Recursos eficaces para tener resistencia a la fatiga

Recursos eficaces para tener resistencia a la fatiga

Última actualización: 15-10-2018 por Editor Fanny.

La fatiga no es una enfermedad sino un síntoma, es el cansancio consecuencia de un continuado esfuerzo físico o mental. Produce una sensación de extremo agotamiento y debilidad.

La fatiga también puede ser causada por una lucha del organismo contra alguna enfermedad, conocida o quizá desconocida por la persona que la padece.

Lo normal es que después de un gran esfuerzo aparezca la fatiga, en este caso estamos conscientes de su origen.

En otros casos la fatiga, la apatía y el cansancio aparecen sin razón aparente, porque la persona no está consciente de haber realizado un gran esfuerzo o trabajo.

La fatiga después de haber realizado un esfuerzo y haber obtenido algo puede ser reconfortante, incluso puede aumentar la autoestima y el respeto de  otros por el esfuerzo realizado.

Cuando se alaba el esfuerzo por haber obtenido algún logro en lo deportivo, en el trabajo, o en lo personal, la fatiga  bien merece la pena.

En este caso es más fácil recuperarse porque el estado de ánimo está en positivo, simplemente un descanso y alimentación y pronto se está listo para otro éxito.

Por el contrario, no hay nada más triste que estar cansado sin haber hecho algo de valor, sin haber logrado una meta, sin premio ni reconocimiento propio y de los demás.

Y este estado psicológico simplemente realimenta la fatiga. Incluso se cree que pueda tener consecuencias somáticas negativas.

Astenia y síndrome de fatiga crónica SFC

Algunas personas pueden experimentar inusuales episodios de fatiga, de forma  temporal, por ejemplo después de haber tenido alguna clase de fracaso.

Y hay personas que permanecen en este estado por largo tiempo. Entonces es cuando se habla, o se sospecha,  de astenia o de síndrome de fatiga crónica.

En la astenia, a diferencia de la fatiga común, los síntomas no desaparecen con el descanso.

Su origen por lo general está vinculado a trastornos psicógenos o alguna enfermedad.

También se ha observado mayor incidencia de la astenia durante los meses de primavera y más en las mujeres que en los hombres.

El síndrome de fatiga crónica (SFC) se diferencia de  la astenia es que los síntomas duran más seis meses y no se deben a un estado de depresión. Hasta la fecha no está clara la causa del SFC y las investigaciones prosiguen.

Aunque no seamos conscientes, nuestro cuerpo siempre está en una lucha.  

En el interior de nuestro organismo, a nivel celular ocurren guerras y batallas de las que no sospechamos nada.

Nuestro cuerpo a diario debe regenerarse por el desgaste que produce su funcionamiento, pero este desgaste puede superar la capacidad normal de regeneración.

Podemos estar, sin saberlo,  luchando contra infecciones, contra el cáncer o algún desorden glandular, incluso en condiciones aún no conocidas por la ciencia médica.

Por otro lado, si no suministramos al organismo los nutrientes adecuados para la regeneración celular entonces los efectos nocivos de la fatiga pueden prolongarse y retroalimentarse.

En todo caso la fatiga es la consecuencia de un desgaste psicológico  y somático. Ambos requieren atención y soporte.

Obviamente el tratamiento se facilita si se investigan y se conocen los orígenes de cada caso de fatiga, porque de esta manera se aplica el tratamiento o la terapia específica.

La fatiga muscular

Se define como la incapacidad para seguir generando un determinado nivel de fuerza muscular o una intensidad y ritmo en el ejercicio físico.

La contracción y relajación muscular es originada por la liberación y concentración de iones de calcio en el interior de las fibras musculares, en caso de niveles insuficientes de calcio, se produce fatiga muscular.

La fatiga muscular aparece también cuando se produce un agotamiento del glucógeno muscular, o cuando se acumula ácido láctico en las fibras musculares, o simplemente cuando hay deshidratación.

¿Qué alimentos se recomiendan para evitar la fatiga muscular?

Para mejorar el rendimiento muscular y, en lo posible, evitar la fatiga, es indispensable proveer al organismo de nutrientes que contengan calcio.

Las sardinas y los lácteos son alimentos que proveen calcio, además de vitamina D que se encuentra en la grasa de estos alimentos.

La vitamina D es indispensable para la absorción del calcio.

Los suplementos de  vitamina D ayudan en la mejora de la función  músculo-esquelética, debido a que mejora la recuperación de fosfocreatina y reduce la fatiga muscular, según un estudio de la Universidad de Newcastle, Inglaterra.

Después de un entrenamiento o luego de un arduo trabajo físico es necesario restituir el glucógeno muscular, esto se logra consumiendo  una o dos horas después del entrenamiento alimentos ricos en hidratos de carbono como el pan, la pasta el arroz y las patatas.

La acumulación  excesiva de ácido láctico durante el trabajo muscular impide que el calcio se acumule en el músculo afectando su funcionamiento.

Los minerales como el magnesio, bicarbonato de sodio y también la vitamina B, la creatina y el omega 3 contribuyen a la reducción de ácido láctico y por tanto prolongan el trabajo y recuperación muscular.

El magnesio puede obtenerse de los frutos secos, legumbres y cereales integrales.

La vitamina B es indispensable para el transporte de la glucosa y se encuentra en los alimentos proteicos como pescados, huevos y carne.

Los pescados azules como la sardina además de aportar calcio y vitamina B también proveen el indispensable omega 3 para la recuperación muscular.

Los suplementos destinados a combatir la fatiga generalmente contienen vitamina B-6 por su efectividad en el tratamiento de los dolores musculares asociados a la misma.

La correcta hidratación es indispensable para mejorar el rendimiento muscular y reducir la fatiga. El agua es el medio de transporte de muchas de las vitaminas, minerales y nutrientes implicados en el trabajo muscular.

Se recomienda ingerir agua durante todo el día. No hay que esperar a que aparezca la sed, ya que esta es síntoma de deshidratación.

Antes de un entrenamiento se debe estar hidratado y durante el entrenamiento deben proveerse pequeños sorbos, para recuperar el agua perdida.  

Fatiga por trastornos de sueño

El ciclo normal del sueño puede ser alterado por un sinnúmero de factores entre los que podemos nombrar:

  • Apnea de sueño,  si la persona hace una o más pausas en la respiración, o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.
  • Insomnio, causado por estrés o preocupaciones, en este caso el sueño es de mala calidad y no es restaurador.
  • Problemas de próstata, en este caso el hombre no puede vaciar completamente la orina en la vejiga, y se ve en la necesidad de interrumpir varias veces el sueño para orinar.
  • Sonambulismo, ocurre cuando las personas caminan estando aún dormidas.
  • Narcolepsia, que sucede cuando la persona sufre un gran sueño durante el día y puede quedarse dormida en medio de cualquier actividad, por ejemplo conduciendo un auto.

En el caso de fatiga por trastornos del sueño, el tratamiento debe apuntar a solucionar las causas que producen la alteración del sueño.

Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) o encefalomielitis miálgica (EM)

El SFC es una condición que afecta a un 3% de la población mundial. La fatiga o cansancio es tal que impide el trabajo o el estudio en las personas que la padecen.

Este trastorno es una enfermedad compleja caracterizada por un trastorno de la memoria, de la función metabólica, cardiaca o intestinal, causando dolores musculares intensos y gran fatiga cuando se hace ejercicio.

A mediados de 2016, investigadores de la Universidad de Griffith  (Estados Unidos) encontraron deficiencias en la función celular de los pacientes que padecen esta condición, causando un deterioro  celular progresivo.

El SFC comparte síntomas con muchas enfermedades pero muy particularmente con los trastornos de sueño.

A pesar que la persona ha dormido un tiempo suficiente, se despierta cansada, agotada y fatigada. Actualmente los pocos estudios realizados sobre el sueño en pacientes con SFC tienen resultados no concluyentes.

Las vitaminas del complejo B son una de la herramienta usadas con buenos resultados para atenuar la Fatiga Crónica.

La astenia

Se trata de un cansancio duradero con falta de vitalidad y sensación de debilidad. A diferencia de la fatiga común, no es consecuencia de haber realizado un esfuerzo consciente, y no mejora con el descanso.

La astenia puede tener origen en alguna otra enfermedad, por ejemplo cáncer, o algún trastorno hormonal. Su duración está comprendida entre 2 a 6 meses. Pasado este tiempo, si la fatiga prosigue,  debe sospecharse de fatiga crónica.

También  puede estar asociada a trastornos como la depresión, cuadros de ansiedad y el estrés.

Un tipo especial de astenia es la astenia primaveral, que carece de una causa cierta, y ocurre durante los meses de primavera.

Se sospecha que el cambio climático y los procesos alérgicos propios de esa época del año estén relacionados.

Vitaminas y aminoácidos que mejoran la fatiga

Como hemos visto, el término fatiga es extremadamente amplio, tanto por sus orígenes como por su intensidad o por su duración.

Una adecuada nutrición es un elemento clave para ayudar a sobrellevar mejor esta condición.

La vitamina B6 es altamente efectiva durante periodos de fatiga, así como también las demás del complejo B.

La falta de este grupo de vitaminas causa depresión, fatiga, pérdida de masa muscular, falta de apetito y debilidad en adultos mayores.

La L-Tirosina es un aminoácido que ayuda a aumentar los niveles de energía y mejora la memoria, cuando las personas tienen fatiga por haber estado sometidas a un gran estrés físico o mental.

Está indicado en los casos de función tiroidea deficiente y cuando hay agotamiento suprarrenal, debido a prolongada exposición a situaciones de gran tensión.

Plantas que ayudan a tener resistencia a la fatiga (I)

El Panax Ginseng es una planta usada frecuentemente  y desde tiempos ancestrales, para mejorar los síntomas de la fatiga.

La raíz del ginseng regula varios procesos metabólicos entre los que destaca la síntesis de proteínas y la tolerancia a la glucosa. Algunos de sus componentes estimulan al sistema nervioso central, mejorando la transmisión sináptica.

También se conoce que esta planta aumenta la resistencia al cansancio. Para los casos de agotamiento, el tratamiento con Panax Ginseng debe tener una duración aproximada de 2 a 3 meses.

Sin embargo, no se aconseja su uso en el caso de arritmias cardiacas, trastornos de ansiedad ni hipertensión arterial.

El Ginseng Siberiano o eleuterococo, es una planta con propiedades semejantes al Panax Ginseng.

Las raíces y el rizoma de esta planta se usan extensamente en medicina deportiva, ya que hace que las prestaciones físicas y la resistencia al cansancio aumenten de forma significativa.

Es un estimulante del Sistema Nervioso Central, pero a diferencia de otros, no causa irritabilidad. Su uso está indicado en casos de agotamiento físico o mental  y en la astenia de cualquier tipo.

Se desaconseja su uso en caso de trastornos cardíacos, ansiedad, insomnio, hipertensión, embarazo y lactancia.

Plantas que ayudan a tener resistencia a la fatiga (II)

La Nuez de Cola es un árbol originario del África tropical, cuyas semillas tienen conocidos efectos estimulantes, y por eso ha sido usado en la elaboración de bebidas gaseosas estimulantes.

El contenido de cafeína, teofilina y teobromina de estas semillas estimulan el sistema nervioso. Está indicada en caso de agotamiento, fatiga y astenia ya que tiene la particularidad de que su lenta absorción produce una acción más duradera.

Para las fatigas de origen depresivo, la  Hierba de San Juan es lo indicado, ya que es conocida la acción de esta planta como antidepresivo.

La raíz de Ashwagandha es un gran aliado contra la fatiga, sobre todo cuando es de originada por una sobrecarga de las glándulas suprarrenales. Es un estimulante del sistema inmunológico.

El Semeruco o cerecita, también conocida como Acerola, es una frutilla silvestre muy común en América Central y en el Caribe. Tiene un altísimo contenido de vitamina C y provee minerales como magnesio, potasio, calcio y fósforo.

Es un gran reconstituyente. Tiene propiedades vigorizantes contra el agotamiento nervioso, fatiga y estrés. Su alto contenido de vitamina C estimula las defensas del organismo.

El Astragalus es una leguminosa que potencia el sistema inmunológico. Ha sido usada desde hace mucho tiempo por la medicina tradicional china.

Las raíces de esta planta combate las causas infecciosas de la fatiga ya que inhibe la replicación de varios tipos de virus como los de la hepatitis el herpes y otros.

La raíz de la planta Suma, originaria de Sudamérica,  es ampliamente usada por los nativos de esta región para aumentar la fuerza física, la energía y la resistencia.

Promueve el equilibrio de las hormonas y ayuda en la fatiga de origen suprarrenal. Se ha usado para aplacar dolores musculares y artríticos. Además tiene efectos antiinflamatorios.

La Rhodiola Rosea, también llamada raíz de oro o raíz ártica,  es  una planta usada por los antiguos griegos con fines medicinales. Los vikingos la usaban para mejorar su fuerza física y la resistencia.

Los emperadores chinos enviaron expediciones a Siberia para traer la raíz de oro para aprovechar sus propiedades medicinales.

Durante la época soviética fue usada para aumentar la resistencia de los atletas en las competencias olímpicas, de las tropas y de los astronautas.

Esta planta tiene la reputación de eliminar la fatiga, disminuir la depresión y mejorar el rendimiento físico y mental.

Es perfectamente normal sentir fatiga. Pero si no se le encuentra una explicación a la fatiga continuada, es conveniente consultar al especialista, quien determinará el posible origen.

Y para ayudar en casos de fatiga, nada mejor que SupraEnergía, que combina los mejores recursos en un solo producto, para combatirla eficazmente.

Comments 2

    1. Post
      Author

      Todas las vitaminas son necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo. Algunas son más necesarias cuando tienes requerimientos específicos, según la etapa de tu vida en que te encuentres. En nuestros artículos encontrarás información para que puedas elegir las más adecuadas para ti. Por ejemplo, si eres estudiante, o si estás embarazada, o hay algún aspecto de tu vida que quieras mejorar especialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *