¿Qué medicamento es bueno para el dolor de estómago?

¿Qué medicamento es bueno para el dolor de estómago?

Última actualización: 09-12-2018. Equipo Nutricioni

Desde tiempos milenarios las civilizaciones originarias han buscado en la naturaleza la solución a las enfermedades comunes. El malestar estomacal afecta a personas de cualquier edad.

A pesar de que en ocasiones se trata de una simple indigestión, las tradiciones tienen una lista sobre qué medicamento es bueno para el dolor de estómago.

Las plantas y algunas combinaciones de alimentos son recomendadas.

Evidentemente partiendo de este conocimiento popular se han elaborado productos que sirven para tratar las afecciones digestivas. El desorden orgánico que causa la mala digestión afecta a todo el organismo.

Esto se debe a que los nutrientes que resultan sirven para alimentar a todos los sistemas del cuerpo. Cuando falla la producción de nutrientes se alteran todas las funciones vitales.

En ocasiones las afecciones del sistema digestivo son ocasionado por circunstancias externas a él. Esto es posible gracias a que otros sistemas funcionan interconectados con éste.

Por ejemplo, si hay fallas en el torrente sanguíneo y no llega correctamente la irrigación a todo el cuerpo, los nutrientes no son distribuidos correctamente.

Las fallas en el sistema nervioso también afectan la digestión ya que gracias a los impulsos nerviosos los órganos responsables secretan las enzimas. Estas se encargan de procesar los alimentos.

Los movimientos que participan en la mezcla y transporte de los alimentos a lo largo del tracto digestivo también son posibles gracias a las órdenes emanadas por la médula espinal.

El sistema endocrino participa en la digestión a través de dos de sus glándulas, el hígado y el páncreas.

Ambos son de vital importancia y de ellos depende el procesamiento de grasas, proteínas y carbohidratos que conforman los alimentos que ingresan por la boca.

Muchas personas sufren el mal funcionamiento de la digestión estomacal o intestinal.

Sin embargo, por prejuicios sociales no se atienden, sobre todo lo relacionado con los gases que se acumulan en el estómago y en los intestinos.

Es importante comprender que en condiciones óptimas de salud no deben presentarse este tipo de problemas. Para así, resolverlos y ayudar al funcionamiento correcto de todo el sistema.

La acidez estomacal, la gastritis, el reflujo gástrico, la diarrea, el estreñimiento son males muy comunes que pueden aparecer y desaparecer.

Cuando no se identifican las causas de estos malestares pueden repetirse y, peor aún, el problema orgánico va avanzando y puede tener consecuencias mucho más graves.

El sistema digestivo

El conjunto de órganos que participa en el proceso de alimentación, deglución, transformación y excreción de desechos conforman el sistema digestivo.

En la antigüedad se pensaba que al entrar al cuerpo los alimentos se dispersaron hacia diferentes zonas del organismo. En cada zona cumplían funciones específicas según su composición bioquímica.

Cuando los estudiosos de la anatomía humana descubrieron que los alimentos recorrían un largo camino. Este constaba de un solo tracto que va desde la entrada en la boca hasta su salida por el recto. Comenzaron a comprenderse algunas de las enfermedades del sistema digestivo.

La conexión que existen entre la masticación correcta y el malestar en el estómago fueron clave. Entender los efectos que produce el estado de ánimo en la digestión fueron importantes para mejorar la salud digestiva.

La digestión bucal se lleva a cabo en la boca con la participación de los dientes, la lengua y la saliva.

Los dientes por su parte son piezas de calcio, fósforo y magnesio que se encargan de triturar los alimentos convirtiéndolos en pedazos muy pequeños.

La lengua es un músculo voluntario que tiene la función de ser la mezcladora que reúne el alimento triturado con la saliva.

Las glándulas salivales se encargan de producir la saliva y verterla sobre los alimentos dentro de la boca. La saliva está formada por proteínas, electrolitos, hidratos de carbono y glucoproteínas.

La función que cumple la saliva es la de humedecer los alimentos y dar inicio a la descomposición de los carbohidratos. Esta reacción química sucede gracias a la amilasa salival.

Esta es una enzima digestiva que rompe los enlaces de los carbohidratos transformándolos en monosacáridos más simples para ser asimilados por el organismo.

Una vez terminada la digestión bucal el bolo alimenticio formado cae por el esófago hasta el estómago. Cuando los alimentos atraviesan los cardias se inicia la digestión estomacal que se explicará detalladamente más adelante.

Los problemas que puedan presentarse dentro de la cavidad estomacal pueden producir fuertes dolores abdominales.

Para la atención inmediata las personas se preguntan qué medicamento es bueno para el dolor de estómago y son orientadas por recomendaciones tradicionales. Como infusiones y cataplasmas usadas desde tiempos ancestrales.

Los alimentos al salir del estómago ya fueron procesados por una serie de agentes químicos que continúan la descomposición de los nutrientes.

El bolo alimenticio se transforma en el quimo y llega hasta el duodeno que constituye la porción inicial del intestino delgado.

La digestión intestinal completa el proceso de asimilación de los nutrientes. En el intestino delgado, el hígado y el páncreas se encargan de cerrar el proceso de simplificación estructural de los alimentos.

Allí mismo se absorben las vitaminas, minerales y demás principios activos necesarios para el organismo a través de las vellosidades del intestino.

Llega el quimo al colon en el intestino grueso y el cuerpo toma toda el agua que contienen los alimentos y la envía a hidratar los sistemas orgánicos.

Los minerales pesados son asimilados y finalmente se excreta todo aquello que se considera sustancia de desecho salen del organismo a través del recto.

Sistema digestivo vista anterior ilustración 3d, en fondo negro.

Concluye la digestión y el cuerpo y la mente quedan satisfechos y listos para cumplir sus funciones.

El plato de cereal, el pollo con arroz, los jugos y los dulces de la merienda se transformaron en grasas, azúcares y proteínas que mantienen vivo al individuo.

La digestión estomacal

El estómago es un centro de reacciones químicas en el que cada alimento sufre una serie de alteraciones.

En primer lugar, es oportuno conocer la estructura del estómago para entender mejor su funcionamiento.

En principio es una bolsa flexible de 25 centímetros de largo por 12 de ancho en una persona adulta.

Su capacidad oscila entre los mil y mil trescientos mililitros. Está ubicado debajo del diafragma en la parte superior izquierda del abdomen.

Se divide en dos extremos, el cardias (superior) y el píloro (inferior) y un cuerpo en el que sucede la digestión.

Las paredes del estómago están formadas por tres capas, serosa, muscular y mucosa. La capa serosa recubre el estómago y se trata de un tejido conectivo flexible.

La capa muscular se divide a su vez en tres de músculo liso formadas por fibras oblicuas, circulares y longitudinales respectivamente.

Su función es de suma importancia ya que se encarga de contraerse para que el bolo alimenticio se mezcle con los jugos gástricos y siga su camino hacia el intestino.

Los movimientos peristálticos son dirigidos por la médula espinal que recibe información desde que se inicia la digestión bucal.

La mucosa que cubre el interior de las paredes estomacales está llena de pliegues que permiten la extensión cuando se llena de alimentos el estómago. Su grosor es de medio centímetro.

Los pliegues tienen orificios llamados criptas por donde se vierten los jugos gástricos. Estos líquidos son de alto grado de acidez y la mucosa protege con bicarbonato al estómago de los daños que pudiera ocasionarles a las dos capas siguientes.

Los jugos gástricos son líquidos formados por ácido clorhídrico, pepsina y bicarbonato. Se forman siguiendo instrucciones del sistema nervioso por medio de las hormonas (gastrina) y los alimentos.

Cuando los alimentos llegan al estómago este se llena con más de dos litros de jugos gástricos que se producen en la mucosa estomacal.

La digestión estomacal debe cumplir tres objetivos, almacenar los alimentos ingeridos es la primera. En segundo lugar, mezcla los jugos gástricos con el bolo alimenticio. Por último, debe entregar al intestino delgado el quimo ya procesado.

Ilustración de un medico mujer sosteniendo los organanos encargado de la digestión humana

El tiempo que transcurre para que el estómago se vacíe depende de la cantidad y tipo de alimentos que lleguen a él.

Los carbohidratos se procesan rápidamente, las proteínas deben pasar mayor tiempo bajo la acción química de las secreciones estomacales.

Los alimentos fritos y las grasas en general son el elemento más difícil de procesar. De allí que el alto consumo de este tipo de alimento nos obliga a buscar qué médicamente es bueno para el dolor de estómago.

Cualquier problema que se presente con la secreción de jugos gástricos, o con las reacciones químicas dentro del estómago puede producir malestares y dolores. Estos a pesar de ser ocasionales deben ser atendidos para evitar sus consecuencias.

Las fallas en el procesamiento de los alimentos en el estómago perjudican el pecoso intestinal y la consecuente absorción de los nutrientes.

Las enzimas, factores que simplifican

Las sustancias encargadas de romper los enlaces químicos de los alimentos para convertirlos en sustancias más simples se denominan enzimas. Se encuentran a lo largo del sistema digestivo. Existen enzimas en la saliva, en el jugo gástrico, en la sección pancreática y en el intestino.

Cada enzima tiene responsabilidades puntuales y sus fallas causan trastornos metabólicos importantes.

Es oportuno resaltar que las enzimas ayudan a la formación del ADN, estructura molecular que es la base de la formación de la vida.

Pueden diferenciarse tres tipos de enzimas, las lipasas, las proteasas y las amilasas.

Las primeras se sintetizan en el páncreas y se encargan de separar los lípidos formando gliceroles y ácidos grasos que pueden ser procesados con mayor facilidad.

Las proteasas o peptidasas se producen en el estómago y actúan sobre las moléculas proteicas transformándose en aminoácidos.

Por último, las amilasas o carbohidrasas son secretadas en la saliva, el páncreas y el intestino delgado.

La función de las amilasas es simplificar los enlaces de los monosacáridos para que puedan ser asimilados de manera individual.

Proteína amilasa (alfa-amilasa pancreática humana). Enzima digestiva, responsable de la hidrólisis del almidón en azúcares.

Cada una de estas reacciones se llevan a cabo de manera involuntaria. Las alteraciones en la cantidad de enzimas secretadas afectan la absorción de los nutrientes ocasionando fermentación de los alimentos que no se digieren.

Como consecuencia de esta falla comienzan a aparecer dolores musculares o articulares, alergias, problemas en la piel y gases estomacales.

Causas de los dolores de estómago

El malestar estomacal es una afección muy común en la actualidad. Esto se debe a que la dieta diaria incluye muchos ingredientes artificiales, bebidas carbonatadas y exceso de grasas.

Si la pregunta es qué medicamento es bueno para el dolor de estómago la respuesta va a depender de la causa que lo produzca.

Joven con la manos en el estomago y muestra de dolor en la cara, arropado.

La ansiedad y el estrés afectan las horas de comida produciendo sensación de hambre permanente. Esto ocasiona que los jugos gástricos se viertan a deshora en el estómago.

El ardor en el estómago inicia poco después de haber comido. Sin embargo, solo cuando está acompañado de sangre en las heces o pérdida de peso debe atenderse con un especialista.

En la mayoría de los casos este malestar es ocasionado por el reflujo gástrico.

La explicación sencilla es que se refiere a la devolución del contenido estomacal hacia el esófago, ocasionando dolor, irritación y acidez.

El dolor abdominal es producto de la compresión de los nervios conectados al órgano. En ocasiones se confunde con el dolor de apéndice. La causa de esta dolencia puede estar en el mal funcionamiento del colon.

La enfermedad del colon irritable incluye síntomas como el dolor, los cólicos, las flatulencias, la fatiga y estreñimiento.

Las acumulaciones de gases también ocasionan dolores estomacales. Cuando la bacteria H. Pylori habita el estómago el bolo alimenticio permanece demasiado tiempo en el estómago y se acumulan gases.

Otra invasión bacteria que produce este tipo de dolor es la gastroenteritis que, a pesar de que se produce en el intestino, causa diarrea que acelera el vacío estomacal y lo desequilibra.

La inflamación de la mucosa estomacal (gastritis) o la ruptura de esta (úlcera) produce grandes molestias estomacales sobre todo al acostarse después de comer.

Si estas enfermedades producen vómitos evidentemente la contracción repentina y compulsiva del músculo estomacal también causa dolor.

Es interesante resaltar que el dolor estomacal puede ser causado por la toma indiscriminada de antibióticos que busquen frenar algún tipo de infección.

Este tipo de fármacos ataca la flora intestinal y la hace desaparecer exponiendo la mucosa a la acción directa de los jugos gástricos.

El alto nivel de acidez de estos produce daño en las paredes del estómago ocasionando dolor.

Hábitos sanos para mejorar la digestión

Los especialistas en el sistema digestivo han estudiado las rutinas que perjudican su funcionamiento. Por lo general cuando comemos, pensamos que basta con tomar en cuenta el tipo de alimentos y sus cantidades.

Sin embargo, los métodos de cocción y algunos hábitos relacionados con la alimentación también deben tomarse en cuenta para evitar problemas digestivos.

En ocasiones sufrimos de dolores y malestares que son producidas durante la digestión.

Antes de buscar qué medicamento es bueno para el dolor de estómago te invitamos a seguir las siguientes son recomendaciones.

Estas están basadas en el funcionamiento de los órganos del sistema digestivo y los sistemas que lo complementan durante la nutrición:

  • No debe comerse en exceso, considerando que la alimentación es un proceso orgánico que está previsto para el mantenimiento del cuerpo y comer demás sólo traerá problemas.
  • Los líquidos que acompañan la comida deben tomarse antes o después de terminar de comer para evitar que los jugos gástricos se diluyen y no puedan hacer su trabajo correctamente.
  • Al asumir una dieta específica debes escuchar la opinión de médicos especializados para no forzar el funcionamiento del sistema digestivo. No es sano cambiar radicalmente la estructura de la dieta diaria y mucho menos prescindir por completo de algún tipo de alimentos. Muchas dietas recetan evitar por completo las grasas o los carbohidratos y esto sería un error ya que todos estos alimentos son necesarios en el organismo.
  • Regularizar los horarios para comer permitirá evitar el estrés y la ansiedad que alteran la digestión. Es recomendable realizar tres comidas principales y dos meriendas para que el cuerpo se nutra cada cuatro horas como máximo.
  • Realizar actividades aeróbicas como caminar, nadar o montar en bicicleta es muy favorable para la digestión ya que fortalece y tonifica los músculos del abdomen y ayuda a liberar el estrés. Además de estos beneficios la actividad física ayuda a lograr un sueño reparador por ende el organismo descansa a plenitud y asimila los nutrientes procesados en calma.
  • El inicio de la digestión sucede en la boca y por esto se recomienda masticar muy bien los alimentos. En este proceso se digieren los azúcares y se prepara el bolo alimenticio que debe contener pequeños trozos de comida. Está demostrado que masticar bien combate la acidez y los gases estomacales.
  • Uno de los condimentos más usados a nivel mundial es la sal. Es importante usarla con moderación ya que de esta forma puede reducirse la retención de líquidos y consecuentemente la hinchazón.
  • Eliminar si es posible los aditivos químicos, bebidas artificiales y bebidas alcohólicas. Esto puede acompañarse de la costumbre de tomar infusiones de manzanilla, anís u otras plantas digestivas después de la comida.

Sin duda alguna, cada una de estas recomendaciones debe pasar por el filtro de la rutina diaria de cada persona, sus gustos, y posibilidades. Pero de cualquier forma son saludables y mejorarán la digestión.

Hombre joven de barba sonriendo mientras se toca el estomago, producto de una buena digestión

Dar importancia al cuidado de cada uno de los órganos del sistema digestivo es inteligente ya que de ellos depende que nuestro cuerpo se nutra y esté listo para continuar “viviendo”.

Suplementos naturales para sanar el dolor de estómago

Los profesionales de la bioquímica y la farmacia se han propuesto la síntesis de productos llamados suplementos o complementos que parten de ingredientes naturales.

Los reúnen con sustancias creadas en el laboratorio para acelerar, mejorar y fortalecer procesos orgánicos vitales.

En el caso del sistema digestivo evidentemente existen una serie de plantas y frutos que facilitan la transformación y asimilación de algún tipo de alimentos.

Por esto, suplementos com Enzi Activ responden a la interrogante popular de que medicamento es bueno para el dolor de estómago.

Enzi Activ contiene una combinación de enzimas digestivas que facilitan la asimilación de los alimentos, tales como, la amilasa, la glucoamilasa y la hemicelulasa que aceleran el proceso evitando que se conviertan en azúcares.

Imagen de primer plano de capsulas marrones saliendo de un frasco de vidrio

En cuanto a las grasas, es conocido los efectos negativos que tienen sobre la salud cardiovascular.

En lo que se refiere a la acumulación en el tejido adiposo del cuerpo trayendo problemas de movilidad y apariencia. Aumentando así, la autoestima del individuo mejorando la salud mental.

Para que los lípidos se procesen correctamente los suplementos naturales como  Enzi Activ ofrecen al cuerpo la cantidad apropiada de lipasa. Así, diariamente sean transformados en energía y desechados sus excesos.

Para la digestión de las proteínas los productos naturales como Enzi Activ, suelen incluir proteasa, que es la enzima que produce el cuerpo, así como otras que son aportadas por dos frutas tropicales.

La bromelina que se extrae de la piña y la papaína que es parte de la papaya.

Todas estas sustancias participan en la ruptura de los enlaces químicos que forman los alimentos proteicos. Estos son los más difíciles de digerir debido a su complejidad.

Utilizar suplementos naturales y adoptar hábitos sanos para la digestión es de gran importancia para mantener la salud. Además de mantener el equilibrio nutricional y evitar enfermedades.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *