¿Qué función cumplen los músculos en mi cuerpo?

¿Qué función cumplen los músculos en mi cuerpo?

Última actualización: 27-08-2018. Equipo Nutricioni

Empecemos por decir que los músculos son tejidos del cuerpo que permiten darle movimiento al mismo, ya sea de manera voluntaria o involuntariamente. El cuerpo humano está conformado por 656 músculos, unos de mayor tamaño que otros.

Los músculos se dividen en según su localización y función. Según su estructura y según la regulación de su actividad.

Según su localización y función están el músculo cardíaco. Este es el que llamamos corazón o miocardio https://nutricioni.com/clasificacion-de-los-musculos-mas-que-fuerza-y-flexibilidad/ Sus contracciones son involuntarios.

Este músculo se encarga de bombear sangre a todo el sistema circulatorio y decide cuándo debe contraerse y cuando debe dilatarse.

Los músculos esqueléticos. Por lo general están unidos a los huesos y son los que se encargan de mantener la postura en el cuerpo. Permiten los movimientos en todo el esqueleto.

Los  músculos viscerales. Son todos los músculos internos que llamamos vísceras. Por ejemplo. La vejiga, arterias, intestinos.

Según su estructura se dividen en dos. Los músculos estriados: se denominan de esta forma porque presentan estrías en su composición. Músculos lisos: Se muestran lisos en su estructura.

Por último, se encuentran los músculos según su regulación. Que pueden ser voluntarios. Permiten movimientos grandes en el cuerpo formando gran parte de la masa muscular. Por ejemplo los esqueléticos.

Y los músculos Involuntarios. Son los realizan movimientos sin siquiera saber que lo hacen. Es decir, lo hacen de manera automática. Por ejemplo el corazón y las vísceras.

Como podrás notar, la función primordial de los músculos es permitir el movimiento, ya sea voluntario o involuntario al cuerpo. También se encargan de proteger los huesos y algunas otras partes del cuerpo.

¿Cómo puedo proteger mi músculo cardíaco?

Toma en cuenta que nunca será muy temprano para cuidar tu corazón. Al contrario, mientras más temprano lo hagas más tiempo te durará ese músculo llamado corazón. Una de las principales maneras de cuidarlo es realizando alguna rutina de ejercicios de cardio.

Otra manera y quizás una de las más importante tiene que ver con la alimentación que llevas. Esto puede influir en el buen funcionamiento de tu corazón.

Primero que nada elimina de tu vida lo más que puedas las grasa saturadas. Sustitúyelas por grasas naturales.

Las grasas naturales las puedes encontrar en las nueces y el aguacate. Te ayudarán a obtener adicional el omega 3 que te ayuda a proteger tu corazón.

Puedes probar con un quemador de grasa como Mueve Grasa que te permitirá disminuir cualquier tipo de grasa que se forme en tu corazón.

Algo que te puede ayudar a prevenir accidentes cardiovasculares es el consumo de brócoli, ya que es rico en zinc, hierro, calcio y es antioxidante.

El chocolate negro es de gran ayuda para motivar la flexibilidad en las arterias ayudándolas a trabajar de manera armoniosa.

El consumo de fresas te ayudará a dilatar las arterias de tu cuerpo.

Un antioxidante es el aceite de oliva. Prueba incluirlo en tus dietas al igual que el consumo de Mueve Grasa que también se caracteriza por ser un antioxidante.

Algo que te puede ayudar en la elasticidad de las paredes arteriales es el consumo del salmón. El consumo de legumbres te ayuda a controlar el nivel de colesterol en la sangre. Evita el consumo del alcohol. El cigarrillo es uno de los peores enemigos de tu corazón.

Dale vida a tu corazón con el consumo de frutas y vegetales que te permitirán controlar el nivel de triglicéridos en tu organismo facilitando así que realice su trabajo de manera más eficaz posible.

Algo que nunca debes olvidar es el consumo de suficiente agua. Este líquido te ayudará a hidratar cada órgano de tu cuerpo incluyendo tu corazón

Rutina de ejercicios para trabajar mi corazón

Una rutina sencilla de ejercicios te será de mucha ayuda para proteger tu corazón.

Prueba primero por una caminata. Caminar es uno de los mejores ejercicios de cardio que motivan a tu corazón a bombear sangre hacia todas las arterias de tu cuerpo.

Si prefieres correr también es de mucha ayuda. Caminar es la fase inicial y si deseas poner un poco más de intensidad en tu ejercicio puedes correr por 20 minutos.

Practicar el ejercicio de la bicicleta es una gran opción. Ya sea con tu bicicleta con la paseas de vez en cuando o con una bicicleta estática.

Los ejercicios de cardio también son conocidos con el nombre de aeróbicos. Por lo tanto puedes bailar ¿Qué mejor aerobic que bailar? Bailando pones todo tu cuerpo en movimiento y tu corazón trabaja de manera armoniosa.

Saltar la cuerda también es una muy buena alternativa para poner en movimiento tu cuerpo y a la vez a tu corazón.

Nadar es un ejercicio de cardio muy beneficioso. Puedes incluirlo en tu rutina de ejercicios y notarás grandes cambios en tu corazón.

Evita el ascensor. Por el contrario, pon a trabajar tu corazón subiendo y bajando los escalones de las escaleras. Te aseguro que tanto tu corazón como el resto de tu cuerpo te lo agradecerán.

Cuando hagas las tareas del hogar intensifica el ritmo en que las haces. Trata de acelerar el tiempo que te demoras en realizar cada una de ellas. Esto te funcionará como parte de tus ejercicios de cardio.

Hacer algunas sentadillas no estarían nada mal. Esto también ayuda a acelerar tu corazón y permitirá que sus latidos sean más rápidos ayudando un mejor bombeo de sangre. Puedes saltar en sobre un banco con mucho cuidado de no caerte.

Subir y bajar del banco con saltos también es un ejercicio beneficioso para el corazón. Si quieres ejercitar tu corazón con más coordinación puedes asistir a algún gimnasio donde  contarás con un instructor que te puede ayudar con tu inquietud.

Protege el buen funcionamiento de tus músculos esqueléticos

Al proteger tus músculos esqueléticos lograrás prevenir enfermedades como artritis y reumatismo. Este tipo de protección la puedes lograr con el consumo de Mueve Grasa.

Recuerda que estos músculos son los encargados de que mantengas una buena postura corporal. Si notas que tienes una mala postura trata de corregirla. Motiva a tus músculos esqueléticos a realizar su función correctamente.

Muchas veces sin estar consciente adoptamos malas posturas al acostarnos, levantarnos y al caminar. Esto puede lograr una deformación en nuestros huesos.

Consume proteínas todos los días. Las proteínas te ayudan a fortalecer estos músculos permitiendo el aumento de tu masa muscular para proteger a cada uno de los huesos que rodean. Pueden ser de origen vegetal o animal.

Los huevos son ricos en proteína animal. Pero no te excedas en su consumo ya que se puede ver afectado tu colesterol. Las proteínas de origen vegetal la puedes encontrar en la avena y en algunos otros cereales.

Come plátano. Contiene potasio y motiva los impulsos nerviosos de tus músculos para tener movimientos apropiados. Fortalécelos con el consumo de vitamina D y calcio. Consume muchos cereales, de preferencia que sean integrales.

Las frutas son ricas en vitaminas esto fortalecerá tus músculos esqueléticos.

Procura dormir lo suficiente, esto te ayudará a relajar los músculos para que te permitan adoptar las posturas correctas en tu cuerpo.

Protégelos de desgarros. Al tener desgarros en alguno de ellos tus movimientos se verán afectados y por esta misma razón no tendrás las posturas correctas en tu cuerpo. Una manera de fortalecer tus músculos es con el consumo de espinacas.

El consumo de moluscos te proporcionará gran cantidad de zinc, hierro, fósforo, cobre, selenio y potasio, indispensables para tener una buena movilidad de los músculos.

Aprende a descansar. Tener una rutina para descansar y lograr dormir te ayudará a tener unos músculos mucho más sanos.

Ejercicios que te ayudarán a fortalecer tus músculos esqueléticos

Estírate. Se ha demostrado que estirar cada parte de tu cuerpo te permite ejercitar tu cuerpo ayudándote a colocar cada hueso en su lugar. Esto te permitirá adoptar la posición correcta en tu cuerpo.

Con los ejercicios de estiramiento no solo mejorarás tus posturas sino que te ayudarás a ser más flexible.

Haz ejercicios de pesas. Una rutina que te permita levantar algo de peso o hacer algo de fuerza física te ayudará a fortalecer tus músculos. Ayúdate con el consumo de Mueve Grasa que te permitirá quemar grasa muscular.

Al realizar este tipo de ejercicios aumentas tu resistencia física. Levanta algo de peso para comenzar. No te excedas en la cantidad de peso.

La natación es un excelente ejercicio para tus músculos esqueléticos ya que te ayudan a estirar las vértebras de tu columna. Al mismo tiempo trabajas los brazos.

También te puedes poner de pie y sube tus talones hasta quedar de puntillas. Esto te trabajará los pequeños músculos que se encuentran en tus pies.

El yoga es una excelente alternativa para ejercitar este tipo de músculos porque te motivan a estirarlos.

La gimnasia aérea consiste en hacer ejercicios con unas telas que cuelgan desde el techo. Este tipo de ejercicios te ayudan a realizar fuerza y resistencia. Lo que motivará el buen funcionamiento de tus músculos.

Todos aquellos ejercicios que te ayudan a fortalecer tus músculos pero a su vez te conllevan a realizar algo de estiramiento en tu cuerpo son excelentes alternativas.

Si realizas tus ejercicios con constancia te darás cuenta que tus movimientos serán mucho más adecuados y lograrás estimular tus músculos para que estos a su vez te faciliten adoptar las posturas corporales correctas.

Alternativas para cuidar mis músculos viscerales

Los músculos viscerales están conformados por todos aquellos que son vísceras. Por ejemplo. Vejiga, pulmones, riñones, arterias, hígado, glándulas, tórax y otros.

Tu vejiga, cuídala tratando de no retener líquidos dentro de ella. Cuando sientas la necesidad de orinar hazlo sin tratar de aguantar las ganas de hacerlo. De esta manera tu vejiga será mucho más óptima.

Los pulmones puedes protegerlos evitando el consumo de alcohol y cigarrillos. También puedes evitar estar en lugares donde predominen olores muy fuertes. Trata de manera correcta las enfermedades respiratorias que padezcas.

Los riñones puedes cuidarlos consumiendo una alimentación balanceada y consumiendo mucha agua para evitar cálculos en ellos. El consumo del agua es indispensable para su buen funcionamiento.

Hazle mantenimiento a tus arterias. Suena extraño pero es una realidad. Las arterias de tu cuerpo se ensucian cuando hacen su trabajo. Las puedes limpiar con el consumo de ajo.

Cuando consumes ajo también estás consumiendo un gran grado de antioxidantes que también los consigues cuando consumes Mueve Grasa y esto te permite mantener limpias tus arterias.

Por otro lado, a tu hígado lo puedes proteger consumiendo alimentos nutritivos y evitando el consumo de alcohol y grasas saturadas.

El tórax lo puedes cuidar evitando aquellas enfermedades respiratorias que afectan tanto tu organismo. Si ya padeces de estas enfermedades entonces trátalas a tiempo para evitar afecciones.

Para el buen funcionamiento de tus distintas glándulas haz ejercicios. Duerme bien. Elimina el consumo de aquellos alimentos que contenga soya. Consume yodo y calcio. Evita consumir medicamentos con estimulantes que puedan afectar tu estado nervioso.

Una vez al año realiza un chequeo médico que te permita conocer el estado en que se encuentra cada órgano de tu cuerpo y de esta manera podrás tratar cualquier afección que padezcas.

Consejos finales

Es increíble cómo cada parte de nuestro cuerpo cumple una función específica e indispensable en nuestras vidas.

¿Cuántas veces nos hemos preguntado para qué sirve cada parte de nuestro cuerpo? Tanto las que vemos como las que se encuentran en la parte interna que ni siquiera sabemos que existe.

Sin ser obsesivos debemos cuidar lo mejor que se pueda cada una de sus partes ya que de eso depende su buen funcionamiento y nuestra mejor calidad y cantidad de vida. Mantén una alimentación balanceada con alimentos que sean verdaderamente nutritivos. Haz ejercicios. Ellos te ayudarán a fortalecer tu cuerpo.

Cuando los realices evita el aburrimiento. Trata de alternar tus ejercicios. Hazlos entre la casa, el gimnasio y al aire libre. Lo importante es evitar ser una persona sedentaria.

Activa tu vida. No te quedes sentado esperando que tu cuerpo reaccione de manera negativa. Gana tiempo ejercitando tu cuerpo. Los ejercicios no solo te harán lucir mejor sino que te darán mejor salud.

Consume cantidades suficiente de agua. Es el mejor hidratante que puedas consumir. Hazte chequeos médicos una vez al año para descartar enfermedades.

Aprende a respirar. Es algo que hacemos automáticamente pero a veces no sabemos hacerlo correctamente. Este proceso ayuda a algunos de nuestros músculos viscerales a desarrollarse y a purificarse.

Evita todo aquello que te pueda ocasionar daños a tus músculos y a tu organismo en general como el abuso del alcohol, el tabaquismo, las grasas saturadas, los azúcares procesados. Si deseas tener una mejor alimentación y no sabes cómo lograrlo ayúdate con un nutricionista.

Como leíste anteriormente, aprende a estirar cada parte de tu cuerpo. Con ese tipo de ejercicios no solo fortaleces tus músculos sino que te ayudará a disminuir el estrés que tengas en tu diario vivir.

Recuerda que existen técnicas más sencillas que te pueden ayudar a trabajar el músculo cardíaco como el bueno humor. Oblígate a tener un buen humor el tiempo que puedas. Incluye la risa. Es una excelente terapia para fortalecer tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *