Colonias de bacterias lactobacillus. Mujer con guante azul que sostiene una placa de Petri que contiene bacterias lactobacilos grampositivas cultivadas.

Reproducción de bacterias y la salud intestinal

Reproducción de bacterias y la salud intestinal

Última actualización: 02-02-2019 por Editor Fanny.

El intestino se encarga de absorber nutrientes y agua durante la digestión y también alberga un conjunto de bacterias conocidas como  microbiota intestinal, la cual desempeña un rol  fundamental en la salud.

Tanto es así, que estas bacterias están consideradas un órgano más del cuerpo, tan importante como pueda serlo el hígado, por ejemplo.

La microbiota está conformada por bacterias y microorganismos beneficiosos que colonizan a la persona desde el momento de su nacimiento. Cada persona posee una microbiota única y distintiva.

Concepto intestinal de la flora con los iconos de las bacterias y de los probioticos. Fondo azul.

El cuerpo humano puede contener tantas como unos 100 billones de bacterias. La mayor densidad bacteriana se encuentra en el colon, donde pueden habitar sin ser perturbados por la acción agresiva de los ácidos estomacales.

Dentro de esta población existen unas 2000 especies, entre las cuales unas 100 son patógenas. Por fortuna su cantidad está limitada gracias a la beneficiosa competencia de bacterias buenas, que mantienen su número a raya.

De manera que una buena parte de las defensas del cuerpo se encuentran alojadas en el intestino grueso.

Algunas bacterias de estas bacterias pertenecen a las siguientes familias:  Bacteroides, Clostridium, Eubacteria y Bifidobacteria.

Funciones que cumple la microbiota intestinal

Las bacterias de la microbiota aportan beneficios a la salud a cambio de sustrato y un lugar adecuado para proliferar. Entre sus principales funciones están:

  • Contribuir a la nutrición adecuada, ayudando al procesamiento y correcta absorción de los alimentos. Igualmente la asimilación de vitaminas y minerales importantes para su cuerpo como el hierro y el calcio.
  • Producir aminoácidos importantes que permiten un mejor aprovechamiento de azúcares esenciales, importante para el metabolismo y el equilibrio de la glucosa en la sangre.
  • Fortalecer el sistema inmune: se cree que un 60 % de las células que lo conforman están en el intestino.
  • Sintetizar vitaminas, aumentar la absorción de iones y ácidos grasos como el ácido butírico, también el procesamiento de la mucosa del intestino.
  • Por si fuera poco contribuyen al equilibrio de los niveles de glucosa en el cuerpo, de forma tal que reduce la glucemia posprandial y controla la acción de la insulina en el organismo. De esta manera, ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2.
  • Mantener la salud de la mucosa que recubre el tubo digestivo, así como su correcto funcionamiento, por lo cual contribuyen a un estado de salud general de su organismo.

Las bacterias de la microbiota utilizan lo que comemos como sustrato para prosperar. Es por ello que resulta conveniente cuidar la alimentación y tener hábitos saludables, puesto que algunas sustancias pueden perjudicar la salud del intestino y la microbiota intestinal.

Un buen cuidado del intestino previene la proliferación de bacterias perjudiciales que conduce a diarreas y a una mala absorción de los alimentos.

¿Qué sucede cuando proliferan las bacterias?

El desequilibrio en la población bacteriana de la flora intestinal puede ocasionar problemas de salud que parecieran no estar relacionados directamente con el sistema digestivo, como las alergias, la artritis, el cáncer, la obesidad e incluso la depresión.

Desde luego también es posible que aparezcan problemas que son propiamente del aparato digestivo como el síndrome del colon irritable y las úlceras intestinales.

Por su parte, el exceso de bacterias aún siendo “buenas”, puede producir enfermedades y desequilibrios en las funciones digestivas. Esto se debe a que consumen nutrientes en exceso como la vitamina B12 y carbohidratos, por ello son capaces de originar:

  • Desnutrición y déficits alimenticios
  • Mal funcionamiento de la bilis
  • Malabsorción de sales y grasas, dando lugar a gases y diarrea
  • Pérdida de peso
  • Mal aliento
  • Heces con mal olor, blandas y claras
  • Dolor abdominal
  • Malestar general

Algunas personas poseen condiciones orgánicas tales que las bacterias proliferan fácilmente. Se trata del síndrome de proliferación bacteriana y por lo tanto deben extremar medidas para no sufrir de estas dolencias.

Los efectos de esta condición se controlan con el uso de antibióticos y algunos tratamientos médicos como intravenosas y dietas bajas en carbohidratos y fibras, entre otras medidas.

Por su parte, cuando microorganismos patógenos aumentan en exceso, suelen alojarse en las paredes del intestino, para así burlar las defensas del cuerpo y poder multiplicarse a su gusto. Un ejemplo de estas bacterias dañinas es la  Clostridium difficile, responsable de la  colitis seudomembranosa.

A este mecanismo se le llama obliteración, y permite que la bacteria invada el organismo y ocasione problemas de salud a la persona.

Las consecuencias pueden ser tan graves como la formación de úlceras en las paredes del intestino, por supuesto impedir la absorción correcta de los nutrientes en el cuerpo y causar debilitamiento debido a la presencia de diarreas.

Determinados azúcares en exceso favorecen a bacterias patógenas como por ejemplo la E.coli enterohemorrágica, la cual genera diarreas con sangre, producto del desprendimiento de mucosas del intestino.

No obstante es buena saber que existen más bacterias beneficiosas que patógenas. Por esta razón, resulta importante mantener la salud de la flora intestinal y así evitar la proliferación de las bacterias nocivas.

¿Cómo se reproducen las bacterias?

El equilibrio de la flora intestinal es esencial para el mantenimiento de la salud. Cualquier desbalance puede hacer que algunas especies de bacterias prevalezcan sobre otras, con las consecuencias que hemos descrito antes.

Contándose por millones  la cantidad de bacterias que se alojan en el cuerpo, vale la pena conocer cómo se reproducen y alcanzan tan asombrosas cantidades. De hecho hay más cantidad de bacterias viviendo en el organismo, que el número de células que lo conforman.

Uno de los mecanismos que las bacterias llevan a cabo para reproducirse es la bipartición, en el cual la bacteria que se reproduce duplica su ADN. Es algo semejante a la clonación.

Gracias a la acción de enzimas, la bacteria original se hincha y crea un compartimiento adicional para alojar el duplicado de ADN, que finalmente dará lugar a dos bacterias.

Este tipo de reproducción es asexual, más primitivo y el que está más extendido. Podría pensarse que todas las bacterias de una colonia tienen todas el mismo material genético.

Esto no ocurre porque las bacterias tienen facilidad para mutar, es decir, introducir cambios en su genoma. Y como veremos seguidamente, disponen de otros medios para introducir variedad en su genoma.

Lo importante es que este mecanismo es muy rápido, por eso se dice que las bacterias pueden crecer exponencialmente, siempre y cuando el ambiente sea propicio. Pero no es el único que poseen. Otras veces se reproducen mediante estas tácticas:

  • Transformación: algunas veces una bacteria logra capturar fragmentos de ADN de otra bacteria rota en las inmediaciones, y los introduce en su propio ADN.
  • Transducción: las bacterias pueden intercambiar ADN con la mediación de un virus.
  • Conjugación: una bacteria puede transmitir información genética a otra mediante los pili, una especie de puentes capaces de interconectar dos bacterias.

Estos procesos ocurren en nuestro interior constantemente. Bajo estas premisas los científicos han ideado tratamientos destinados a fortalecer la composición de la microbiota intestinal e incluso variar su composición con fines terapéuticos.

Investigadores del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) de Barcelona han determinado que las personas afectadas de enfermedad de Crohn tienen una microbiota de reducida variedad. Es posible que al introducir nuevas cepas, la salud de estas personas mejore notablemente.

Los probióticos y la salud intestinal

Una manera de mantener la salud intestinal es ingerir alimentos denominados probióticos, los cuales   ayudan a que las bacterias benéficas del colon tengan un mejor crecimiento y desarrollo.

Los alimentos probióticos poseen bacterias vivas ellos mismos y además tienen un alto valor nutricional. Han sido usados con éxito en el tratamiento de diferentes enfermedades intestinales como diarreas, sobre todo las causadas por el exceso de antibióticos.

Por su parte, los prebióticos son alimentos que contienen fibras insolubles que sirven como sustrato a las bacterias beneficiosas. Estos son carbohidratos no digeribles que mantienen su estructura a lo largo del proceso digestivo.

Los suplementos con probióticos son una forma práctica de contribuira la prosperidad de las bacterias buenas, pues contienen bacterias que refuerzan las que ya habitan en el colon.

SúperBio es la mejor alternativa, ya que contiene bacterias buenas para el intestino como Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus casei y Lactobacillus acidophilus, las cuales fortalecen la población bacteriana endógena.

Estas bacterias ayudan a prevenir y a aliviar los síntomas de enfermedades del tracto intestinal como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosas, diverticulitis e incluso el cáncer de colon.

SúperBio le ayudará a lograr un equilibrio en el número de bacterias buenas de su intestino, manteniendo a raya los patógenos previniendo así dolencias como las diarreas y sus consecuencias negativas para la salud.

Algunos beneficios de estos importantes alimentos son:

  • Ayudan a mantener un peso saludable, ya que cuando la microbiota intestinal se encuentra en equilibrio el metabolismo funciona de una manera más eficiente y rápida.

  • Contribuyen a la digestión eficiente las grasas, disminuyendo su absorción.
  • Mejoran la producción de la hormona GLP-1, vinculada a la sensación de saciedad y que permite tener menos apetito.
  • Algunas bacterias de la flora intestinal como la L. gasseri reducen la acumulación de grasa abdominal.
  • Previenen las infecciones urinarias o ITU, ocasionadas por la migración de bacterias hacia el tracto urinario.
  • Reducen el riesgo de infección al fortalecer el sistema inmune para luchar contra las enfermedades.
  • Mantienen índices saludables en el colesterol LDL así como los triglicéridos, gracias a su papel regulador en el metabolismo de las grasas.
  • Reducen notablemente las alergias
  • Disminuyen la incidencia de las caries dentales, ya que el proceso digestivo se optimiza y la flora bacteriana de la boca se equilibra.

Ayudando a la flora bacteriana para una mejor salud

Existen alimentos probióticos muy recomendables a la hora de fortalecer la microbiota intestinal

Yogurt, este alimento elaborado a partir de la fermentación de la leche, contiene bacterias vivas como Lactobacillus, Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus. El yogur contribuye a una mejor absorción del calcio y a mantener un equilibrio de la glucosa en su cuerpo.

Kéfir, también se elabora a partir de la leche de cabra fermentada o agua, a esta última variedad se la llama kéfir de agua. Tiene un alto grado de absorción en el intestino y aporta bacterias muy beneficiosas.  

El kéfir de agua es apto para veganos, porque no contiene ningún componente animal.

Fermentados orientales, algunos de ellos son el miso y el tempeh. El miso se elabora a partir de la fermentación de las habas rojas y el tempeh es un fermentado de soya que posee bacterias excelentes como el Lactobacillus acidophilus.

Este último es una especie de queso vegano y posee una gran cantidad de proteínas importantes que ayudan a la salud de su cuerpo.

Queso crudo, que no ha sido sometido a un proceso de cocimiento o pasteurización. Al no estar sometido a la acción de calor las bacterias se mantienen vivas y pueden actuar de mejor manera en el cuerpo.

Sauerkraut o col fermentada también es un buen producto que contribuye a la salud de su intestino. La col se fermenta en salmuera y ayuda a mejorar su microbiota intestinal por el proceso que se genera y permite la proliferación de bacterias buenas.

Kombucha y el kvass, bebidas elaboradas mediante procesos de fermentación. La primera se fabrica con la fermentación de hongos y el segundo con un fermentado de malta y zanahorias. Son excelentes desintoxicantes del hígado y de la sangre.

Añada estos alimentos a una dieta saludable para obtener los mejores beneficios para su organismo.

Los prebióticos, postbióticos y paraprobióticos

Los alimentos prebióticos no contiene directamente bacterias vivas, pero si constituyen una fuente saludable de nutrición para la microbiota intestinal. Son a base de fibras insolubles y maravillosos para la síntesis de micronutrientes como el complejo vitamínico B.

Algunas sustancias prebióticas son fibras como los fructooligosacáridos (FOS) o fructanos, la maltodextrina, el almidón resistente, la lactulosa y los galactooligosacáridos (GOS) de la leche materna.

  • Incorporar alimentos prebióticos es una idea excelente para mejorar la salud intestinal. Estas son algunas sugerencias nutritivas y deliciosas:
  • Alcachofas, por ejemplo, contienen una gran cantidad de inulina, la cual es una fibra soluble altamente beneficiosa para la salud del intestino.
  • Otros alimentos que contienen esta maravillosa sustancia son las achicorias, las bananas, el trigo entero, la avena y la cebada, también se encuentra presente en la penca de agave.
  • Las legumbres contienen una alta cantidad de fibra incluyendo las denominadas rafinosa y estaquiosa.
  • Los fructooligosacáridos se encuentran presente en vegetales como el ajo, las cebollas, los espárragos y puerros.

El consumo de alimentos prebióticos ayuda a incrementar las defensas del cuerpo, reduce el riesgo de infecciones intestinales y ayuda a evitar el estreñimiento.

También permite reducir inflamaciones, así como evitar las enfermedades cardiacas, alergias y la diabetes tipo 2.

Por otro lado, últimamente se ha estado hablando de los postbióticos y para-probióticos, ¿pero qué son? Veamos cuáles la función de los mismos.

Los postbióticos son sustancias producidas por las bacterias benéficas, por ejemplo ácidos grasos como el ácido butírico que ayuda a reforzar las membranas del intestino y también a regular el metabolismo de algunos nutrientes. También son sustancias que permiten proteger al cuerpo de bacterias patógenas.

Por su parte, los paraprobióticos son alimentos que poseen bacterias inactivas o residuos de bacterias. Se ha encontrado que incluso estas bacterias muertas pueden ser beneficiosas para la salud, ya que igualmente contribuyen a mantener la salud de las membranas intestinales.

Y finalmente…consejos saludables para mejorar la salud intestinal

Algunos consejos saludables que le permitirán tener una mejor salud intestinal son los siguientes:

  • Mantener una alimentación rica en verduras y frutas aporta fibra al intestino, evitando el estreñimiento y favoreciendo la salud integral, pues son ricos en vitaminas y minerales.
  • Consumir la cantidad adecuada de agua también mantiene la salud del intestino y mejora los procesos digestivos, permitiendo a su vez mejores evacuaciones.
  • Reducir el consumo de sustancias irritantes como el café, el chocolate, y evitar sustancias nocivas presentes en los cigarrillos mejora el proceso digestivo y evita desequilibrios en la flora bacteriana.
  • Dormir suficiente, es sumamente beneficioso, ya que durante el sueño el cuerpo regenera y recupera todos los tejidos del cuerpo y reduce los niveles de las hormonas del estrés que impiden una correcta absorción de nutrientes.
  • Los carbohidratos en exceso deben evitarse, ya que las bacterias patógenas los encuentran terreno fértil para reproducirse, sobre todo los hidratos de carbonos simples como harinas refinadas, dulces, pastelerías y cereales procesados, entre otros.

Beneficios de los probióticos, mujer en posición de yoga, alrededor cada beneficio en fondo blanco

  • Consuma alimentos probióticos y prebióticos, cuyas ventajas ya conocemos.  Un buen ejemplo de prebiótico es el jugo de inulina el cual se saca del ágave, el cual nutre mejor las bacterias buenas presentes en el colon.
  • Controle el estrés, del cual se ha determinado que afecta negativamente la salud del colon.
  • Evite el uso excesivo de antibióticos, porque además de matar microorganismos patógenos estos medicamentos también afectan la microbiota intestinal, lo cual a su vez podría ocasionar enfermedades como las diarreas.
  • El suplemento nutricional SúperBio ayuda a prevenir y tratar enfermedades del intestino como la disentería. SúperBio mejora notablemente su sistema inmunológico para prevenir enfermedades infecciosas y alergias.
  • Finalmente, recuerde que el mejor medicamento es mantener una actitud feliz y positiva, esto sin duda le ayudará a tener un intestino saludable y completamente funcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *