¿Sabes que es el nivel de energía y cómo puedes elevarlo?

¿Sabes que es el nivel de energía y cómo puedes elevarlo?

Última actualización: 03-03-2019. Equipo Nutricioni

¿Sabes qué es nivel de energía? La energía es necesaria para vivir, cuando baja su nivel te sientes cansado y enfermo. ¿Quieres descubrir cómo elevarlo?

¡Me siento cansado, no tengo energía! Puedes haberlo escuchado muchas veces a la semana en tu trabajo o el transporte. Tal vez hayas utilizado una expresión como “siento como si no tuviera energía”. También puede haberte ocurrido todo lo contrario y sentirte cargado de energía.

Sabemos que en un nivel básico y elemental toda la materia está compuesta por energía y micropartículas, y que el cuerpo humano es una gran y perfecta máquina. Incluso se dice que somos unidades de carbono y que somos como una gran batería eléctrica. ¿Pero qué significa todo esto?

El organismo genera energía transformando los alimentos y bebidas que consumimos. Esta energía la aprovechamos de diversas maneras, y hay varios órganos o sistemas involucrados en este proceso.

Un día nos sentimos cargados de energía, saludables y activos y al otro nos sentimos apagados, cansados y sin ganas de nada.

Existen muchas causas para estos cambios, para la sensación de subidón y para la de agotamiento. Estas causas pueden ser fisiológicas o incluso sentimentales.

La energía que consumimos se invierte en las funciones básicas de mantenimiento de nuestro cuerpo, el metabolismo, el crecimiento y las actividades que realizamos.

Ciertos alimentos nos hacen sentir de pronto activos y otros nos hacen sentir relajados o producen una reacción en nuestro cuerpo que nos baja las pilas de pronto.

Tal vez nuestro organismo no procesa la energía de modo adecuado, no transforma los alimentos con eficiencia o se acumula en forma de grasa causando sobrepeso y desórdenes orgánicos.

Una enfermedad física o psicológica puede hacernos sentir débiles, desanimados y sin ganas de nada. O la falta de energía puede hacernos enfermar física o emocionalmente

Hoy queremos contarte sobre este tema  y brindarte información confiable y de calidad para mejorar o mantener tu calidad de vida. ¡Acompáñanos a descubrir más sobre el cuerpo humano!

La energía es el motor de nuestro cuerpo, ¡así funciona!

Según el diccionario de la Real Academia Española, la energía es la capacidad para realizar un trabajo. La otra definición es el poder, la eficacia o la virtud de hacer algo.

Médicamente es la base de todos nuestros procesos y funciones vitales. Lo que necesitamos para que nuestro cuerpo funcione.

Cada parte de nuestro cuerpo, desde el cabello hasta el cerebro, están compuestos por células. Distintos tipos de células conforman cada uno de los distintos tipos de tejidos. Hay células de piel, células musculares, células de hígado, células de páncreas, células pulmonares, y así continuamos.

Las funciones de cada parte de nuestro cuerpo están reguladas por el cerebro, el órgano que controla todo el conjunto de la súper máquina humana.

A su vez el cerebro está compuesto por neuronas que almacenan la memoria y que dan las órdenes a todo nuestro cuerpo sobre qué hacer, cuándo hacerlo y cómo hacerlo. Las neuronas son un tipo de células que comunican las órdenes entre ellas y al resto del cuerpo por medio de los nervios del sistema nervioso central.

¿Cómo lo hacen? Emitiendo y recibiendo señales eléctricas. Estos pequeños “rayos” deben viajar de neurona en neurona, de célula en célula por todo nuestro organismo.

Recorren todo el sistema neural, nervio a nervio desde el cerebro hasta digamos el músculo y el tendón del dedo índice, para contraer el dedo y pulsar el botón, así fue como ingresaste en esta página.

Recorren todo el camino desde el cerebro hasta tu corazón ordenándole contraerse, luego otro impulso ordena relajarse, el próximo ordena contraerse, y así se mantiene tu ritmo cardíaco.

Los estímulos que recibimos con nuestros sentidos del mundo exterior se convierten en pequeñas señales eléctricas que viajan, por ejemplo, desde la pupila y la retina por el nervio óptico hasta tu cerebro.

Allí al mezclarse con otras señales eléctricas recuperan información de tu memoria y se mezclan con las señales de los ojos dándote la impresión de tu entorno. Así absolutamente cada proceso de tu cuerpo depende de la energía y el uso que se le dé a la que obtenemos.

Energía necesaria y equilibrio entre el consumo y gasto de energía

El cuerpo necesita una cantidad exacta de energía para funcionar. Solamente para mantener las funciones vitales, tales como el metabolismo, la comunicación celular, la digestión, la respiración, la circulación y cada uno de los procesos del cuerpo.

Estos procesos se realizan de forma automática por medio del sistema parasimpático, una ramificación del sistema nervioso central. Todos lo demás, como el movimiento, se realiza con energía adicional.

Si no consumimos alimentos y nutrientes suficientes, nuestro cuerpo debe esforzarse en realizar las funciones básicas, además de todas las actividades que decidamos realizar. Cada actividad humana genera un consumo de energía, desde el mero hecho de pensar en realizarla, hasta la ejecución, es decir, el movimiento mismo.

El cuerpo humano genera varios tipos de energía:

  • La energía eléctrica: la que se genera a través de células y tejidos, esta forma el campo eléctrico necesario para la comunicación entre las células.

  • La energía magnética: son campos biomagnéticos producidos por la actividad de las neuronas y otras células.

  • La energía calorífica: Es la que se forma y mantiene los tejidos, convirtiendo la energía y los impulsos eléctricos en los movimientos de los músculos y todas las demás funciones corporales.

  • La energía química: es la que producen las reacciones químicas en las células y órganos del cuerpo. Esta energía se mide en niveles.

Cuando consumimos pocos alimentos o que solo aportan energía calórica pero no aportan los nutrientes necesarios para la formación y liberación de enzimas y hormonas, ocurriendo un desequilibrio energético en el cuerpo.

Este desequilibrio puede apreciarse visiblemente en el aumento o pérdida de peso, si consumes calorías o alimentos insuficientes, bajarás de peso, si consumes calorías vacías excesivas aumentarás de peso.

Pero además, hay otros desequilibrios energéticos que se pueden presentar en el organismo y no son tan fáciles de medir hasta que empiezan a fallar las funciones orgánicas.

A nivel muy básico podemos tener una falla en las glándulas suprarrenales, bien sea por que no consumimos los nutrientes adecuados o por una alimentación baja en calorías que haga fallar nuestro cuerpo.

Contador de Calorías

¿Cómo obtenemos energía? El metabolismo transforma los alimentos en energía

El cuerpo humano obtiene la energía de la digestión de los alimentos que consumimos. Por eso es que se habla de las calorías que consumimos y que debemos consumir las calorías necesarias para el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Consumir más calorías de las que necesitamos hace que el cuerpo almacene una cantidad de esa energía que no pudo gastar, transformándola en un tipo de tejido del que luego pueda echar mano cuando le falta la energía necesaria para funcionar.

¿Qué son las calorías? Caloría es el nombre que se le da a la cantidad de energía que el cuerpo gasta o la cantidad de energía que un alimento aporta al consumirlo.

El metabolismo un conjunto de cambios físicos y químicos que ocurren dentro de nuestro cuerpo luego de que digerimos los alimentos, es decir, a los nutrientes que ingerimos. Este proceso tiene como objetivo transformar en energía todo lo que podamos de los alimentos.

Ocurre a nivel de las células, produciendo intercambio de energía y adicionalmente desencadenando otros procesos en el cuerpo, como el crecimiento, la reproducción, el mantenimiento y reparación de los tejidos de cada órgano o la formación de nuevas células.

Incluso la respuesta de nuestro cuerpo entero a los estímulos, sean internos o externos depende de un correcto metabolismo.

Existen dos tipos de funciones metabólicas:

  • Anabolismo: son sustancias alimenticias que se transforman en otro tipo de materia biológica. Como pueden ser convertir las proteínas ingeridas en músculo.

  • Catabolismo: se libera energía y se destruyen los sobrantes.

Estos ciclos deben cumplirse adecuadamente, si nos falta la energía aún las células trabajarán más.

¿Qué sucede cuando tenemos un nivel bajo de energía?

Cuando nuestro nivel de energía baja nuestro sistema inmunológico es vulnerable y podemos contagiarnos con cualquier virus o desarrollar cualquier enfermedad. Nuestro cuerpo se siente pesado, cansado, sin fuerzas, y nos es difícil realizar nuestras actividades diarias, el simple hecho de caminar, y hasta pensar ya nos agota.

¿Esto por qué sucede? Sencillo, nuestro cuerpo al usar más energía de la que está consumiendo o al faltarle ciertos nutrientes básicos para la función del metabolismo no puede realizar todas las actividades y funciones correctamente.

Por el contrario, cuando usa menos energía de la que consume, acumula el exceso de energía en forma de grasa y eso sobrecarga el cuerpo restándonos salud y fatigándonos.

Ahora bien, si luego de revisar tu alimentación y decidir que estás consumiendo todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de tu organismo descubres que sigues sintiéndote bajo de energía, esto puede tener diferentes causas:

  • Deficiencia de vitaminas y minerales: una dieta baja en vitaminas y minerales nos hará sentir cansados y producirá desequilibrios en nuestras funciones corporales.

  • Baja exposición solar: la luz solar tiene un efecto beneficioso en nuestro organismo, el estímulo de la luz en nuestro organismo afecta varios ciclos metabólicos necesarios para el organismo.

  • Mal dormir: un ciclo invertido del sueño, en el que trabajamos de noche y dormimos de día durante las horas de exposición solar puede afectar nuestra producción de melatonina.

También pueden afectarnos las luces nocturnas, ejemplo luces brillantes o reflectores, el brillo led de los electrodomésticos en nuestra recamara.

Los despertadores o hasta el bombillito del televisor pueden afectar nuestra producción de melatonina y hacernos sentir agotados durante el día

  • Mal funcionamiento de las glándulas: suprarrenales, la pituitaria, la tiroides u otros problemas metabólicos. Las glándulas de nuestro cuerpo generan procesos metabólicos encargados de regular la función de órganos diferentes e incluso capaces de cambiar nuestro estado de ánimo.

  • Depresión y estrés: tal vez el problema no es físico únicamente, la depresión y el estrés pueden hacernos sentir agotados, cansados, desanimados o faltos de energía aún cuando estemos físicamente sanos.

Estas son algunas de las causas de que tu energía baje. ¿Cómo podemos solucionarlo?

¿Dónde y cómo podemos obtener energía?

La energía la obtenemos de los alimentos  y bebidas que ingerimos. Podemos alimentarnos muy sanamente y aún así no recibir todos los nutrientes necesarios, o recibirlos en cantidades insuficientes.

Esto lo puedes solucionar consumiendo un multivitamínico o algún suplemento alimenticio que ayude a activar las glándulas suprarrenales.

Aquí te presentamos algunos consejos para mejorar tus niveles de energía que aunados a una buena alimentación y a los suplementos te ayudarán a mejorar tus niveles de energía y sentirte mejor, más saludable y más activo.

  • Desintoxicar el hígado: lo hará trabajar de manera más eficiente, al igual que consumir más hierro.

  • Consume más proteínas: preferiblemente carnes blancas y frescas y si consumes de las rojas, consúmelas limpias, los cortes con menos grasas, y frescos los ahumados contiene demasiado sodio.

Esto ayudará a producir más energía y a tener suficiente alimento para tus músculos.

  • Reduce tu consumo de carbohidratos y reduce o elimina el azúcar: demasiados carbohidratos se transforman en azúcar en sangre.  

La glucosa en exceso hace que el cuerpo genere mayor cantidad de insulina, lo que hace que se queme muy rápidamente esa azúcar y nos hace sentir desanimados y cansados, sin energía.

Este ciclo de azúcar, insulina, más azúcar, más insulina daña el hígado y el páncreas, entre otros órganos.

Tanto el exceso de azúcar como el exceso de insulina se almacenan como grasa corporal y engordas.

  • Consume mucha agua pura y fresca: sin añadidos, no cuenta el agua que le agregas al juego, no cuenta el té, el café, ni mucho menos los juegos y sodas comerciales.

La deshidratación también hace sentir cansancio y fatiga, y produce desequilibrios en tus órganos.

  • Haz ejercicios: gasta la energía adicional y quema calorías.

Esto no solo evita que acumules grasas, también libera hormonas que te hacen sentir más animado y favorece la función suprarrenal y de las demás glándulas, como la tiroides.

  • Mejora tus hábitos de sueño: evita cualquier fuente de luz mientras duermes. La más mínima cantidad de luz afectará tu producción de melanina y por tanto tu nivel de energía durante el día.

Mejora tus niveles de energía con vitaminas y minerales

Cuando las glándulas suprarrenales no funcionan correctamente también se presentan síntomas de fatiga extrema. Las causas pueden ser que las propias glándulas estén agotadas, o que otra glándula, la pituitaria, que es la encargada de enviar las señales para que funcione correctamente, no esté trabajando bien.

Puede no enviar las señales o bien estas se pierden en el camino. Esto produce síntomas de cansancio y desánimo y cuando es muy grave, puede presentarse el síndrome de fatiga crónica. Este trastorno nos hace sentirnos agotados constantemente, incluso solo por leer o pensar.

Esto puede corregirse siguiendo las recomendaciones del apartado anterior y consumiendo un adecuado nivel de minerales y vitaminas, como hierro, selenio, magnesio, vitamina C, vitamina E, vitamina D y complejo B.

Todas ellas son importantes para la función celular y mejorar el intercambio de energía, entre las células y los tejidos del cuerpo.

Los pacientes de síndrome de fatiga crónica han encontrado alivio en sus síntomas tomando suplementos de apoyo adrenal como SupraEnergía.

SupraEnergía aporta vitaminas y minerales importantes, como la vitamina C y la B6, más todos los beneficios contenidos en el ginseng, la acerola, el astrágalo, la rhodiola y la albahaca. Esta combinación es útil para mejorar los niveles de energía activando la función de las glándulas suprarrenales y, activar y fortalecer el sistema inmune.

Ayuda a bajar los niveles de estrés, controlar los síntomas de la depresión, el síndrome premenstrual y el insomnio, entre otros problemas del sueño. Puede ser un poderoso aliado para luchar contra el síndrome de fatiga crónica mejorando los niveles de energía. Adicionalmente, y como un bono nada desdeñable, ayuda con la agilidad mental y mejora la memoria.

SupraEnergía es un coadyuvante del sistema circulatorio. La raíz de                                                                                                               Ashwagandha que está en su fórmula ayuda a luchar contra el estrés, la fatiga nerviosa, mejora los estados de alerta, e incluso puede influir en estados mentales alterados, funcionando como un antipsicótico.

¡Sin duda SupraEnergía es un gran aliado cuando sientes que estás bajo de energía!

Ejercicio, nutrición, un suplemento alimenticio y ¡presto!

Una vez que incluimos en nuestra vida hábitos saludables en los que cabe destacar exponernos unos 15 minutos diarios a la luz solar notarás pronto una gran mejoría.

El ejercicio será un gran aliado, pues te ayudará a liberar energía, consumir los excesos de grasa, azúcares y energía consumida. También pondrá a tono tu sistema circulatorio, fortalecerá tu corazón, fortalecerá tu aparato respiratorio y activará tu sistema inmune y activará tu metabolismo.

La alimentación es clave, la recomendación es evaluar las necesidades mínimas de nutrientes requeridos por el cuerpo humano en una tabla nutricional. Visita un nutricionista o nutriólogo, él te ayudará a evaluar tus necesidades adecuadamente según tu peso, edad, sexo y hasta tu raza y constitución física.

Añade vegetales frescos y multivitamínicos a tu dieta, así como un compuesto de ayuda adrenal, para activar tus glándulas y elevar tu nivel de energía.

Activa tu metabolismo, muévete, sé activo. paradójicamente eso te hará sentir más enérgico y más animado. Si nada de esto funciona acude a la consulta de tu doctor de tu profesional de salud de confianza.

Y relájate, algunas veces la fatiga y la depresión pueden proceder del estrés, así que tómate un par de días para ti y te sentirás restablecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *