¿Qué lumbalgia tengo? ¿Qué es la lumbalgia mecánica?

¿Qué lumbalgia tengo? ¿Qué es la lumbalgia mecánica?

Última actualización: 30-11-2018. Equipo Nutricioni

La lumbalgia o lumbago es el nombre que recibe  cualquier dolor que se presenta en la zona lumbar , ya sea en un solo  lado o en ambos.  

Este dolor puede presentarse de forma aguda (con poca duración de tiempo) o de forma crónica (durante un largo periodo de tiempo).

Si el dolor lumbar es ocasionado por un problema óseo o muscular, se denomina lumbalgia mecánica. Por otro lado, si se trata un dolor lumbar ocasionado por otras causas como lo son los cólicos nefríticos, se denomina lumbalgia no mecánica.

El lumbago o lumbalgia mecánica suele localizarse en la zona de la región lumbar. Su causa general son las alteraciones en cualquiera de las estructuras que conforman la columna vertebral a nivel de la zona lumbar.

Es importante destacar, que 90% de los dolores lumbares son de tipo mecánico.  

¿A quién afecta la lumbalgia mecánica?

En la actualidad, la lumbalgia bien sea o no mecánica, es considerada un problema de salud realmente importante, debido a que se hace presente en aproximadamente 70% de la población de los países industrializados. Siendo considerada una causa de discapacidad laboral.

Si bien esta patología suele ser común en las personas que se encuentran en una edad comprendida entre los 30 y 60 años de edad. Esta puede aparecer durante la niñez o la adolescencia, en cuyo caso la gravedad puede aumentar con el tiempo.

Por otra parte, el dolor lumbar puede aparecer durante el embarazo. Por ello se hace necesario mantener una higiene postural adecuada, con la finalidad de reducir las probabilidades de que aparezca.

En caso de que aparezca, se puede tratar con tratamientos no farmacéuticos. Por ejemplo, con sesiones de fisioterapia, con ejercicios físicos en el agua, con acupuntura, o mediante terapias de relajación.

¿Cuáles son los síntomas y características de la lumbalgia mecánica?

Los síntomas característicos que alertan sobre la presencia de una lumbalgia mecánica son los siguientes:

  • El dolor puede presentarse en la parte baja de la espalda, en un costado o en toda la cintura.
  • En algunos casos, el dolor  poder estar acompañado de una especie de hormigueo que se puede extender hacia la zona de los glúteos, las piernas, etc.
  • Sensación de malestar que empeora cuando se realiza cualquier tipo de movimiento. Disminuye muy levemente cuando la persona se sienta  o apoya la zona dolorida en una superficie acolchada.
  • Sensación de rigidez e inestabilidad cuando al levantarse después de una siesta o después de estar varias horas sentados trabajando, viajando, viendo la televisión, etc.
  • El dolor puede intensificarse al caminar o intentar correr y, también, cuando se pasa mucho tiempo sentado y estirar la musculatura lumbar y dorsal.
  • Muy rara vez se presenta durante la noche, ya que la persona se encuentra descansando.
  • La duración de la lumbalgia puede ser de días, semanas, meses hasta incluso años.
  • Las personas que padecen de este dolor comienzan a limitar ciertos movimientos y actividades que hacen que el dolor se presente o se incremente.

Mujer mayor de cabello blanco con dolor en la espalda baja

¿Qué ocasiona la lumbalgia mecánica?

Una parte muy significativa de los casos de lumbalgia mecánica se debe al estilo de vida sedentario que tienen la mayoría de las personas en su día a día.

La poca actividad física, el sobrepeso, el estrés y las preocupaciones por las responsabilidades familiares y profesionales, entre otras, hacen que las personas adopten malas posturas al conducir, caminar, cocinar, trabajar o en cualquier actividad. Lo que con el tiempo termina ocasionando el dolor.

Por otra parte, la falta de actividad física ocasiona que los músculos de la zona lumbar vayan perdiendo su tono, volumen y fuerza.

Haciéndolos incapaces de sujetar correctamente la columna vertebral, de ayudar a las vértebras a mantener la postura, y a sostener el peso de nuestro cuerpo, el cual suele variar con los años.

De manera resumida, se podría decir que las causas del lumbago mecánico son la falta de actividad física, el estrés y la mala postura.

¿Mi alimentación influye en mi dolor?

No es sorpresa que la manera en la que nos alimentamos puede influir mucho en nuestro estado de salud. Muchas veces,  gran parte de nuestros malestares son causados por una incorrecta alimentación.

Existen ciertos alimentos que nos brindan muchos nutrientes beneficiosos para nuestra salud y nuestro organismo. Sin embargo, estos mismos alimentos pueden ser perjudiciales si se consumen de manera diaria o en exceso.

Por otro lado, el sobrepeso puede ser muy perjudicial para el funcionamiento de nuestro cuerpo en general, especialmente para nuestra columna.

Por ello, se debemos cuidar nuestra alimentación con la ayuda de una dieta equilibrada que sea capaz de aportarnos  todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, incluyendo nuestra columna vertebral.

  • Los alimentos que se deben evitar son los siguientes:
  • Alimentos con alto contenido de azúcar.
  • Alimentos con alto contenido de grasa.
  • Alimentos procesados.
  • La cafeína, el alcohol y los cigarrillos.

En su lugar, se recomienda consumir alimentos que pueden aportar pequeñas cantidades de proteínas, grasas y carbohidratos, y a la vez proporcionen  una buena dosis de vitaminas, fibra y minerales. Tal como las frutas, verduras y hortalizas.

¿Qué debo saber sobre este dolor?

Si bien el dolor lumbar puede ser en un principio muy molesto y limitante, aproximadamente 70% u 80% de estos dolores, tienen grandes probabilidades de mejorar durante el primer mes de tratamiento.

Esto quiere decir, que solo 10% de las personas padecen de lumbalgia mecánica crónica, la cual es identificable ha tenido los síntomas por más de 12 semanas, y no ha tenido mejoras durante su tratamiento.

Es importante mencionar, que la incapacidad no está relacionada con la severidad o duración del dolor. Sin embargo, el tiempo que le lleva al paciente incorporarse a sus actividades diarias sí lo es.

La lumbalgia mecánica puede ser atendida y tratada por un médico general. Sin embargo, si el dolor continúa y se agudiza, lo mejor es acudir a un médico especialista en el aparato locomotor.

Por otra parte, el médico rehabilitador debe ser un profesional que sea capaz de identificar y establecer las posibilidades terapéuticas ante el dolor lumbar que padece el paciente.

Tratamientos para la lumbalgia mecánica

La lumbalgia mecánica puede constar de dos fases de tratamiento, dependiendo de la intensidad con la que se presente el dolor. De este modo, tenemos:

  • Tratamiento lumbalgia aguda: Cuando se padece de una lumbalgia mecánica aguda el mejor tratamiento es el reposo. Sin embargo, este reposo no debe puede ser un muy prolongado ni en cama, a menos que se trate de un dolor realmente  intenso. Es recomendable que solo se haga durante dos y cuatro días.

  • Tratamiento lumbalgia mecánica crónica: Una vez que la  lumbalgia mecánica se ha convertido en un dolor crónico,  el tratamiento para esta condición se transforma en uno más complejo. Dependiendo de la intensidad se puede considerar primero el reposo, para luego emplear otras medidas como las siguientes:
  • La termoterapia con aplicación de calor.
  • Analgésicos antiinflamatorios en caso de que duela y siempre  bajo la supervisión del médico tratante y especialista.
  • Relajantes musculares, en crema, aerosol o pastilla.
  • Fajas lumbares especiales que ayuden a mantener una correcta y mejor posición  de columna a lo largo del día.
  • Infiltración con anestésicos locales en el área del dolor.
  • Actividades y ejercicios  físicos, con una intensidad que no ocasiones una sobrecarga funcional.

Por otro lado, otro tratamiento muy común y efectivo es la aplicación de masajes por parte de un especialista para mejorar la condición.

¿Por qué debo hacer ejercicio si tengo dolor lumbar?

Muchas veces, las actividades que se realizan día a día requieren pasar muchas horas de pie o emplear una mayor fuerza física.

Es además, muy común  en muchas personas, adquirir una mala postura al dormir o  al sentarse.

Todas estas acciones traen como consecuencia un dolor lumbar tan fuerte que no puede ser aliviado con analgésicos. Este dolor molesta a las personas hasta en las actividades más sencillas como dormir, caminar, sentarse, etc.  

Es por ello, que cuando esto sucede, se deben comenzar a realizar ejercicios específicos para relajar los músculos. Estos ejercicios además de aliviar el dolor, ayudarán a mejorar la postura.

Para ambos tipos de lumbalgia mecánica (crónica y aguda) se pueden aplicar distintos ejercicios.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no debe ser cualquier ejercicio, sino uno que se adapte a las condiciones de cada persona. Por supuesto, bajo la supervisión de un especialista.

¿Qué tipo de ejercicios puedo realizar?

Como ya se mencionó, cada ejercicio dependerá de la condición e intensidad de dolor de cada persona, siempre bajo la supervisión de un especialista.

Grupo de mujeres y hombres jovenes realizando ejercicios en bicicleta estacionaria

Es importante que la persona no realice los ejercicios por su cuenta y sin la guía de un especialista, ya que podría empeorar y alargar el periodo de su padecimiento.  

  • Ejercicio aeróbico: Todos y cada uno de los ejercicios aeróbicos como caminar, correr o montar bicicleta estática son muy recomendables. Ya que estos ejercicios ayudan  a disminuir el estrés y a mejorar el sistema cardiocirculatorio.

  • Ejercicios de fortalecimiento: Es muy efectivo realizar ejercicios que permiten fortalecer los músculos. Especialmente los que se centran en la espalda, el estómago, así como los  músculos de las piernas.
  • Ejercicios de estiramiento: Los ejercicios de estiramiento o de elongación, hacen que los músculos y otros tejidos más flexibles, lo que ocasiona que sean menos propensos a sufrir cualquier tipo de lesión.

  • Ejercicios de yoga: Muchas de las posturas de yoga, como las posiciones de vela y de perro-gato, pueden ayudar en gran medida a la espalda baja, ya que permitirte estirar la columna totalmente.

El yoga además es una actividad que disminuye el estrés, lo que permitirá relajar poco a poco los músculos. Incluso sin que la persona se dé cuenta.

¿Qué tipo de ejercicios se deben evitar?

El dolor lumbar suele ser ocasionado por muchas de las acciones y esfuerzos físicos que realizamos durante nuestra vida diaria. Las cuales deberíamos evitar, eliminar o reducir para evitar padecer cualquier tipo de dolor lumbar:

Estas acciones son las siguientes:

  • Ejercicios abdominales con las piernas rectas o con las piernas dobladas.
  • Cualquier ejercicio de levantamiento de piernas.
  • Alzar cualquier objeto pesado por encima de la cintura.
  • Realizar movimientos forzados con el tronco inclinado o en rotación.
  • Exposición a vibraciones, como la de los vehículos o  las maquinarias.
  • Mantener una  misma postura durante un largo periodo de tiempo, como estar sentado o de pie durante largas horas.
  • No incorporar todos los ejercicios para aliviar el dolor lumbar de manera inmediata.

Por último, es muy importante asegurarse de que el dolor es realmente muscular, por lo que es recomendable que consultar a un especialista que lo determine.

Pues podría no tratarse de un simple dolor muscular, sino de algo más complicado como una hernia discal, en cuyo caso, el tratamiento sería totalmente distinto.

¿Cómo puedo aliviar el dolor?

Además de las técnicas y tratamientos caseros, existen ciertos medicamentos que pueden ayudarte a combatir y aliviar los dolores musculares.

Es recomendable que siempre que desees optar por un medicamento, procures que sus ingredientes sean lo más naturales posible.

De este modo, evitarás volverte dependiente del medicamento, lo que suele ocurrir con medicamentos cuyos ingredientes son adictivos.

Un ejemplo de medicamento natural y para nada adictivo, es Fórmula para el Dolor, un analgésico alternativo que se puede usar en lugar de aspirina o acetaminofén, que tiene la finalidad de aliviar dolores y molestias menores.

Fórmula para el Dolor se diferencia de otros productos comerciales por los ingredientes que contiene, los cuales son totalmente naturales. Por supuesto comprobados científicamente.

Es un producto a base de hierbas que tienen diferentes cualidades para aliviar tanto los dolores musculares como los dolores que se presentan en otras  zonas del nuestro cuerpo que se ven afectadas por una mal postura, un esfuerzo innecesario o incluso la tensión causada por el estrés.

Algunos de los beneficios que aporta Fórmula para el Dolor son los siguientes:

  • Es un excelente diurético que combate la retención de líquidos.
  • Alivia los dolores de cabeza causados por la tensión y ansiedad.
  • Alivia los dolores y malestares estomacales e intestinales.
  • Es un excelente antiinflamatorio, que reduce y previene el dolor de las zonas inflamadas.

Si quieres conocer más de los beneficios que Fórmula para el Dolor puede aportarte, no dudes en visitar nuestra tienda. Te aseguro que cuando descubras más de sus funciones y beneficios, quedarás totalmente encantado.

Finalmente, recuerda que aunque existen rutinas y tratamientos caseros para aliviar el dolor, el diagnóstico y la atención de un médico especialista siempre es importante y necesaria. Pues una incorrecta automedicación puede agravar el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *