Grupo de minerales en fondo blanco

¿Qué son los minerales y por qué son esenciales para la salud?

¿Qué son los minerales y por qué son esenciales para la salud?

Última actualización: 05-12-2018. Equipo Nutricioni

El cuerpo humano funciona correctamente gracias a múltiples sustancias que se encuentran presentes en el organismo.

Dentro de estas sustancias se encuentran los macronutrientes como las proteínas, grasas e hidratos, y los micronutrientes como las vitaminas y los minerales; estos se se pueden clasificar en macrominerales y oligoelementos.

Los minerales son los elementos naturales no orgánicos que representan entre el 4 y el 5 por ciento del peso corporal del organismo.Grupo de minerales en fondo blanco

Aunque muchas de estas elementos pasan desapercibidos, cada individuo necesita de los minerales para garantizar, entre otras cosas, la formación de los huesos, la regulación del ritmo cardíaco y la producción de las hormonas.

Cada vez que una persona ingiere alimentos, está consciente de que si come mantequilla incorpora grasas al organismo, por ejemplo; que cuando come carne, automáticamente está ingiriendo proteínas, y así con muchos otros alimentos de la dieta diaria.

Sin embargo, no siempre se tiene muy en claro que con los alimentos también se consumen vitaminas y minerales, los cuales son indispensables para la salud.

¿Qué función desempeñan los minerales en el cuerpo?

Es necesario tener una dieta completa y equilibrada, ya que los minerales que el cuerpo requiere para su óptimo funcionamiento se consiguen naturalmente por medio de los alimentos.

Se puede decir, en términos generales, que los minerales cumplen tres funciones básicas que son:

  • Función plástica: en este grupo se encuentran los minerales responsables de construir el tejido óseo, como el flúor, el calcio y el magnesio.

Símbolo del magnesio - Elemento de la tabla periódica ampliada con lupa.Se encuentra también el hierro, mineral encargado de formar la hemoglobina, necesaria para transportar oxígeno a todos los órganos y tejidos del organismo.

  • Función reguladora: dentro de este grupo destaca el yodo, encargado de regular el metabolismo, manteniendo el equilibrio a través del funcionamiento de la glándula tiroidea.
  • Función de transporte: dentro de este último grupo se encuentran el sodio y el potasio, que actúan como transporte a través de la membrana celular.

¿Cómo mejorar la calidad de los minerales en el organismo?

Evitar alimentos con mucha grasa y azúcar refinado, ya que la digestión de estos productos causa un gasto exagerado de minerales esenciales.

Comprobar si existe intolerancia a ciertos alimentos, como por ejemplo al trigo, a la leche o a la soja, ya que muchas deficiencias nutricionales se deben a una inadecuada absorción de nutrientes.

Consumir batidos de vegetales crudos de hojas verdes, los cuales se pueden mezclar con frutas para mejorarles el sabor.batido verdes al lado de vegetales verdes

Consumir entre 1,5 y 2 litros de agua mineral al día.

Aumentar el consumo de alimentos con alto valor nutricional, como el cacao crudo, algas, aloe vera, noni, miel cruda, polen, chía, camu camu y reishi, entre otros.

Sustituir la sal refinada por sal gruesa o no refinada, ya que, además de cloruro de sodio, contiene muchos otros minerales.

Procurar, en lo posible, comprar productos ecológicos y/o biológicos, puesto que son más nutritivos y suelen tener menos toxicidad.

Tipos de minerales

  • Los macrominerales: son aquellos minerales que el organismo necesita en mayor cantidad. Se incluyen dentro de este grupo el calcio, fósforo, magnesio, potasio, azufre, cloro y sodio.

Estos minerales son fundamentales para que las funciones del organismo se desarrollen con total normalidad.

Los especialistas señalan que la mejor forma de obtenerlos es a través de la ingesta de alimentos que los contengan.

Calcio: es uno de los responsables en la formación de los dientes y de los huesos; los alimentos que aportan este mineral generalmente están presentes en los lácteos y sus derivados.

También es posible encontrar el calcio en verduras, algas, leche vegetal, semillas de sésamo, cereales integrales, semillas y almendras.

El magnesio: uno de los macroelementos que participa en la actividad de muchas enzimas; se puede encontrar principalmente en:

Vegetales, en frutas como el albaricoque, en legumbres, cereales, semillas y frutos secos, harina de maíz amarillo, cascarilla de arroz, germen de trigo, aguacate, coco, espinacas, leche vegetal, uvas, miel, etc.

El fósforo: al igual que el calcio, es otro de los macroelementos que participa en la formación de los dientes y los huesos.

Se puede obtener principalmente en productos ricos en proteínas, como la carne y la leche; también en los cereales y el pan integral.

El potasio: participa en la comunicación entre los nervios y los músculos, y puede obtenerse principalmente de:

Verduras como las espinacas, de las uvas o las moras, de las zanahorias, los plátanos, las patatas, las naranjas, las aceitunas negras, verduras amargas, algas, semillas y frutos secos, vinagre de manzana, leche de soja, manzanas, plátanos, pepinos, lechuga, etc.Caprese ensalada italiana o mediterránea. La albahaca de la mozzarella del tomate deja las aceitunas negras y el aceite de oliva en la tabla de madera.

  • Otros macrominerales importantes

El azufre: interviene en el metabolismo de los lípidos y participa en la síntesis del colágeno.

Es posible encontrarlo en el queso, la cebolla, el ajo. Las carnes rojas y las legumbres son los alimentos más ricos en este macromineral.

El cloro: se encarga de ayudar a mantener el equilibrio de los líquidos corporales.

La principal fuente de donde la puede obtener el ser humano es de la sal de cocina y de las verduras como las algas marinas o la lechuga.

Los tomates, las aceitunas, el centeno y el apio son algunos de los alimentos que también contienen niveles altos de cloro.

El sodio: al igual que el potasio, ayuda en las funciones de los nervios y los músculos, y en el mantenimiento del equilibrio de los líquidos corporales junto con el cloro.

La mayor fuente de sodio es el cloruro de sodio o sal común.

También se encuentra presente en higos, manzanas, albaricoques, col rizada, algas marinas, ciruelas, pasas, fresas, semillas de girasol, aceitunas negras, apio, espárragos, verduras en general.

  • Oligoelementos: son los minerales que el organismo requiere en menor cantidad. Los principales oligoelementos son: hierro, manganeso, cobre, yodo, flúor selenio, cobalto y zinc.

La falta de estos minerales, así como su exceso, pueden acarrear consecuencias muy graves para la salud.

Hierro: una de las principales funciones del hierro es participar en el transporte de oxígeno; su déficit o carencia puede provocar anemia.

Se encuentra principalmente en las carnes rojas, las legumbres, el salmón, el atún, las frutas deshidratadas, los huevos, las ostras y en los cereales.

Manganeso: es indispensable para el buen funcionamiento del organismo.

La principal fuente natural de este oligoelemento son las nueces, el té, las legumbres, las semillas, las verduras de hoja verde y los cereales integrales.

Cobre: la formación de los glóbulos rojos está vinculada con este mineral.

Se puede obtener de los mariscos, las legumbres, las nueces, las patatas, las verduras de hoja verde y las frutas deshidratadas, entre otros.Mezcla de frutos secos sobre base y fondo blanco

Yodo: actúa en la producción de las hormonas tiroideas y juega un papel muy importante durante el embarazo.

Se puede obtener de pescados como el atún o el bacalao, de mariscos, lácteos, cereales, sal común y de algunas frutas y vegetales.

  • Otros oligoelementos importantes para el organismo

Flúor: interviene en la formación y en el fortalecimiento de huesos y dientes. La falta de flúor se asocia a mayor riesgo de caries, reducción del esmalte dental, debilidad ósea, osteoporosis, fracturas, y sordera progresiva con la edad, ya que afecta a huesos del oído.

Se encuentra en las aguas fluoradas, el té, el café, el pescado, el marisco y en vegetales como las espinacas o la col.

Selenio: participa en actividades como la reproducción y la regulación de la hormona tiroidea. Está disponible en la carne, la leche y sus derivados, el pan, los cereales, y los mariscos.

Cobalto: participa para estimular y conseguir el buen funcionamiento de los glóbulos rojos.

Se encuentra fundamentalmente en almejas, pescados, quesos, carne roja, cereales integrales; en frutas como las peras, las cerezas, en legumbres y en frutos secos como las avellanas y las nueces.

Zinc: ayuda a que el sistema autoinmune funcione de forma correcta. Se encuentra principalmente en la carne de cerdo y de cordero, en legumbres, levadura y las nueces. Las frutas y las verduras no contienen tasas elevadas de este mineral.

Consecuencias del déficit o exceso de minerales

El cuerpo aprovecha los minerales para realizar distintas funciones, incluyendo la formación de huesos, la producción de hormonas y la regulación de la frecuencia cardíaca, entre otras; por el contrario, la falta de éstos se asocia a distintas enfermedades.

Existen personas que presentan deficiencias leves de ciertos minerales y vitaminas, lo que implica a largo plazo una predisposición a desarrollar enfermedades relacionadas con la edad, tales como cáncer, enfermedades del corazón, y pérdida de la función inmune o de funciones cerebrales.

De la misma manera, el exceso de algunos minerales puede causar intoxicación y conllevar a consecuencias graves para el organismo.

Hierro

Es un componente de muchas enzimas que intervienen en reacciones químicas en todo el organismo. Es también uno de los componentes de la hemoglobina, la cual permite a los glóbulos rojos transportar el oxígeno y distribuirlo a los tejidos del cuerpo.glóbulos rojos en vena

Deficiencia de hierro

Es la deficiencia nutricional más frecuente a nivel mundial, produciendo anemia en hombres, mujeres y niños.

Una inadecuada alimentación, así como las hemorragias, que provocan una pérdida de hierro, producen una deficiencia que se debe tratar con suplementos del mineral.

Es muy probable que durante el embarazo se produzca deficiencia de este mineral, debido a que la madre debe suministrar una gran cantidad de hierro al feto en desarrollo.

La anemia se desarrolla cuando las reservas de hierro del cuerpo se agotan. Los síntomas de esta deficiencia incluyen palidez, uñas delgadas y cóncavas, debilidad con disminución de la función muscular y alteraciones en la conducta cognoscitiva.

Exceso de hierro

Una persona puede acumular hierro en su cuerpo cuando se somete a una terapia con cantidades excesivas durante largo tiempo, cuando recibe varias transfusiones o en el alcoholismo crónico.

Su exceso es tóxico y provoca vómitos, diarrea y lesiones intestinales.

La hemocromatosis o enfermedad por exceso de hierro es un trastorno hereditario en el que se absorbe demasiado hierro; es potencialmente mortal, pero de fácil tratamiento.

Los síntomas pueden incluir artritis, impotencia, infertilidad, hipotiroidismo y fatiga crónica y, por lo general, no se manifiestan hasta la mediana edad y su desarrollo es insidioso.

Zinc

Los tejidos que poseen el contenido más alto de zinc son los huesos, el hígado, la próstata y los testículos. La concentración de zinc en la sangre depende de su contenido en la alimentación.

Este mineral se encuentra ampliamente distribuido en el cuerpo porque es un componente de más de cien enzimas, abarcando las que son responsables de la síntesis del ADN y ARN.

Deficiencia de zinc

Los cereales integrales contienen sustancias, como fibras y fosfatos, que inhiben la absorción del zinc. La acrodermatitis enteropática, un trastorno hereditario en el que el zinc no puede ser absorbido, produce una deficiencia del mismo.

Los síntomas de la deficiencia de zinc incluyen pérdida del apetito, caída del cabello, dermatitis, ceguera nocturna y alteración del gusto; también la actividad de los órganos de la reproducción puede verse afectada

Pueden aparecer trastornos del sistema inmunitario del cuerpo y de la capacidad de cicatrización de las heridas.

En los niños, las primeras señales de esta deficiencia son el retardo del crecimiento, la pérdida del apetito, la alteración del sabor y el bajo contenido de zinc del cabello.Niño sin apetito para comer, se encuentra triste

Exceso de zinc

El exceso de zinc en el organismo, generalmente producido por el consumo de alimentos ácidos o de bebidas envasadas en latas con revestimiento de zinc (galvanizadas), puede producir un sabor metálico, vómitos y problemas en el estómago.

Cobre

Es un componente de una variedad de enzimas necesarias para la producción de energía, la anti oxidación, la síntesis de la hormona adrenalina y la formación del tejido conjuntivo.

Deficiencia de cobre

La deficiencia de cobre conduce a la disminución del número de glóbulos rojos, de glóbulos blancos y de un tipo de glóbulos blancos denominados neutrófilos, así como del calcio en los huesos.

También, se producen pequeñas hemorragias puntiformes en la piel y aneurismas arteriales.

Un trastorno hereditario conocido como Síndrome de Menkes también provoca deficiencia de cobre.

Entre los síntomas se cuentan cabello crespo, retardo mental, baja concentración de cobre en la sangre e incapacidad para sintetizar las enzimas que requieren cobre.

Exceso de cobre

El consumo de cantidades relativamente pequeñas de cobre libre puede provocar náuseas y vómitos. El cobre que no está unido a una proteína es tóxico.

Los alimentos ácidos o las bebidas que están en contacto prolongado con recipientes de cobre pueden estar contaminados con cantidades pequeñas de este metal.

Si se usan compresas saturadas con una solución de sal de cobre para curar grandes zonas de piel quemada, puede absorberse una cantidad suficiente para lesionar los riñones, inhibir la producción de orina y causar anemia debido a la destrucción de glóbulos rojos (hemólisis).

La enfermedad de Wilson afecta a una de cada treinta mil personas; es un trastorno hereditario en el que el hígado no secreta el cobre a la sangre o no lo excreta a la bilis, acumulándose en los tejidos y causando lesiones extensas.

En este trastorno la concentración de cobre en la sangre es baja, pero el mineral se acumula en el cerebro, los ojos y el hígado, provocando cirrosis. El que se acumula en la córnea de los ojos produce un aro de pigmentación dorada o verdoso-dorada.

Manganeso

Aunque sus necesidades de consumo no son muy elevadas, el manganeso es considerado como esencial para la estructura ósea normal. Se encuentra en alimentos de origen vegetal y se encarga de regular las diferentes reacciones de las células.

Deficiencia de manganeso

El cuerpo parece conservar este mineral de un modo eficaz cuando la alimentación es deficiente en manganeso durante unas pocas semanas; el único síntoma es una erupción transitoria.Mujer jóven se rasca producto de una erupción en la parte de la espalda

Un antihipertensivo conocido como hidralazina, puede provocar deficiencia de manganeso y efectos secundarios tales como dolor que se irradia a lo largo del trayecto del nervio (neuralgia), dolor articular, fiebre, erupción cutánea, aumentos de tamaño de los ganglios linfáticos y agrandamiento del hígado.

Exceso de manganeso

La intoxicación con este mineral sólo es frecuente en personas que trabajan en las minas y refinan minerales de manganeso. La exposición prolongada provoca lesiones nerviosas, con síntomas que se parecen al mal de Parkinson (temblores y dificultad en los movimientos).

Selenio

Por su capacidad antioxidante, función que comparte con la vitamina E, se le considera un elemento antienvejecimiento celular; de ahí que se relacione con un papel protector de enfermedades como el cáncer y otros problemas relacionados con el daño celular.

El selenio puede potenciar la acción de medicamentos anticoagulantes, por lo es recomendable vigilar esta combinación.

Deficiencia de selenio

Aunque la deficiencia de selenio es un cuadro poco frecuente, los síntomas pueden justificarse por una falta de antioxidantes en el hígado, el corazón y los músculos, dando como resultado la muerte de los tejidos y la disfunción de los órganos.

La enfermedad de Keshan es un trastorno causado por un virus que lesiona el músculo cardíaco y afecta a alrededor del uno por ciento de las personas que viven en una parte de China, con bajo contenido de selenio en el terreno y en las plantas que crecen en él.

Exceso de selenio

El exceso de selenio puede ser provocado por la ingesta de suplementos de alrededor de 5 a 50 miligramos diarios sin prescripción médica y puede tener efectos nocivos para la salud.

Los síntomas del exceso de este mineral son náuseas y vómitos, caída del cabello y de las uñas, erupción cutánea y lesiones nerviosas.

Yodo

Este oligoelemento es necesario para la síntesis de las hormonas tiroideas. Aproximadamente un 80 por ciento del yodo del cuerpo se encuentra en la glándula tiroides, sobre todo en las hormonas tiroideas.

Deficiencia de yodo

La deficiencia de yodo en poblaciones alejadas del mar, donde hay poco yodo incluido en la dieta, puede causar hipotiroidismo, cuyos síntomas incluyen:

Fatiga extrema, bocio, retardo mental, depresión, ganancia de peso, disminución del metabolismo basal y disminución de la temperatura basal (hipotermia).Mujer recostada de un tronco de arbol, con la mano en la cara. Sintoma de depresión

En mujeres embarazadas puede producir abortos y deformidades fetales, así como retardo mental posterior en los niños.

Enfermedades causadas por la deficiencia de Yodo

Existen dos enfermedades causadas por la deficiencia severa de yodo: el cretinismo y el bocio.

El cretinismo: es una condición asociada a la deficiencia de yodo. Existen dos tipos de cretinismo:

  1. Cretinismo neurológico: en el que se observa retardo mental, retardo del crecimiento corporal, rigidez muscular, convulsiones y sordomudez.
  2. Cretinismo mixedematoso: se caracteriza por enanismo, poco desarrollo mental, mixedema y estrabismo.

El bocio: la ausencia o disminución de hormonas tiroideas en la sangre, conduce a un aumento en los niveles de TSH, estimulando anormalmente a la tiroides, causando aumento en la proliferación celular y vascularización, lo que resulta en aumento de la glándula o hipertrofia llamada bocio.

Exceso de yodo

Puede resultar del consumo excesivo de alimentos ricos en yodo, como las algas, o de suplementos dietéticos utilizados para promover la pérdida de peso; o deberse a una alteración que conduce a una producción excesiva de hormonas tiroideas, frenando el trabajo normal de la glándula tiroides.

Los síntomas incluyen: aumento de la tasa metabólica basal, apetito voraz, sed, pérdida de peso, debilidad general, intolerancia al calor, nerviosismo, problemas cardíacos, entre otros.Hombre con demasiado calor en frente de un ventilador

La falta de minerales puede generar enfermedades que merman la calidad de vida; sin embargo, una ingesta excesiva de los mismos también puede acarrear severas consecuencias para la salud.

Por tal razón, lo más importante siempre será una alimentación completa y balanceada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *