Diabetes - Concepto médico y composición de píldoras, jeringas y estetoscopio.

¿Qué factores de riesgo existen sobre la diabetes?

¿Qué factores de riesgo existen sobre la diabetes?

Última actualización: 13-04-2019. Equipo Nutricioni

Muchos son los factores de riesgo que presenta la enfermedad conocida como diabetes. A todos estos resulta conveniente conocer a fin de saber manejar el asunto con la delicadeza requerida en caso de predisposición a padecer tal anomalía en nuestras vidas o en la de nuestros seres queridos.

En tal sentido oportuno es señalar que la diabetes, en términos generales, se trata de una patología que implica un alza desproporcionada en los niveles de azúcar de la sangre. Esta sustancia, denominada también glucosa, proviene directa o indirectamente de los alimentos que ingerimos, día a día,  a partir de nuestro proceso alimenticio.

Para la correcta asimilación de la misma en el cuerpo humano, el organismo regula su presencia mediante la producción de insulina. Es esta una hormona que ayuda a que la glucosa ingrese a la células con fines de suministro de energía, pero que, en ocasiones, el organismo deja de producir de manera adecuada.

Es justo esta realidad, propia de desequilibrios en la producción de insulina, la que genera la aparición de la enfermedad denominada diabetes. Dicha patología presenta una clasificación básica en tres maneras de expresión, a las que resulta oportuno tener en consideración.

En tal sentido es imperante destacar la diabetes mellitus tipo 1, en la cual el cuerpo deja de producir insulina. Luego tenemos la diabetes mellitus tipo 2, que es la más común de ellas; y se caracteriza porque el organismo no utiliza la insulina de forma correcta, o le produce de manera inadecuada o deficiente.

En este proceso también debe tomarse en cuenta un factor muy importante de dicha enfermedad, y este es el de su manifestación como diabetes gestacional, que es la que puede aparecer en mujeres en proceso de gestación.

Todos los factores de riesgo para esta anomalía, en cualquiera de sus expresiones, tenemos que pueden implicar serios riesgos de salud para el cuerpo en general. Entre sus síntomas puede dañar la integridad de órganos tan importantes como los riñones, los ojos, y hasta al sistema nervioso.

cubos formando la palabra diabetes, Diabetes letras mayúsculas en crucigrama y azúcar pila en una cuchara

Diabetes mellitus tipo 1

Básicamente cuando hablamos de diabetes podemos establecer que existen tres tipos básicos para su manifestación, como lo son la diabetes mellitus tipo 1, la diabetes mellitus tipo 2, y la diabetes gestacional, cuyas características veremos a continuación.

Diabetes mellitus tipo 1: Es provocada como consciencia de la destrucción de las células encargadas de producir insulina en el cuerpo, y normalmente suele aparecer en la infancia, por lo que se le llamaba antes diabetes juvenil. Su tratamiento implica inyecciones de insulina y dietas especiales destinadas a su realidad particular.

Diabetes mellitus tipo 2: Esta es la más común de todas, y es la que más se puede prevenir. Se produce por presentar deficiencias en cuanto a la producción de insulina por parte del organismo, y su acción deficiente en los tejidos del cuerpo que le padece.

En tiempo pasado era conocida como la diabetes de la edad adulta, debido a que se consideraba que no atacaba a las personas en joven edad. Sin embargo, el tiempo ha venido demostrando que esto es una concepción divorciada de la realidad, ya que actualmente ataca a jóvenes, e incluso niños también.

Y lo más destacable es que el asunto muestra un incremento a nivel mundial que mucho alarma a los sectores de la medicina en todo el planeta, ya que se proyecta como uno de los grandes problemas de salud para la humanidad futura.

Su tratamiento implica medicamentos exclusivos para la diabetes, dietas especiales, consumo de una aspirina diariamente, y ejercicios regulares.

Diabetes gestacional: Esta es la manifestación de la diabetes considerada menos  frecuente de todas, ya que tiene lugar apenas entre un 2 y 5 por ciento de las mujeres embarazadas. En caso de no ser tratada de manera adecuada, puede dar lugar a problemas de tipo materno fetales.

Factores de riesgo para diabetes mellitus tipo 1

Cuando hablamos de factores de riesgo, automáticamente estamos haciendo referencia de todo aquello que puede potenciar, de alguna manera, la posibilidad de contraer una enfermedad. En este caso estamos haciendo alusión a la patología de la diabetes, y en concreto, para esta oportunidad, lo hacemos sobre su manifestación tipo 1.

Los riesgos de padecer este tipo de enfermedades lo procederemos a apreciar seguidamente, a los cuales debemos considerar para asistir al médico de manera preventiva. Ello más aún sucede en caso de que varios de estos factores de riesgos confluyen en nuestro cuerpo.

  • Aunque la diabetes de este tipo se presenta por igual tanto en hombres como mujeres, normalmente cobra vida en personas de piel blanca.
  • El historial de familia también juega un papel importante en cuanto a los riesgos de padecer esta enfermedad. Debemos recordar que una de las formas más comunes de contraer la misma es a través de la herencia genética.
  • La enfermedad de Hashimoto conlleva mayores riesgos de sufrir diabetes, y esta es una anomalía d las salud relacionada al mal funcionamiento de la glándula tiroidea
  • La enfermedad de Grave también implica riesgos en tal sentido, e igualmente está relacionada con la función tiroidea del cuerpo.
  • Enfermedad de Addison, un trastorno de las glándulas suprarrenales implica riesgos de diabetes.
  • Anemia perniciosa, derivada de problemas con glóbulos rojos por mala absorción de la vitamina B12, implica riesgo de diabetes.
  • Enfermedad celíaca, una afección digestiva que complica la absorción de vitaminas y minerales por parte del organismo.
  • La presencia de algunos virus como paperas, hepatitis y citomegalovirus implican riesgo al respecto
  • El hipogonadismo, una enfermedad que implica poca producción de testosterona en los hombres.
  • Hipotiroidismo, que implica mal funcionamiento de la tiroides
  • Vitíligo, se trata de un afección física humana que proporciona pérdida de las células que brindan pigmentación a  la piel.

Estas son algunos de los más comunes factores de riesgos para padecer diabetes tipo 1, sin embargo, para dar fin a este punto debemos considerar, además, factores como la alimentación inadecuada, y los ambientes tóxicos como otros elementos con capacidad para incidir negativamente al respecto.

Diabetes - Concepto médico y composición de píldoras, jeringas y estetoscopio.

Factores de riesgo para la diabetes mellitus tipo 2

Como se dicho antes, la diabetes tipo 2 es  la más común expresión de esta enfermedad, y los factores de riesgos para su padecimiento lo tenemos en:

  • Sobrepeso u obesidad: Los excesos de peso corporal producto de una dieta desequilibrada pueden provocar esta realidad
  • Edad: El factor edad se considera muy importante para la aparición de la diabetes, especialmente a partir de 45 años de edad.
  • Genética: En este caso nos referimos al factor de herencia genética. En tal sentido podemos afirmar que, el tener ascendientes consanguíneos con esta enfermedad, aumenta el riesgo de que nosotros también lo padezcamos a futuro.
  • Origen étnico: Tener origen afro descendiente, hispano, entre otros, aumenta los riesgos de ello.
  • Descontrol arterial: En este caso nos referimos a la presencia de presión arterial alta, denominada hipertensión arterial, lo cual es un acto muy común en las personas que hoy habitan al mundo.
  • Deficiencia de colesterol y exceso de triglicéridos: Los desequilibrios alimenticios que producen baja presencia de colesterol denominado bueno, e incluso altas de triglicéridos también pueden dar pie a la aparición de la diabetes tipo 2.
  • Diabetes gestacional: El haber pasado por periodos de padecimiento de diabetes gestacional  aumenta los riesgos de padecer esta enfermedad de tipo 2 a futuro. Ello implica riesgos tanto para la madre como para el hijo que se formó cuando ella presentó esta afección de su salud.
  • Inactividad física: El sedentarismo también es una causa fundamental de riesgo para el padecimiento de diabetes tipo 2 en el tiempo. Esto hace que nuestro metabolismo sea más lento, y si nos alimentamos adecuadamente, ello aumenta tales riesgos.
  • Irregularidad cardiovascular: En este caso hacemos mención del padecimiento  de enfermedades o problemas en un momento determinado de tipo cardiacos.
  • Depresión: La depresión puede incidir negativamente en nuestro sistema inmunológico, y ello, a su vez, puede derivar en la presencia de diabetes tipo 2.
  • Problemas de ovarios: La presencia del síndrome de ovario poliquístico también implica serios riesgos para el paciente.
  • Nigricans: La presencia de actos cutáneos propios de nigricans también implica riesgo al respecto.

Factores de riesgo para la diabetes gestacional

Muchos y de variada naturaleza son los factores de riesgo para la aparición de la diabetes denomina gestacional, y entre ellos podemos mencionar los siguientes:

  • Historial de diabetes: Las mujeres que han tenido diabetes en algún momento de sus vidas desarrollan grandes riesgos al respecto.
  • Partos con niños de mucho peso: Cuando las mujeres en periodo de gravidez traen al mundo niños con pesos por encima de 4 kilogramos, se hallan en mayores riesgos de desarrollar diabetes gestacional para un segundo parto.
  • Intolerancia a la glucosa: Las mujeres que manifiestan algún tipo de intolerancia o reacción negativa sobre la ingesta de glucosa, también corren especial riesgo al respecto.
  • Obesidad: La obesidad en periodo de gestación incrementa esta posibilidad, por lo que una alimentación adecuada durante esta etapa, bien debe ser considerada como un acto necesario.
  • Factor hereditario: Las mujeres con parientes consanguíneos que presentan diabetes tipo 1 corren más riesgos de padecer diabetes gestacional.
  • La edad: También juega un papel importante en este sentido, pues algunos estudios estadísticos señalan que, cuando la mujer pasa por este período luego de los 35 años de edad, aumentan los riesgos.
  • El origen étnico: Igualmente juega un papel importante para ello, pues en tal sentido los asiáticos, afroamericanos y los hispanos, entre otros, gozan de más probabilidades para que esto ocurra.
  • Otros factores de riesgo: Estos involucran el acto de fumar, que es un vicio muy perjudicial para el ser humano en general, pero más especialmente para las mujeres en gestación. El síndrome ovárico poliquístico también incide mucho al respecto.

Una vez establecidos todos estos factores de riesgo para tan incómoda y abrasiva enfermedad, solo queda el actuar con precaución en relación al tema. Estos son solo indicadores de riesgo a los que podemos contrarrestar en algún momento para evitar padecer dicha enfermedad.

Pruebas para la diabetes            

Las pruebas para la detección de diabetes en el organismo radican en establecer los niveles de azúcar en la sangre. Estas concretas, y según las características de cada caso, se aplican a solicitud del médico tratante.

Prueba de hemoglobina glucosilada (A1C): Un análisis de sangre sin ayuno que indica el promedio de concentración de azúcar en la sangre de los individuos durante los últimos 2 o 3 meses. Se encarga de medir y establecer la concentración de azúcar, porcentualmente, en la sangre, pero unida a la hemoglobina.

Esta última se trata de una proteína que transporta el oxígeno a los glóbulos rojos. En tal sentido un nivel de A1C del 6,5 % o por encima en dos pruebas indica la presencia de diabetes.

Prueba aleatoria de azúcar en la sangre: En caso de requerirse, porque el primer examen referido no se pudo practicar por algún motivo, entonces se puede acudir a la prueba aleatoria de azúcar en la sangre. En este se toma una muestra de sangre y si  presenta 200 miligramos por decilitro de azúcar, o más, sugiere la presencia de diabetes.

Prueba de azúcar en sangre durante ayunas: En este caso se toma una muestra de sangre luego de conservarse en ayunas  durante una noche. Un nivel de azúcar menor de 100 mg/dl se considera normal, mientras que uno entre 100 mg/dl y 125 mg/dl se considera prediabetes, y si los valores exceden el límite máximo del último señalado, es diabetes.

Prueba oral de tolerancia a la glucosa: Se requiere estar en ayunas durante una noche, y se mide el nivel de azúcar. Luego se ingiere un líquido azucarado y se analizan los niveles de glucosa en la sangre varias veces durante las dos horas siguientes.

Si estos son menores a 140 mg/dl se considera normal, si exceden de  200 mg/dl indica presencia de diabetes.

Para los casos de riesgo de diabetes gestacional, los exámenes se practican entre los 24 a 28 semanas de gestación. Estos van desde pruebas de sobrecarga de glucosa inicial, hasta prueba de tolerancia a la glucosa de seguimiento.

Tratamientos de insulina

En algunos casos la situación de las personas con padecimiento de diabetes provoca en estas la necesidad de recibir tratamientos especiales. En  consecuencia hablamos del suministro de insulina al organismo, bajo los parámetros establecidos por parte del médico tratante, quién determinará la forma concreta de llevar a cabo tal acto.

En el caso de las personas que padecen de diabetes tipo 1, estas necesitan en su totalidad del suministro de la insulina que su organismo no produce. Esto para que su vida siga siendo posible en el plano físico, pues de lo contrario el organismo terminaría por colapsar en algún momento.

Cuando el cuerpo se haya incapacitado para producir y utilizar la insulina, este se ve imposibilitado para dar uso de la glucosa. En consecuencia, la misma se eleva a niveles exagerados en la sangre, y es cuando las células empiezan a quemar grasas con el fin de obtención de energía.

Luego de ello es cuando se produce, a lo interno de los individuos afectados, un trastorno muy particular denominado cetoacidosis diabética. Esta, junto al estado hiperosmolar, y el coma diabético, son las tres más peligrosas complicaciones para las personas con diabetes.

Su manifestación puede cobrar vida rápidamente en cuestión de horas, por lo que se amerita una intervención rápida por parte de los médicos tratantes.El mismo puede llegar a poner en serio peligro de muerte a los individuos que le padecen, por lo que resulta tan importante atenderle adecuadamente.

En cuanto a las personas que experimentan la diabetes de tipo 2, según datos estadísticos, tenemos que solo un 25 % de ellas requiere de insulina. Para ellos este tratamiento no resulta imprescindible a fin de que la vida siga siendo posible.

Sin embargo, sí mejora su calidad de vida en general, lo cual se va haciendo más necesaria a medida que pasa el tiempo con dicha enfermedad.

Tipos de insulina

Como punto de partida para abordar este aspecto tan importante debemos referir que, dependiendo de cada caso, ha de aplicarse la misma. Este medicamento cuenta con la forma de acción rápida, otro de acción intermedia, y un tercero como de acción prolongada.

Insulina de acción rápida: Esta es absorbida de manera muy rápida por parte del tejido adiposo subcutáneo en la corriente de sangre corporal. Se emplea para controlar los niveles de azúcar o glucosa en la sangre, mientras ingerimos alimentos y para corregir estos niveles de la misma en la sangre.

Insulina de acción intermedia: El proceso de absorción de esta insulina por parte del organismo es más lento. Además de ello también su acción es mucho más prolongada en el tiempo, lo cual sería una ventaja aleatoria para los casos en los cuales son aplicados.

Esta es empleada para situaciones muy precisas orientadas a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Entre las mismas podemos citar cuando es de noche, mientras se permanece en ayunas, y además entre comidas.

Insulina de acción prolongada: Esta es el tipo de insulina que se absorbe mucho más lentamente, y presenta un efecto pico mínimo, además de que posee un efecto de  meseta estable que permanece durante la mayor parte del día.

La misma es utilizada con el fin de controlar los niveles de azúcar en la sangre durante la noche. Pero también lo hace para cuando se permanece en ayunas, y además entre comidas.  

El asunto resulta ser muy complejo y además con serias implicaciones para la salud y vida de las personas que padecen de diabetes. Es por ello que siempre debemos acudir a un médico especializado en la materia para atender esta realidad de manera adecuada.

Los peligros del azúcar en el concepto del día de Halloween. advirtió que el azúcar en exceso hará que la nutrición no saludable, la obesidad, la diabetes, el cuidado dental y mucho más

Un elemento preventivo

Definitivamente, cuando presentamos predisposición a sufrir de diabetes en algún momento, bien podemos realizar algunas acciones muy concretas para ello. En ese acto resulta muy favorable valernos de un potente formulado como lo es Azúcar en la Sangre, el cual ha sido elaborado precisamente para este fin por parte de un equipo de expertos en la materia.

Este potente formulado conocido como Azúcar en la Sangre, cuenta con importantes vitaminas, minerales y otras sustancias que mucho ayudan al respecto. Por ejemplo, posee vitaminas C, E y picolonato de cromo, que aceleran la insulina y logran estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

Por otra parte presente una importante mezcla de hierbas que, precisamente, reducen el azúcar en la sangre, especialmente cuando se trata de diabetes tipo II.

Azúcar en la Sangre concentra tantas sustancias como para, además de regular los niveles de glucosa en la sangre, también nutrirnos adecuadamente. Entre ellas podemos citar vitaminas C, E y  biotina, pero también posee mineral tan importantes como magnesio, zinc, manganeso y el cromo.

En cuanto a las hierbas y extractos este suplemento contiene banaba, guggul, melón amargo, raíz de regaliz, corteza de canela, gymnema sylvestre, flor de milenrama, pimienta de cayena. Igualmente cuenta con juniper berry, polvo de hoja de morera blanca, vanadio, ácido alfa lipoico, L-taurina.

Esta combinación de elementos tan especiales, incluso también implica como beneficios aleatorios la pérdida de peso y conservación de masa muscular magra. Por otra parte controla el colesterol y hasta ayuda a evitar padecer síntomas de la depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *