¿Qué sabes del sueño? Aquí sus principales características

¿Qué sabes del sueño? Aquí sus principales características

Última actualización: 03-01-2019. Equipo Nutricioni

buen sueño expresado por una persona cansada y estreseda que necesitaba dormir de esa manera

El Sueño es un fragmento fundamental de la vida diaria, es una obligación biológica que se debe cumplir. Pues con el sueño se reponen las funciones tanto físicas como las psicológicas básicas para una vida plena y saludable.

En la antigüedad el sueño era considerado como un evento pasivo, en el cual se creía que no pasaba nada. Sin embargo, actualmente se ha determinado que es una condición dinámica en la que en algunos casos, puede existir actividad cerebral.

El sueño humano es un acto necesario que el organismo ejecuta y en él nuestra consciencia del medio que nos rodea y nuestra actividad motora, son mínimas.

Cuando disfrutamos de un sueño reparador, estamos colaborando para que nuestro día sea más productivo y satisfactorio. Al dormir mal o poco solamente un día, estaremos agotados al día siguiente.

No se recupera el sueño perdido; en su caso se acumula, ocasionando graves consecuencias a corto, medio y largo plazo.

A continuación se mencionan algunas curiosidades sobre el sueño:

  • Todos tenemos una medida particular de sueño.
  • En la noche quemamos grasas.
  • Todos soñamos aunque no recordemos lo soñado.
  • Quienes duermen entre 6 a 7 horas por la noche, viven más tiempo.
  • Se puede morir antes de la privación del sueño, que morir por no comer. Se puede tardar 10 días sin dormir antes de morir.
  • Luego de 5 minutos de estar despierto, el 50% de lo soñado se olvida y a los 10 minutos después de despertar, el 90% se ha ido.
  • El promedio de tiempo durmiendo para un ser humano es de un tercio de su vida.
  • La actividad de ondas cerebrales se puede registrar con un electroencefalograma.

Evidencias científicas sobre la importancia del sueño

Ayuda a la reposición de la energía, para luego de una buena noche estar descansado y revitalizado.

Disminuye la actividad orgánica, pues no se consumen casi calorías.

Repara los tejidos del cuerpo, la mayor cantidad de las células obreras de nuestro cuerpo trabajan en las noches.

Memorización y fijación de los aprendizajes, nos ayuda a consolidar lo aprendido en el día. Cambia la memoria de corto plazo a largo plazo, fortalece las conexiones de las neuronas. Es por ello, que es importante descansar bien en la noche antes de un examen.

Elimina las toxinas, esas que se producen en el cerebro en el transcurso del día.

Aumenta la secreción de la hormona de crecimiento, bien es sabido que los niños crecen en las noches.

Incrementa los niveles de estimulación del sistema inmunológico; por ello, lo valioso de dormir cuando se está enfermo.

Maximiza la creatividad, gracias al sueño la imaginación se potencia; ya que, la producción de hormonas está en equilibrio y la memoria funciona a la perfección.

Estimula la pérdida de peso, el insomnio ocasiona que bajen los niveles de liberación de leptina, que es la hormona supresora del apetito; y que suban los de grelina, la hormona del apetito.

Protege el corazón, las personas que no duermen lo necesario, tienen más posibilidades de sufrir insuficiencia cardíaca.  El insomnio sube los niveles de estrés. También se relaciona la falta de sueño reparador con el colesterol más alto.

Minimiza la depresión, pues al dormir el cuerpo se relaja, facilitando la producción de las hormonas que combaten los efectos del estrés.

Todos los anteriores son razones más que suficientes para enfocarnos en tener un buen dormir. El sueño ocupa un lugar valioso en nuestras cotidianidad y cuanto más conozcamos sobre él, tendremos las herramientas necesarias para cuidarlo y como consecuencia a nuestro organismo.

Pero, ¿Cuáles son las consecuencias de la falta de sueño?

La deficiencia de horas de sueño acarrea consecuencias visibles al día siguiente del insomnio. Tales como cambios de estado de ánimo, aumento de estrés y la tendencia a dormirse durante el día.

Estudios sobre la privación o falta de sueño arrojaron la conclusión de que luego del tercer día sin dormir, se dan lugar alucinaciones, así como locura temporal.

Los seres humanos no pueden estar sin dormir más de 10 a 15 días, porque tendrán consecuencias perjudiciales para el organismo.

Los especialistas de la salud mental indican que cuando una persona padece de problemas crónicos para dormir, existe un 40% de probabilidades de sufrir alguna enfermedad psiquiátrica.

En el aspecto fisiológico, la falta de sueño repercute en la capacidad de procesar la glucosa; desarrollando la tendencia a un aumento de los niveles de azúcar en la sangre, favoreciendo la diabetes y el aumento de peso.

Una noche sin dormir disminuye la capacidad de asimilar los conocimientos en casi un 40%. Del mismo modo, el individuo se vuelve más lento y con menor precisión.

La falta de sueño tiende a provocar una variación en el habla y en la dificultad para aprender, para crear y para resolver problemas. Asimismo se observa disminución de la temperatura corporal basal; la cual es responsable, de la constancia del ritmo cardíaco, entre otros factores.

En el caso del sistema respiratorio, una persona con apnea de sueño es dos veces más propensa a morir en el transcurso de 10 años, en comparación con un individuo sano.

Con respecto al sistema cardiovascular, corre el riesgo de presentar accidentes cerebro vasculares e hipertensión arterial, además de accidentes cerebro-vasculares.

Otras consecuencias de la falta de sueño son los temblores, el envejecimiento precoz, disminución del sistema inmunológico, trastornos gastrointestinales y el agotamiento.

¿Cuánto tiempo de sueño es necesario?

El sueño es una actividad fundamental para nuestro pleno y saludable desenvolvimiento. Como ya hemos visto, puede alterar nuestra vida cotidiana así como las funciones motoras y las emociones.

Los especialistas de la salud recomiendan de 7 a 8 horas por noche para la mayoría de las personas; aunque los niños y los adolescentes necesitan más tiempo para descansar

Existen algunas estimaciones de la cantidad de sueño según la edad, son:

  • Los recién nacidos hasta los 3 meses, se recomienda que duerman entre 14-17 horas cada día, sin  dormir más de 18 horas.
  • En el caso de los bebés de 4 a 11 meses, lo ideal es que duerman entre 12-15 horas  aproximadamente, pero nunca más de 16 o 18 horas.
  • Cuando se trata de niños pequeños de 1 a 2 años, se recomienda que duerman al menos 9 horas, pero no más de 15 horas.
  • Mientras que en los niños en edad preescolar, menos que 7 y más de 12 horas, no sería aconsejable.
  • Para los niños en edad escolar, es decir de 6 a 13 años, se sugiere dormir entre 9 y 11 horas.
  • Ahora, para los adolescentes, el rango de sueño está considerado hasta 10 horas.
  • En los adultos más jóvenes, de 18 a los 25 años, es  no menos de 6 horas ni más de 10 u 11 horas.
  • Por su parte para los adultos desde los 26 años hasta los 64, lo conveniente sería descansar entre 7 y 9 horas; pero no siempre se logra.
  • En los adultos mayores, a partir de los 65 años, lo saludable es dormir entre 7-8 horas al día. Ellos tienden a estar bien con menos sueño en las noches, sin embargo siguen necesitando disfrutar de esa cantidad de sueño en un período de 4 horas.

Hablemos sobre los trastornos del sueño

Los trastornos del sueño o enfermedades del sueño, son afecciones que afligen la evolución regular del ciclo sueño-vigilia. Algunos de ellos son:

Apnea del sueño: Consiste en la interrupción de la respiración durante el sueño. Es posible que la persona tenga varias pausas en la respiración mientras duerme.

Insomnio: Este trastorno generalmente es un síntoma de otras enfermedades, y consiste en tener un sueño insuficiente o interrumpido; también puede ser dificultad para conciliar o quizás, para mantenerlo.  

Enuresis: Es cuando la persona se orina de forma involuntaria en la cama mientras duerme. Se observa este trastorno con frecuencia en los niños.

Síndrome de piernas inquietas: Es un trastorno que produce la necesidad de mover las piernas durante el reposo, ya sea cuando se está dormido o sentado.

Parálisis del sueño: Este trastorno impide al que lo padece, mover el cuerpo menos los ojos.  En este trastorno es posible que se expongan alusiones producidas por el miedo.

Terrores nocturnos: Este trastorno sucede cuando el individuo se despierta abruptamente y está aterrorizado.

Sonambulismo: Este trastorno consiste en que las personas que están afectadas por él, caminan o ejecutan alguna otra actividad, todo ello mientras están dormidas.

Narcolepsia: Consiste en el descontrol de los ciclos de sueño y vigilia. Por ello, la persona que lo padece se duerme de repente. El tiempo de sueño puede durar unos segundos y hasta minutos.

Tipos de Sueño

El sueño está clasificado en dos tipos, el Sueño Rem y el Sueño No Rem.

El Sueño NREM o sueño pasivo. En este momento ya no hay rápidos movimientos oculares, con los músculos en estado de reposo, disminución de la respiración y de la presión sanguínea.

Es aquí donde se liberan las hormonas de crecimiento, el cerebro está tranquilo, sin embargo, se puede cambiar de posición.

El otro tipo de sueño es el Sueño REM, también llamado sueño activo; en él los ojos se mueven rápidamente bajo los párpados, en este tipo de sueño el cerebro puede estar activado mientras que el cuerpo está en modo pasivo.

El sueño REM aparece posteriormente a haberse cumplido un período completo de sueño NREM, es la contraparte del sueño REM.

El sueño REM se caracteriza por  la irregularidad en el pulso, en la respiración, así como en la presión sanguínea. Es en este tipo de sueño donde se dan las erecciones peneanas en los varones.

Es aquí donde aparecen las ensoñaciones muy claras y visibles, aun cuando no lo recuerdes posteriormente.

En el sueño NRem sus etapas cambian desde lo más leve hasta lo más profundo del sueño. Mientras que en el sueño activo se presenta sólo una etapa.

En el sueño pasivo, es donde hay bajo movimiento ocular, reposo muscular.

El sueño REM también es llamado sueño paradójico.Este nombre se debe al hecho de que a pesar de estar en sueño profundo, el cerebro está muy activo

En el sueño REM  se manifiestan las ensoñaciones y ellas sistematizan conductas determinadas.

Promueve la eliminación de las toxinas que se acumulan en el sistema nervioso, ayuda ser suspicaz ante el medio ambiente y contribuye mitigar las conductas depresivas.

El sueño NREM ayuda a recobrar y guardar la energía, contribuye a la estabilidad psíquica del durmiente, colabora en el establecimiento de las funciones de la vida diaria y fortalece el equilibrio de la respuesta ante las exigencias cotidianas.

Consejos para obtener un sueño reparador

Sueño Profundo

Es importante tomar medidas para promover ese buen sueño tan deseado.  A continuación, algunos consejos para lograrlo.

  • Tener horas fijas para despertar y dormir. Cambiar drásticamente esas horas produce alteraciones en el ritmo biológico de cada individuo.
  • Prepara el ambiente para descansar. Los elementos más comunes a considerar, son una temperatura entre 18 a 18,5 grados, atenuar las luces y disminuir al máximo los sonidos que perturben el sueño.
  • Usar la cama sólo para dormir. Evitar trabajar en ella, para que tu cerebro se acostumbre que llegar a la cama significa que es tiempo de descansar.
  • Abstenerse de cafeína y alcohol. Por lo menos unas 6 horas antes de dormir, pues como estos elementos están en tu cerebro, no podrás disfrutar de un sueño profundo.
  • Promueve la relajación de tu organismo. Alejar el estrés y las preocupaciones es lo primordial. Del mismo modo, preparar tu cuerpo y cerebro para el descanso. Es vital tener un sueño reparador y para ello se recomienda leer, oír música, tomar ducha caliente o meditar.
  • Realizar ejercicios, esto con frecuencia nos ayuda a mantener el peso ideal, quemando calorías; también contribuye a drenar el estrés y  a tener una mente sana y tener un dulce sueño. Se recomienda realizar los ejercicios por la mañana, si es en la tarde que sea unas 3 horas antes de dormir a menos que sea yoga.
  • Desarrolla rutinas de relajación, estas preparan el cuerpo para descansar, mientras le dices a tu cerebro que ha llegado la hora de reposo y dejar a un lado las preocupaciones.

Con el tiempo los hábitos los harás de forma no consciente y ya tu organismo sabrá que viene después, dormir.

No olvides prestar atención a tu alimentación

Debes mantener una buena alimentación, para ello en el transcurso del día es ideal consumir frutas y vegetales, tomar abundante agua y cenar con alimentos de fácil digestión.  Ten cuidado de no ir a la cama con hambre.

Ingerir vitaminas que complemente tu alimentación, puede ser a través de suplementos nutricionales o por la ingesta de los alimentos indicados de origen vegetal.

Los suplementos alimenticios se han convertido en una excelente herramienta para proveer energía al organismo y para la prevención de diversas enfermedades, entre otros beneficios.

Con estos suplementos le suministramos a nuestro cuerpo los elementos nutricionales que no se encuentran en el régimen alimenticio diario.

Algunos elementos que nuestro cuerpo necesita y podemos añadirlo a nuestra alimentación, son:

El magnesio, su deficiencia en el cuerpo humano influye en el padecimiento de insomnio, lo puedes conseguir en los vegetales de hojas verdes y en suplementos nutricionales.

El potasio, además de su influencia en la estabilidad de la presión arterial, junto con el magnesio promueve un mejor sueño.

La L Teanina que es un elemento relajante.

El  5-HTP (5 Hydroxytryptophan) que ayuda con el insomnio.  La melatonina, que es útil para aumentar el sueño.

Estos últimos cuatros elementos, son algunos de los componentes de MelAmino, un producto con fórmula avanzada para el sueño.

Es por ello, que para disfrutar de un sueño profundo y que te ayude a recuperar las energías perdidas durante el día, sin causar dependencia, el MelAmino es ideal.  Este es una combinación de aminoácidos y sustancias no modificadas genéticamente.

El MelAmino tiene GABA que es un neurotransmisor que disminuye el dolor, produciendo calma mientras se duerme.

Así que para tener un sueño reparador que contribuya a recuperar las energías, prevenir enfermedades y retrasar los efectos del paso del tiempo, el  MelAmino es el indicado para tener “buenas noches”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *