Mujer joven con dolor a causa de Tendinitis en la rodilla con fondo blanco

Rodilla inflamada: alternativas para reducir el dolor

Rodilla inflamada: alternativas para reducir el dolor

Última actualización: 26-11-2018. Equipo Nutricioni

La inflamación de las rodillas es un padecimiento doloroso que puede llegar a ser incapacitante y limitar la calidad de vida de las personas.

Hay diversos factores que pueden propiciar este tipo de malestar, por ejemplo: sobrepeso, traumatismos, o alguna enfermedad cuya patología desencadene situaciones desfavorables para las rodillasMujer joven con dolor a causa de Tendinitis en la rodilla con fondo blanco

Ahora bien, esta sintomatología puede identificarse por ciertas características como por ejemplo:

Dolor: este se presenta debido a la acumulación del líquido presente en el área de la rodilla. Este suele imposibilitar parcialmente el movimiento de la misma debido  al dolor punzante presente al ejercer movimiento.

Rigidez: la rigidez al igual que el dolor provienen de la misma causa, en este caso el dolor por el exceso de líquido en la rodilla suele imposibilitar casi al 100% el movimiento, donde se dificulta doblar la rodilla o extenderla completamente.

Hinchazón: en la patología de carácter inflamatorio de la rodilla siempre va a estar presente la acumulación de líquido; esta situación puede identificarse por un crecimiento en el área afectada que en comparación con la rodilla sana, puede identificarse con facilidad, aparte del dolor y la dificultad de movimiento.

Causas de inflamación en la rodilla

Como hicimos referencia anteriormente la inflamación de la rodilla puede venir por distintos motivos, entre los que están las lesiones y enfermedades no identificadas.

En primer lugar tomaremos en cuenta las lesiones:

  1. Lesiones: las lesiones que pueden ocasionar el efecto de retención de líquido en el área de la rodilla van desde:

Desgarro del menisco interno: viene como consecuencia de lesiones durante la práctica de alguna disciplina deportiva en donde se ocasiona alguna torcedura grave. Esto es en los casos de personas jóvenes.

En el caso de personas de edad avanzada estas lesiones se presentan por procesos degenerativos previos. Con el paso del tiempo los meniscos van perdiendo su resistencia, flexibilidad, e incluso suelen deshidratarse.Cicatriz en rodilla de mujer en silla de rueda

Los especialistas indican que a pesar de que la lesión no suele ser tan importante en comparación a una persona que ha sufrido un traumatismo de alto impacto, los síntomas suelen aquejar a las personas por un tiempo prolongado.

En el caso de lesión por traumatismos se presenta dolor punzante, fallos en el equilibrio, crujidos provenientes de la rodilla, entre otros.

La inflamación de la rodilla puede presentarse alrededor de las 24 horas después de haberse suscitado la lesión.

Por otra parte está la lesión de meniscos internos en donde la persona de mediana edad ejerce un movimiento habitual (arrodillarse o agacharse) y al erigirse el menisco se ve afectado debido a la tensión del peso al que fue sometido.

Esta lesión puede presentarse incluso al levantarse de la cama, de una silla, entre otras, al ser afectado el menisco causará dolores intermitentes por tiempo prolongado.

Ligamento desgarrado: este es denominado también como distensión y se produce cuando el músculo o tendón se rompen, en el caso de la lesión de la rodilla el ligamento que suele afectarse con mayor regularidad es el ligamento cruzado anterior.

Sus síntomas pueden ir acompañados de dolor, limitación del movimiento de la articulación, hinchazón, espasmos, calambres, entre otros.

La osteocondritis disecante: se produce por la falta de sangre en el hueso bajo la superficie de una de las articulaciones; el hueso y la articulación suele irse aflojando gradualmente produciendo con ello dolor, desprendimiento del cartílago, atascamiento de la articulación y debilidad.

Es de señalar que las personas con esta sintomatología pueden llegar a desarrollar osteoartritis.

Osgood-Schlatter: esta se basa en el desprendimiento del tendón y con ello la rotura de una parte del hueso; este padecimiento viene como consecuencia de la tensión en la placa de crecimiento de la parte superior de la espinilla.

Produce hinchazón en la rodilla, y parte superior de la espinilla. Suele ocurrir en jóvenes que tienen como costumbre el desarrollo de cualquier deporte en donde se utilice la acción de saltar con regularidad.

Síndrome de la cintilla iliotibial: esta situación suele desarrollarse cuando el tendón roza con el hueso exterior de la rodilla de la persona.

La rodilla se ve en un constante uso por periodos largos de tiempo (entrenamientos deportivos), trayendo como consecuencia hinchazón en estas.

Quiste de Baker: se da por la acumulación de líquido articular o líquido sinovial que se forma en la parte posterior de la rodilla.

En algunos momentos el quiste puede romperse, esto es lo que produce el dolor, inflamación, y hematomas en la parte superior de la rodilla y pantorrilla.

Mayormente este tipo de dolencia es asintomático, aunque se puede sentir dolor dependiendo de la inflamación o quiste que se presente detrás de la rodilla.

Enfermedades causantes de dolor en la rodilla

En primer lugar mencionaremos la artritis como causal de dolor en las rodillas.

El tipo de artritis que suele afectar con mayor regularidad la zona de las rodillas, es la osteoartritis.

La osteoartritis consiste en  el desgaste gradual del cartílago presente en la rodilla, cuyos síntomas se manifiestan con dolor, endurecimiento de la articulación, deformidad y en el peor de las circunstancias pérdida del funcionamiento de la rodilla.

El dolor puede venir después de estar sentado por poco o mucho tiempo; al levantarse suele aparecer el dolor, el cual pareciera retirarse al momento, sin embargo, reincide a los pocos minutos de la persona incorporarse e intentar caminar.

En lo regular las personas con 50 años y más forman el 70% de los que tienen mayor riesgo de padecer de este tipo de enfermedad; aumentando los riegos considerablemente a partir de la edad de 80 años con un porcentaje del 90 por ciento.

Según la Fundación MAPFRE la osteoartritis “es la enfermedad crónica ósea más frecuente en los países occidentales.

En España se estima que puede afectar, a partir de los 20 años, al 16% de la población. A partir de los 45 años, este porcentaje se incrementa a un 30%. Con los 65 años, aumenta hasta el 85-90%.”

Por otra parte tenemos la artritis reumatoide, esta afección suele causar dolor punzante y destruir el cartílago de la rodilla, además de traer dolor e inflamación.

Por lo general este tipo de artritis suele afectar ambas extremidades y puede padecerse en cualquier articulación del cuerpo. Otros de sus síntomas son: fatiga y fiebre alta.

¿Quiénes pueden padecer de rodillas inflamadas?

Los problemas de inflamación de las rodillas pueden presentarse indistintamente en las personas, estas pueden ser afectadas en cualquier etapa de su vida e incluso durante el estado de gravidez de las mujeres.

Veamos cómo se ve afectada una persona en su etapa de niñez y cómo debe reaccionar ante los posibles problemas de inflamación en las rodillas.

Rodillas inflamadas y la niñez: en esta etapa se puede hacer presente la enfermedad de Osgood- Schlatter;  esta es conocida regularmente como osteocondrosis.

Se caracteriza por la inflamación del tendón rotuliano, en el área que encaja con un tubérculo que se encuentra anterior en la rodilla.

Se puede identificar debido al dolor que causa en la parte de la cara anterior de la rodilla debido a la inflamación de un tendón.

Una de las formas de poderse percatar de que el niño está presentando este cuadro es que al ser palpado en la zona o en un movimiento voluntario o estiramiento de la pierna suele ocasionar dolor.

Mujer realizando ejercicio de movilidad en la rodilla de un niñoTambién el niño presentará dolor en rutinas cotidianas como lo son saltar, correr, agacharse, entre otros.

Según los especialistas la osteocondrosis desaparece con la edad.

Esto es debido a que en el proceso de crecimiento se fusionan la epífisis (estos corresponden con los huesos largos y es ahí donde se sitúan las articulaciones) con la diáfisis (se encuentra localizada en los extremos del epífisis) haciendo con ello que desaparezca el problema.

Rodilla inflamada en el embarazo: junto al embarazo vienen distintos cambios en el cuerpo de las mujeres, que libera ciertas hormonas que ayudan a distender la pelvis.

Esto trae como resultado que otras partes del cuerpo se ablanden y distienden como lo son las articulaciones de las rodillas, muñecas y tobillos por lo que pueden verse afectadas al producirse dolor en ellas.

Otro factor que aumenta los riesgos de padecer inflamación en las rodillas es el exceso de peso que se añade durante el embarazo.

Hemos determinado los factores que están presentes como causales de inflamación en las rodillas, sin embargo existe un tema importante que apuntar, y es este:

¿Cómo mejorar la salud de las rodillas?

Como hemos especificado, las rodillas pueden inflamarse como consecuencia de traumatismos, enfermedades e incluso el embarazo se suma a las causas potenciales de este padecimiento.

A continuación haremos referencia a algunos métodos que se pueden implementar para mejorar la condición de nuestras rodillas:

  1. Infusión de diente de león: este es conocido también como Taraxacum officinale; esta hierba rinde en funcionalidad, sus hojas suelen ser consumidas en ensaladas y se le acreditan numerosos beneficios, en especial, los de ayudar al hígado tanto como a los riñones.

Taza de vidrio con infusión de hierbas, diente de león y ortiga en fondo de madera.Es de señalar que sus propiedades diuréticas son excelentes para ayudar en el proceso de sanidad de la rodilla inflamada, ya que ayuda a reducir el exceso de líquido en  esta zona, aminorando considerablemente el dolor.

Por otra parte sus compuestos hidratantes y analgésicos, ayudan a sanar la rigidez que se presenta en las articulaciones.

  1. Té de manzanilla y jengibre contra la inflamación: este es el perfecto dúo antiinflamatorio. Aparte de ser consumido como infusión, se puede aplicar directamente en la rodilla afectada por medio de compresas frías, se puede intercalar por tiempos cortos, 5 minutos aproximados por tanda.
  2. Vitaminas contra la inflamación de rodillas: las vitaminas del  complejo B son de gran ayuda ya que en ellas se encuentra la base perfecta para mantener en perfecto estado los músculos, huesos y tejidos. Por otra parte se puede contar con la vitamina A.

La vitamina A o retinol ayuda al aumento de la masa ósea, esto es importante para reducir el proceso degenerativo que ocasiona la artrosis a las articulaciones y a los huesos.

  1.  Glucosamina: puede ayudar potencialmente a las personas que se ven afectadas por el dolor que causa la osteoartritis; esto se debe a que la glucosamina es empleada por el organismo para ayudar a regenerar los tejidos dañados de los cartílagos.

Cabe señalar que es importante en la regeneración del tejido de las válvulas del corazón, membranas, mucosas y líquido sinovial (fluido viscoso y transparente que se encuentra en las articulaciones).

Dentro de la recuperación de la rodilla inflamada también es importante considerar las terapias como medio de tratamiento.

Los expertos en el tratamiento de lesiones en las rodillas y sus procesos inflamatorios, enseñan que los ejercicios a tomar en cuenta son aquellos que no agreguen presión a la parte afectada, es decir, que no incrementen el dolor o generen mayor hinchazón que la ya existente.

Los ejercicios varían de acuerdo a la lesión o el problema presente, entre ellos se encuentran:

  1. Ejercicios de estiramiento: los ejercicios de estiramientos son muy importantes en el proceso de sanidad de la rodilla inflamada; mediante el estiramiento se puede lograr la reducción de la rigidez en esta área.

hombre de edad avanzada realizando ejercicios de estiramientosEl estiramiento debe hacerse de forma lenta hasta lograr sentir un pequeño jalón en la parte trasera de la rodilla, siempre debe hacerse de manera muy sutil intentando tocar con las manos la punta de los pies.

Este puede realizarse de pie, sin embargo, lo más recomendable es hacerlo sentado y con apoyo de otra persona.

  1. Natación: esta disciplina puede realizarse según sea la lesión que tenga la persona, por ejemplo, en el caso de tendinitis no es recomendable nadar de la forma habitual, se sugiere nadar de espalda y ejerciendo movimientos suaves.

Algunos traumatólogos invitan a practicar natación tres veces por semana, en períodos graduales de cincuenta en cincuenta metros hasta cumplir cuatro rondas; es decir, doscientos metros por sesión o un poco de acuerdo a la condición del paciente.

Es necesario, antes de empezar con las rutinas, hacer ejercicios de estiramiento y calentamiento fuera del agua por unos quince minutos.

  1. Ejercicios en ambiente controlado: mayormente las personas con el padecimiento de rodillas inflamadas suelen perder el equilibrio o se les dificulta mantenerse en pie por mucho rato debido a la situación que les aqueja.

Esto hace de los ejercicios cardiovasculares controlados una buena opción a considerar.

El ciclismo, por ejemplo, es de gran ayuda para los problemas con rodillas inflamadas; se debe empezar siempre de forma gradual, esto garantiza que no se presente ningún tipo de percances.

Hombre y mujer jovenes andando bicicletas por un parqueLos ejercicios en esta modalidad deben practicarse en un aproximado de quince a media hora, tres veces por semana. Si el dolor está presente no es bueno incrementar el tiempo y mucho menos la tensión de la bicicleta.

Se ha determinado que las personas que tienen pie plano pueden sufrir con mayor regularidad de dolores e inflamación de las rodillas. Por lo que es recomendable consultar con un podólogo.

Utilizar compresas de agua fría o colocar hielo en el área afectada suele tener un buen efecto en el tratamiento de la inflamación de las rodillas.

Esto puede realizarse colocando hielo en una bolsa de goma sobre la rodilla por un periodo de quince a veinte minutos, tres veces por día.

Utilizar vendaje para muchos resulta una buena opción al momento de evitar o contrarrestar el avance del dolor, sin embargo, entre especialistas suelen existir discrepancia en cuanto a su utilización ya que, lo que se desea es el fortalecimiento muscular para el soporte de la rodilla y no lo contrario.

El vendaje representa entonces un mecanismo efectivo para ayudar a disminuir el dolor, pero por otra parte hace que el músculo no genere la vitalidad y fortaleza necesaria para tal fin, igual pasa con las rodilleras.

Se debe tomar en cuenta no ejercer mucha presión con el vendaje, ya que esto ayudaría a incrementar el dolor en la rodilla causando un efecto desfavorable.

Estar sano en vivir confiado, estar confiado es vivir bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *