¿Qué son las habilidades cognitivas?

¿Qué son las habilidades cognitivas?

Última actualización: 04-01-2019. Equipo Nutricioni

Ilustración de los emiferios del cerebro

Las habilidades cognitivas se caracterizan por ser aquellas capacidades que se relacionan con el procesamiento de la información. Definir qué son las habilidades cognitivas se remonta a finales del año 50 y es llamado cognitivismo.

Determinar qué son las habilidades cognitivas nos ayudará a utilizarlas y desarrollarlas de mejor manera. Desde bebés tenemos esas habilidades que quizás no las conocemos del todo bien, pero sabemos que son indispensables para la vida.

Objetivos de las habilidades cognitivas

Su objetivo principal es ayudar al proceso de aprendizaje en el ser humano. De esta forma construye el pensamiento socio crítico de la persona y su perspectiva ante el mundo. Se identifica a la mente como un ordenador que codifica, retiene y procesa símbolos y letras para su posterior uso.

Esta analogía se plantea para comprender el funcionamiento del cerebro. De esta forma, podemos describir qué son las habilidades cognitivas, cómo se clasifican, algunos ejemplos y ejercicios para reforzarlas.

Funciones

Las funciones de las habilidades cognitivas buscan facilitar el almacenamiento de información a lo largo de nuestra vida. Es por ello que se encargan de:

  • Administrar tareas
  • Supervisar si se ejecutan las tareas de manera correcta
  • Cambiar planes
  • Rectificar y aprender el proceso
  • Seleccionar mejores estrategias para su óptima ejecución
  • Iniciar, desarrollar y finalizar tareas que comprendan varias habilidades cognitivas
  • Prevenir las consecuencias
  • Encontrar fáciles respuestas de manera eficaz y eficiente

Clasificación

Cuando se identifica qué son las habilidades cognitivas, se puede observar que existen distintos tipos. Es por ello que aquí describimos cada una de ellas para poder estudiarlas a profundidad. Estas habilidades cognitivas se vinculan al pensamiento y conocimiento de nuestro entorno.

Entre los distintos tipos o clasificación de las habilidades cognitivas tenemos:

Percepción

Es un proceso que cumple la función de coordinar los diversos estímulos o sensaciones que están en el contexto. Esta habilidad cognitiva nos ayuda a adaptarnos a los medios cambiantes y complejos. También nos ayuda a crear e imaginar realidades.

Cuando hablamos de qué son las habilidades cognitivas, debemos nombrar principalmente a la percepción. Esta capacidad permite que la información sea almacenada, procesada e interpretada para su posterior uso.

Se caracteriza por utilizar la experiencia, deseos, expectativas, valores y miedos. Es por ello que la información es moldeada, porque dependiendo de nuestro estado psicológico, procesaremos la información en nuestra mente.

Atención

La atención es enfocar nuestros sentidos hacia un ámbito, tema o perspectiva relevante. Puede considerarse como un filtro y un mecanismo que se activa para atender datos importantes. Ayuda a ejercitar el esfuerzo mental excluyendo los distractores que no nos permite procesar adecuadamente la información.

Esta habilidad nos permite procesar adecuadamente los elementos que trasmiten la información. Nuestro cerebro maneja la capacidad de captar estímulos, algunos de manera consciente. El resto de los estímulos únicamente son percibidos.

La atención se divide en varios procesos, entre ellos están:

  • El proceso selectivo que es responder a un único estímulo o actividad.
  • El proceso de distribución que a diferencia del selectivo, responde varias actividades que se ejecutan simultáneamente.
  • El proceso de mantenimiento o sostenimiento que atiende actividades que tiene periodos de tiempos largos.

Prestar atención también involucra observar, clasificar, interpretar y anticipar posibles hechos. Gracias a la ayuda de estas acciones, la atención permite procesar la información para responder de una más eficiente y eficaz.

Memoria

Mujer joven pensando con lapiz en la boca mientras su cerebro se llena de imaginacion

La memoria es una habilidad que comprende en almacenar distintas experiencias o informaciones que vivimos cotidianamente. Las experiencias almacenadas son llamadas recuerdos. La memoria se activa para atender o responder distintas tareas o trabajos.

Existen muchos tipos de memorias y estos trabajan de formas diferentes. Entre ellos se divide en:

  • Memoria sensorial: también llamada memoria auditiva a corto plazo. El cerebro en escasos segundos retiene un estímulo o sonidos que son percibidos en nuestro entorno para por posterior almacenamiento. Ejemplo de esta memoria es cuando recordamos nombres o teléfonos que nos acaban de dar, o recordar un sonido “familiar”.
  • Memoria a corto plazo: Cuando la memoria sensorial ha culminado su trabajo, entra en acción la memoria a corto plazo. Esta se encarga de mantener la información por otro periodo de tiempo corto, para poder utilizarla posteriormente.
  • Memoria a largo plazo: Con la ayuda de la memoria sensorial y memoria a corto plazo se ejecuta la memoria a largo plazo. También es llamada almacenamiento permanente.
  • Memoria contextual: Esta memoria recuerda los aspectos que acompañan al aprendizaje.
  • Se encarga de almacenar cómo se aprendió o cómo recuerda la información. Por ejemplo, una canción específica que recuerda algún momento como una boda, graduación, etc.
  • Memoria no verbal: Es la memoria que se encarga de retener imágenes, sonidos, melodías, olores, sabores, etc. Es aquella que recuerda la información que no emita palabra alguna.
  • Memoria de trabajo: Es una memoria que se encarga de codificar, almacenar, sintetizar y administrar información compleja de temas específicos que son complejos.

Comprensión

Es el “entender” de la información procesada y almacenada en nuestro cerebro. Este “entender” implica un conjunto de procesos como lo son el análisis, la reflexión y la crítica.

Para comprender una información suministrada, aparecen en el contexto nuestra percepción, la memoria y el lenguaje. En la medida que ejercitemos estas capacidades, mejor comprensión tendremos ante la información que nos brinden.

La comprensión nos permite también trasladar la información, es decir, involucrarla en otro contexto pertinente. Con la ayuda de la memoria y el lenguaje, podemos traducirla en otro idioma. De igual forma, esta habilidad permite interpretar y analizar hechos o sucesos para generar argumentos sólidos.

Si comprendemos, estamos en la capacidad de contrastar, inferir las causas y predecir las consecuencias. Además, podemos plasmar la compresión de la información en gráficos, cuadros, esquemas, etc.

Lenguaje

El lenguaje es el código por el cual el mensaje es trascrito o dicho. También se entiende como la capacidad que tiene el humano de comunicarse y expresarse mediante palabras o gestos.

Nuestro hemisferio izquierdo almacena todos los códigos con los cuales podemos expresarnos de manera verbal. De igual forma, mientras más vocabulario manejemos en nuestro lenguaje, mejores capacidades tendremos al emplear las otras habilidades cognitivas.

Dependiendo del contexto, aplicaremos un vocabulario o lenguaje diferente. A su vez, si necesitamos interpretar y analizar una situación, las otras habilidades cognitivas nos ayudará a emplear un mejor lenguaje.

Orientación

Es la habilidad que nos permite ubicarnos en la situación real en la que nos encontramos. Nos ubica en espacio y tiempo. A su vez, nos permite estar conscientes de nosotros mismos y el contexto en el que estemos.

La orientación necesita la ayuda de otras habilidades cognitivas. Estas son la memoria y percepción. Por ejemplo, si estamos perdidos en algún lugar, y vimos algún mapa con anterioridad, nuestra memoria puede ayudarnos a orientarnos.

La percepción ayudará a guiarnos y por supuesto, el conocimiento previo permitirá que tu ubicación sea mejor. De esta forma, el uso de varias habilidades aumenta la capacidad de orientación.

La orientación se divide en tres tipos:

  • Orientación personal: es la comprensión y ubicación de nuestro eje interno. Es decir, se subdivide en el entendimiento de quiénes somos, cómo nos llamamos, cuál es nuestra edad, los estudios, etc.
  • Orientación temporal: es mantener recuerdos y sucesos de manera cronológica. Es ubicar en el tiempo la información del día, hora, año, fecha, mes, etc.
  • Orientación espacial: es la capacidad de identificar en qué contexto o ambiente estamos. Ubicar de dónde venimos, dónde estamos, etc.

Razonamiento

El razonamiento sirve para mejorar los procesos del pensamiento. Nos ayuda a crear pensamientos críticos, reflexivos y analíticos que sirven para generar argumentos o ideas con fundamentos.

Se divide en:

Razonamiento abstracto: Su fin único es mejorar los procesos del pensamiento que recogen, organizan e interpretan la información de forma sistemática.

Razonamiento verbal: Ayuda a reforzar el lenguaje, de manera que enriquece el vocabulario, mejor la expresión y comprensión de ideas proporcionadas.

Razonamiento matemático: Es la capacidad que se tiene de resolver problemas matemáticos y emplearlos cotidianamente. Asimismo, relaciona las operaciones básicas para interpretar distintos tipos de información.

Praxias

Es la habilidad que tenemos de emplear movimientos intencionados con un objetivo. Son habilidades motoras organizadas que generalmente son innatas. También se puede desarrollar y evolucionar con el tiempo y nos ayuda a ejecutar distintas actividades diarias.

Existen 4 tipos de praxis, las cuales son:

  • Praxias ideomotoras: habilidad que permite ejecutar movimientos o gestos sencillos voluntarios o involuntarios, por ejemplo, sonreír, saludar o abrazar.
  • Praxias ideatorias: son capacidades de manipular herramientas que necesiten una secuencia, por ejemplo, coser el ruedo de un pantalón.
  • Praxias faciales: habilidad de gesticular los músculos de la cara para una acción, por ejemplo, hacer un guiño de ojo o dar un beso.
  • Praxias visoconstructivas: acomodar y acondicionar un espacio para realizar una tarea consecuente, por ejemplo, preparar una receta en la cocina.

Gnosias

Es el reconocimiento de la información aprendida en nuestro cerebro. Gracias a los sentidos podemos reconocer objetos, lugares, personas, etc. Es por ello que existe una gnosia para cada sentido y estas se dividen en dos:

  • Gnosias simples: Estas solo implican un sentido. Es decir, se subdivide en:
  • Gnosias visuales: Encargadas de reconocer los estímulos visuales. Estos pueden ser lugares, objetos, colores, etc.
  • Gnosias auditivas: Reconoce los sonidos que almacena en distintos contextos.
  • Gnosias táctiles: Gracias al tacto reconoce las texturas, temperaturas, objetos, etc.
  • Gnosias olfativas: Por el olfato reconoce diversos olores.
  • Gnosias gustativas: Gracias al gusto reconocer distintos sabores.
  • Gnosias complejas: Estas son aquellas en las que interviene dos o más sentidos.
  • Esquema corporal: Conciencia mental del cuerpo como un conjunto que representa el todo.

Ejercicios para mejorar las habilidades cognitivas

Cuando conocemos qué son las habilidades cognitivas, también podemos observar que estas se pueden desarrollar para generar respuestas más eficaces. Es por ello que aquí te planteamos unos ejercicios para reforzar y ampliar cada habilidad cognitiva.

Para mejor la percepción:

Uno de los juegos o ejercicios más recomendados para reforzar la percepción es encontrar la diferencia en imágenes que son similares. Enfocaremos nuestra atención en percibir cuál es ese pequeño detalle que hace la diferencia.

Para mejorar la atención:

Las sopas de letras ayudan a mejorar la atención visual, enfocar nuestra mente y sentidos en buscar una palabra específica. Asimismo, podemos utilizar los rompecabezas para mejorar el reconocimiento de detalles y la aplicación del enfoque visual.

Para mejorar la memoria:

Se recomienda hacer ejercicios de completar refranes, esto ayudará mucho a reforzar todos los tipos de memoria.

Asimismo, se puede emplear el juego de “pareja de imágenes”. Este juego consiste en descubrir la pareja de una carta entre otras cartas repartidas en la mesa. Debe voltear una carta y recordar dónde está para poder encontrar su pareja.

Para mejorar la compresión:

Expertos recomiendan el ejercicio de traducciones y simplificación de la información. Si se comprende, se puede resumir en pocas palabras comprensibles al lector.

Para mejorar el lenguaje:

Se recomienda emplear actividades que involucren extensos vocablos o palabras, por ejemplo, el juego del ahorcado. Este juego consiste en completar una palabra incógnita diciendo letras al azar. También se puede emplear sonidos de animales o elementos, para que la otra persona mencione el nombre de lo que escucha.

De igual forma, existe un juego llamado “4 imágenes 1 palabra”. Esta actividad refuerza el estímulo mental de asociar pinturas y vincularlas a una palabra en común. Para ello hay que tener un amplio vocabulario e imaginación.

Para mejorar la orientación:

Podemos empezar a realizar pequeñas encuestas acerca de nosotros mismos. Preguntas relacionadas con la vida personal, familiar y laboral. También se puede ayudar de preguntas acerca de fechas, horas, meses, etc.

De igual forma, para seguir mejorando la orientación se puede proponer distinguir entre varios objetos y relacionar en dónde se ubica. Es decir, en dónde puede ir una computadora, una espátula, una cama, etc.

Para mejorar el razonamiento:

Jugar sudoku mejora el razonamiento matemático. Escribir poesía, crónicas, cuentos o novelas desarrolla el razonamiento verbal. Asimismo, leer artículos de prensa y hacer preguntas relacionadas a ello, reforzará el razonamiento abstracto.

Para mejorar las praxias:

Aquí se puede emplear el uso de caligrafías. Además de mejorar la letra en la persona ayudará a reforzar la habilidad motora de imitación. También recortar figuras en el periódico y posteriormente pegarlas en un cuaderno.

De igual forma, se puede jugar con la imitación de patrones geométricos en un cuaderno matemático. Se puede aumentar la dificultad después de superadas las actividades sencillas.

Para mejorar las gnosias:

Se puede jugar con objetos tapados a media cara. De esta forma, la persona utilizará el sentido de su gnosia para identificar qué objeto es.

Asimismo, para reforzar el esquema corporal podemos combinar partes de varias caras. Posteriormente, se le pide a la persona que reconozca cuál parte de la cara pertenece a cuál persona.

Un suplemento para reforzar las habilidades cognitivas

Una vez identificadas qué son las habilidades cognitivas, otra manera de reforzar estas capacidades es usando ProEnergía.  Este producto posee características que ayudan desarrollar las habilidades cognitivas siendo este su mayor atractivo.

Entre los beneficios adicionales que posee ProEnergía podemos mencionar que no posee calorías, y ayuda a mantener óptimos los niveles de azúcar.

ProEnergía además ayuda a fortalecer el sistema inmunológico debido a su contenido vitamínico. Por otra parte se sabe que este producto ayuda a aumentar la libido.

Lo mejor de ProEnergía es que se puede suministrar cada 8 horas para aumentar la resistencia corporal. De esta forma, no afecta a los órganos y protege al sistema inmunológico. Este suplemento será tu aliado en salud.

Comments 2

  1. Me ha resultado muy interesante para a ayudar a alguien a quien quiero mucho .
    Muy buen articulo .
    Gracias .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *