Abdomen con una cuerda

¿Qué espera para evacuar? Medicación para el estreñimiento

¿Qué espera para evacuar? Medicación para el estreñimiento

Última actualización: 29-01-2019 por Editor Luis F.

El estreñimiento o constipación intestinal es una condición que se origina por una irregularidad en los movimientos intestinales. Existe una gama de medicación adecuada a cada casa.

Abdomen con una cuerda

Cuando la persona está estreñida se le dificulta evacuar, tendiendo a sentir dolor, o requiriendo de mucho esfuerzo para eliminar los desechos.

La falta de evacuación acarrea una serie de complicaciones lo suficientemente importantes como para no tomárselo tan a la ligera.

El dolor abdominal, las hemorroides, fisuras en el ano, o diverticulitis, son algunas de las complicaciones que se pueden generar.

Por otro lado, la dificultad para defecar también puede ocasionar estrés y preocupaciones en el individuo.

Este tipo de padecimientos puede ser fácil de detectar a simple vista, dependiendo de si se conoce la frecuencia con la que se evacua normalmente.

Cada persona es diferente y por ende su organismo responde de manera distinta al de los demás, por lo que cada individuo tendrá una frecuencia al momento de defecar particular.

Se puede considerar estreñimiento cuando hay una anomalía o cambio repentino en la frecuencia con la que un individuo va al baño a evacuar.

Sin embargo, una media estadística indica que la mayoría tiende a defecar al menos una vez al día o tres veces por semana.

Los motivos causales del estreñimiento son muchos, desde la falta de fibra en la alimentación, el retener demasiado tiempo, por el estrés o depresión, y en el caso de las mujeres durante el embarazo.

También puede estar relacionado a problemas físicos como falta de sensibilidad en los músculos o desgarramientos en el ano.

Ahora bien, existen diversos medicamentos para contraatacar el estreñimiento, desde medicamentos naturales que se encuentra en las comidas, frutas o batidos, hasta medicamentos de farmacia, como pastillas o suplementos alimenticios Equilibrio Acai.

Pero a pesar de que existan medicamentos para contrarrestar el estreñimiento, es importante comenzar a cuidar el organismo para evitarlo, tomando en consideración una alimentación saludable, hacer ejercicio suficiente para mantener al organismo activo, y evitar el estrés en general.

Estreñimiento: ¡Todo pasa por algún lado!

Antes de hablar sobre los síntomas y remedios contra el estreñimiento, es preciso conocer en qué parte del organismo se da el proceso de evacuación.

Entre los principales involucrados al momento de evacuar, se tiene a los intestinos y al ano.

En principio, hay que entender que la defecación es un proceso por el cual el organismo es capaz de eliminar los residuos que no necesita el cuerpo a través de las heces.

Ahora bien, una vez el bolo alimenticio ha transitado por los intestinos delgado y grueso, ya se considera materia fecal.

Donde pasa a almacenarse en el colon para luego ser desechado.

Existen unas especies de válvulas que se encargan de mantener las heces hasta el momento de ser evacuadas.

Una vez que hay suficiente materia fecal acumulada, entra en juego el sistema parasimpático, el cual relaja al esfínter interno de manera involuntaria y, como reflejo, contrae al esfínter externo el cual es voluntario, provocando así las ganas de defecar.

El músculo encargado de contraer o relajar el esfínter se conoce como músculo elevador del ano, el cual trabaja como si fuese una manguera en la que se dobla la punta para evitar el paso de agua.

Una vez se quiere evacuar, se logra el relajamiento del músculo permitiendo el paso de la materia fecal, pero para lograr que todo eso salga se requiere de un proceso llamado presión intra-abdominal, que se consigue tensando los músculos de las paredes abdominales, generando presión dentro del recto y permitiendo la expulsión de las heces.

Pero antes de llegar a todo ese proceso, el bolo alimenticio debe pasar del estómago a los intestinos, quienes se encargarán de asimilar el resto de nutrientes de los alimentos ingeridos.

El intestino delgado es la parte del aparato digestivo que conecta directamente con el estómago, se subdivide en tres partes llamadas duodeno, yeyuno e íleon.

Éste, con una longitud de entre 3 a 5 metros, cumple sus funciones absorbiendo los nutrientes necesarios para el organismo.

El intestino grueso o también llamado colon, es la última porción del aparato digestivo, se encarga de continuar absorbiendo el agua de los alimentos, logrando así secar el bolo alimenticio y convertirlo finalmente en materia fecal.

Los movimientos que hace el colon durante su proceso son los que dan forma a las heces.

Puede suceder que la materia fecal se seque de más, dificultando así su posterior expulsión.

De esta manera se explica resumidamente el proceso digestivo que conlleva a la creación de la materia fecal y expulsión de la misma.

Cómo saber si se está estreñido

Existen algunos síntomas evidentes que pueden dar indicios de que una persona está estreñida.

Si siente que debe esforzarse bastante al momento de evacuar, es posible que esté estreñido.

Cuando queda una sensación de que, a pesar de haber evacuado, aún existe un remanente dentro del intestino, sucede porque los músculos intestinales no terminaron de empujar toda la materia fecal.

También se puede saber si se está estreñido viendo las heces, si las mismas tienen tamaños inusualmente grandes o pequeños, o si parecen duras y/o grumosas.

Otro factor clave es si se nota alguna irregularidad en la frecuencia con la que se evacua normalmente, pues a pesar de que cada individuo es diferente, defecar menos de tres veces a la semana puede ser un indicio de estreñimiento.

También se pueden experimentar molestias o dolores en la zona abdominal.

Por otro lado, se puede detectar con mayor facilidad el estreñimiento visitando al doctor para obtener un diagnóstico médico. Éste comenzará a entrevistarle sobre sus padecimientos o síntomas en general para determinar si hay indicios de la afección.

Algunos de los análisis o exámenes que se pueden hacer incluirán la revisión del recto, análisis de sangre, colonoscopia, sigmoidoscopia, o una radiografía con enema de bario.

Todo esto con el fin de descartar la posibilidad de otras enfermedades importantes.

Es posible que los exámenes o análisis mencionados varíen dependiendo del país en el que se encuentre.

Por qué es peligroso el estreñimiento

Pues, efectivamente, la retención de materia fecal trae consigo una serie de peligros para la salud física y mental del individuo.

Las complicaciones a las que se puede estar vulnerable, si no se trata a tiempo y adecuadamente el estreñimiento, son las siguientes.

  • Impactación fecal. Este término se utiliza para indicar que existe un cúmulo excesivo de heces duras en el recto, tanto así que la persona podría no poder defecar de manera natural, sino requerir de agentes externos como medicamentos.

  • Incontinencia por sobrecarga. Pues, sucede cuando de manera involuntaria se filtran unas pequeñas cantidades de heces que se encuentran sueltas dentro de las heces impactadas.

  • Sangrado por el ano. Cuando existe un cúmulo de materia fecal, la musculatura del recto se expande con la posibilidad de rajarse, causando así un sangrado interno.

  • Se producen por la hinchazón de algunas venas que se encuentran alrededor del ano, motivado a la presión generada por la retención de la materia fecal o por un sobreesfuerzo al momento de evacuar; puede ocasionar sangrado.

También hay complicaciones psicológicas, las cuales se presentan mayormente en los niños, puesto que al ir al baño y sentir dolor al momento de evacuar, puede suponer un temor a futuro al momento de querer evacuar, generando así frustración.

Además, se puede adquirir alguna infección en el tracto urinario.

Pero, ¿cuáles son las causas para estreñirse?

Las causas que producen el estreñimiento son diversas, pero más comúnmente están asociadas a la alimentación.

La dieta que se ingiere diariamente, la falta de fibra en las comidas o no beber la cantidad de líquidos suficiente puede ocasionar dificultades en los movimientos intestinales.

La falta de fibra puede compensarse con el consumo de Equilibrio Acai que es un suplemento lleno de vitaminas y fibra, además de otros componentes.

Algunos medicamentos antidepresivos, suplementos de calcio o hierro, o incluso algunos analgésicos promueven al estreñimiento, por lo que se recomienda ingerirlos bajo supervisión médica.

La falta de ejercicios o actividad, ya que el ejercicio en sí ayuda a mantener al organismo activo, mantener una buena circulación sanguínea que influye bastante en la musculatura en general.

Algo que se ha mencionado anteriormente y se sigue haciendo énfasis, ignorar las ganas de ir al baño; en ocasiones las personas se limitan de ir al baño a evacuar por vergüenza ya que no se encuentran en su hogar, pero lo que no saben es que le ocasionan un daño a su organismo.

A medida que se va reteniendo materia fecal, ésta se va resecando y hará más difícil su expulsión.

El estrés o la depresión también son factores causantes del estreñimiento y de otros padecimientos.

Durante el embarazo en las mujeres, aunque es más normal, igualmente padecen esta fastidiosa dolencia. Hay que consultar con el médico para evitar daños al bebé por infecciones o a la madre.

Ahora eso no implica que no existan algunas enfermedades como tal que ocasionen el estreñimiento.

Por ejemplo, las hemorroides, las fisuras en el ano, el desgarro en el ano después de un parto, síndrome del intestino irritable, enfermedades del colon, cáncer rectal o lesiones en la médula espinal, también son generadoras del estreñimiento.

Comiendo sano se evita todo

Como puede imaginarse, la alimentación es vital para muchos aspectos relacionados con la salud, el cuerpo retribuye en función de lo que se consume, si se come mal, entonces se está mal de salud.

Comida sana. Plato de ensalada con coloridos tomates, pechuga de pollo y aguacate

Es importante llevar una dieta balanceada que contenga vitaminas y minerales que logren ayudar a la digestión y, del mismo modo se pueda evitar el estreñimiento.

Todos éstos se pueden encontrar fácilmente en lo que se consume a diario, el secreto está en balancear las raciones, de manera que en una sola comida se ingiera lo que necesita el cuerpo.

Algo muy importante y vital para mejorar el proceso de tránsito intestinal es el consumo de fibra, ya que ésta contiene polisacáridos y lignina que son resistentes a la hidrólisis que producen las enzimas digestivas.

Además de evitar el estreñimiento, también ayudan a prevenir otro tipo de enfermedades del colon, e inclusive la diabetes.

La fibra existe en muchos alimentos, pero en general se puede encontrar en los cereales integrales, pan, pasta o arroz.

Los copos de avena, por ejemplo, son altamente ricos en fibra soluble, también ayudan a que el bolo fecal gane consistencia.

Las semillas de lino cuando se ponen en remojo, liberan una sustancia llamada mucílago, la cual es útil para limpiar el tracto intestinal.

Las ciruelas pasas son ideales para evitar el estreñimiento, pues ellas enriquecen la alimentación aportando fibra y una variedad de nutrientes, se pueden consumir hidratadas o no, siempre y cuando sean naturales.

También se pueden optar por suplementos alimenticios tal como Equilibrio Acai que beneficiarán significativamente al tránsito intestinal.

Sin embargo, no sólo se debe cuidar la comida, sino también hay que mantener el cuerpo lo suficientemente hidratado, ingiriendo bastante agua durante el día, tomando infusiones, jugos frutales o caldos.

Para este caso las grasas son recomendables en pro de favorecer el tránsito intestinal, es por ello que, al comenzar una dieta de adelgazamiento es posible sufrir de estreñimiento, ya que se limita al organismo a la ingesta de grasas.

Por otro lado, si se está estreñido también hay que suponer que ciertos alimentos, como por ejemplo los quesos más secos, o cereales no integrales, dificultan bastante el tránsito intestinal.

También hay que limitar el consumo de alcohol ya que éste deshidrata al organismo.

Los fármacos y el ejercicio: ¿Una opción?

En ocasiones es posible que el estreñimiento se vuelva más serio, a tal punto que, a pesar de hidratarse o consumir alimentos ricos en fibra, siga siendo difícil evacuar con normalidad.

En esos casos se recomienda hacer uso de medicamentos previamente recetados por el doctor, como los laxantes.

Hay que aclarar que no todo tipo de laxante va a ser de ayuda, es posible que requiera probar unos cuantos antes de decidirse por uno.

Existen tres tipos de laxantes, y cada uno tiene una particularidad en su forma de actuar en el organismo.

  • Laxantes de volumen. Estos laxantes contienen un tipo de fibra y benefician al organismo aumentando el volumen de la materia fecal, de tal manera que se estimula al intestino a realizar los movimientos respectivos para empujar y expulsar las heces.

  • Laxantes osmóticos. Estos ayudan aumentando la cantidad de agua en el intestino, de esta manera las heces se vuelven más suaves y por ende salen con mayor facilidad.

  • Laxantes estimulantes. Estos tienen un impacto directo en los músculos intestinales, logrando que el mismo se contraiga con mayor frecuencia y más fuerte; a diferencia de los otros dos tipos de laxantes, éste actúa de manera más rápida, pero puede ocasionar dolor abdominal.

Independientemente del laxante que se utilice, es importante ingerir bastante agua para ayudar a rehidratar el cuerpo.

También es importante no abusar del uso de estos medicamentos, siempre hay que llevar un control médico.

Aparte de los laxantes, también están las pastillas o suplementos que ayudan a evacuar, suplementos como Equilibrio Acai contienen compuestos activos para una evacuación sin esfuerzo.

Otra recomendación para controlar o curar el estreñimiento es manteniendo la actividad física.

El ejercicio es de alto beneficio para el organismo en muchos ámbitos, desde la circulación hasta el fortalecimiento muscular.

Existen varios tipos de ejercicios que son beneficiosos para contraatacar al estreñimiento.

Desde ejercicios aeróbicos como caminar, correr, montar en bicicleta o nadar, hasta ejercicios de estiramiento.

Se recomienda hacer ejercicio un par de horas después de cada comida, así no se entorpece el proceso de digestión.

Sin embargo, también existen ejercicios de tipo terapéutico para ayudar a la evacuación sin esfuerzo.

Masajear sutilmente la zona del colon siguiendo su dirección y así estimular el movimiento intestinal.

Contraer y relajar el esfínter, ayuda a fortalecer el músculo voluntario del esfínter.

Fomentar los movimientos intestinales al momento de evacuar tomando una pequeña parte debajo del ombligo y masajeando con suavidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *