Remedios para la inflamación del estómago

Remedios para la inflamación del estómago

Última actualización: 28-09-2018 por Editor Roselis.

La inflamación estomacal se manifiesta como esa sensación incómoda debida a la acumulación de gases, con aumento del volumen abdominal, puede  estar también relacionado la acumulación de fluidos, producto de alteraciones circulatorias de origen linfático y venoso.

Es acompañado en su gran mayoría por dolores debido a una mala digestión.

La inflamación o distensión del estómago aparte de ser molesto puede ser ocasionado por muchas situaciones, lo cierto es que si se presenta lo más seguro es que se esté ante algo que podría estar generando un mal funcionamiento de este saco muscular.

Debido a la distensión la pared muscular que cubre la cavidad abdominal donde se encuentran las vísceras y aparato digestivo tiende inflamarse y aumentar su volumen presentando un característico sonido al ejercerle percusión. Esto es señal  de distensión presente.
La pared abdominal está conformada por una serie de músculos de protegen y cubren la cavidad abdominal en las que se encuentran las vísceras y órganos del aparato digestivo. Esta pared es una estructura blanda capaz de desplazarse hacia afuera ante los aumentos de volumen del contenido abdominal originando la distensión.
Cabe destacar que en la mayoría de las veces que se presenta la hinchazón del estómago puede estar presente cólico, cambios en la evacuación, entre otros.

Motivos más frecuentes de distensión estomacal

Van desde comer en exceso algo indebido o comer a altas horas de la noche, ingesta excesiva de aire por hablar mientras comemos, comer de prisa u otros.

Existen otros motivos indirectos que pueden ocasionar la hinchazón del estómago, falta de sueño, estrés, desequilibrios hormonales, entre otros.

Las molestias estomacales pueden ser parte de un padecimiento irritante y en especial en los casos donde puede pasar de un simple dolor a un dolor crónico.

Dolor estomacal debido a la inflamación

El dolor puede definirse como una experiencia de incomodidad que se genera en un punto reflejando la existencia de un daño tisular presente o inmediato.

La inflamación como la isquemia puede presentarse en la región abdominal por distintos motivos, entre ellos se encuentra la liberación de mediadores como serotonina, bradiquinina, histamina, sustancia P y prostaglandinas que actúan directamente sobre el sistema nociceptivo, así como cambios en la temperatura y ph asociados al metabolismo anaerobio en el caso de la isquemia.

Definido esto desarrollaremos los tipos de dolores que puedan presentarse:

Gastritis

Es la inflamación del revestimiento interno (mucosa) del estómago. Puede desarrollarse en la persona producto de una infección bacteriana, como por ejemplo el Helicobacter pylori, que se aloja en el estómago causando dolor muy punzante.

El H pylori infecta la mucosa que protege el aparato digestivo, trayendo como consecuencia ulceración del estómago o inflamación gástrica.

Esta H pylori puede ingresar a nuestro organismo por vía oral, por contacto con otras personas que estén infectadas, por medio de alimentos contaminados o por el contacto con animales infectados.

A pesar de la densidad de los jugos gástricos del estómago, esta bacteria logra sobrevivir en él sin ningún tipo de problema.

Las incomodidades que produce esta bacteria van desde dolor abdominal en el estómago, sobre todo después de una hora de haber comido, sensación de hambre, mal aliento, dolor al ejercer presión sobre el epigastrio, sensación de vómitos, regurgitación, dificultad a la hora de digerir, exceso de ingesta de alcohol, entre otros.

El dolor e incomodidades causadas por la H pylori puede prolongarse sin un tratamiento adecuado por meses, en especial cuando la persona está bajo niveles de estrés muy altos o cuando padece de ansiedad, esto puede hacer que la bacteria se active.

La gastritis puede presentarse en forma rápida que es la denominada gastritis aguda o mantenerse en el tiempo, esto hace referencia a la gastritis crónica.

Gastritis crónica

Esta gastritis se relaciona con la inflamación incierta de la mucosa gástrica.

Al no encontrarse lesiones orgánicas en el esófago ni en el estómago se suele decir que se está delante de la presencia de lo que se llama de forma errónea como gastritis cuyo cuadro de padecimiento es la pesadez, aerofagia, molestia abdominal, saciedad temprana, plenitud postprandial, que pueden englobarse en el término de dispepsia funcional o no ulcerosa.

Existen otras formas menos frecuentes de gastritis crónica como la linfocitaria, la hiperplasia de la mucosa gástrica y gastritis hipertrófica, gastritis eosinofílica.

La incidencia de este padecimiento se estima que aumenta junto con la edad. Solo en los países con estado de pobreza elevado los riesgos de contraerla se presenta considerablemente presentándose en un 80 por ciento en niños y en adultos y ancianos en un 100 por ciento.

En países desarrollados estas cifras bajan considerablemente a un por ciento en infantes y a un 15 por ciento, aproximadamente, dentro de la población adulta o anciana.

¿Qué causa una gastritis?

La gastritis puede ser causada por una infección bacteriana (como el Helicobacter pylori) o viral.

Por enfermedades autoinmunes como la anemia perniciosa. Esta anemia ocurre cuando el estómago carece de la capacidad de absorción y digestión de vitamina B12 o por el reflujo biliar responsable de causar gastritis, irritación e inflamación del revestimiento interno del estómago.

Síntomas del estómago inflamado

Es común que la distensión abdominal venga acompañada de otras sintomatologías como pueden ser: fiebre, ojos llorosos, escozor en la garganta y síntomas relacionados con alergias, la pérdida de peso espontánea es un síntoma que se puede presentar con regularidad, problemas de estreñimiento, sangre en las heces, fatiga, dificultad para concentrarse, entre otros.

En el caso de las mujeres puede venir acompañado con problemas del período de menstruación.

Principales causas de la inflamación estomacal

Dentro de estas posibles causas existe uno en particular como lo es el Síndrome de intestino irritable.

Este síndrome va muy relacionado con las emociones debido a que la gran mayoría de las sustancias que segrega el estómago están ligadas al sistema nervioso. Se presenta con inflamación estomacal, diarrea y meteorismo.

Colitis ulcerosa

Enfermedad cuya característica es la inflamación intestinal de curso crónico que ocasiona ulceración de la mucosa intestinal.

Enfermedad celíaca

Se identifica por la inflamación de curso crónico de la mucosa del intestino delgado debido a la intolerancia al gluten.

Este padecimiento viene como resultado de la atrofia de las vellosidades intestinales como una respuesta inmunitaria que causa una mala absorción y síntomas clínicos.

Deshidratación

La deshidratación se ocasiona como producto del consumo de mucha sal, bebidas alcohólicas, pérdida de líquido a causa de temperaturas muy altas, estas acciones terminan teniendo su estadía en la zona abdominal, proporcionando incomodidades.

Estreñimiento

El estreñimiento muchas veces es asociado con el dolor, dolor que viene como producto de una gran hinchazón en el área abdominal. El estreñimiento puede identificarse fácilmente ya que la persona que lo padece tiene dificultades para ir al baño, pocas evacuaciones y sensación de no haber tenido una evacuación completa.

Las personas que refieren estreñimiento suelen presentar dolor abdominal, malestar general y evacuación de heces pequeñas con forma de pelotas escasas. Esto se debe producto a un desbalance en la dieta que incluye poca fibra y agua.

Es necesario llevar una dieta rica en fibra, frutas y verduras y tomar la cantidad de agua requerida diariamente, esto ayudará al organismo a funcionar de la manera correcta y evitar los malestares por causa del estreñimiento.

Distensión por cirrosis hepática

La cirrosis hepática puede estar acompañada de distensión abdominal debido a la gran acumulación de líquidos en el interior del abdomen.  

Este tipo de sintomatología puede solucionarse por medio de la eliminación de los líquidos en exceso por medio de diuréticos y un control de salud adecuado.

Entre los síntomas más graves están:

Es la acumulación de una cantidad anormal de líquido dentro del vientre, suele presentarse comúnmente en los pacientes con cuadros de cirrosis hepática.

Se estima que un 80 por ciento de las personas con este padecimiento suelen sufrir de ascitis.

La ascitis no se considera una enfermedad sino una señal de ella, en algunos hombres la acumulación de líquido en el abdomen puede ser tan abundante que llega a asemejarse a una mujer en cinta de nueve meses (Está ascitis puede superar los diez litros de líquido ascítico)

La cirrosis como ya se ha planteado es la causante de este padecimiento, se encarga de obstruir el flujo de la sangre, retención de sal, agua y pérdida de proteínas en la sangre.

Celiaquía

La celiaquía se produce por el consumo de gluten. Los síntomas de la celiaquía son extradigestivos y digestivos y pueden ir vinculados a la edad de la persona, cabe destacar que no todos los celíacos son iguales, el planteamiento de los síntomas y padecimientos pueden ser diferentes entre personas.

Esta enfermedad puede aparecer por medio de predisposición genética. Las señales pueden variar desde la distensión abdominal, diarrea, bajo peso en el caso de los infantes o dificultad para ganarlo.

Síndrome de evacuación gástrica rápida

Este síndrome tiene la particularidad de que los contenidos del estómago pasan a gran velocidad  al intestino delgado. Este alimento parcialmente digerido trae consigo exceso de líquido al intestino delgado, causando náuseas, cólicos, diarrea, sudoración, desmayos y palpitaciones.

Dicho síndrome generalmente ocurre después del consumo de mucho azúcar simple o refinado en personas que se han sometido a una cirugía para modificar o extirpar todo o parte del estómago.

Habiendo establecido algunos elementos que causan la inflamación estomacal, veamos ahora que puede ayudar a contrarrestarlo en la mayoría de las situaciones. En los casos de distensión por enfermedades, es necesario consultar al médico de cabecera.

¿Cómo aliviar los síntomas de distensión estomacal?

Lo primero que podemos puntualizar es la alimentación. Es necesario y conveniente procurar una dieta balanceada, que cumpla con los requisitos fundamentales para proporcionarle salud a nuestro organismo, en este caso estamos hablando de nuestro estómago.

Podemos implementar o afianzar el consumo de verduras frescas, frutas y semillas, alimentos altos en fibra como la avena.

Es recomendable ingerir la cantidad de agua necesaria ya que esto ayuda a mantener en buen estado el tracto intestinal, sería necesario consumir de 6 a 8 vasos de agua al día.

En segundo lugar tenemos la receta de la abuela:

Canela. Se le acreditan cualidades curativas y desinflamatorias. Una pequeña cantidad en un vaso de agua es suficiente para hacer una infusión que nos ayudará a aliviar esa molesta sensación de hinchazón en el estómago, hay quienes tienen como costumbre ingerir un poco de esta infusión después de comer.

El jengibre. Tiene propiedades antiinflamatorias, nos ayuda a quemar calorías y a bajar de peso una combinación efectiva para evitar problemas de gases en el estómago.

Te de manzanilla. Este te ayuda a aliviar las molestias estomacales debido a que dentro de sus propiedades está la antiinflamatoria, por eso fortalece la salud intestinal y elimina gradualmente el dolor.

Te verde. El te verde es conocido por su gran eficacia a la hora de subsanar el dolor estomacal, es conocida como la número uno para este trabajo ya que combate la grasa que suele acumularse en esta parte del organismo. Debido a su gran cantidad de antioxidantes regula el colesterol y a su vez combate los radicales libres.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio ayuda con el equilibrio de la mucosa que recubre el estómago debido a su composición alcalina ayuda a aliviar los dolores producidos por la hinchazón estomacal.

La distensión estomacal en la mayoría de los casos puede contrarrestarse con productos de fácil acceso, ya que la mayoría de ellos pueden estar presentes en el hogar.

Cabe destacar que es necesario hacer una consulta al médico especialista al tener dolor continuo o inflación por encima de los parámetros normales.

Si hay presencia de vómitos, náuseas o sangramiento, es imperante acudir al médico de cabecera.

Es necesario llevar una vida equilibrada entre buena alimentación y rutinas de ejercicios regulares.

Para vivir bien debemos conocer nuestro organismo y no pasar por debajo de la mesa las señales que nos pueda mandar, ya que cada alerta es una posible enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *