Remedios naturales que te ayudarán con el dolor de espalda

Remedios naturales que te ayudarán con el dolor de espalda

Última actualización: 06-02-2019. Equipo Nutricioni

Una de las principales consultas al médico es: ¿qué tomar para el dolor de espalda? Para dar respuesta a esta pregunta y ayudarte a eliminar este molesto dolor, te traemos una mega guía con los mejores remedios naturales y cómo usarlos.

El dolor de espalda es una de las molestias más comunes. Obedece a una gran variedad de causas, muchas de ellas de fácil solución y prevención.

Por suerte esta afección responde bien a medidas como la corrección de posturas inadecuadas y el uso de varios remedios naturales que incluyen vitaminas, minerales e incluso plantas, que pueden ayudar a eliminar esta molestia de forma rápida y efectiva.

El dolor de espalda se relaciona con su ubicación

El dolor de espalda puede afectar tanto a la parte superior, donde se ubica la columna cervical, como a la parte inferior relacionada con la columna lumbar.

Según la zona en la que se localice, el dolor será considerado como una cervicalgia o una lumbalgia. Esta clasificación es importante ya que existen algunas diferencias en los mecanismos relacionados con el desarrollo de cada tipo de dolor. Lo mismo ocurre con su tratamiento.

Dolor en la parte alta de la espalda

El dolor en parte superior, llamado cervicalgia, es una molestia directamente relacionada con la adopción de malas posturas.

Nos referimos a mantener una misma posición por mucho tiempo al realizar labores como escribir, trabajar en el computador, hacer actividades laborales, ver televisión o incluso arreglar la casa.

Mantenerse mucho tiempo en una misma posición origina tensión en los músculos, lo que lleva a que aparezcan contracturas dolorosas. La tensión sostenida afecta a otras estructuras como los tendones, los ligamentos y las mismas vértebras, esto puede afectar la normal curvatura de la columna vertebral produciendo su rectificación, lo que a la larga favorece el desarrollo de hernias discales.

Otra causa común del dolor en la parte alta de la espalda es la tensión muscular relacionada con situaciones de estrés emocional sostenido.

Cuando el dolor se irradia desde el cuello hacia uno o ambos brazos, estamos en presencia de lo que se conoce como cervicobraquialgia.

Dolor en la parte baja de la espalda

Esta molestia, mejor conocida como lumbago o lumbalgia, es el dolor más frecuente que existe.

Se relaciona directamente con la ejecución de esfuerzos, especialmente si estos se llevan a cabo de forma inadecuada.

Los esfuerzos que con mayor frecuencia se asocian al desarrollo de dolor en la parte baja de la espalda ocurren al levantar cargas del suelo, o al trasladarla de forma inadecuada.

Otra causa de lesión de las estructuras de la parte baja de la espalda es mantenerse sentado por mucho tiempo, en especial si en vez de apoyar la espalda sobre el respaldar se mantiene el tronco algo inclinado hacia adelante.

El lumbago también se relaciona con la transmisión de vibraciones o impacto.  Este fenómeno es común en los choferes, en los ciclistas y en las personas que llevan a cabo actividades deportivas que impliquen salto, como los corredores y quienes practican básquet o voleibol.

¿Cómo eliminar el dolor de espalda?

La mejor medida frente al dolor de espalda es la prevención. Vigilar tus posturas y cuidar mejor la forma en que haces las cosas es la clave para prevenir estas lesiones.

Ahora bien, cuando el dolor está presente es necesario llevar a cabo algunas intervenciones que ayudarán a eliminarlo.

En primer lugar hay que dejar de hacer lo que llevó al desarrollo de la lesión, principalmente cambiar las malas posturas y no hacer esfuerzos. Aquí resulta de mucha utilidad aplicar las normas de ergonomía e higiene postural.

En segundo lugar, es necesario combatir el dolor, para lo cual contamos con varias herramientas. Los medicamentos como los analgésicos y los relajantes musculares son útiles, sin embargo, sus bondades podrás encontrarla en muchos productos naturales que te ayudarán sin el riesgo de desarrollar los molestos efectos secundarios de muchos de estos medicamentos.

A continuación encontrarás las vitaminas, minerales y plantas que te ayudarán a aliviar el dolor de espalda de forma segura y efectiva.

Vitaminas del grupo B

Las lesiones de los músculos de la espalda muchas veces involucran otras estructuras, en especial los nervios que se ubican en su proximidad.

Por esta razón el dolor puede acompañarse de molestias como corrientazos, calambres, hormigueos o incluso disminución de la sensibilidad en las áreas dolorosas.

En estos casos es de gran utilidad el uso de vitaminas como las del complejo B. Estas vitaminas contribuyen a desinflamar los nervios y a reparar el daño en sus envolturas, lo cual produce alivio de la molestia.

Las vitaminas del complejo B están presentadas en forma de tabletas, jarabes o inyecciones. La presentación más usada es la inyección intramuscular, ya que muchas veces se tiene la creencia de que las inyecciones actúan más rápido, esto no es completamente cierto.

Las vitaminas del complejo B también pueden ser usadas por vía oral en forma de tabletas que se toman una o más veces al día, según la concentración de la presentación.

Estas vitaminas normalmente se obtienen a partir de los alimentos. Algunas personas pueden tener niveles bajos de estas vitaminas, especialmente quienes reciben tratamiento por tiempo prolongado con metformina (medicamento usado para tratar los niveles altos de insulina y la diabetes) o bloqueadores de la secreción ácida gástrica como el omeprazol, esomeprazol, pantoprazol o lansoprazol (usado para tratar la gastritis y las úlceras gástricas).

Otras condiciones en las que pueden disminuir los niveles de vitaminas del grupo B es en personas con antecedente de cirugías gástricas, como la cirugía bariátrica (para reducción del peso corporal) o en quienes ingieren grandes cantidades de bebidas alcohólicas con frecuencia.

Vitamina C

La vitamina C es una sustancia imprescindible para producir una importante proteína del sistema músculo esquelético: el colágeno.

El colágeno forma parte de los ligamentos, tendones, músculos e incluso de los huesos.  Es una proteína estructural que le confiere resistencia a estos tejidos.

La vitamina C es un coadyuvante muy útil en el proceso de la reparación del daño asociado al dolor de espalda. En especial cuando este se relaciona con lesiones traumáticas que impliquen esguinces o desgarros.

La vitamina C es una sustancia segura.  El cuerpo no la acumula, por lo que si se ingieren grandes concentraciones el sobrante se elimina por la orina y no se corre el riesgo de sufrir una intoxicación.

Vitamina D

La vitamina D es una sustancia imprescindible para la salud de los huesos.  Su deficiencia se asocia con un mayor riesgo de desarrollar la pérdida de la densidad mineral de los huesos, lo que lleva a la aparición de condiciones como la osteopenia y la osteoporosis.

Si bien estas condiciones son asintomáticas, algunas de sus complicaciones como las fracturas vertebrales son causa importante de dolor de espalda en adultos mayores y mujeres postmenopáusicas.

La vitamina D se encuentra en varios alimentos, en especial productos de origen animal como carne, lácteos y huevos, aunque el cuerpo humano es capaz de producirla a partir de la exposición a la luz solar.

Al igual que ocurre con las vitaminas del grupo B, la vitamina D debe tomarse con cautela ya que puede acumularse en el organismo produciendo efectos adversos.

Minerales

Uno de los minerales más usados para el alivio del dolor de origen músculo esquelético es el magnesio.

Este mineral ofrece varias bondades. Por una parte contribuye a la reparación de las lesiones que afectan a los músculos, tendones, ligamentos e incluso los huesos, y por otra tiene una importante acción como regulador de la transmisión de la señal dolorosa hacia el cerebro.

El magnesio es capaz de bloquear un receptor llamado NMDA.  Este receptor al ser activado por un neurotransmisor activa el envío de señales de dolor hacia el cerebro, en especial en el caso del dolor que tiene una larga duración, mejor conocido como dolor crónico. Al bloquearse el receptor NMDA se evita que se transmitan ese tipo de señales.

Plantas que ayudan a eliminar el dolor de espalda

Las plantas contienen sustancias que actúan como antiinflamatorios naturales que son de gran ayuda para aliviar diversas molestias, entre ellas el dolor de espalda.

A continuación, te dejo las más efectivas y la forma de usarlas correctamente:

Árnica: es una flor amarilla que crece de forma silvestre por doquier. Esta planta tiene grandes propiedades para aliviar el dolor, en especial el que se relaciona con traumatismos.

El árnica además de aliviar el dolor, contribuye a la reabsorción de los hematomas o moretones y a la cicatrización de las heridas.

Puede usarse de varias maneras: en crema o gel, como tintura o en presentaciones farmacéuticas como tabletas y glóbulos o gotas homeopáticos.

Si prefieres puedes usar la planta directamente, para ello se recomienda triturar las hojas y las flores con una pequeña cantidad de alcohol y colocar esta cataplasma sobre la zona dolorosa. Esto puede hacerse 2 o 3 veces al día mientras haya molestias.

Jengibre: el jengibre es una raíz con un uso muy difundido en los países asiáticos.  Además de un agradable sabor, el jengibre cuenta con una potente actividad antiinflamatoria que lo lleva a ser de gran ayuda para tratar condiciones dolorosas.

Una de las principales indicaciones del uso del jengibre es para el dolor muscular relacionado con la actividad y los esfuerzos físicos.

El jengibre suele usarse en forma de una infusión. Se recomienda colocar una porción de la raíz de jengibre en agua hirviendo, apagar el fuego y dejar reposar.

Se puede endulzar con miel. Esta infusión puede tomarse una o dos veces al día. También puede llevarse en un termo o envase y tomarse como hidratación durante la actividad física.

Cúrcuma: La cúrcuma es una planta de la que se extrae un pigmento amarillo que le brinda su característico color parecido al curry, una especia asiática muy popular en la comida de la India.

Además de este pigmento la cúrcuma contiene una sustancia llamada curcumina que tiene potentes propiedades antiinflamatorias. Estas ofrecen diversas bondades para la salud, en especial para el alivio del dolor relacionado con el desarrollo de inflamación.

La cúrcuma puede ingerirse en forma de infusión o bien como una especie al preparar los alimentos.  Una desventaja de esta sustancia es su baja biodisponibilidad oral, esto quiere decir que la cantidad total que se consume solo se absorbe una pequeña parte.

Esto se logra solventar mediante la presentación de la curcumina en preparaciones farmacéuticas que garantizan una mayor absorción y por lo tanto garantizan que se obtengan sus diversos beneficios tras su consumo.

Mango: el mango es un delicioso fruto también de origen asiático aunque ampliamente difundido en América.

Las hojas del árbol de mango son de gran utilidad para aliviar el dolor y la inflamación de origen muscular e incluso articular. Pueden ser usadas de dos maneras: se recomienda colocar las hojas de mango en agua hirviendo y apagar el fuego, tras esto se deberán dejar reposar hasta que alcance una temperatura tibia, esta preparación puede tomarse como una infusión o bien puede usarse para humedecer paños y colocar compresas sobre la zona adolorida.

En ambos casos puede usarse el agua de hojas de mango dos o tres veces al día mientras duren las molestias.

Romero: el romero es una planta aromática empleada principalmente como especia para darle buen sabor a los alimentos.

Esta planta contiene sustancias que tienen una gran capacidad relajante sobre los músculos, contribuyendo a aliviar el dolor de espalda relacionado con situaciones como la tensión muscular, el estrés emocional y el mal dormir.

El romero se usa principalmente en forma tópica o externa. Existen preparaciones de aceites esenciales que se pueden aplicar mediante un masaje suave sobre la zona adolorida.

También es muy útil al colocarlo en forma de compresas, preparando una solución con 3 cucharadas de hojas de romero en un litro de agua, con las que se puede impregnar una toalla y aplicarla varias veces al día sobre la zona del dolor.

Sauce: el sauce es un árbol usado desde la antigüedad para tratar diversas afecciones reumáticas, especialmente la artritis. Tras observar este fenómeno e investigar sus componentes se descubrió una sustancia con gran potencia antiinflamatoria: el ácido acetilsalicílico, mejor conocido como la aspirina.

La aspirina proveniente de la corteza del sauce fue el primer medicamento antiinflamatorio desarrollado para uso comercial. Es ampliamente conocido y prácticamente todas las personas podemos dar testimonio de su eficacia.

La principal forma de usar el sauce es preparando una infusión con corteza seca disuelta en agua hirviendo. Esta puede tomarse dos o tres veces al día.

Si bien es un remedio muy efectivo, no debemos olvidar que tiene los efectos adversos propios de los antiinflamatorios, que incluyen la aparición de gastritis, el riesgo de desarrollar reacciones alérgicas y la afectación de la capacidad de las plaquetas de adherirse entre sí para formar los coágulos necesarios para detener los sangrados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *