¿Qué son los huesos?

¿Qué son los huesos?

Última actualización: 02-01-2019. Equipo Nutricioni

Los huesos son esas partes duras y sólidas que le dan forma a cada parte del cuerpo.

Para su estudio el organismo se ha dividido en cabeza, tronco y extremidades. Esta división es solamente técnica ya que el cuerpo es todo una unidad. Todos los  aspectos del cuerpo se relacionan entre sí.

Esta división en tres partes obedece sobre todo a la posición de los huesos en el esqueleto humano.

Cada persona tiene un aspecto externo único y diferente a los demás pero anatómicamente, como humanos tenemos la misma conformación biológica referencial.

Los huesos del cuerpo humano son órganos vivos que  conforman su estructura ósea. Todos los movimientos que realizamos diariamente están determinados por los huesos y sus relaciones con otros órganos.

Los huesos son el sostén del cuerpo. Cada hueso tiene una forma y funciones específicas. Su disposición en el esqueleto obedece a principios anatómicos y biológicos.

Tienen una composición celular que permite sus constantes cambios y remodelación. Se clasifican según su tamaño, forma y funciones.

En los huesos se originan los componentes de la sangre. Son el soporte y el apoyo del sistema nervioso central. En los huesos se centra la capacidad motora de los individuos.

Conoce qué son los huesos del cuerpo humano

Los huesos son los órganos vivos más sólidos y rígidos nuestro cuerpo. Están organizados desde la cabeza a los pies en la estructura que conocemos como esqueleto humano.

Los huesos están unidos entre sí por tejidos óseos cartilaginosos y fibrosos que actúan como ligamentos o articulaciones.

No son inertes, al contrario, tienen vida porque están constituidos por células vivas y vasos sanguíneos. Los huesos, están en constantes cambios debido a su proceso de crecimiento y desarrollo.

Esos cambios son posibles por los nutrientes y el oxígeno que contienen gracias a su configuración celular. Los huesos sostienen el cuerpo y protegen los órganos vitales.( corazón, pulmones, cerebro, riñones, órganos reproductores ).

¿Cómo están compuestos los huesos?

Los huesos se componen de tejido óseo conformado por un 2% de células vivas y un 98% de matriz extracelular. El 2% de material celular contiene los siguientes tipos de células:

  • Células osteoprogenitoras ( también llamadas células madre ) producen los  osteoblastos.
  • Células tipo osteocitos: son renovadores y reconstructores de la matriz ósea.
  • Células tipo osteoblastos: Son las que originan la matriz ósea, son muy abundantes, cubren la superficie del hueso y producen colágeno.
  • Osteoclastos. Son las que liberan las enzimas y los ácidos que actúan sobre la matriz ósea.

La matriz extracelular de los huesos, está constituida por materia inorgánica (con alto contenido de calcio y fósforo) y de materia orgánica ( colágeno principalmente).

El colágeno de los huesos se genera en forma de fibras y éstas son rodeadas a su vez por unos cristales de hidroxiapatitas. Estas fibrosidades se adhieren en la superficie del hueso, otorgándoles gran resistencia y fuerza.

El organismo requiere absorber suficiente calcio, fósforo, vitamina D y otros minerales necesarios para la producción de las células que constantemente son reemplazadas por nuevas.

Esto se logra por medio de una alimentación, equilibrada, con alimentos ricos en vitaminas, calcio y minerales.

Se recomienda además el consumo de Osteo Vigor, un suplemento especialmente elaborado para suplir las deficiencias de calcio, vitaminas y minerales que pueda tener el organismo.

¿Cuáles son las partes de un hueso?

Como toda estructura, los huesos, tienen una disposición para cada una de sus partes. Hay segmentos que sólo se presentan en los huesos largos debido a su mayor longitud o tamaño.

Cada parte o segmento del hueso presenta ciertas características que influyen en las funciones que cumple.

Las partes de un hueso son las siguientes:

  • Diáfisis: Es el segmento central del hueso, en este caso sólo en los huesos largos.
  • Epífisis: Son las dos partes extremas del hueso. También sólo en los huesos largos.
  • Metáfisis: Es el segmento más céntrico del hueso. (exactamente el centro) igualmente sólo en los huesos largos. Está localizado entre la diáfisis y la epífisis.
  • Cartílago articular: Se trata de un tejido óseo cartilaginosos ubicado en los extremos  que unen dos huesos, para evitar la fricción o roce entre ambos y permitir el movimiento. Se trata de una articulación y está constituida por células denominadas condrocitos más la matriz extracelular constituida por fibras de un tipo de colágeno clasificado.
  • Periostio: Es la membrana que cubre la parte externa del hueso. Contiene vasos sanguíneos y nervios. A través de ésta se nutre el hueso.
  • Cavidad medular : sólo se localiza en la parte central los huesos largos, formando un espacio sin tejido óseo en la diáfisis.Como su nombre los indica, es una cavidad, y ésta contiene médula ósea amarilla. De alto contenido graso (triglicéridos) .Este  segmento almacena importante cantidad de material energético.
  • Endostio: Es una capa muy delgada de tejido conectivo que cubre las paredes internas de la cavidad medular.
  • Arteria nutricia: Es una arteria que penetra en el hueso por medio de un pequeño orificio  llamado orificio nutricio. Una vez en el interior del hueso esta arteria se abre en varias ramas más pequeñas llevando oxígeno y nutrientes al hueso.

Todas las partes del hueso cumplen una función particular que confluyen en la nutrición del hueso.

Para que este proceso se produzca efectivamente, los huesos deben absorber suficiente oxígeno, calcio, vitaminas y minerales.

El suplemento Osteo Vigor está recomendado por expertos para la nutrición de los huesos y tejidos cartilaginosos y fibrosos, reporta grandes beneficios para la salud ósea.

En los huesos se forman las células sanguíneas

Las células sanguíneas se forman en la médula ósea roja. En primer lugar establezcamos algunos aspectos para diferenciar la médula ósea amarilla de la roja.

La médula ósea amarilla se localiza en el espacio central del hueso,  en la cavidad medular. Almacena material energético, de alto contenido graso a lo que se debe su color amarillento y se localiza en los huesos largos.

La médula roja se localiza en los huesos planos ( esternón, vértebras, pelvis y costillas). En la médula ósea roja se da el proceso de hematopoyesis, que es la formación de los componentes de la sangre:

  • Eritrocitos
  • Leucocitos
  • Plaquetas.

Este proceso se da ´sólo en la médula ósea roja. Los eritrocitos, leucocitos y plaquetas se originan a partir de la célula madre o célula hematopoyética. En los adultos se encuentra en la médula ósea.

El proceso se da en el tejido hematopoyético de la médula roja. Desde este lugar de origen se desplazan todas las células derivadas de la célula madre y se distribuyen por todo la sangre.

La salud integral de las personas depende del buen funcionamiento de todo el organismo. Los huesos sanos son indispensables para que otros órganos puedan cumplir sus funciones vitales.

Muchas enfermedades de origen hematológico y otras producidas por el desgaste de los tejidos óseos pueden prevenirse si los huesos están sanos.

La salud ósea requiere todos los nutrientes que permiten la funcionalidad óptima de los huesos. Osteo Vigor aporta nutrientes para fortalecer los huesos, cartílagos y tejidos óseos.

Los huesos adquieren los nutrientes necesarios  y de esta manera se hacen más fuertes y resistentes.

Conoce cómo se forman los huesos

Los huesos tienen un proceso de formación. En este punto vamos a conocer cómo es, desde un inicio la formación de los huesos.  

Durante el embarazo, en el periodo embrionario no existe presencia de huesos. En su lugar aparecen moldes simples configurados por un tejido (mesenquimal) formado por un cartílago conectivo resistente, pero no es óseo.

Es un tejido embrionario con presencia de matriz extracelular. Éste se va desarrollando paulatinamente gracias a un proceso llamado osteogénesis.

La consecuente osificación del hueso se va dando lentamente en las parte de mayor acumulación de células osteoblastos. La osificación o endurecimiento de los moldes cartilaginosos y blandos varía según sea el tipo de hueso.

En algunos huesos este proceso se da en forma directa (huesos planos).

En los huesos largos y otros huesos cortos pasa por varias etapas: Primero el molde, se convierte en tejidos cartilaginosos y paulatinamente se van configurando puntos osificados entre la diáfisis y la epífisis.

Una membrana cartilaginosa flexible va dando paso al al crecimiento del hueso. Cuando el hueso llega al punto límite de su crecimiento esta membrana desaparece.

En esta etapa de formación de los huesos es muy importante el estado de nutrición de la madre.Durante el embarazo, la madre pierde importantes cantidades de calcio, lo que influye en su salud ósea. Es necesario renovar en su organismo el calcio y los demás minerales requeridos en su estado.

¿Cómo se distribuyen los huesos en el esqueleto?

Ilustración del icono ortopédico y esquelético de los huesos humanos fondo blanco

El esqueleto es la estructura que agrupa a todos los huesos. Para su mayor comprensión y estudio, se ha tomado en cuenta una división convencional en esqueleto axial y esqueleto y esqueleto apendicular.

El esqueleto axial:

El esqueleto axial agrupa todos los huesos del tronco, en el área central . Los huesos del esqueleto axial son:

  • Los huesos del cráneo ( 2 temporales, 2 parietales, 1 frontal, 1 occipital, 1 etmoide y 1 esfenoide).
  • Los huesos de la cara  (2 maxilares, 2 cigomáticos, 1  mandíbula, 2 nasales, 2 palatino, 2 cornetes nasales, 1 vómer y 2 lagrimales).
  • Los huesos del oído  (2 martillos , 2 yunque y 2 estribos).
  • Los huesos de la columna vertebral  (7 vértebras cervicales, 12 vértebras torácicas, 5 vértebras lumbares, 1 sacro y 1 coxis).
  • Caja torácica : (24 costillas y 1 esternón).

Posición de la columna vertebral en el esqueleto axial

La columna vertebral es una importante estructura ósea  localizada en la parte posterior y baja del  esqueleto axial. Abarca el espacio que va desde la cabeza, cuello, espalda y finaliza en la pelvis.

La columna vertebral se divide en cinco regiones :

  • La región cervical: Conjunto de vértebras que permiten la movilidad del cuello.
  • La región torácica: Los huesos torácicos que conforman esta región tienen una superficie que articula lasa cortillas a la columna. En esta región se ubican 12 huesos.
  • La región lumbar: formada por 5 vértebras muy sólidas y fuertes que sostienen el peso de las de las demás  vértebras proximales.
  • La región sacra: Son 5 huesos unidos directamente. No hay espacios intervertebrales entre ellos.

La columna vertebral es la estructura que mantiene el cuerpo en posición vertical (de pie). Tiene la propiedad de permitir que el cuerpo se movilice. Los espacios intervertebrales le otorgan gran flexibilidad.

La columna vertebral es punto óseo que sostiene el peso del cráneo. Además protege la médula espinal y el sistema nervioso central.

El esqueleto apendicular:

En el esqueleto apendicular se agrupan los huesos de los miembros superiores y los miembros inferiores. Estos huesos se caracterizan por tener una condición paralela, están del lado derecho y del lado izquierdo.

Se distribuyen en el esqueleto de la siguiente forma:

Huesos de los brazos: (miembros superiores)

Comienzan con las clavículas, una al lado izquierdo y la otra al lado derecho, formando la cintura escapular que comienza en el cuello y se alarga hasta el comienzo del borde inferior del músculo pectoral. Luego viene el húmero ( 2) uno en el brazo izquierdo y otro en el brazo derecho, entran en la clasificación de huesos largos. El radio y el cúbito siguen en el antebrazo. También son pares y largos.

Huesos de la mano:

La parte del esqueleto apendicular que le da forma a las manos y las muñecas. Son pares y cortos : carpo, metacarpo y falanges. El carpo es el hueso de la muñeca, el metacarpo de la mano y las falanges de los dedos.

Huesos de las piernas: (miembros inferiores)

Entre el tórax y la cadera se encuentra la pelvis. Es una cavidad ósea formada por la unión de los huesos coxales, el sacro y el cóccix.

La pelvis es el primer segmento óseo de los miembros inferiores,y por medio de los huesos coxales se articula a los huesos de las piernas (el fémur), los más largos del esqueleto.

En la siguiente distribución de los huesos de los miembros inferiores le siguen dos peronés y dos tibias y luego dos rótulas. En la parte final del esqueleto se distribuyen los huesos de los pies: tarso, metatarso y falanges.

Huesos compactos y esponjosos

El tejido óseo se presenta de formas diferentes en los huesos. Según configuración interna del tejido óseo, en el esqueleto humano se pueden distinguir huesos compactos y huesos esponjosos.

Los huesos compactos también llamados huesos corticales, abarcan el 80% de la masa ósea. Están ubicados en los huesos largos.

Estos huesos se estructuran en la diáfisis o parte central de los huesos largos. Se van constituyendo en el interior de un canal llamado canal de Haver, en el cual se disponen placas concéntricas unidas entre sí que van formando el hueso.

El tejido óseo de estos huesos es firme y resistente. Este tipo de masa ósea también se localiza en la parte externa de los huesos planos.

Los huesos esponjosos, al contrario, se constituyen de láminas de tejido óseo organizadas de forma irregular. Las láminas tiene forma de placas y son denominadas trabéculas.

Tienen una consistencia esponjosa, como una trama ahuecada en la que se dispone matriz extracelular de la médula roja. Gracias a la estructura esponjosa y ahuecada los vasos sanguíneos llegan al interior del hueso nutriendo su tejido y llevando oxígeno.

Los huesos se renuevan a lo largo de la vida

La actividad celular en los tejidos óseos hace posible la continua renovación del hueso.

Por una parte, los osteoclastos disuelven en pequeñas partículas ciertas áreas del hueso.

Mientras tanto, los  osteoblastos reparan el los segmentos eliminados, creando en su lugar nuevos tejidos extracelulares con nuevos contenidos de minerales y oxígeno.

En el proceso de remodelación de los huesos influyen factores genéticos y de nutrición. Es variable según cada individuo. La renovación de los huesos va ocurriendo a los largo de toda la vida de la persona, desde su nacimiento hasta los 30 años aproximadamente.

Hasta esta edad la renovación se efectúa en forma positiva y progresiva, luego viene un punto de estabilidad (el hueso no crece más) pero se mantiene en buena funcionalidad.

Solo pierde firmeza a la edad avanzada del individuo por causas de desgaste óseo (osteoporosis) fracturas, o problemas derivados de desnutrición.

Es muy importante una buena nutrición para que este proceso que acompaña al ser humano durante toda su vida, se dé efectivamente.

Osteo Vigor constituye el apoyo nutricional que garantiza a los huesos su normal desarrollo y crecimiento.

Gracias a la capacidad renovadora que tienen los huesos, el esqueleto mantiene estable a todo el organismo, sosteniendo y protegiendo los diferentes órganos vitales.

Anomalías de los huesos

Radiografía pie muestra 5to metatarsiano Base Fractura hueso pequeño. Pie de fractura. Fondo negro.

Los huesos pueden presentar afecciones o trastornos, que provocan alteraciones y anomalías en su estructura y funcionamiento.

Es importante estar atentos a la salud de nuestros huesos, cuidar la alimentación y nutrirnos con las vitaminas y minerales indicados.

Tener huesos sanos representa mayor nivel de calidad de vida. Aunque se disfrute de buena salud ósea, es recomendable acudir al especialista eventualmente para realizarse exámenes y chequeos generales.

A continuación vamos a dar a conocer algunos trastornos o anomalías que pueden presentar los huesos:

Fracturas: Es el cuando el hueso se rompe, bien sea por desgaste o por algún esfuerzo de peso que sobrepase la resistencia del hueso. También se pueden ocasionar por accidentes.

Por lo general se pueden sanar gracias a la propiedad regeneradora del tejido óseo, reposo, inmovilización del hueso y tratamiento indicado.

Osteomielitis: Son infecciones del hueso causadas por bacterias que pueden llegar al hueso por alguna herida abierta . También se pueden infectar por medio de la sangre.

Osteitis deformante: Es una anomalía que consiste en el agrandamiento de los huesos. Es una enfermedad crónica de origen desconocido que causa mucho dolor y deformidad en algunos huesos del cuerpo.

Osteoporosis: Es una enfermedad que consiste en el desgaste de los huesos. La masa ósea se debilita y se forman porosidades.

La resistencia ósea disminuye considerablemente, al punto de ocasionar fracturas. Es más común en personas de avanzada edad y se da más en las mujeres que en los hombres.

¿Qué hacer para tener huesos sanos y fuertes?

Los huesos del esqueleto humano son el soporte del cuerpo y la protección de los órganos internos.

La salud ósea es vital para el normal desarrollo del individuo. Desde la temprana edad se debe prestar atención al fortalecimiento de los huesos.

Se recomienda consumir alimentos apropiados, de alto contenido proteico, minerales y vitaminas.

Asimismo, se deben incluir en la dieta diaria muchas legumbres y vegetales, pescado, leche, huevos y demás alimentos que aporten los nutrientes que requiere el organismo para mantener huesos sanos.

También se pueden reforzar los cuidados de los huesos tomando Osteo Vigor, de alto contenido en vitaminas, calcio y minerales.

Algunas recomendaciones para tener huesos sanos

Los huesos del esqueleto sostienen nuestro cuerpo y protegen los órganos vitales. Es una condición invaluable protegerlos y cuidarlos. Adquirir conocimiento acerca de los huesos nos alentará a una mayor apreciación de sus cuidados.

A continuación algunas recomendaciones:

  • Alimentarse sanamente.
  • Comer alimentos ricos en calcio, vitaminas D, C  y K, hierro y fósforo.
  • Tomar diariamente al menos 8 a 10 vasos de agua ( para mantener la hidratación ósea)
  • Realizar ejercicios.
  • Realizar caminatas todos los días (en las mañanas preferiblemente)
  • Tomar productos revitalizadores de los tejidos óseos como Osteo Vigor.
  • No levantar objetos pesados.
  • Evitar estar sentados durante tiempo muy prolongado.
  • Practicar natación
  • Acudir eventualmente a los especialistas, para chequeos generales.
  • No fumar
  • Evitar consumir alcohol
  • Prevenir las caídas
  • Comer frutos secos y legumbres por su alto contenido de fósforo.
  • Tomar sol en las mañanas.
  • Practicar yoga.

Comments 1

  1. exelentes articulo , pero lo que estaba buscando es que enfermedades se produce por la deficiencia de la medula osea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *