Renueva tu piel: Conoce cómo quitar las manchas de acné

Renueva tu piel: Conoce cómo quitar las manchas de acné

Última actualización: 29-09-2018 por Editor Pedro.

¿Cómo quitar las manchas de acné? Para la mayoría de las personas, jóvenes o adultas, esta afección y las marcas que deja en la piel son vistas o recordadas como desagradables y difíciles de manejar.

Esta enfermedad crónica que afecta el normal funcionamiento de los folículos sebáceos hace su aparición mayormente durante la etapa adolescente. Puede  prolongarse a la edad adulta si no se trata correctamente o dejando marcas nada agradables una vez desaparecido.

Clasificada como una afección inflamatoria, el acné produce pústulas, nódulos, pápulas y cicatrices. Por lo general, se relaciona con la etapa juvenil, pero en realidad su aparición tiene que ver con situaciones orgánicas que comienzan a desarrollarse desde la infancia.

Se podría dar el origen de la palabra a los griegos quienes la usaban para referirse a la pubertad, ya que se nombraba como acmé la culminación del crecimiento.

Sin embargo, otros estudios indican que la palabra acné proviene del vocablo egipcio que significa furúnculo o llaga.

De cualquier forma, las referencias históricas de la medicina dan evidencia certera de que el acné no es una enfermedad de reciente data.

Por el contrario, ha existido como uno de los problemas más comunes de la piel y de mayor influencia en la salud física y psíquica de los jóvenes a nivel mundial.

Identifica el tipo de acné para hallar la solución

Robert Willan y Thomas Bateman son considerados los padres de la dermatología. En sus investigaciones, en los inicios del siglo XIX, se encargaron de estudiar cómo quitar las manchas de acné.

Ambos hicieron énfasis en que el primer paso para aplicar algún tratamiento es identificar el tipo de afección de la que se trata.

De esta forma clasificaron esta enfermedad en tres tipos, simple, indurata y punctata, agregando tiempo después la rosacea como un cuarto tipo.

Al mostrar diferentes tipos de lesión sobre la piel, el acné puede clasificarse en:

- Acné comedón, similar a la seborrea y considerado el más leve.

- Acné papuloso, que consiste en granos sebáceos que se inflaman.

- Acné atrófico, parecido al anterior, pero de mayor intensidad, tiende a dejar cicatrices.

- Acné conglobata, con grandes abscesos y supuración abundante. Este tipo se relaciona directamente con el mal funcionamiento del sistema inmunológico del cuerpo humano.

- Acné quístico, la manifestación más grave presenta abscesos dolorosos y sangramiento de quistes con costras. Si estas lesiones dermatológicas producen cicatrices con queloides es llamado acné queloideo.

También existe una clasificación que se relaciona con la etapa de crecimiento en la que aparece el acné. En este caso se diferencian el neonatorum, cuando aparece antes de las cuatro semanas del nacimiento; y el infantil que puede surgir hasta los 8 años de edad.

También existe el acné preadolescente que se manifiesta entre los 9 y los 11 años de edad, y por último, el premenstrual referido al que se manifiesta durante los días previos a la menstruación en las mujeres.

Reconocer el tipo de acné que se padece es el primer paso para iniciar el camino que conduce a la aplicación de tratamientos que colaboren con el proceso de cómo quitar las manchas.

Otras clasificaciones de esta enfermedad son las siguientes:

- Acné tropical, propio de las regiones cálidas y húmedas del trópico.

- Acné por contacto, que se debe a la exposición prolongada de la piel a alguna sustancia o compuesto. Existe  el cosmético, ocasionado por la aplicación  de alguna crema o líquido; y el laboral referido al manejo permanente de algún químico.

- El acné iatrogénico es mucho más específico y surge como efecto secundario de algunos fármacos como los anticonceptivos, androgénicos, anabolizantes, y los corticosteroides.

Causas del acné

Es muy difícil determinar las causas del acné.  Existen dermatólogos dedicados a realizar investigaciones que permitan de forma totalmente segura la especificación de cuál es el detonante para que la piel se afecte.

Reconocer las causas de las enfermedades es el norte de la medicina en cualquiera de sus especialidades ya que al hacerlo se puede abrir el estudio para eliminar los factores de origen y consecuentemente eliminar el padecimiento.

Varios estudios lograron  determinar que las causas del acné pueden ser previstas si se observa en qué lugar del cuerpo hace su aparición.

Cuando se presenta en los glúteos o en las piernas puede ser el resultado del uso de ropa interior sintética que dificulta la respiración de los poros en esa zona.

Si la afección surge en el cuello o en el mentón su origen puede estar relacionado con el exceso de trabajo de las glándulas suprarrenales o la excesiva cantidad de azúcar consumida. Esto también ocasiona el surgimiento de acné en la zona abdominal.

El acné en hombros y espalda es manifestación del estrés cotidiano. En el pecho es un llamado de alerta por algún tipo de falla del sistema digestivo.

Por último, cuando el proceso natural de eliminación de las células muertas de la piel no se lleva a cabo de forma correcta surge el acné en los brazos y codos.

Otros estudios médicos han revelado que el acné es una enfermedad parcialmente hereditaria. Sue se ha comprobado que existen genes que predisponen al organismo para que sufra este padecimiento.

Se han resumido en tres grandes factores las posibles causas:

  •  Elevada producción de sebo debido al aumento de tamaño o hiperplasia de la glándula sebácea.
  • Desprendimiento anormal de los queratinocitos que son las células pertenecientes a la capa más superficial de la piel.
  • Aparición de propionibacterium acnes, también conocida como la bacteria del acné la cual sólo puede germinar el un ambiente húmedo lo que implica que los poros tapados o lo que es igual, la falta de higiene apropiada de la piel constituye un espacio propicio para la aparición de la bacteria.

El cuerpo humano produce hormonas a través de las glándulas endocrinas y éstas no son más que sustancias que producen efectos sobre un tipo específico de células.

Por otro lado, la seborrea es el funcionamiento fallido de las glándulas sebáceas ubicadas en la parte media de la dermis y encargadas de la producción de sebo.

Ésta es una sustancia que lubrica la piel y el cabello evitando que se reseque y defendiéndose de los ataques microbianos.

Los andrógenos son las hormonas encargadas de la regulación de la secreción de sebo en la piel. Los estrógenos, la insulina y la adrenocorticotropa influencian el crecimiento de las glándulas sebáceas y su funcionamiento.

Efectos psicológicos del acné

Evidentemente las consecuencias de no poder resolver el problema de cómo quitar las manchas de acné son principalmente físicas.

Pero es importante recordar que el ser humano es un ser social y la interacción con sus semejantes es fundamental en su desarrollo personal.

Por lo tanto, esta enfermedad trae consigo unas consecuencias psicológicas que pueden afectar seriamente al individuo.

La adolescencia es sin duda la etapa de mayor vulnerabilidad ya que en ella las dudas y cambios producen incertidumbre lo que ocasiona la necesidad natural de la aceptación por parte de los otros.

El rechazo, la discriminación, la burla, el moderno bullying son golpes contra la débil autoestima del adolescente.  Algunos jóvenes pueden requerir atención médica para sanar su mente una vez que el cuerpo está sano.

La apariencia física es un elemento social que importa en todos los ambientes tanto laborales, familiares y escolares.

Ser “lindo” es parte de las aspiraciones de muchos jóvenes que aún no han comprendido que el valor de las personas no está relacionado con su estética corporal.

Es por todo esto que el acné representa una gran amenaza a la integración social de los adolescentes. Debe ser asumido con conciencia y responsabilidad apoyándose en la familia o en ayuda profesional que fortalezca la personalidad del afectado.

Pese a que a nivel orgánico el acné es considerada una afección leve, se ha demostrado que puede producir efectos psicológicos significativos como los que padece un enfermo de cáncer o epilepsia.

La depresión, por ejemplo, debe ser tratada de inmediato en cuanto se observen síntomas de ella. El aislamiento, la conducta agresiva sin motivos aparentes, el llanto cotidiano y la pérdida de interés por la apariencia son algunos de sus síntomas.

El primer paso para la sanación mental es la compresión de la magnitud de la enfermedad y la atención inmediata a su tratamiento.

El joven necesita compañía y apoyo en el duro camino que debe transitar con su cuerpo afectado por el acné.

La psicología ha logrado hacer una lista de efectos que tiene el acné en los jóvenes. Esta larga nómina incluye la retracción social, la timidez, el enfado, la preocupación, la frustración, pérdida de autoconfianza, y fallas en el concepto de la imagen corporal propia.

El evitar las playas, gimnasios, piscinas y espacios en los que deba usarse ropa descubierta es el inicio de la afección psicológica del paciente joven con acné.

Esto trae como consecuencia el alejamiento de amistades y la pérdida de interés en actividades deportivas o recreativas.

La base de la formación de la personalidad en los adolescentes es la interacción social.

Cuando esta se ve afectada por la aparición del acné, integrarse a los grupos, ser valorado por jóvenes del sexo opuesto, lograr un puesto en el campo de interacción con sus pares, son momentos en los que la estética es importante.

Por esto determinar cómo quitar las manchas de acné es una de las prioridades que deben atender los padres y representantes.  Así los  muchachos podrán reconocer en esta preocupación el apoyo y el afecto que le profesan.

La burla y la visión trivial del problema pueden ocasionar problemas realmente graves e irreversibles.

Consecuencias físicas del acné

La piel es el espejo del funcionamiento correcto del organismo. En ella se reflejan los excesos, las faltas y los problemas biológicos que pueda estar sufriendo el individuo.

El acné al afectar la piel puede ser estudiado directamente ya que sus consecuencias físicas son evidentes.

Esta enfermedad produce manchas y cicatrices que pueden ser pasajeras o permanentes. Es por esto que la mayoría de los remedios para sanarlo proponen soluciones sobre cómo quitar las manchas.

Las cicatrices ocasionadas por el acné son evidencia de que el tratamiento aplicado llegó tarde al paciente o fue realizado de manera incorrecta.

Cuando esta enfermedad es tratada desde sus inicios lo común es que no deje rastros sobre la piel.

También se debe tomar en cuenta que existen personas que son propensas a generar cicatrices en la piel mientras que otras tienen mayor capacidad regenerativa.

Las marcas o cicatrices que aparecen en la piel como consecuencia del acné pueden clasificarse en dos tipos:

  • Las pigmentadas, que son pequeñas y surgen donde estuvo en grano, siendo aquellas que normalmente no tienen volumen, sino que muestran un color más oscuro que el del resto de la piel.
  • Las otras cicatrices son también conocidas como hoyos u hoyuelos y se presentan como pequeños agujeros que quedan en el lugar donde estuvo el grano infectado.

El seguimiento de los procesos de curación de forma precisa garantiza casi del todo la desaparición de estas marcas que afectan la piel del paciente con acné.

En aquellos casos en los que la impaciencia juvenil o los productos caseros no satisfacen lo que se quiere, siempre se pueden usar suplementos como Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas, que ayudan en la restauración de la epidermis gracias a sus propiedades naturales.

Remedios naturales para el acné

 La búsqueda de remedios naturales para combatir el acné es llevada por adultos y padres Estos sufrieron el mal en sí mismos o son responsables de los adolescentes.

La aparición del acné en el rostro, espalda y hombros no es agradable en ningún caso.

Por esto la primera idea que viene a los afectados es resolver dicha enfermedad sin acudir al médico invirtiendo el menor tiempo y dinero posible.

En este caso es donde surgen las mezclas caseras para intentar solucionar los problemas de la piel.

Es importante recalcar que, aunque muchas veces pueden mejorar la condición, otras pueden empeorarla. Al ser única cada persona  existen distintas reacciones de la piel a cada mezcla, o la aparición de alergias a elementos pertenecientes a estos remedios caseros.

Por esto siempre es recomendable acudir al especialista  si surge alguna consecuencia colateral de estas soluciones domésticas. Algunos de los remedios caseros más comunes son los siguientes:

- Bicarbonato de sodio: en pasta mezclado con agua y aplicado sobre cada uno de los granos. Luego se enjuaga con agua fría.

En algunos casos este remedio ocasiona irritación o resequedad de la piel por lo cual debe ser aplicado con cuidadosa observación.

- Limón: esta fruta cítrica es antibacteriana debido a su alto contenido de ácido cítrico, y se aplica directamente sobre la zona afectada.

Debe lavarse con agua tibia y jabón neutro después de dejarlo actuar durante 10 minutos. Solo debe ser aplicado 3 veces por semana.

- Menta: esta planta es un antinflamatorio natural que ayuda a tratar el acn. Para utilizarla debe prepararse una infusión en agua tibia y aplicarla directamente sobre el grano. Luego de 15 minutos lavar nuevamente con agua pura. Puede aplicarse diariamente.

- Miel: por ser un poderoso remedio contra las bacterias puede ser usada en combinación con limón durante 10 minutos para después enjuagar la zona afectada.

En ocasiones se usa cada noche directamente sobre los granos aplicada con algodón.

- Huevo: la clara tiene propiedades curativas y su aplicación debe hacerse directamente sobre el acné por un período de 15 minutos de actuación para luego lavar la zona con agua tibia.

Su aplicación debe ser con dos o tres días de descanso para no afectar negativamente la piel.

Beneficios que brinda la naturaleza contra el acné

 El cuerpo se abastece de nutrientes a través de los alimentos.  Éstos  que garantizan la ingesta de vitaminas y minerales fundamentales para el buen funcionamiento de los sistemas internos.

Si la piel es reflejo de la salud interna entonces sanando los órganos se logrará una piel saludable.

La naturaleza ofrece tres minerales efectivos en lo que se refiere al cuidado de la dermis: el azufre, el magnesio y el zinc.

El azufre se encarga de absorber ácidos grasos y mantener el balance hormonal del hígado ayudando a la desaparición de manchas en la piel.

Los alimentos que contienen grandes cantidades de este mineral son los vegetales de hoja verde, el ajo y la cebolla.

El manganeso es otro de los minerales encargados de luchar contra el acné y sus consecuencias.

Su función principal es fortalecer el sistema inmunológico atacando la infección bacteriana que ocasiona el acné, así prepara la piel para rechazar sus ataques evitando la recaída.

El zinc es un mineral que se encarga de la absorción de las vitaminas A y E.

Es el responsable de la cicatrización de cualquier herida o afección de la piel regulando el funcionamiento de las glándulas sebáceas.

Las legumbres, los granos, las semillas de girasol, soya o calabaza son las fuentes naturales de este elemento.

El selenio es un mineral muy poco nombrado, pero sumamente eficaz en el tratamiento contra las manchas dejadas por el acné.

Su función principal es actuar como antioxidante eliminando los metabolitos en las células.

En cuanto a las vitaminas, estas son parte vital en la salud orgánica del ser humano.

La mayoría de los productos naturales destinados a la salud y la belleza basan su publicidad en estos ingrediente. Éstos facilitan la ingesta de estas sustancias ante la dificultad o disgusto de incluir en la dieta diaria las fuentes alimenticias de vitaminas B, E y C para el cuidado de la piel, las uñas y el cabello.

En alimentos como el pescado, la carne de res, el pollo, el huevo y los productos lácteos se obtiene la vitamina B. Ésta es imprescindible en el proceso de recuperación de la piel después del padecimiento de acné.

Mientras que la vitamina C puede encontrarse en el brócoli, el pimiento, el perejil y los frutos cítricos. Ejerce  como antioxidante, liberador de estrés, regulador de cortisol en la sangre y motivador del aumento de los niveles de colágeno en la piel.

Asimismo, el uso del fucus, la nori yaki y el wakame, mejor conocidas como algas, demuestran la integración del conocimiento a nivel mundial en la medicina.

La industria occidental toma de estas especies de algas que nacen en los mares asiáticos sus principios activos y propiedades antioxidantes que facilitan la regeneración de la piel y su coloración uniforme.

Suplementos colaboradores a la salud de la piel

 Cada uno de los remedios naturales caseros que se conocen llevan en sí mismos procedimientos detallados y muchas veces incómodos.

Además, su aplicación implica la dedicación de tiempo y presupuesto que en ocasiones no está al alcance de todos los pacientes.

Estudios han producido resultados sorprendentes al lograr la elaboración de productos, como Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas, que toman de la naturaleza los ingredientes para favorecer la salud  del organismo, ayudando a su satisfacción emocional y su desarrollo psicológico equilibrado.

Productos como este suplemento  están orientados a cuidar el cuerpo de manera natural.

Su principal característica es la reunión de los mejores componentes que brinda el medio ambiente para servir de suplemento, remedio o agente de cuidado corporal.

Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas trae en su composición importantes minerales garantizando que con su uso la piel iniciaría su proceso de saneamiento de manera natural y permanente.

Además de las vitaminas y minerales que hacen de Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas un producto efectivo al momento de buscar como quitar las manchas de acné, las algas marinas son el ingrediente más valioso que hay dentro de este suplemento.

Por otro lado, su fórmula no solo colabora a desaparecer este tipo de afecciones, sino que, también nutre y revitaliza toda la piel, el cabello y contribuye al crecimiento de las uñas.

Igualmente, las personas pueden elegir lo que mejor se les adapte, sin desaprovechar la oportunidad de sumar elementos a la rutina que contribuyan a la salud del organismo, tanto interna como externa.

Asimismo, las personas pueden disfrutar los beneficios físicos y psicológicos que se obtienen cuando deciden tener hábitos que permiten disfrutar de una buena salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *