Alimentos Ricos en Flavonoides

Quercetina: líder de los flavonoides antioxidantes

Quercetina: líder de los flavonoides antioxidantes

Última actualización: 01-12-2018 por Editor Walther.

Alimentos Ricos en Flavonoides

Muchos de nosotros ignoramos qué es la quercetina, dónde podemos encontrarla y cuál es su importancia y utilidad para nuestra salud.

La quercetina es uno de esos nutrientes que desconocemos, pero es tan importante como las vitaminas, minerales, grasas, proteínas y carbohidratos.

Es un flavonoide con propiedades antioxidantes y podemos encontrarlo en muchos alimentos. La quercetina es denominada igualmente con otros nombres como quercitina, quercetol, , meletin, sophoretin, flavin o xanthaurine.

Este nutriente nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida debido a sus maravillosos beneficios en nuestro cuerpo. Entre las facultades que nos proporcionan los alimentos que contienen quercetina, tenemos las siguientes:

Son analgésicos, antiagregantes, antiartríticos, antiasmáticos, antibacterianos, antiespasmódicos, antigripales, antiherpéticas, antiinflamatorios. Además tienen propiedades antiulcéricas, hepatoprotectoras y vasodilatadoras.

Como vemos, los alimentos que contienen quercetina ayudan a combatir diversas enfermedades e infecciones que nos aquejan.

Adentrémonos en algunos detalles sobre las fantásticas cualidades de la quercetina:

Es un antibiótico natural que fortalece nuestro sistema inmunológico.

La quercetina es antidiabética, ya que este flavonoide ayuda a contrarrestar los perjuicios ocasionados por el azúcar en los riñones de las personas diabéticas.

Tiene propiedades antioxidantes que frenan el proceso de envejecimiento de las células y el deterioro de nuestro organismo a medida que pasan los años.

La quercetina mejora la irrigación sanguínea y su fluidez en el sistema circulatorio. Ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares como arteriosclerosis e hipertensión.

Previene la aparición de la trombosis, enfermedad que forma trombos en un  vaso sanguíneo o en el corazón; además reduce la presencia de colesterol en sangre.

Los alimentos ricos en quercetina están catalogados dentro del grupo de alimentos anticancerígenos por su gran poder antioxidante.

Sus componentes ayudan a paliar los efectos de esta terrible enfermedad, haciendo más lento el crecimiento de células malignas. La presencia de quercetina actúa favorablemente en tumores de ovarios, mama, próstata, vesícula y pulmón.

Desde el punto de vista estético corporal, la quercetina beneficia al cabello en forma  natural, pues lo fortalece nutriéndolo desde el interior del organismo. Le brinda densidad, volumen y forma, además de prevenir la resequedad del cuero cabelludo y la aparición de la caspa.

Alimentos ricos en Antioxidantes

La acción antioxidante de la quercetina

Los radicales libres son responsables de consecuencias muy dañinas para nuestro sistema celular y nuestro organismo en general. Aquí entra la acción de antioxidantes como la quercetina en la reducción de sus efectos nocivos.

Una alimentación equilibrada debe ser rica en antioxidantes, para poder mantener una excelente salud. El consumo de alimentos con quercetina, puede dotarnos de ese escudo antioxidante que tanto necesitamos.

Para comprender mejor en qué radica la acción de los antioxidantes, debemos entender en qué consiste el proceso de oxidación y qué son los radicales libres.

La oxidación consiste en una reacción en la cual el oxígeno se une con otras sustancias químicas. Las moléculas que se oxidan son los radicales libres.

Los átomos de oxígeno se juntan con otros para realizar un intercambio de electrones,  característica que hace a estos átomos, esenciales para la vida. Sin embargo este mismo rasgo puede tornar a estos átomos en elementos de gran toxicidad.

Durante el proceso de reacción atómica y molecular, el oxígeno sufre cambios y se  transforma en oxidantes, entre los que se cuentan los radicales libres.

De la misma manera que el oxígeno es necesario para la vida, lo son los radicales libres que cumplen muchas funciones necesarias al organismo.

Pero  a la vez, los radicales libres pueden revertir su acción y afectar profundamente nuestras células y el material genético que se encuentra en ellas.

Al cortar ciertos alimentos como los aguacates y dejarlos un rato al aire libre, se ponen oscuros. Ese es el proceso de oxidación.

Los antioxidantes entonces, son aquellas moléculas que tienen la capacidad de retardar y evitar la oxidación de otras moléculas. Ellos aportan los electrones que evitan a los radicales libres, robarlos a nuestras células.

Sin embargo, es importante aclarar que ningún antioxidante es capaz de controlar la variedad de radicales libres producidos en el organismo.

Por esto, no es sano ingerir un solo tipo de antioxidantes, sino una gran diversidad de ellos, mediante la ingesta de una dieta balanceada y variada.

Entre los antioxidantes existentes en una buena alimentación, resalta la quercetina, por su gran poder contra los radicales libres.

Alimentos donde pueden ser ubicados los antioxidantes

Importancia de la dieta antioxidante

Todo lo que el cuerpo no alcanza a producir por sí solo debe ser introducido en él, a través de la dieta. Gracias a los alimentos se estimula la inmunidad y se mantiene la vitalidad.

En este caso además, se introducen los elementos necesarios para evitar las intoxicaciones y enfermedades producidas, entre otros factores, por los radicales libres.

Durante 1900, el profesor Gomberg (Rusia) aisló en su laboratorio el primer radical libre,  pero no fue hasta 1954 cuando se descubrió el poder negativo del oxígeno. Se asoció a la presencia de los radicales libres, estudiando después sus funciones en el cuerpo humano.

Diversos estudios realizados desde principios de la década de los 70 aseguran que son, entre otros, las vitaminas C y E y los betacarotenos los que actúan como antioxidantes. Éstos tienen un gran contenido de quercetina que equilibra la salud del organismo.

No obstante, los antioxidantes no repercuten de la misma forma en todas las personas. Por un lado, la cantidad de vitaminas antioxidantes que se pueden tomar, supera la cantidad recomendada por los médicos en algunos casos.

Los hombres adultos necesitan a veces más complementos de determinados antioxidantes que las mujeres adultas.

Los hombres y mujeres mayores de cincuenta años deben tomar más cantidad de algunos antioxidantes que las personas más jóvenes.

Los niños y niñas que hacen ejercicio necesitan más antioxidantes que los adultos menos activos, pero algunas personas deben consultar antes con el médico. Incluso otras deben evitarlas.

Se debe reducir la práctica de algunos ejercicios e incidir en otros para reforzar la propia protección interna contra las enfermedades.

Pero aplicando ciertos principios sobre los antioxidantes, se puede mitigar la fatiga y el dolor después de una actividad física intensa.

Algunos conceptos sencillos, relativos a la preparación de los alimentos basados en investigaciones sobre nutrición, pueden reducir la pérdida de antioxidantes.

Esta es producida por la mala calidad del ambiente o por otras causas, pero sobre todo, es esencial controlar el propio entorno para limitar la formación de radicales libres en el organismo.

Frutas y vegetales ricas en vitamina C

Vitaminas, quercetina y antioxidantes

Son muchas las propiedades de las vitaminas, y entre ellas está la de facilitar la absorción de radicales libres y evitar la oxidación de las células, el envejecimiento.

Entre las vitaminas antioxidantes que contienen quercetina están:

Vitamina C: Su nombre científico es ácido ascórbico; es la encargada de transportar oxígeno e hidrógeno por el organismo.

Por esta capacidad para captar oxígeno, neutraliza los radicales libres, siendo un preventivo de cánceres y arteriosclerosis.

Los alimentos ricos en vitamina C son las frutas (cítricos, papaya, fresas, melón, arándano).

La vitamina C tiende a permanecer estable en las soluciones ácidas pero se descompone en presencia de sustancias alcalinas, oxígeno, cobre y hierro.

Así, al cortar los alimentos, el contacto con el oxígeno provoca la reducción de esta vitamina en ellos: por ejemplo la manzana, que ennegrece al partirla o pelarla.

Vitamina E: Los alimentos ricos en vitamina E no son muy abundantes. En realidad se tendrán que comer cantidades inmensas de alimentos que contienen esta vitamina.

Solo así se llegará a cubrir las necesidades diarias que combatieran el exceso de radicales libres, aunque no se conoce ninguna enfermedad causada por su carencia.

Los principales aportes de esta vitamina son los frutos secos y algunos aceites, pero tampoco se puede abusar de ellos. Se le atribuyen otras propiedades, además de la antioxidante, como su papel vital en la reproducción y la fecundidad.

Los betacarotenos: Los alimentos ricos en betacarotenos (provitamina de la vitamina A) son los boniatos, las zanahorias, el melón, la auyama y espinacas.

También el brócoli, el mango y la papaya, entre otros; la misma vitamina E puede favorecer la absorción de estas vitaminas.

En términos generales se considera que menos de la mitad del betacaroteno que contiene un alimento pasará a formar parte de las defensas hacia los radicales libres.

En este caso también influye la manera en la que se cocina: una zanahoria cruda cederá un 1% de su contenido en betacarotenos. Este valor aumentará considerablemente si se cocina al vapor.

Vegetales verdes y blancos

Ajo, arándanos, brócoli, cebolla y col

Ajo: Del ajo obtendremos beneficios de gran valor; este tubérculo es un pasaporte hacia la longevidad y la salud integral. Sus compuestos azufrados son anticancerígenos, previenen las infecciones y favorecen la salud del corazón.

Este antibiótico y antiséptico natural debe sus efectos en gran parte a las propiedades curativas que le otorgan los altos niveles de quercetina que contiene.

Previene la formación de la Candida albicans en el tracto digestivo y de disenterías en el intestino grueso.

Lo recomendable es consumir un ajo diario crudo, lo que nos mantendrá sanos de resfriados y gripes. Además es expectorante, evita problemas circulatorios, disminuye los niveles de colesterol y la tensión sanguínea.

Arándano: Deliciosos, dulces y bajos en calorías, los arándanos son uno de los frutos más ricos en antioxidantes como la quercetina.

150 gramos cubren la mitad de las necesidades diarias de vitamina C y aportan una cantidad significativa de manganeso y mucha fibra (4,9 gramos). Además, ayudan a prevenir las infecciones urinarias.

Brócoli: Crudos o ligeramente cocidos, es muy bueno comer brócoli al menos cuatro veces a la semana. Contiene antioxidantes con quercetina e índoles, eficaces contra los cánceres de colon y de pulmón.

Cebolla: Es el alimento con mayores niveles de quercetina. Es muy buena para la circulación sanguínea, siendo muy rica en antioxidantes que frenan el envejecimiento celular.

Col fermentada: La col agria o col fermentada añade virtudes a la col, que es ya de por sí un alimento muy sano: posee efectos anti cancerígenos demostrados.

Además de su contenido de quercetina, la fermentación láctica multiplica el número de bacterias beneficiosas presentes en el intestino. Esto mejora la absorción de nutrientes.

Una ración de 200 g de col fermentada cubre la dosis diaria de vitamina C de un adulto, ya que aporta casi el cuádruple de la que se necesita.

Satisface los requerimientos diarios de ácido fólico y dos terceras partes de los de vitamina  A, y también es fuente notable de calcio, potasio, fósforo y hierro. Además de vitaminas B1, B2 y B6; por si fuera poco, aporta dosis sustanciosas de yodo, cinc, cobre y manganeso.

Granadas maduras con jugo en primer plano de la mesa de madera

Cerezas, ciruela y granada

Cerezas: A sus propiedades desintoxicantes, antiinfecciosas, antioxidantes y ricas en quercetina, se une un gran poder laxante y diurético.

Se ha comprobado que comer entre 15 y 25 cerezas al día ayuda a reducir los niveles de ácido úrico. Resulta muy útil en el tratamiento de la gota.

Son ricas en vitaminas A y C, sólo aportan 58 calorías por cada 100 g consumidos.

Ciruela: No tiene muchas vitaminas pero tiene una notable presencia de vitaminas A, C y E con sus valiosas propiedades antioxidantes, por su alto contenido de quercetina.

Esto supone para el organismo una protección eficaz contra los efectos del envejecimiento, al contrarrestar la acción de los radicales libres.

Es una buena fuente de flavonoides, potasio y hierro, al tiempo que cuenta con la presencia de otros minerales: calcio, fósforo, magnesio y manganeso.

Sus hidratos de carbono, principalmente fructosa y levulosa, son bien asimilados y tolerados por el cuerpo, siendo una buena fuente energética.

La importante concentración de celulosa y mucílagos explica su sorprendente efecto sobre el intestino.

Granada: Su excepcional riqueza en antioxidantes reduce el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares y previene de enfermedades degenerativas.

La razón es que contiene la más alta proporción de sustancias antioxidantes (quercetina) en comparación con otras frutas y tres veces más que el vino o el té verde.

Los antioxidantes de la granada mejoran en general el estado de los vasos sanguíneos, regulan  la presión arterial, reducen a la mitad el endurecimiento de las arterias. Este fallo es causado por la oxidación del colesterol; los antioxidantes presentes en la granada, disminuyen la retención del colesterol malo.

Estos antioxidantes protegen todos los tejidos y órganos corporales frente a las enfermedades degenerativas. Estudios han mostrado la acción protectora de la granada frente a los cánceres de piel, mama y colon.

Además contiene taninos, que tienen un efecto antiinflamatorio sobre la mucosa digestiva. Destaca además su componente de ácido cítrico que desinfecta y alcaliniza la orina.

Vista superios de batido de espinaca con jengibre

Avena, espinaca, ginkgo biloba, mango y té verde

Avena: Es uno de los alimentos cereales con más nutrientes, además de su rico contenido de quercetina. Aporta energía y mucha fibra.

Espinaca: Así como el perejil, la espinaca es uno de los alimentos más potentes que contienen  quercetina, además de ser un alimento muy rico en nutrientes.

Es interesante combinarlo con cebolla y ajo para obtener una interesante combinación

Ginkgo biloba: Basa sus magníficas cualidades vasotónicas en su gran contenido en glucósidos flavonóidicos (rutósidos) y flavonoides de la quercetina.

Es el mejor tónico cerebral, tiene una marcada acción vasodilatadora cerebral y mejora la memoria y las funciones cerebrales. Está recomendado para personas de la tercera edad; constituye asimismo un buen preventivo contra la trombosis y las varices.

Se emplean sus hojas y puede administrarse en forma de infusión, tintura y comprimidos.

Mango: El rey de los frutos tropicales es el mango, tanto por su excelente sabor y su textura sorprendente como por sus ventajas a la salud.

Es una fruta con un gran poder antioxidante, pues proporciona cantidades significativas de quercetina, uno de los nutrientes antirradicales libres más importantes.

Ayuda a prevenir enfermedades degenerativas en general y especialmente, problemas cardiacos, cáncer y diabetes. 200 g de mango aportan el 30% de las necesidades diarias de vitamina A, el 100% de vitamina C y el 23% de vitamina E.

Para saber si un mango está en su punto debe olerse: si desprende un aroma penetrante y agradable es signo de que está maduro.

Manzana: Junto con otras frutas como las peras, uvas, kiwis y guayaba, son ricas en quercetina. Lo ideal es consumirlas con su cáscara

Té verde: Las infusiones de té verde tienen efectos antioxidantes y ligeramente estimulantes, que tonifican el organismo y agilizan el tracto intestinal.

Los flavonoides antioxidantes con gran contenido de quercetina, neutralizan algunas sustancias cancerígenas, sobre todo las que provocan tumores en el estómago.

Quercetina, antioxidantes e inmunidad

Si queremos fortalecer nuestro sistema inmune, debemos seguir la dieta indicada, rica en  vitaminas y alimentos que contengan antioxidantes y quercetina.

Junto a los alimentos que hemos descrito, podemos sumar un suplemento nutricional como el CelProtek. Este producto diseñado para aumentar la inmunidad, tiene muchos ingredientes que ayudan a la salud intestinal, además de eliminar los parásitos.

Los ingredientes del CelProtek incluyen gran cantidad de hierbas y especias antioxidantes como quercetina, té verde, cúrcuma, granada y frambuesa. Juntas combaten eficazmente los radicales libres.

La fórmula contiene antiinflamatorios como cúrcuma y ajo, que previenen enfermedades, mientras ayudan a la defensa inmune.

Además el CelProtek contiene un complejo de hongos, entre ellos Shiitake Powder, Maitake Powder y Reishi Powder, que ofrece protección contra el cáncer.

Otro complejo de hierbas incluidas en este suplemento incluye Polvo de raíz de ruibarbo, Polvo de raíz de bardana, Polvo de partes aéreas de alazor de oveja y Polvo de corteza de olmo resbaladizo.

El CelProtek trae por otra parte Vitamina C y E, y minerales como el selenio, micronutrientes ricos en antioxidantes. Igualmente contiene panax ginseng, el polvo de beta glucanos, corteza de pino, polvo de hojas de graviola y licopeno.

Para mantener el nivel adecuado de antioxidantes del cuerpo es importante además del consumo de alimentos con quercetina, seguir un plan de ejercicios. Debemos conseguir un equilibrio dentro de las actividades cotidianas.

Junto a la ingesta del CelProtek, debemos evitar hábitos insanos en la vida cotidiana como fumar, beber, comer desequilibradamente o ejercitarnos en extremo.

Todos los órganos y tejidos del cuerpo están siendo atacados continuamente por enemigos biológicos. Estas moléculas, los radicales libres, bombardean al cuerpo constantemente y se definen como uno de los mayores riesgos para la salud.

Hoy en día y en el futuro, nuestra salud está en nuestras manos. La idea es no forzar la máquina, sino evitar el envejecimiento prematuro con conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *