episodios de decaimiento seguidos de exaltación, para luego volver al equilibrio y así se convierte ésto en un ciclo de nunca parar. En una forma más coloquial, se trata de un carrusel de emociones.

El desarrollo de las enfermedades o trastornos mentales no va a depender solo de aspectos individuales (comportamiento, emociones, actitudes) sino también de factores externos.

Estos factores pueden ser sociales (forma en la que nuestro entorno se desenvuelve con nosotros) o, el ámbito político del lugar donde vivimos. También los  problemas relacionados a la economía, el impacto del medio ambiente, mejoras o desmejoras en las condiciones de trabajo, entre otros.

Igualmente influyen de manera impactante los factores genéticos, pues hay algunos trastornos que son heredables de generación en generación. Ejemplo de ello sería el desarrollo y buena salud durante el embarazo y el parto, el tema de tener o no tener una alimentación balanceada que aporte suficientes nutrientes al organismo y estar expuestos a algún tipo de riesgo asociado a fenómenos naturales.

En conclusión se puede decir que cualquier persona es vulnerable a padecer algùn tipo de trastorno mental. Se sugiere tratar de no sobrecargarse de negatividad y abocarse a trazar un plan para mejorar aquello que deba ser mejorado en nuestras vidas.

¿Los trastornos mentales pueden causar enfermedades físicas?

Como la mente y el cuerpo están estrechamente vinculados; al aparecer algún tipo de trastorno en la primera, el segundo comenzará a dar señales de alerta.

Para expandir la idea, tenemos que en el caso de las personas muy ansiosas, usualmente éstas recurren al abuso de sustancias dañinas como el cigarrillo.

Si se fuman muchos cigarrillos al día, el cuerpo se verá afectado con resequedad en la piel, daños en los dientes, manchas en dedos y uñas, problemas gástricos y en los casos más graves, cáncer de pulmón.

En el caso de las bebidas alcohólicas, se notarán cambios desfavorables a nivel hepático, aumentando el riesgo de padecer enfermedades relacionadas al hígado y a la función renal. A esto le sumamos el hecho del deterioro neuronal.

Saliendo un poco del tema de las sustancias y hablando de trastornos como el insomnio, se comienzan a observar problemas en la salud como anemia, aparición de ojeras, migraña, debilitamiento generales a nivel muscular, entre otros.

Problemas como la depresión suelen traer consigo el abuso en la ingesta de alimentos bajos en nutrientes y potencialmente dañinos para el organismo.

Una mala alimentación trae problemas como la hipertensión, aumento en los niveles de colesterol y triglicéridos, formación de piedras en los riñones, obesidad, trastornos en el aparato digestivo, etc.

Es por esto que es de vital importancia que se establezcan técnicas para que mente y cuerpo estén en perfecta armonía.

Como ya hemos visto, son múltiples las consecuencias en el organismo que pueden surgir a raíz de una mala salud mental.

Es de suma importancia tener una mente sana; para estar en equilibrio, en armonía, sentir bienestar y felicidad.

Recuerda que cuentas con SupraEnergía como apoyo para la salud mental. Este producto contiene vitaminas y hierbas clasificadas para mejorar el síndrome de fatiga crónica y disminuir el estrés, entre muchos otros beneficios. No dejes de probarlo.

¡Cuidado con el uso de fármacos!

Entre los profesionales de la salud mental, siempre ha existido un debate sobre si lo mejor es la administración de fármacos o ayudar por medio de terapias.

Hay quienes aseguran que los medicamentos son una especie de placebo que a la larga, genera una sensación de dependencia que desemboca en otro tipo de trastornos. Indiscutiblemente se ven como la mejor alternativa por lo rápido de sus efectos, pero surge la interrogante de qué va a ocurrir una vez que el paciente deje de consumir lo recetado.

Las terapias consisten en cambio, en educar al paciente sobre el correcto manejo de sus emociones, instándolo a la realización de actividades que le permitan mantenerse mentalmente en equilibrio.

En este tipo de procesos es fundamental el acompañamiento por parte de la familia y círculos sociales en los que la persona suele desenvolverse. Hay que estar conscientes de que se trata de un proceso lento; que muchas veces tiene sus altos y bajos, pero que a la larga se obtendrán buenos resultados.

Acudir a consulta con un psicólogo o un psiquiatra da la oportunidad de reforzar otro tipo de aspectos relacionados al yo, por ejemplo el amor propio, uno de los principales causantes de trastornos mentales.

La medicina natural o alternativa también es de gran ayuda, pues el organismo no está sometido a sustancias que causan graves efectos negativos en la salud del individuo. Generalmente se trata de suplementos con altos contenidos de vitaminas, hierbas y aminoácidos que no son invasivas.

Una excelente alternativa es SupraEnergía, pues gracias a su composición ayudan con síntomas como fatiga crónica, problemas de insomnio, niveles altos de estrés, entre otros.

Entre los componentes de SupraEnergía se encuentran las vitaminas C y B6. además de la raíz de regaliz y fruta de acerola.

¿Qué puedo hacer para mantener la mente sana?

Así como existen innumerables recomendaciones para mantener sano al cuerpo, no se puede dejar a un lado a aquellos tipos que contribuyan al buen estado de la mente. Ella es uno de los motores que nos permiten avanzar con una mejor visión y calidad de vida.

Lo principal es enfrentar a los obstáculos que se presenten con actitud positiva. Ver el lado bueno de las cosas aunque las situaciones sean adversas, permitirá que nos enfoquemos en la resolución de los problemas. Si nos volvemos personas negativas, lo que haremos será buscar más aristas a eso que nos perturba y nos hundiremos más.

En muchas ocasiones habrán leído que debe existir un equilibrio entre mente y cuerpo sano. Pues para que esto se dé de manera perfecta, es importante realizar algún tipo de actividad que te permita mantenerte en forma. Salir a caminar o correr, inscribirte en clases de yoga y hasta bailar tu canción favorita te ayudarán muchísimo.

La empatía es ese proceso que te ayuda a conectarte con las personas de tu alrededor, pues al colocarse en sus “zapatos” podrás ser más compasivo con las cosas que les suceden. Mostrar sentimientos de apoyo al prójimo son un plus para mantener sanos nuestros procesos mentales.

Conectarte con tus metas y trazar objetivos con alcance a corto, mediano y largo plazo no sólo te ayudarán a ser más organizado sino que también te permitirán determinar cuál es el propósito que tienes para tu vida.

El descanso físico también es importante. Al dormir liberamos a la mente de todo tipo de preocupaciones y contribuimos al desarrollo de nuestras capacidades cognitivas. Lo recomendado son al menos 8 horas de sueño ininterrumpido, en un ambiente que te genere paz y armonía. Atrévete a desconectarte de los problemas noche tras noche.

Si de pronto sientes que no puedes aliviar tus cargas solo, entonces la opción de acudir a terapia con un especialista será lo mejor para ti. Allí recibirás la orientación que necesitas para aprender a canalizar tus emociones y a solventar tus problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud mental, tan importante como la salud física

Última actualización: 30-01-2019. Equipo Nutricioni

Insertar texto aquí.