¿Realmente es un problema grave la piel seca?

¿Realmente es un problema grave la piel seca?

Última actualización: 24-10-2018. Equipo Nutricioni

Sabemos que en nuestros genes está toda la información sobre cómo somos físicamente. El color de nuestra piel, el tipo de cabello, incluso el tipo de piel la heredamos de nuestros ascendientes. La piel es el órgano más importante de nuestro cuerpo, sin esta sería imposible vivir. Entre sus funciones está execrar toxinas, brindar protección contra los efectos externos

Otras funciones esenciales de la piel  son: regular la temperatura corporal, favorecer al sistema inmunitario, conceder  movimiento y crecimiento a nuestro cuerpo. Además, gracias a este órgano podemos tener sensaciones.

Como podemos ver, a pesar de que la piel es, por decirlo de alguna manera, la parte última o primera de nuestro cuerpo, dependiendo de si empezamos a contar de adentro hacia afuera o viceversa. Lo cierto es que a través de esta podemos percibir los problemas internos que aquejan a nuestro cuerpo.

La piel es el lenguaje del cuerpo. A través del aspecto que esta tenga podemos determinar enfermedades, desde la más leve hasta la más grave.

Un hecho bastante significativo que depende de la piel es la absorción de vitamina D. La  única vitamina que produce el cuerpo. La piel puede sintetizar los nutrientes provenientes de los rayos de la luz solar.

Existen distintos tipos de pieles, no sólo varían por su color, sino también por su textura. Las pieles secas suelen presentarse en personas de tez muy blanca, pero también pueden aparecer en pieles oscuras.

En la mayoría de los casos los factores externos influyen enormemente en las cualidades que presente este órgano.

Antes de hacer algún diagnóstico habría que establecer si la piel está en la naturaleza de piel seca por genética, o piel seca por deshidratación producida por algún agente patógeno.

Piel seca o deshidratada

La piel seca puede ser estacional. Puede resecarse en invierno o en otros casos puede ser una problema de por vida.

Las señales y sintomatologías de la piel seca varían según la edad, las condiciones de salud, el sitio donde vivimos, y el tiempo que nos exponemos al sol.

Podemos saber que tenemos la piel seca cuando tenemos sensación de rigidez, descamación, y un tono oscuro en la piel del rostro, falta de elasticidad y pérdida de vitalidad.

Regularmente la piel seca es un problema genético. Sin embargo, en otras circunstancias tener una piel seca puede deberse a factores externos, tales como cambios hormonales, algunos medicamentos, cambios atmosféricos o deficiencias nutricionales.

En nuestro producto Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas encontramos los nutrientes necesarios para contrarrestar los efectos de la piel seca.

En el portal web roc.es leemos que: “En invierno, el 30-40% de las mujeres sufren de sequedad cutánea: la famosa "piel de cocodrilo" causa estragos en las piernas y los brazos, mientras que en el rostro la sensación de malestar viene acompañada de escamas, estrías o enrojecimiento.

El enrojecimiento refleja una inflamación y una irritación, que son características de la piel seca. Al faltar sebo y lípidos protectores, la piel reacciona fuertemente a las agresiones externas.

Existen diferencias entre una piel seca y una piel deshidratada. En el primer caso ocurre por un desequilibrio entre la grasa y el agua en la parte superior de la epidermis, lo que causa los molestos síntomas de resequedad.

La piel deshidratada no es un tipo de piel, más bien se cree que es una fase de esta, puesto que se origina por  la carencia de agua en las glándulas sudoríparas.

La piel deshidratada  presenta un aspecto sensible, irritación y enrojecimiento. Se ha visto en ocasiones que el origen de la piel deshidratada es la menopausia y el estrés.

Ilustración sobre la piel, con arruga y sin arrugas

¿Cómo prevenir la resequedad?

Existen medidas que podemos tomar para evitar que nuestra piel se marchite. Una piel seca está propensa al envejecimiento prematuro. Alimentarnos sanamente y tomar bastante líquidos son actividades que debemos incluir en nuestra vida cotidiana.

Por otro lado, aplicarse aceites que contengan vitaminas A, C, y E ayudan a mantener hidratada la piel en todo momento. La exfoliación es un proceso importante para lograr una mejor absorción de los nutrientes.

La piel seca se asocia con sensibilidad, lo que puede producir  irritación al entrar en contacto con jabones muy fuertes, detergentes de limpieza, incluso con cosméticos inapropiados.

Si la dermis de la piel se altera, las alergias, y microbios contaminantes penetran en la piel con más facilidad.

Así mismo, es esencial prescindir de productos que estén compuestos de  substancias dañinas como perfumes y colorantes. Debemos estar atentos siempre cuando usemos perfume a que haya pasado pruebas para pieles sensibles en laboratorios dermatológicos.

Prestar atención a la temperatura del agua cuando nos bañamos, disminuir el uso del jabón, y aplicarnos crema hidratante varias veces al día, nos ayuda a prevenir la resequedad de la piel.  

Si al bañarnos la temperatura del agua es demasiado alta, destruimos los lípidos naturales del cuerpo, aquellos que nos protegen de afecciones cutáneas.

Los químicos con los que fabrican el jabón pueden mantenernos alejados de bacterias pero al mismo tiempo elimina los aceites naturales que cubren nuestra piel.

Aplicar crema hidratante, al menos dos veces al día, por la mañana y en la noche, antes de acostarnos nos mantiene alejados de la resequedad por más tiempo.

El uso de nuestro producto Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas también puede ser de gran ayuda para evitar esta afección de la piel.

Joven de edad adulto joven vertiendo crema en su dedo indice

Vitamina A. Antioxidantes para hidratar la piel

Nuestro cuerpo necesita vitaminas y minerales esenciales para su correcto funcionamiento.

Sin embargo, hay algunas vitaminas que por sus propiedades actúan con más eficacia en unas partes del cuerpo que en otras.

Tal es el caso de las vitaminas A, C  y E que son de gran ayuda para el cuidado de nuestra piel.  

La vitamina A desempeña un papel importante en el bienestar de nuestra piel. Esta vitamina  suministra la defensa necesaria ante los rayos solares, inhabilitando el desarrollo de células cancerosas.

También es de gran ayuda para prevenir enfermedades como la psoriasis, acné, así como la sequedad. Pues la vitamina A brinda hidratación y elasticidad a la piel.

Otros efectos  de la vitamina A son aquellos que actúan en la formación de queratinización de la piel. Contribuye con el desarrollo óseo y celular, mantiene en buen estado la salud de dientes, y de los tejidos óseos y blandos. Además, esta vitamina es de vital importancia para protegernos de los rayos UV.

Entre otros beneficios que aporta esta vitamina está producir  pigmentos indispensables para el buen funcionamiento de la retina y la visión

Además, participa en mecanismos de reproducción y de inmunidad. Es esencial consumir vitamina A durante el embarazo y la lactancia. Pues ayuda a que el embrión se crezca de manera normal.

La vitamina A es tomada en cuenta como sustancia defensora frente a procesos oncológicos.

Encontramos esta vitamina en alimentos como carnes, principalmente hígado y riñones, leche, huevos, mantequilla, nata. También en el mango, melón, melocotón, albaricoque,  calabaza, guisantes y bacalao.

Vitamina C

Sin duda, otra importante vitamina para el cuidado de la piel es la vitamina C. Al igual que la vitamina A, por sus propiedades antioxidantes es imprescindible para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo

Consumir vitamina C o aplicarla de forma tópica  nos mantiene protegidos de enfermedades. Al mismo tiempo ayuda a mejorar el estado  físico de nuestra piel y evita el envejecimiento prematuro. Los beneficios de la vitamina C para la piel son innumerables.

Según el portal web sesderma.es la vitamina C “bloquea la acción de los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro de la piel.

Es cierto que la piel envejece de forma inevitable y progresiva, pero hay factores externos que pueden acelerar ese proceso, como es el caso de la exposición solar. De hecho, se estima que entre 80% y 90% del envejecimiento cutáneo se debe al desgaste que la luz solar produce sobre la piel”.

Por sus efectos antioxidantes nos ayuda a estar protegidos de los radicales libres, lo cual nos permite tener un rostro lleno de vitalidad y muy luminoso.

Por su acción despigmentante reafirma la síntesis de colágeno, lo que permite tener una piel lozana y con elasticidad.

Además de sus beneficios para la piel, la vitamina C puede ayudar a prevenir la gripe e influenza, componer tejidos, vasos sanguíneos y huesos, así como a  mejorar la destreza del cuerpo para procesar el calcio entre otros minerales.

Podemos encontrar vitamina C en frutas cítricas, fresas, papaya, kiwi, los pimientos, guayaba, coles de Bruselas, melones, alimentos de hojas verde oscuro, brócoli, coliflor, y tomates. En nuestro producto Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas hallamos esta vitamina.

Bebidas de jugos citricos que contienen vitamina C

Vitamina E

La vitamina E es un sustento liposoluble y antioxidante que resguarda el tejido corporal. Esta vitamina es necesaria para que el cuerpo  salvaguarde el sistema inmune frente a bacterias y virus

La vitamina E le suministra a la piel brillo y elasticidad,  lo que da como resultado lucir una piel siempre joven. Los nutrientes que la componen protegen los ácidos grasos y así prevenir que no se acumulen  toxinas en la piel.

El aceite de vitamina E ayuda a los revestimientos celulares de la piel disminuyendo de esta manera el envejecimiento.

Por otro lado, el suero de vitamina E  puede emplearse directamente en el rostro lo que lo más eficaz que una crema de marca reconocida.

También sirve como emoliente para las ojeras, los párpados y el rostro. Después de aplicarse este suero la piel queda suave y tersa inmediatamente.

La vitamina E contiene antioxidantes que al igual que la Vitamina A y C, ayudan a eliminar los radicales libres que son los que producen daño en los tejidos.

Además, nutre  las células de la piel fortaleciéndola, así evita que las arrugas de la vejez no parezcan tan pronto.

La vitamina E en aceite es ventajosa para reparar y curar quemaduras de sol. El aceite se puede untar  en las marcas, y también dónde hay manchas.

Esta vitamina aporta humedad a la piel, que es importante para que la tez del rostro sea más saludable y se mantenga sano.

Podemos encontrar vitamina E en los siguientes alimentos: almendras, semillas crudas, mostaza, acelgas, col rizada, coliflor, espinaca, avellana, brócoli, aguacate, perejil, lechosa, aceitunas, maní, pistachos, espárragos.

En el aceite de girasol y oliva también encontramos altas cantidades de esta vitamina. En forma de suplemento hallamos en nuestro producto Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas la vitamina E acompañada de otros importantes nutrientes.

Remedios caseros para la piel seca

Existen formas naturales de solventar el problema de resequedad de la piel. Sólo tenemos que investigar sobre los beneficios de alimentos que aportan los nutrientes necesarios para el cuidado de nuestra piel.

Muchos de estos productos naturales los podemos encontrar en farmacias y centros de venta de productos medicinales.

Los aceites de coco, almendras, rosas de mosquetas, y aceite de rosas son importantes por sus propiedades humectantes e hidratantes, sirven como loción para el cuerpo. El uso frecuente de estos aceites mantendrá nuestra piel sana, luminosa y alejada de la resequedad.

La leche elimina las células muertas de la piel, dándole suavidad y frescura a la piel, gracias a que permite mantener la humedad del cuerpo.

La miel hidrata fuertemente la piel muy reseca, porque permite al igual que la leche mantener la humedad,  al mismo tiempo que le da flexibilidad y elasticidad a la piel

La sábila o aloe vera tiene propiedades humectantes y regeneradoras. Además mantiene la piel limpia de impurezas por sus cualidades antibacterianas.

La vaselina también es un ungüento muy usado en casos en los que la piel está seca y agrietada.

El aguacate por su alto contenido de antioxidantes es una fruta muy usada en mascarillas faciales y capilares. También puede mezclarse este con aceite de oliva o aceite de almendras para potenciar aún más sus nutrientes beneficios para el cuidado de la piel.

Por último, y en realidad debería ser el primero, está el consumo de agua, ya sabemos que se recomienda entre uno y dos litros diarios. No hay mejor medicamento para la salud del cuerpo en general que el suministro de líquido.

Tomando agua podemos humectar nuestra piel e hidratar nuestro cuerpo. Sea cual sea el problema de salud, tomar agua debe ser un hábito imprescindible para garantizar bienestar y sanación a nuestro cuerpo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *