¿Sabes realmente cómo encontrar la felicidad?

¿Sabes realmente cómo encontrar la felicidad?

Última actualización: 15-11-2018. Equipo Nutricioni

Desde pequeños nos familiarizamos en nuestro entorno con palabras y actitudes cuyo sentido no siempre comprendemos o hacemos conscientes. La felicidad es una de esas palabras que puede designar momentos, actitudes, hábitos, características, estados de ánimos y hasta una meta personal.

Pero, ¿sabemos qué es realmente la felicidad? ¿Cómo alcanzarla? ¿Estamos conscientes de nuestro ideal de felicidad? ¿Cómo saber si somos realmente felices? ¿Estamos dispuestos a ser felices con lo que tenemos? ¿Cómo aprenderlo? ¿Quién nos enseña?

En la antigua Grecia se pensaba que el ideal de la felicidad iba acompañado de la vida buena. Ella debía ser alcanzada practicando las virtudes éticas y cultivando nuestros hábitos en ella.

Las religiones monoteístas defendieron el concepto de felicidad adecuado a los preceptos emanados de Dios, y escritos en textos sagrados como la Biblia o el Corán.

En varias religiones la felicidad está ligada a una vida más allá de lo carnal, bien sea por trascendencia luego de la muerte o por cultivo del espíritu durante la vida física.

Con el avance de las neurociencias hemos podido comprender ciertos mecanismos orgánicos vinculados a estados corporales que las personas calificamos de felicidad.

Por su parte, la Psicología también ha hecho aportes para comprender los estados anímicos y emocionales que se relacionan con nuestra felicidad o lo que entendemos por ella.

A nivel individual es claro que la felicidad se transforma en algo muy particular. Ella está asociada a nuestra historia de vida, las metas que nos trazamos y podemos cumplir o no, las relaciones con el entorno social, la vida de pareja o familiar, los patrones sociales a los cuales respondemos, etc.

Como se aprecia, la pregunta de cómo encontrar la felicidad abarca muchos aspectos y procesos de los cuales aquí revisaremos algunos. El objetivo es darte herramientas para hacerte consciente de tu concepto de felicidad y de cómo alcanzarla y vivirla en plenitud.

Aspectos neurológicos relacionados con la felicidad

Es innegable que los aspectos orgánicos y los procesos químico-físicos de nuestro cerebro influyen en aquello que llamamos felicidad, independientemente de a qué no estemos refiriendo.

Al ser el cerebro el lugar corporal donde se desarrolla la conciencia y el encargado de procesar todas las señales de nuestro cuerpo, queda claro que su participación en nuestra felicidad es fundamental.

Uno de los procesos que participa en lo que consideramos felicidad es la producción de neurotransmisores. En particular existen tres fundamentales: la dopamina, relacionada con el placer y motivación, la serotonina que alivia estados de ánimo y la endorfina, la hormona de la felicidad por excelencia.

En el caso de la dopamina se trata de un neurotransmisor producida en distintos puntos del sistema nervioso, como la sustancia negra y el hipotálamo.

Fundamentalmente está relacionada con el sistema cerebral para procesar aquello que reconocemos como placentero. De allí que su producción adecuada permita mantener la motivación y proactividad en las personas, impulsando sentimientos positivos de gozo.

Aunque actúa en contextos complejos y alejada de esquemas mecánicos, la dopamina está asociada a la motivación de la vida diaria a realizar tareas y alcanzar objetivos propuestos. De allí que esté relacionada con el esfuerzo y la perseverancia para lograr metas personales. Aquí te explicamos cómo puedes realizar la felicidad día a día.  

Por su parte, la serotonina es el neurotransmisor encargado de mantener el equilibrio en nuestro estado de ánimo. Ella también interviene en la regulación de nuestras emociones. De allí que también juegue un papel importante en los estados de felicidad.

La producción adecuada de ambos neurotransmisores es fundamental para poder mantener un equilibrio neurológico entre las sensaciones de placer, las emociones y proactividad positiva y los estados anímicos. Los estados de ansiedad e insomnio son contrarios a la producción necesaria de dichas sustancias.

Por eso quiero recomendarte el consumo de NervSoport, cuyo complejo natural permitirá calmar estados de ansiedad, relajarte y combatir el insomnio. Factores todos que puede desequilibrar nuestra proactividad y los estados de ánimo asociados a la felicidad.

La hormona de la felicidad

En el caso de la endorfina, es conocida su relación directa con los estados neuronales relacionados con gran placer. Entre estos encontramos el orgasmo, la excitación, o el “enamoramiento”.  De allí que se asocie directamente con la felicidad de las personas.

En efecto, se ha determinado que la producción y funcionamiento adecuado de dicho neurotransmisor hace a las personas más felices consigo mismas. Al tiempo que le permite enfrentar mejor las situaciones del entorno.

La endorfina es responsable de sensaciones de bienestar y calma tanto física como mentalmente. De allí que ella actúe también como inhibidora del dolor físico y psicoemocional. Igualmente ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Llevar una vida sin nervios y con buena perspectiva mental ayuda notablemente a estabilizar los niveles de endorfina. Por ello te recomiendo NervSoport.

Te aseguro que te ayudará a encontrar estados de calma y relajación ante el estrés en que vivimos en la sociedad moderna. De allí que también contribuirá a tu felicidad del día a día.

Las personas que se enfrascan en rutinas y no le agradan los cambios y las nuevas experiencias, son proclives a no producir suficientes niveles de endorfinas para mantenerse felices.

Además, las personas que mayormente se encuentran triste y no tienen perspectivas positivas de la vida, que se aburren con facilidad y se acostumbra a ver siempre los aspectos negativos pueden tener déficit de endorfina. O, en dado caso, no estar experimentando o siguiendo hábitos que le permitan su producción.

Recordemos que la producción de endorfinas no es continua, por lo que la estimulación de su producción es fundamental para mantenernos felices. Una forma de hacerlo es manteniendo tus pensamiento en positivos. Puede leer aquí para saber cómo usar tus pensamientos para alcanzar estados de felicidad.       

Hay otros hábitos positivos que ayudarán en la producción de endorfinas, además de tener otros efectos positivos para la salud de tu cuerpo y mente.

Hábitos saludables y felicidad      

¡Ríe! Ríe mucho y por montón. Mantener un estado de ánimo grato con los demás, bromear y hacer reír a tu entorno te mantendrá en un buen estado de ánimo y estimulará la producción de endorfinas. Reírse con sinceridad y ponerle buena cara al mal tiempo resulta un hábito altamente recomendado para mantenernos siempre felices.

Alcanza tus objetivos y celebrarlos. La onda expansiva de satisfacción por el logro de una meta u objetivo ayuda a mantener óptimos tus niveles de endorfinas. Celebrar con amigos y familiares hará de estos momentos verdaderos estados de felicidad que pueden ser altamente durables.

Ejercita tu cuerpo. Está demostrado científicamente que el ejercicio regular no sólo mantiene en buen estado de salud a tu cuerpo, sino que permite estar emocionalmente más tranquilo y abiertamente felices con nuestro entorno. Mantener rutinas de ejercicios diarias es una buena opción para cultivar nuestra felicidad.

El sexo responsable siempre trae buenos beneficios. Tanto el proceso de excitación del cuerpo como el orgasmo son momentos de alta producción de endorfinas.

De allí que las prácticas regulares y responsables de la sexualidad vayan acompañadas de estados de felicidad. Además su práctica nos mantendrá de buen ánimo.

Dormir y mantener espacios de relajación fuera de los momentos de estrés diarios también constituye hábitos positivos para cultivar la felicidad en nuestro modo de vida. Si quieres alguna ayuda para encontrar momentos de relajación, te recomiendo NervSoport, no encontrarás mejor suplemento para ello.

Existen innumerables terapias para ayudar a cultivar estados de felicidad. Entre ellas los masajes y terapias de cuidado del cuerpo (saunas, baños térmicos, etc.). Igualmente, la música resulta una excelente terapia para cultivar la felicidad desde tus sentidos. Aquí te explicamos cómo la música nos ayuda en la búsqueda de la felicidad.

Todos estos hábitos, entre muchos otros, tienen una excelente espiral expansiva de felicidad. Es decir, nos permite alcanzar estados de felicidad más duraderos, así como sostener en el tiempo.

La felicidad y el entorno social

Ahora, aunque es indudable que nuestras estructuras nerviosas determinan buena parte de nuestro comportamiento y percepción de la felicidad, no todo depende de ellos. Un factor importante a tener en cuenta es el entorno social.

Un entorno social descuidado, con constantes maltratos a la personas, bien sea de parte del medio o de otras personas, no contribuirá en nada a nuestros estados de felicidad.

Igualmente, trabajos que no cumplen nuestras expectativas de vida resultan ser una gran traba para encontrar la felicidad. En especial porque en ellos pasamos buena parte de nuestro día a día durante nuestra vida.

Queda claro que no siempre podemos cambiar o transformar lo que no nos gusta y hacerlo a nuestro modo. Pero sí podemos tomar ciertas medidas que nos ayudarán al menos a minimizar el impacto negativo sobre nuestra felicidad.

Revisa cuidadosamente tu entorno y evalúa que no te gusta de él, que te perturba en tu vida diaria. Desde el espacio doméstico hasta las calles por donde caminas, el transporte que usas, las personas con las que te relacionas, etc.

Siempre podremos remodelar los espacios y cambiar el aspecto de nuestra casa, hacerla lo más agradable posible sin que pierda funcionalidad. Si está en tus límites escoger distintas rutas para ir al trabajo o para ir a los sitios que frecuentas. O intenta cambiar las rígidas rutinas e inventa salidas nuevas cada vez que puedas.

Si no te gusta tu empleo y puedes comenzar a buscar uno mejor, no esperes y comienza desde ya. Si no está en tus manos evalúa qué aspectos puedes mejorar: las relaciones con algunas personas, la estética de tu oficina, o pide un cambio en tus funciones. Siempre podemos tomar iniciativa en estos asuntos.

Participar en instituciones sin fines de lucro que se dedican a hacer obras que mejoran la vida de otros es una buena opción para participar de momentos colectivos de satisfacción. Por ejemplo fundaciones de ayuda y protección de animales.

También puedes participar en grupos de recreación, excursión o de ejercicios. A veces el apoyo mutuo ayuda a adquirir buenos hábitos y mejorar nuestras vidas.

Los millennials y la felicidad      

La generación del milenio indudablemente tiene nuevos patrones para medir la felicidad. La interconexión global de las tecnologías de comunicación e información pone a nuestro alcance herramientas antes no vistas para acceder a todo tipo de información.

Lo anterior influye en los esquemas de felicidad y de vida buena que han desarrollado las actuales generaciones influenciadas por estas tecnologías. Además, se trata de personas más cosmopolitas, influenciadas por un sin fin de informaciones, publicidades y conocimientos.

Nunca es tarde para aprender, reza el proverbio. Si estás dispuesto busca la manera de aprender a manejar estas nuevas herramientas que sin duda alguna ya son parte de la vida cotidiana de la civilización moderna. Si eres un millennial, ten en cuenta los siguientes aspectos.

Por más interconectado que estés a las redes sociales y tecnologías de comunicación, tu cerebro y cuerpo tienen límites claros. Utiliza con moderación estas herramientas y siempre deja espacio para cosas nuevas y distintas.

Asimismo, utiliza la información y conocimiento a tu disposición para cultivar tu mente y espíritu. Aprender nuevas cosas siempre contribuye en nuestra vida con satisfacciones y placeres. Las tecnologías de información actuales son una buena excusa para abrir un campo inexplorado de aprendizaje para ti.

Ten en cuenta que la velocidad de la red no es la velocidad de tu vida. Hacer altos de vez en cuando y disfrutar de otras opciones de la vida compartida siempre es positivo. Saber conectarse, es tan importante como saber desconectarse.

Si percibes que el poco uso de las nuevas tecnologías te genera ansiedad, quizá sea hora de entrenar a tu cerebro para que pueda estar momento en tranquilidad sin estos estímulos.

Para relajarte, mantener lejos los niveles de nerviosismo y alcanzar descansos nocturnos, te recomiendo NervSoport, te será de gran ayuda como complemento en tu dieta diaria.

La felicidad en el núcleo familiar

El núcleo familiar resulta un espacio fundamental para el desarrollo de nuestras conductas y concepciones en torno a la felicidad. Allí creamos nuestros primeros hábitos, consciente e inconscientemente. Y será siempre necesario cuidar de este espacio, siendo padres, hijos, hermanos, o cualquier otra relación.  

Lo primero es siempre tener en cuenta que no podemos obligar a los demás a ser felices según nuestro patrón. Padres y madres, hermanos, hijos, sobrinos, abuelos, en fin, todo el núcleo familiar tiene derecho a buscar su propio camino hacia lo que considera su felicidad.       

En este camino el apoyo familiar es fundamental, pues de él depende la formación de nuestra autoestima y de cómo nos reconocemos ante los demás.

Incluso, dejar libre a las personas para escoger o no pareja estable es un aspecto positivo. No todos nacimos para ser padres o madres y formar familia.

Incentivar el planteamiento de metas desde niños y aplaudir su cumplimiento es una buena práctica para cultiva sanos hábitos de personas felices.

El estímulo constante y las expresiones de cariño entre familiares aumentan nuestros flujos hormonales, encargados de los estados de ánimo, placer, gozo, es decir, nos estimula a sentirnos y ser más felices.

En definitiva, la felicidad es una construcción diaria que hace que valga la pena vivir la vida. Las grandes religiones nos han enseñado que siempre cultivar el espíritu y la buena voluntad, son signos de personas cualitativamente más felices consigo mismas y con su entorno.      

No dejes de practicar hábitos sanos en busca de tu felicidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *