¿Sabe usted cuales son los ciclos del sueño?

¿Sabe usted cuales son los ciclos del sueño?

Última actualización: 11-01-2019. Equipo Nutricioni

Comencemos por definir el sueño para entender mejor el tema. Esta palabra proviene del latín somnus y hace referencia al acto de dormir y también al hecho de tener sueño.

El cuerpo necesita el sueño; es una actividad reparadora para todo el cuerpo y es en ese periodo de dormir, en el que las células se reparan y regeneran.

La persona que duerme completo, es decir, el número de horas con las que se siente descansada; rinde en su tiempo de vigilia y actividad, es más productivo y tiene un mejor estado de salud en general.

Para conseguir un sueño reparador prueba la mejor fórmula para el sueño que existe en el mercado MelAmino.

Todos los seres humanos necesitamos tiempo de descanso, incluso los animales se toman estos periodos para no hacer nada.

Dormir es un periodo de descanso para la mente y el cuerpo; y es fundamental hacerlo, ya que de esta forma se reparan y completan todos los procesos orgánicos de nuestro cuerpo.

Estos tiempos tienen que ser respetados, pues de lo contrario nuestra salud se deteriorará por completo.

El sueño tiene sus ciclos, y cada ciclo comprende sus etapas.

En un tiempo de verdadero descanso, es decir que sea de 8 horas aproximadamente, hay de 4 a 5 ciclos de sueño.

Cada uno de estos ciclos, comprende 5 etapas.

Cada ciclo dura entre 90 minutos y 120 minutos, lo que recomiendan los especialistas es tener 5 a 6 ciclos de sueño en una noche para que sea reparador.

Los ciclos del sueño y todo lo relacionado con su estudio, se puede llevar a cabo gracias a la ayuda de diversos medidores utilizados en la medicina de diagnóstico.

El electroencefalograma, el electro-oculograma y electro-miograma permiten el registro de las actividades cerebrales, del ojo y del aparato músculo esquelético respectivamente.

Estos registros aportan un mayor conocimiento del sueño, sus enfermedades y cómo  curarlas.

Etapas del sueño

Las etapas del ciclo del sueño van de esta forma: 1, 2, 3, 4, y REM (movimiento rápido del ojo). Estas etapas van avanzando progresivamente; y en este mismo orden.

Etapa 1

Se caracteriza por un estado de adormecimiento o somnolencia; es un sueño ligero que dura 10 minutos y es una etapa de transición entre la vigilia y el sueño.

Algunas personas perciben contracciones repentinas de los músculos, presentan alucinaciones y la impresión de caer en el vacío.  En el tiempo total del sueño esta etapa ocupa el 10 por ciento.

Etapa 2

En ella se suspende el movimiento de los ojos, las ondas del cerebro se tornan más lentas y ocasionalmente se presentan picos de aceleración.

El ritmo respiratorio y el cardíaco se reducen; esta etapa tiene actividad de ondas theta y otras ondas llamadas complejo K, que actúan inhabilitando a la persona para despertar. Esta etapa consume el 50 % del tiempo total de sueño.

Etapa 3

Las ondas cerebrales se ralentizan en extremo, son llamadas ondas delta y se suceden alternadamente con ondas más rápidas y cortas.

En ella pasamos de 2 a 3 minutos y es una etapa de transición hacia la profundización del sueño.

Etapa 4

Se define por las ondas delta casi de forma exclusiva, estamos en el sueño profundo.

No hay movimiento de los ojos ni actividad muscular. Es difícil despertar a quien se encuentre en esta etapa. El ritmo respiratorio y el cerebro funcionan muy lentamente.

Esta etapa ocupa el 20 % del tiempo total de sueño; en ella determinamos  la eficacia y la calidad del sueño; es decir, si pensamos que fue restaurador o por el contrario no lo fue.

Etapa REM

En esta etapa se presenta un movimiento del globo ocular muy particular. Es aquí donde soñamos y podemos absorber mucha información, puesto que nuestro cerebro está muy activo y en estado de vigilia. La mayoría de las personas pueden experimentar tres a cinco periodos de sueño REM en una noche, ocupando el 25 % del tiempo de sueño.

Enfermedades o trastornos del sueño

  • Los pacientes con cuadros psicológicos o psiquiátricos son propensos a padecer trastornos del sueño.  
  • El bruxismo se considera una parasomnia o enfermedad que produce insomnio. Consiste en rozar los dientes de arriba con los de abajo mientras se está dormido, y evita que la persona profundice en el descanso.

  • El sonambulismo consiste en hablar o realizar actividades mientras se encuentra dormido.
  • La enuresis también está incluida como una enfermedad vinculada al trastorno del sueño. La enuresis es la incontinencia urinaria y para ser catalogada como enfermedad, tiene que padecer como mínimo dos veces por noche durante un periodo de tres meses.
  • El insomnio puede ser producido por alguna enfermedad de base tal como la obesidad, la diabetes y ciertos desórdenes glandulares; especialmente de la tiroides, o algún tipo de cardiopatías respiratorias. También los malos hábitos pueden ser desencadenantes de esta enfermedad.

Si padeces de insomnio y estás cansado de probar uno y otro medicamento sin que ninguno te ayude a resolver el problema, te invito a probar MelAmino, el suplemento más completo y natural que existe en el mercado.

También existen fármacos que alteran el sueño y por consiguiente sus ciclos. Estos se pueden clasificar en tres grupos:

  • Hipnóticos. Cuando aumentan las horas de sueño.
  • Antihipnóticos. Cuando acortan el tiempo de sueño.
  • Los que alteran los ritmos circadianos como la melatonina.

Hierbas y vitaminas que favorecen el buen dormir

Afortunadamente la naturaleza nos provee de infinidad de alimentos y plantas para mejorar nuestra salud. Vamos a explorar algunas hierbas y vitaminas que nos pueden ayudar a dormir mejor.

Vitaminas

Un suplemento de vitamina B en complejo te puede ayudar a ordenar los ritmos del metabolismo, reducir el estrés y mejorar las capacidades del cerebro como la memoria y la concentración. Por lo tanto, te ayudará a superar las dificultades que tengas para dormir plácidamente.

La vitamina B12 es quizás la más importante; ya que ella es la encargada de controlar el sistema nervioso, por ende genera tranquilidad para dormir.

Esta vitamina también es generadora de melatonina, que es una sustancia que ajusta los ciclos y etapas del sueño. La encontramos en los lácteos, hígado y carnes.

La vitamina B1 previene la depresión, los dolores de cabeza y el cansancio; todos ellos factores que trastornan los ciclos de sueño. La encontramos en la levadura, el pan integral, los guisantes y las yemas de los huevos.

Por último la vitamina B3 es especial para producir energía en el cuerpo y la falta de ella ocasiona mal dormir, pérdida de memoria, dolores de cabeza y cambio de humor. La encontramos en la mayoría de las legumbres.

Hierbas

Con respecto a las hierbas, una buena infusión ayuda mucho a conciliar un buen sueño. Existen muchas, sin embargo aquí hablaremos de las que se consideran más conocidas.

La valeriana es excelente, quizás una de las mejores hierbas para calmar la ansiedad y relajarse; por lo tanto ayuda para dormir bien. También es un sedante natural, además de ayudar con la migraña y los vómitos.

Un buen té de hojas de tilo calma los nervios y controla la ansiedad; por lo tanto relaja y ayuda a conciliar el sueño.

La manzanilla es un buen sedante, aparte de calmar malestares estomacales.

La Passiflora es especial para inducir al sueño y mejorar su calidad. Es un sedante natural y calma la ansiedad.

El magnesio, un mineral reparador del sueño

Aparte de las hierbas y vitaminas que ayudan a mejorar el sueño, también están los minerales y los aminoácidos para contribuir con esta incomodidad. El magnesio y el L-teanina, están entre los mejores.

El magnesio es llamado el mineral antiestrés, puesto que tiene propiedades calmantes. Este mineral es muy importante para la vida humana, animal y vegetal.

Es un elemento químico que se encuentra en los huesos y tiene un papel esencial en la actividad de las coenzimas y de la absorción del calcio, la vitamina C, el sodio, el potasio y el fósforo.

El magnesio interviene en el proceso de elaboración y funcionamiento de las neuronas, puede actuar como energizante y calmante a la vez.

En los momentos de estrés se pierde magnesio; si es mucho el estrés, se pierde mucho magnesio.

El magnesio ayuda en el tratamiento natural del estrés y la depresión.  Favorece el sueño y la relajación. Restablece y mejora el funcionamiento del sistema nervioso y neuronal.

La cantidad recomendada es de 300 a 350 miligramos diarios persona. Lo encontramos en alimentos como las nueces, el germen de trigo y cereales como el arroz y la avena. También en las legumbres y las hojas verdes, los limones y cítricos. La alfalfa, la hierbabuena y la manzanilla son fuentes herbáceas de magnesio.

El magnesio está contenido en el producto MelAmino, pruébalo.

Este producto está compuesto por una fórmula avanzada que ayuda a mantener el buen sueño. Está elaborado con productos de alta calidad entre hierbas, vitaminas, minerales y aminoácidos; juntos, contribuyen a que tengas un sueño reparador y placentero.

Aminoácidos, para un sueño como debe ser

L – teanina. Es un aminoácido presente en el té verde y el té negro. Tiene propiedades estimulantes de las ondas alfas en el cerebro. Ayuda a la relajación y la meditación.  El té verde es una bebida que está asociada a la meditación budista.

La teanina reduce el estrés y mejora la concentración. Tiene efectos protectores sobre las neuronas y las células nerviosas y activa las diferentes áreas del cerebro.  Posee propiedades ansiolíticas desarrollando la memoria.

Es un elemento muy beneficio para la salud de todo el cuerpo y del cerebro. Es antioxidante y mejora el estado de ánimo.

Por todo lo anterior la teanina es un componente ideal en el tratamiento de la falta de sueño.

5 – HTP. El nombre de este componente es 5 hidroxitriptófano. El triptófano es un aminoácido esencial para el cuerpo, ayuda a mantener la salud del sistema inmunológico y del sistema cardiovascular.

Este aminoácido es el encargado de la síntesis de la melatonina, hormona que ayuda a regular los ritmos circadianos y favorecer el descanso nocturno. También de la serotonina, neurotransmisor responsable de mantener en equilibrio los estados de ánimo. Es decir, el triptófano contribuye a un mejor aprovechamiento  de estas sustancias y aumenta sus niveles.

Ha sido utilizado para mejorar condiciones de salud de diferentes enfermedades; tales como la depresión, la ansiedad, las migrañas y el insomnio. Todos estos desórdenes se deben a los bajos niveles de serotonina en el cuerpo.

La serotonina ayuda a equilibrar el sistema nervioso y es la responsable del sueño, el apetito, el estado de ánimo. También controla la temperatura del cuerpo, la ira, el metabolismo y la sexualidad.

La 5 HTP la encontramos en alimentos como el chocolate, los plátanos, los dátiles, pavo, pollo, pescado, queso y yogur, maní y avena, entre otros.

Nuestro cuerpo utiliza más serotonina cuando estamos expuestos a estrés, angustia y preocupaciones y se hace necesario reponerla a partir de los alimentos que la contienen o recurrir a algún suplemento que la contenga.

El suplemento para el sueño en el que encuentras magnesio, teanina, 5 HTP y otros ingredientes que favorecen un mejor descanso nocturno. es el MelAmino.

Rutinas que favorecen el descanso y un buen dormir

Es muy importante revisar nuestros hábitos para el descanso; ya que en muchos casos, estos no contribuyen a la salud del sueño. A continuación te daremos sugerencias a tener en cuenta para que logres un mejor descanso, puesto que es desde el descanso que nuestra vida activa es más saludable.

La vida es sueño

El sueño y los periodos de descanso son vitales para la salud del ser humano. Descansar apropiadamente nos permite llevar una vida activa más atenta y equilibrada.

Entre los  problemas que nos puede acarrear un sueño deficiente, se encuentran el mal rendimiento en el estudio o el trabajo, los problemas de concentración, la agresividad y la depresión. Los accidentes de tránsito son producto, en su mayoría, de la falta de sueño.

  • Seguir rutinas en la hora de levantarse y de acostarse favorece el sano descanso y mejora la calidad de sueño.
  • Tomar cenas ligeras, suficiente y consumirla cerca de dos a tres horas antes de ir a la cama, es un hábito saludable para el sueño. La comida pesada y cerca de la hora de dormir puede afectar la calidad del descanso. Cenar muy poco puede provocar que te vayas a dormir con hambre y esto acarrea otros problemas de salud.
  • Si tu rutina diaria te impide hacer ejercicio en las mañanas y tienes que hacerlo en la tarde, procura que sea tres a cuatro horas antes de dormir. El ejercicio altera el sistema nervioso y envía un mensaje de actividad al cerebro dificultando el sueño.

  • Es muy importante que la habitación y la cama sean sinónimo de descanso y sueño. Si hay desvelo, levantarse y volver a la cama solo en caso de sueño; esto permite la asociación de cama con sueño y por lo tanto ayuda a ordenar de manera consciente el periodo de sueño.
  • Evita el café, el alcohol y el tabaco; son estimulantes del sistema nervioso y provocan adicción y problemas graves de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sabe usted cuales son los ciclos del sueño?

Última actualización: 11-01-2019. Equipo Nutricioni

Insertar texto aquí.