té verde relajante y puesta sol, Taza de té verde y frascos de vidrio con hojas de té verde fresco en la mesa de madera y las plantaciones de té

¿Quiere saber de qué está hecho el té verde?

¿Quiere saber de qué está hecho el té verde?

Última actualización: 03-03-2019 por Editor Fanny.

Tomar té verde se ha convertido actualmente en un sinónimo de estilo de vida saludable.

Sin embargo los beneficios de esta fantástica bebida se conocen desde tiempos ancestrales en los países orientales, particularmente en la China y en el Japón, donde buena parte de la población lo consume regularmente como una tradición milenaria.

¿De qué está hecho el té verde? Uno de los beneficios del té verde es el de ser un aliado para retardar el envejecimiento y eso se debe a su alto contenido de antioxidantes y polifenoles.

Té verde en alfombra marrón, infusion de hojas secas

El té verde contiene un 3% en compuestos polifenólicos que son de tres tipos:

  • Flavonoides
  • Catecoles
  • Taninos

Estas son algunas de las sustancias que hacen del té verde un gran aliado para la salud física y mental.

Además el té verde es rico en vitaminas y minerales. Entre las vitaminas que usted encontrará en su taza de té verde están: la vitamina C, la vitamina E, vitamina B-2 y la vitamina A. Estas vitaminas también son agentes antioxidantes.

Entre los minerales contenidos en el té verde destacan:  selenio, magnesio, calcio, cromo, manganeso, hierro, zinc, fósforo, potasio y flúor. Además de ácido fólico que ayuda a fijar el hierro.

El té verde también es conocido por sus efectos estimulantes en el sistema nervioso central, y esto se debe a su contenido de alcaloides, de los cuales los más abundantes son la cafeína y la teofilina.

La planta de té recibe el nombre científico de Camellia sinensis. La planta del té procede del sur de China y sudeste de Asia.

Debido a sus grandes beneficios, hoy en día el té se cultiva en todas las regiones tropicales y subtropicales del mundo, en las que el suelo le sea propicio a la planta, de preferencia climas húmedos y suelos ácidos.

Hay plantaciones de té no solamente en China, sino en la India, Sri Lanka, Africa y Suramérica.

A partir de los 3 años de sembrada, se empiezan a recolectar las hojas más externas de las ramas. Probablemente el lector conozca muchas variedades de té, pero todas proceden de la misma planta.

Tal es el caso del té negro, que también procede de las mismas planta del té verde, la Camellia sinensis.

Las hojas de té verde se recolectan, se secan y se muelen. En cambio en el té negro las hojas previamente se someten a un proceso de fermentación, antes de ser sometidas a secado y molienda.

Sustancias activas del té verde

Como hemos dicho, el té contiene cafeína, en una concentración menor que en los granos de café. Pero además tiene otras sustancia exclusivas:

Teína, una sustancia muy similar a la cafeína, que produce un efecto energizante. La ventaja respecto al café es que la teína es más suave y el organismo la absorbe más lentamente, de forma que el efecto energizante es más suave y duradero.

Teofilina y teobromina, son también sustancias estimulantes, presentes en menor cantidad en el té verde.

Teanina, un aminoácido con efectos relajantes en el organismo. Ambas, teanina y teína, se combinan para producir esa sensación de bienestar conjugada con un estado de alerta mental.

Catequinas, son los polifenoles del té, con gran actividad antioxidante. Se han identificado cuatro catequinas con efectos beneficiosos:

  • Epicatequina (EC)
  • Epigalocatequina (EGC)
  • Galato de epicatequina (ECG)
  • Epigalocatequina galato (EGCG)

Las plantas producen este tipo de sustancias con el fin de defenderse de las plagas. La cantidad presente en el té verde es muy variable, ya que depende de las condiciones de cultivo y procesado.

Las hojas verdes y frescas tienen por supuesto el mayor contenido de epicatequinas, por eso los tés cuyas hojas son menos procesadas tienen un alto contenido de ellas. Tal es el caso del té verde y el té blanco, este último una variedad sin fermentar y de sabor muy delicado.

El contenido de epicatequina en el té verde es muy elevado, debido a la ausencia de fermentación en las hojas.

Sin embargo va disminuyendo con el tiempo y la interacción con el oxígeno del ambiente, por lo que se sugiere guardarlo bien cerrado y consumirlo a lo más pronto posible.

De entre estas catequinas, la Epigalocatequina galato (EGCG) es la más poderosa. Y de todas las variedades, es el té verde el que la contiene en mayor proporción. Y eso lo hace tan especial.

Podemos resumir la composición media del té verde de la siguiente forma:

  • Polifenoles: diversas catequinas
  • Aminoácidos libres: teanina, arginina
  • Vitaminas: mayormente del complejo B, vitaminas C y K
  • Minerales: calcio, selenio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, cinc, fósforo, potasio.
  • Otros polifenoles: catecoles, taninos, quercetina, kaempferol.
  • Ácidos: cafeico, gálico, clorogénico.
  • Fibras solubles y no solubles.

Muchos de estos compuestos también tienen propiedades antioxidantes, como la vitamina C, la quercetina y el ácido clorogénico.

Todos estos antioxidantes poseen un gran potencial para prevenir enfermedades degenerativas, ya que numerosos experimentos llevados a cabo con extractos de té verde así lo demuestran.

Y ello es debido a que el té verde, a diferencia del té negro, conserva intacta su reserva de antioxidantes, gracias a que el proceso de fermentación es prácticamente inexistente.

Efectos saludables del té verde

Numerosos estudios clínicos avalan a el té verde como una de las bebidas con más propiedades beneficiosas para la salud.

Esto se debe en parte a que el té verde conserva intacta una gran cantidad de polifenoles, gracias a que su tiempo de fermentación prácticamente nulo.

  • El efecto antioxidante del té verde se ha probado en experimentos con animales, demostrando una gran efectividad para inhibir el crecimiento de las células cancerosas.

Por ello el té verde potencia el sistema inmune y el suplemento natural CelProtek lo incorpora en su fórmula, para favorecer la defensa eficaz  del organismo contra las enfermedades.

  • El té verde también es estimulante y energizante, porque como ya mencionamos, la cafeína que proviene de la planta, activa el sistema nervioso, brinda energía y aumenta la capacidad para realizar actividades físicas.
  • Además mejora la atención y la concentración en las actividades mentales, propiciando una sensación de bienestar.

Pero a diferencia del café, los polifenoles del té verde suavizan un tanto la intensidad de los efectos estimulantes de la cafeína y además, una taza de té contiene menos cafeína que una de café.

  • El té verde es un aliviado para combatir las cefaleas y  las migrañas, ya que mejora la circulación periférica y produce vasoconstricción craneal, además tiene efectos antiinflamatorios, por lo tanto se recomienda su ingesta para aliviar dolores de cabeza, que van de tensionales hasta migrañosos.
  • Los polifenoles presentes en el té verde ayudan a regular los niveles de colesterol. Estudios comparativos entre poblaciones que consumen regularmente té verde y las que no lo hacen, indican que todas las que consumen mucho té verde, tienen menor incidencia de enfermedades cardiovasculares.
  • Varios estudios señalan que el té verde reduce la cantidad de colesterol que el cuerpo absorbe, así como aumenta la del colesterol eliminado, evitando que se almacene en el hígado. Sin embargo, aún no se entiende el mecanismo mediante el cual el té verde produce este efecto.

Todos estos resultados son muy prometedores en cuanto a las propiedades terapéuticas del té verde.

Si bien los científicos insisten en la necesidad de realizar mayor experimentación, no es necesario esperar por ellos para disfrutar de esta bebida milenaria.

Buenas razones para tomar té verde

El té verde es una bebida de fácil acceso. Puede consumirse caliente o frío, solo o en combinación con otras hierbas beneficiosas. Puede prepararse en casa, pero también puede conseguirse embotellado.

He aquí buenas razones para consumirlo regularmente:

Aleja el cansancio y la fatiga. La cafeína contenida en el té verde estimula  el sistema nervioso, aumenta la energía y disipa el cansancio.

Los efectos de la teína son menos intensos que los de la cafeína, dando lugar a una suave sensación de euforia sin causar exceso de inquietud.

Es antiinflamatorio. El té verde inhibe el factor de necrosis tumoral alfa, una citoquina pro-inflamatoria que en general es beneficiosa, pero también capaz de promover enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, cuando se descontrola.

Combate el dolor de cabeza. El  té verde mejora la circulación periférica y  produce vasoconstricción craneal, además tiene efectos antiinflamatorios, siendo muy recomendable en el alivio de dolores de cabeza de diversa intensidad, incluyendo los tensionales hasta los migrañosos.

Disminuye el colesterol. Los polifenoles son reguladores de los niveles de colesterol. Estudios poblacionales realizados en Japón, un país consumidor de grandes cantidades de té verde, señalan que una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Aún no es claro el mecanismo de acción del té verde en este caso, y habría que tomar en cuenta muchos factores más, como por ejemplo los aportes que hace la dieta de los japoneses, para establecer conclusiones definitivas.

Evita enfermedades cardiovasculares. Además de ayudar a regular los niveles de colesterol, el té verde tiene actividad como antiagregante plaquetario, de tal manera que facilita la circulación de la sangre, disminuyendo el riesgo de enfermedades coronarias.

Más ventajas del té verde para la buena salud

Mientras más se estudian las propiedades del té verde, más ventajas se ponen de manifiesto. Por eso hay muchas más razones para tomarlo. Todas se traducen en beneficios inmediatos para la salud:

El té verde combate la obesidad. El té verde posee propiedades termogénicas que se han puesto de manifiesto en algunos estudios. Los compuestos termogénicos elevan la temperatura corporal y contribuyen a quemar calorías.

El aumentar el gasto energético del organismo hace del té verde una bebida altamente recomendable para bajar de peso.

El té verde es neuroprotector. El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa. Actualmente se cree que desarrollo está vinculado a la acumulación en el cerebro de un péptido denominado β-amiloide, el cual ejerce una acción dañina para las neuronas e interrumpe la comunicación entre ellas.

El estrés oxidativo tiene mucho que ver con ello. En la búsqueda de una cura, los investigadores han comprobado que la EGCG presente en el té verde inhibe el aumento del péptido β-amiloide en modelos animales.

Aunque aún falta mucho para asegurar que los efectos sean los mismos en los seres humanos, los resultados han sido alentadores. Y el té verde puede comenzar a tomarse de inmediato.

Previene el mal de Parkinson. El mal de parkinson es causado por el deterioro de las neuronas denominadas neuronas dopaminérgicas, encargadas de producir dopamina.

Los polifenoles antioxidantes del té verde tienen un efecto protector sobre las neuronas dopaminérgicas. Así se ha comprobado en experimentos realizados con ratones, en los cuales el extracto de té verde neutralizó las neurotoxinas causantes del daño.

El té verde es beneficioso para la piel. Las compresas hechas con el té verde son eficaces para reducir las inflamaciones de la piel.

Además puede protegerla de los elementos. Experimentos en modelos animales confirman que el té verde tiene la capacidad de proteger los tejidos de la acción nociva que tienen los rayos UV. Aunque es conveniente saber que no sustituye al protector solar.

Más experiencias llevadas a cabo in vitro con células de piel humana, señalan que la EGCG mejora las funciones celulares y prolonga la vida de las células.

El té verde combate el estrés. Alrededor del mundo las personas saben que disfrutar de una buena taza de té verde les ofrece efectos calmantes y relajantes.

Es una afirmación que  cuenta con apoyo científico. El té verde contiene L-teanina, un aminoácido precursor de neurotransmisores asociados a la tranquilidad y al bienestar.

¿Cómo ayuda el té verde al sistema inmune?

Esta es una buena pregunta. El suplemento natural CelProtek ha sido creado para apoyar la función inmune y contiene té verde entre sus ingredientes. Esto es debido a la efectiva acción de las catequinas antioxidantes del té verde.

Es sabido que el proceso de la vida requiere aportes continuos de energía mediante procesos químicos de oxidación.

El oxígeno causa que cuando se lleven a cabo estas reacciones, se produzcan radicales libres, sustancias de naturaleza inestable que tienen a reaccionar con otras moléculas para tomar los electrones que necesitan para equilibrarse. Esto es dañino para las células.

El organismo es capaz de hacer uso de los radicales libres cuando necesita acabar con patógenos que amenazan su integridad.

Sin embargo la cantidad de radicales libres, bien sea porque el organismo los produce en exceso o lleguen desde afuera, puede salirse de control.

El resultado el es envejecimiento prematuro y la aparición de enfermedades degenerativas.  Aquí es cuando el té verde interviene. Al estar repleto de poderosos antioxidantes, ayuda al organismo a preservar sus tejidos del daño oxidativo.

Los polifenoles del té verde son estupendos colaboradores del sistema inmune, además de ser antiinflamatorios. De allí que ejercen una acción reguladora muy beneficiosa sobre nuestro sistema defensivo.

El suplemento natural CelProtek está formulado especialmente para ayudar al sistema inmune y fortalecer su función defensiva, ya que es capaz de activar las enzimas antioxidantes endógenas del organismo como la glutatión S-transferasa.

Por eso CelProtek incluye entre sus ingredientes las hojas de té verde, cuyas catequinas tienen acción protectora sobre los tejidos del organismo.

Los polifenoles, como hemos mencionado también, no son exclusivos del té verde. Otras plantas los poseen en mayor o menor medida.

Tetera y taza de té verde herbal en bambú con fondo blanco de mesa. sobre la luz

Para que sean efectivos, el organismo debe poder aprovecharlos en gran cantidad. CelProtek contiene cúrcuma, selenio, vitaminas C y E, quercetina, semilla de uva, corteza de pino y licopeno. Todos excelentes antioxidantes naturales.

Su acción conjunta hace que CelProtek tenga un impacto increíblemente positivo en el sistema inmune de las personas, ayudándolas a prevenir enfermedades infecciosas, autoinmunes y alergias, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *