Molécula de ADN que se forma dentro del tubo de ensayo en el análisis de sangre. Imagen 3D, imagen conceptual

¿Sabes el tipo de sangre que corre por tus venas?

¿Sabes el tipo de sangre que corre por tus venas?

Última actualización: 04-02-2019. Equipo Nutricioni

“Porque la vida de la carne en la sangre está” (Levítico 17:11). La referencia bíblica resume en pocas palabras la importancia de tan preciado líquido que fluye por todo nuestro organismo.

La sangre es un tejido líquido que corre por venas y arterias, transportando elementos esenciales necesarios para llevar a cabo las funciones vitales.

La cantidad de sangre en una persona depende de su edad, peso, sexo y altura. Un hombre adulto promedio tiene entre 4,5 y 6 litros de sangre, lo que representa un 7% de su peso corporal.

La sangre es como un río que transporta desde principios nutritivos para las células como los desechos que estas generan, llevan oxígeno y extraen el anhídrido carbónico, incluso controlan la temperatura corporal.

La sangre está compuesta por el plasma que representa la parte acuosa y es muy rica en proteínas, destacándose la albúmina, los factores de coagulación y las inmunoglobulinas.

Otra pieza de su composición son las plaquetas. Estos fragmentos celulares son importantes porque impiden que la sangre se derrame cuando se producen lesiones en las paredes de los vasos sanguíneos, creando un tapón plaquetario y ayudando con la cicatrización de la herida.

Dos glóbulos el blanco y el rojo también forman parte importante de su composición, el primero llamado también leucocito, se encarga de defender al organismo contra el ataque de agentes externos (virus, parásitos, bacterias y hongos).

Los glóbulos rojos o eritrocitos poseen mayor población en la sangre, ayudan a transportar el oxígeno por el cuerpo, la proteína o hemoglobina que lo compone es de color roja, lo que le da el tono rojizo a la sangre.

No existe entonces mayor ingeniería biológica que el diseño de este vehículo de vida, sin hacer alusiones a algo divino, es obvio que todo lo que compone nuestro cuerpo tiene una funcionalidad vital, pero sin la sangre se secarán.

La vida contenida en la sangre puede donarse, existe un procedimiento médico llamado transfusión de sangre, desarrollado para restituir los elementos de la misma a un cuerpo que ha perdido mucha debido alguna eventualidad.

Este procedimiento no es sencillo, puesto que aun siendo de la misma especie, los seres humanos entre sí poseemos distintos tipos de sangre, que no son compatibles en ciertos casos. ¿Sabes cuál es tu grupo sanguíneo? te invito a conocerlo.

Manos medicas sosteniendo dos recipientes con sangre

Las transfusiones un paso para el descubrimiento de los tipos de sangre

Hay historias que comienzan con una leyenda y esta se relaciona con la Iglesia católica, comandada por el papa Inocencio VIII en el 1492.

El pontífice, muy enfermo, recurrió a un método escabroso, que requirió según consejo de su médico tratante la sangre de tres niños de 10 años, la cual bebería para poder recuperar su salud y alargar su vida.

En el procedimiento, tanto los niños como el pontífice murieron, esta historia se relata en el “Diarius urbe Romae” escrito por Stefano Infessura, y se considera como el primer intento de transfusión de sangre en la historia médica.

Para el  año de 1667, otro intento documentado por el doctor Jean Baptiste Denys, culminó en la muerte del paciente al intentar tratar a un paciente de sífilis con sangre de perro.

El intento de donar sangre de un humano a otro también terminaba en el deceso tanto del paciente como del donante, eso llevó a un estudio minucioso de la sangre, descubriéndose que existían varios tipos.

Para 1901 Karl Landsteiner expone el sistema ABO y declara que las transfusiones no son compatibles entre personas de diferentes tipos. 39 años después expone que existe un nuevo factor, el Rhesus (Rh).

Para el año de 1914, el médico Argentino Luis Agote desarrolla una técnica para conservar la sangre humana luego de extraerla, adicionando citrato de sodio.

Esta técnica permitió que en 1936 se organizara el primer banco de sangre en Barcelona–España durante la Guerra civil, de esta forma se pudo tratar a pacientes que tenían enormes pérdidas de sangre por heridas en el frente de batalla.

Prueba de glucosa para comprobar los niveles de la sangre

Grupos sanguíneos ABO

El problema que buscaba solucionar las transfusiones de sangre encontraba un obstáculo gigantesco y un camino directo a la muerte hasta que Karl Landsteiner logro encontrar la razón, “existen varios tipos de sangre”.

Su trabajo de caracterización de los tipos sanguíneos ABO le valió en 1930 el Premio Nobel de Medicina, dividiendo la sangre en varios grupos  y sorteando el obstáculo de muerte en el tratamiento con transfusión de sangre.

Un grupo sanguíneo es una tipificación de la sangre siguiendo las características presentes en la superficie de los glóbulos rojos y en el suero de la sangre.

La primera clasificación lograda por Landsteiner fue el sistema ABO, donde logró separar la sangre según dos tipos de los antígenos, a los que llamó antígeno A y antígeno B.

Al estudiar los glóbulos rojos de varias muestras logró dilucidar que existían tres grupos sanguíneos, el grupo A que poseía el antígeno A, el grupo B con el antígeno B y el grupo O que nos poseía antígenos.

También encontró que el grupo A poseía anticuerpos contra antígenos B en el plasma y viceversa, el grupo O por su parte poseía los anticuerpos para ambos antígenos.

Surge luego un nuevo grupo el AB, grupo que poseía los antígenos A y B en su superficie pero no poseía anticuerpos para ninguno de los dos.

Los anticuerpos durante las empíricas transfusiones reaccionaban inmunológicamente, provocando hemólisis, anemia, fallo renal, choque circulatorio y muerte, sin duda antes de este descubrimiento, recibir el tratamiento era como jugar a la ruleta rusa con todas las balas puestas menos una.

Casi cuatro décadas después, Landsteiner revoluciona nuevamente el sector médico introduciendo la teoría probada del factor Rhesus (Rh), cuya presencia le daba el carácter positivo o negativo a cada grupo.

Con esta información se establecieron pruebas sencillas para la tipificación de la sangre de las personas y clasificarlas por si necesitan un futuro tratamiento de transfusión de sangre.

Conociendo el factor Rh

Ya sabemos que no todos los seres humanos tenemos la misma sangre, que esta se clasifica en distintos grupos sanguíneos.

Estos grupos se definen por la presencia o ausencia de antígenos específicos, permitiendo su identificación y posterior uso para transfusiones sanguíneas.

Hay un factor muy especial lejos de los grupos sanguíneos que también define el tipo de sangre que poseemos.

Este factor que puede o no estar presente se conoce como Rhesus o Rh, este nombre representa a una proteína específica que se encuentra en los glóbulos rojos.

Cuando esta proteína Rhesus se encuentra presente en los glóbulos rojos se dice que se posee un factor Rh positivo, su rara ausencia se conoce como factor Rh negativo.

De esta forma todos los grupos sanguíneos ABO tienen sus variantes positivas o negativas según sea el caso.

Su peculiar nombre se debe a la forma en la que fue descubierto, pues dicho factor se refiere a los macacos Rhesus, a los que se les usa en investigaciones sanguíneas debido a su similitud fisiológica con nosotros los humanos.

En su sangre se descubrió el factor Rh, al contrastar estos resultados con los humanos, se comprobó que también el factor estaba presente en nuestra sangre.

El factor Rh no influye en nada en nuestra salud, aunque estudios en relación a la diabetes concluyen que el factor Rh positivo es más propenso a desarrollar la enfermedad, pero esto depende también de otros factores.

Si existiera un leve descontrol de la glucosa en la sangre, remedios naturales como Azúcar en la Sangre puede ayudar en el manejo de los niveles de azúcar.

Es importante conocer el tipo de factor que se posee, ya que el Rh negativo es incompatible con el positivo, esto representa un riesgo durante el embarazo por ejemplo, cuando la madre y él bebe poseen distintos factores Rh.

Para estos casos se debe hacer un estudio previo en el embarazo para establecer un tratamiento que impida la incompatibilidad y sus consecuencias.

¿Cómo se establece el patrón para donar sangre?

Según los datos ya comprobados se establecieron los siguientes parámetros para lograr transfusiones de sangre exitosas, estos son:

El grupo O negativo: Puede donarle a todos los grupos pero solo recibir del grupo O negativo.

El grupo O positivo: Puede donarle a los grupos A+, B+, AB+ y O+, recibiendo solo del O- y O+.

El grupo A negativo: Puede donarle sangre a los grupos A-, A+, AB- y AB+ y recibir donación de los grupos O- y A-.

El grupo A positiva: Puede donarle sangre a los grupos A+ AB+ y recibir donación de los grupos O-, O+, A+ y A-.

El grupo B negativo: Su sangre puede ser donado a los grupos B+, B-, AB+ y AB-, solo puede recibir sangre de los grupos O- y B-.

El grupo B positivo: Su sangre puede ser donado a los grupos B+, AB+, solo puede recibir sangre de los grupos O+,O-, B+ y B-.

El grupo AB negativo: Pueden donar sangre a los grupos AB- y AB+ y recibir sangre solamente de los grupos O-, B-, A-, AB-.

El grupo AB positivo: Pueden donar sangre solo al grupo AB+ y recibir sangre de todos los grupos sanguíneos.

Mujer madre, le toma la el nivel de sangre a su hijo

Herencia sanguínea

Nacer en un grupo sanguíneo específico depende de un gen y tres alelos A, B y O, como ya se ha venido hablando.

El alelo A y el alelo B son dominantes sobre el O, es decir, una pareja cuyas sangre sean A y O respectivamente, dominará siempre el factor A en sus hijos.

Las personas del tipo AB tienen ambos genotipos debido a que la relación entre los alelos A y B es de codominancia.

Por lo tanto, es imposible que padres progenitores AB tengas hijos con la sangre tipo O, al menos que ocurra un fenómeno conocido como fenotipo Bombay o alguna otra mutación.

El factor positivo o negativo del grupo heredado (factor Rh) depende de la presencia del antígeno D en la superficie del glóbulo rojo, siendo positiva si existe y negativa si no.

La herencia del factor Rh se compone de dos genes, que se heredan del padre y de la madre siguiendo un patrón común, donde el gen Rh+ es el dominante, prevaleciendo sobre el Rh-.

Así podemos predecir el factor Rhesus de un nuevo individuo si sus progenitores tiene el gen positivo este heredará el positivo.

En el caso que los padres transmiten los genes negativos, el factor Rh heredado será el negativo y en el caso de que los padres posean distintos genes, tendrá dominancia el gen positivo.

Estos mismos patrones de herencia genética se establecen también en enfermedades como la diabetes, estudios sostienen que si una persona posee la enfermedad esta puede tener un alcance genético hasta dos generaciones siguientes.

Las personas con factor Rh son más sensibles a desarrollar esta afección y perder el control de sus niveles de glucosa en sangre, es por ello que existen remedios naturales como Azúcar en la Sangre con melón amargo que ayuda mantener esos valores.

Importancia de los tipos de sangre

La sangre posee características propias que son inherentes a su identificación y poseen gran importancia, una de estas es el grupo sanguíneo.

Ya conocemos que es una cualidad de los glóbulos rojos en la superficie de sus paredes, donde se hacen presente o no ciertos antígenos que permiten su tipificación.

Pruebas de laboratorio permiten establecer a qué grupo y a que factor pertenece la sangre de determinada persona.

Estas pruebas se hacen con la finalidad de poder establecer un perfil médico al momento de recibir una transfusión de sangre.

La técnica de transfusión de sangre se aplica cuando existe una pérdida masiva de la misma o se presentan cuadros anémicos severos y se necesita una restitución de glóbulos rojos.

En otros casos como la falta de plaquetas, también se hace imperativa una transfusión para su restitución.

Esta técnica médica sería una trampa mortal si no se conociera los grupos y factores sanguíneos, ya que al mezclar sangres no compatibles se activan los anticuerpos del organismo dando una respuesta inmune que podría ocasionar la muerte al paciente tratado.

Es importante su conocimiento también en los casos de embarazo donde la madre posea el factor Rh negativo, puesto que permitiría establecer un tratamiento previo a la gestación y durante ella, evitando que el bebé en formación sea atacado.

Los anticuerpos de la madre destruirían las células sanguíneas del feto produciendo la muerte intrauterina o el nacimiento de un bebé anémico.

Los trasplantes de órganos también consideran el tipo de sangre como factor para establecer los posibles donantes, ya que estos antígenos pueden encontrarse de igual forma en las células de los órganos a trasplantar.

El tipo de sangre también es considerado al momento de evaluar la predisposición genética de una persona a ciertas enfermedades como la diabetes.

Recomendamos entonces realizarse una prueba para conocer su grupo y factor sanguíneo y mantener la salud de su sangre con remedios naturales como Azúcar en la Sangre.

Enfermedades según el tipo de sangre

La medicina preventiva a tratado de establecer patrones de estudio para poder dar seguimiento a las distintas enfermedades que atacan a los seres humanos, con la finalidad de establecer una barrera defensiva antes ellas y estar mejor preparados al momento de su ataque.

Una manera sencilla de establecer estos patrones es estudiando la incidencia de las enfermedades según el tipo de sangre de cada persona.

El factor Rhesus (Rh) predominante en el mundo es el positivo, entre los grupos más dominantes en orden descendente está el O, A, B terminando con el AB, luego esta lista se repite con los de factor Rh negativo.

Según la data historial médica de hospitales en países como México y Estados Unidos, las personas con el factor Rh positivo son los más propensos a enfermarse.

Las enfermedades de mayor riesgo que pueden presentar son problemas cardiovasculares, diabetes, cáncer, artritis, entre otros.

Las personas que están en el grupo del factor Rh negativo no nacen inmunes a esas enfermedades pero estadísticamente se colocan en una posición ventajosa.

Clasificándose por grupos los que pertenecen al grupo O y A positivos son los que lideran las listas de enfermos en dichas estadísticas, es algo obvio ya que ese tipo de sangre es la más común entre la población mundial.

Lo que sorprende de estos estudios es la incidencia del factor Rh, pero se necesitará más investigaciones para establecer conclusiones más exactas.

Mientras el cuidado de salud implica también mantener limpia nuestra sangre, esto se logra con una dieta balanceada, preferiblemente de alimentos orgánicos, protegerse de ambientes tóxicos y practicar ejercicios de forma regular.

Una manera natural de mantener la salud de la sangre cuando aún no se logra dejar los vicios nocivos del cuerpo es Azúcar en la Sangre, una cápsula contiene el poder de limpiar tu sangre de concentraciones exageradas de glucosa que pueden terminar dañando el resto de tus órganos vitales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *