Arterias en el cuerpo humano, anatomía. Una arteria es un vaso sanguíneo que lleva la sangre del corazón a todas las partes del cuerpo.

Remedios y consejos para tratar la mala circulación

Remedios y consejos para tratar la mala circulación

Última actualización: 16-02-2019. Equipo Nutricioni

Arterias en el cuerpo humano, anatomía. Una arteria es un vaso sanguíneo que lleva la sangre del corazón a todas las partes del cuerpo.

La mala circulación ocurre cuando las paredes de las  arterias y venas se estrechan por diferentes causas desde el consumo de colesterol hasta una deshidratación. Conocer los remedios para combatir la mala circulación asegura el correcto funcionamiento del organismo.

La sangre es un fluido vital ya que se encarga de transportar a todos los órganos, células, huesos y músculos los nutrientes y sustancias necesarias para su correcto funcionamiento.

La circulación sanguínea es la encargada de llevar el oxígeno y nutrientes a todas las células del  organismo y devolver el dióxido de carbono a los pulmones para expulsarlo.

Es el movimiento que tiene la sangre por medio de un circuito cerrado que está formado por vasos arteriales y venas. El corazón bombea la sangre hacia las arterias y  este circuito da la vuelta por todo el organismo constantemente.

La mala circulación trae como consecuencia que las células no reciben el aporte de oxígeno necesario y las defensas  del organismo no actuaran a tiempo para combatir una infección. Provoca consecuencias nefastas incluso la muerte si no se es tratada a tiempo.

Causas de la mala circulación

Las causas más resaltantes de la mala circulación son:

Mala alimentación. Sobre todo el consumo excesivo de grasa hace que las arterias se obstruyan y esta obstrucción puede llegar a ser total cortando todo el flujo sanguíneo.

Los radicales libres y la destrucción de las células ocasionará daños en el organismo y ya este no será capaz de luchar contra  esta situación.

Sedentarismo. Una simple caminata de al menos treinta minutos diarios será suficiente para mantener una circulación sanguínea adecuada.

Hacer ejercicios es tan importante como tener una buena alimentación.

Consecuencias de la mala circulación sanguínea

La mala circulación puede provocar problemas tan graves como ataques cardíacos, diabetes, cáncer, derrames cerebrales, artritis,  hipertensión. Afectará órganos como los riñones, hígado y páncreas.

El entumecimiento muscular es otra consecuencia y el deseo sexual se ve afectado.

La mala circulación debilitará y apagará lentamente la energía de cada órgano y por consiguiente sobrevendrá la muerte.

Hay consecuencias que podemos encontrar a simple vista y nos señala que la circulación no está bien, entre ellas tenemos:

Frío en las extremidades. Como a la sangre le cuesta trabajo llegar hasta la parte baja del cuerpo, la temperatura descenderá,  esto se manifestará con frio.

Sensación de hormigueo y picor. Sentir las extremidades adormecidas es una clara señal de que la grasa está bloqueando el flujo de la sangre en las arterias.

Agotamiento constante. Se produce porque la sangre no bombea con la misma rapidez. Lo que hace que las  vitaminas, nutrientes y oxígeno no lleguen con la misma rapidez hacia los músculos y por eso sentimos más  agotamiento del normal.

Aparición  de varices en las piernas. La debilidad de las paredes venosas junto con el mal funcionamiento de algunas válvulas, producen una acumulación anormal de sangre. Las venas se dilatan y ensanchan, lo que se conoce como varices.

Hinchazón en pies y manos. Esta se produce porque en verano hay una vasodilatación y la sangre se concentra en una zona particular que con la fuerza de gravedad produce la hinchazón.

Coloración azul en la piel. Sobre todo aparece en la punta de los dedos y los labios, ya que no llega a la piel la concentración de oxígeno requerida.

Cicatrización lenta de heridas. Si se presenta mala circulación, los glóbulos blancos no viajan a la velocidad necesaria porque la sangre no puede transportarlo. Lo que hace más lenta la cicatrización de heridas.

Úlceras en las piernas y pies. La mala circulación hace que se pierdan capas de piel, que no cicatrizan bien y producen inflamación y dolor.

Señales o síntomas  de la mala circulación

Hay varias características que señalan que se está sufriendo de mala circulación como:

Manchas en la piel. Los cambios de color en la piel e incluso la piel reseca, es una clara señal de que la circulación no está bien.

Ante la aparición de manchas rojas o moradas en las piernas o pies debemos tomar previsiones necesarias, porque primero aparecen manchas  pero fácilmente pueden terminar siendo úlceras.

Hinchazón de los pies. Cuando hay mala circulación la parte baja del cuerpo no recibe esta sangre rica en oxígeno y nutrientes y el cuerpo trata de reducir este problema acumulando líquido lo que se llama Edema.

Primero la piel adquiere un color morado que luego terminará en hinchazón.

Pérdida de cabello y uñas. Puede ser síntoma de que no estamos recibiendo de la sangre los nutrientes necesarios a causa de la mala circulación.

El cabello lucirá seco y sin vida, se cae por áreas y las uñas se rompen al instante con solo tocar algo.

Digestión más lenta. La digestión lenta y por ende la aparición de gases, acidez y estreñimiento es una clara señal que hay mala circulación.

Cuando el flujo sanguíneo baja, la capacidad del cuerpo para combatir patógenos es más lenta y por lo tanto la respuesta a los anticuerpos es ineficaz.

Manos y pies fríos. Cuando hay mala circulación las manos y los pies se ponen fríos.

Siempre agotados. Cuando el flujo de la sangre es lento el cuerpo vivirá agotado, ya que la sangre actúa como combustible del cuerpo.

Heridas. Aparecen extrañas heridas en la piel como rozaduras, ya que la sangre no llega a las capas superficiales de la piel, esta se resecará y se romperá fácilmente.

Pérdida de la memoria. La persona tiende a estar más distraída, con dificultad para concentrarse, los movimientos se tornan más lentos de lo habitual y pierde la memoria.

Esto se debe a que la sangre no está llegando correctamente al cerebro.

Problemas sexuales. En los hombres se presenta la disfunción eréctil y en la mujer la pérdida del interés sexual, trayendo como consecuencias que sea imposible tener relaciones sexuales.

¿Cómo tratar la mala circulación?

Para que ocurra una mala circulación deben obstruirse las arterias lo que ocurre si se consume mucha grasa, para que esto ocurra debe pasar mucho tiempo.

Se debe evitar el exceso de grasa y la llamada “comida chatarra”.

Se recomienda una dieta que contenga antioxidantes y realizar actividad física para que la sangre se mantenga en movimiento.

Aquí te presentamos algunos consejos.

Realizar masajes. Resulta favorable realizar auto masajes que ayuden a la circulación de la sangre, se comienza en los pies y se va subiendo para evitar el enfriamiento y entumecimiento de las extremidades.

Consumir alimentos que bajen la presión arterial. Ayudan a mejorar la circulación y la presión arterial, estos son las espinacas, apio, cambur, semillas de girasol, papas, chocolate, pescados y cítricos.

Dejar el cigarrillo. Ya que es el causante de graves enfermedades circulatorias y muchas enfermedades en todo cuerpo ya que afecta muchos órganos.

Realizar hidroterapia. Se realizan masajes utilizando chorros de agua caliente y fría, cambiando constantemente para que la sangre de inmediato comience a fluir de manera normal.

Elevar las piernas. Si se descansa un rato de esta manera ayudará a que la sangre retorne con más facilidad y hace que se active la circulación sanguínea.

Realizar baños en los pies. Al sumergir los pies en agua caliente y un poco de raíz de jengibre hará que se reactive la circulación.

Tomar café. Una o dos tazas de café al día ayuda a que tengas menos riesgo de sufrir de la circulación, ya que el café tiene flavonoides.

Tomar una copa de vino tinto. Solo una copa al día acompañando a una comida principal ayudará a mejorar la circulación.

No abusar de la sal. Es necesario reducir el consumo de la sal para evitar  una presión arterial alta y retención de líquido.

Hacer ejercicio e hidratación. Media hora de caminata diaria es suficiente para reactivar el flujo sanguíneo.

Además de esto la hidratación es fundamental para la buena salud en general.

Es importantes hacer una autoevaluación y  corregir los malos hábitos, por ejemplo: dejar de fumar ya que ayuda a empeorar el flujo sanguíneo.

Como hemos mencionado anteriormente la solución está muy cerca,  pues se trata básicamente de evitar los malos hábitos. Tener una alimentación balanceada, hacer ejercicio y evitar la obesidad.

La única manera que nos garantiza una buena salud, es la prevención sobre todo de esta enfermedad, este enemigo silencioso que causa tantas muertes a lo largo de un año.

chiles rojos en fondo marron. Amarrados

Alimentos que combaten la mala circulación

Los alimentos y el ejercicio son la clave para mantener el flujo sanguíneo normal o para ayudar a que vuelva a ser normal. Entre los alimentos recomendables tenemos:

Chile. Su efecto picante hace que se impulse la circulación, por lo tanto es un buen alimento que ayudará  al sistema cardiovascular.

Ajo. Posee antioxidantes que ayudan a optimizar la salud,  ayuda a limpiar la sangre y evita la acumulación de placas en las arterias. Los antioxidantes también están presentes en Azúcar en la Sangre.

Naranja y limón. Ya que contiene vitamina C  lo que ayuda al sistema inmunológico además  evita la formación de placas en la sangre.

Tomate. Es un potente antioxidante y gran aliado para combatir la mala circulación además de ayudar a que las venas y arterias se encuentren más sanas.

Noni. Esta fruta tiene excelentes propiedades que vale la pena consumir ya que ayuda a reducir  el colesterol, aumenta los niveles de energía y previene úlceras. Presente en Azúcar en la Sangre.

Aceite de germen de trigo. Es rico en vitamina E y contiene propiedades antioxidantes, es recomendable para aumentar el colesterol bueno y mejorar la circulación.

Vitaminas para mejorar la circulación

Las siguientes vitaminas son esenciales para tener una buena circulación:

Vitamina B. Previene el endurecimiento de las arterias, fortalece los vasos sanguíneos y aumenta en flujo de la sangre para que llegue sin inconvenientes a las extremidades  ya que contiene niacina. Presente en pollo, pavo, remolacha y lentejas.

Vitamina C. Fortalece el sistema inmunológico, arterias y capilares además ayuda a prevenir los coágulos de sangre. Presente en calabazas, espinacas, naranja, fresas mango y kiwi.

Vitamina E. Ayuda a que el organismo produzca los glóbulos rojos, ensancha los vasos sanguíneos y evita que se formen coágulos. Presente en aceites vegetales, almendras brócoli y tomate.

Vitamina K. Es muy importante para la coagulación de la sangre y previene la calcificación arterial, aparición de venas varicosas y enfermedades relacionadas con el sistema circulatorio. Presente el aceite de oliva de soja, lechuga, espinacas.

Suplementos para una correcta circulación. Los suplementos son fabricados para mejorar el funcionamiento del organismo.

El consumo de vitamina C y antioxidantes  son claves para mejorar la circulación ya que previenen la rigidez de venas y arterias y optimizan la utilización del oxígeno, aumentando el flujo de sangre.

La vitamina C y los antioxidantes están presentes en Azúcar en la Sangre.

Hombre pasando hierbas medicinales por un mortero de ceramica

Remedios para mejorar la circulación

La fitoterapia es la utilización de plantas que ayudan a mejorar la circulación de la sangre.

Algunos remedios caseros pueden ayudar a que la sangre tenga un flujo adecuado y evitar futuras complicaciones por sus excelentes propiedades depurativas antioxidantes, anticoagulantes, entre otras.

Algunos de estos remedios:

Infusión de jengibre. Es favorable consumirla gracias a sus propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes. Aunque es bueno utilizarlo en cualquier receta es mejor si se prepara en infusión.

Infusión de cola de caballo. Tiene la propiedad de eliminar la retención de líquido ya que es diurético, promueve el flujo sanguíneo y disminuye la inflamación.

Infusión de romero. Ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo y evita la formación de trombos del sistema circulatorio.

Pimienta y cayena. Es un gran remedio para limpiar la sangre y promover su flujo, este remedio es rico en antioxidantes.

Zumo de naranja con ajo. Los antioxidantes, vitaminas y minerales de ajo lo hacen ser uno de los mejores alimentos para el sistema circulatorio. La naranja aporta vitamina C y fibra lo que fortalece las arterias.

Jugo de melón y uvas. Es de gran ayuda porque contiene un alto valor de antioxidantes que impiden que se formen placas de grasa en las arterias. La uva se encuentra presente en Azúcar en la Sangre.

La uña de gato. Mejora la circulación de la sangre y previene la formación de coágulos de la misma.

Grosellero  Negro. Conocido también como zarzaparrilla ayuda a favorecer el flujo sanguíneo y a evitar enfermedades cardiovasculares.

El ginkgo biloba. Es conocido como uno de los mejores remedios para la circulación ya que dilata los vasos sanguíneos y no permite la acumulación de grasa. Ayuda  a mejorar la circulación sanguínea y previene la aparición de trombosis.

Argania. Consumirlo crudo es lo mejor para que no pierda sus propiedades que mejoran la circulación. Una buena opción es introducirlo en una ensalada cruda.

Cayena. Es rica en antioxidantes y ayuda a eliminar el exceso de lípidos y limpiar la sangre para que su flujo sea mejor.

La cúrcuma. Evita la formación de coágulos sanguíneos y reduce la acumulación de las placas que se forman en las arterias. Tomarlo con miel y leche es una buena opción para ayudar al flujo sanguíneo.

El aceite de coco. Contiene grasas que resultan saludables para la circulación sanguínea y triglicéridos que calman la inflamación de las arterias. Mejora el flujo de la sangre por todo el cuerpo. Con dos o tres cucharadas diario será suficiente.

Té verde. Rico en antioxidantes y ayuda a la dilatación de los vasos sanguíneos.

Ulmaria. Contiene gran cantidad de flavonoides y antioxidantes que mejoran la salud de las arterias y las venas. Preparar una infusión con dos cucharaditas de flores y hojas tres veces al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *